16 dic. 2018

Qué claridad/ Rita Segato

https://www.pagina12.com.ar/162518-el-problema-de-la-violencia-sexual-es-politico-no-moral


Escrache, no linchamiento
Linchamiento y escrache no son lo mismo. El escrache, como lo habilitamos en Argentina cuando el Estado se volvió genocida, y en realidad podríamos volver a habilitar ahora, porque constatamos, como en el caso de Lucía Pérez o el caso del jury al Juez Rossi (que había dejado en libertad, a pesar de tener condena por violación, a quien mató luego a Micaela García), que la justicia nos traiciona, se elabora a través de un “proceso”, que es de justicia aunque no de justicia estatal. Cuando la justicia estatal falla, otras formas de justicia aparecen, pero no son espontáneas, pues hay deliberación, consulta, escucha, y la consideración por parte del colectivo de que se puede estar cometiendo un error –eso es el contradictorio, eso es el espacio para la posibilidad de la contradicción–. El linchamiento es una forma de ejecución sin ninguna de esas garantías. Es una ejecución sumaria, y extrajudicial en el sentido de que no está sometida a ningún tipo de deliberación, ni estatal ni de la colectividad en cuanto tal.

Política de enemigos y fascismo
Cuidado con lo que vengo llamando “un feminismo del enemigo”, pues todas las políticas que se arman a partir de la idea de un enemigo caen irremediablemente en el autoritarismo y en formas de accionar fascistoides. El feminismo no puede y no debe construir a los hombres como sus enemigos “naturales”. El enemigo es el orden patriarcal, que a veces está encarnado por mujeres.

No al cuento de hadas
En este caso de Thelma es clarísimo: aparece una niña llorando, linda, actriz, que en su momento fue famosa. Se la muestra como una heroína de cuentos de hadas. Pero no debe ser mostrada así.  Es peligroso. Porque las heroínas del cuento de hadas reviven al final la ilusión del príncipe salvador.

Colectivo de mujeres, no dolor "mariano"
Lo más importante en esta noticia y lo que los medios deberían destacar y repetir sin reserva y hasta con exceso es que quien rescata a Thelma es un grupo de mujeres, son sus pares, sus colegas, sus amigas, sus hermanas en el proceso político que estamos viviendo en Argentina y en el continente: mujer salva mujer y muestra al mundo lo que tiene que cambiar. No hay un príncipe valiente. Hay política, que es más lindo, más heroico y más verdadero. La mano salvadora viene de nuestra amistad y alianza. Sin embargo, lo que destacan y repiten es la escena sin límite de la víctima describiendo la agresión y exhibiendo su dolor “mariano”. 
Se la debe mostrar como una sujeta que está descubriendo su propia capacidad política de modificar una estructura, que es la estructura desigual del Patriarcado. Ese es su papel. Y por encima de todo como una sujeta que no necesitó de un príncipe: hay un colectivo de actrices que la secunda, que promueve su denuncia, que la acompaña políticamente.

Política, no moral
El punto es cómo educamos a la sociedad para entender el problema de la violencia sexual como un problema político y no moral. Cómo mostramos el orden patriarcal, que es un orden político escondido por detrás de una moralidad. El problema es que está siendo mostrado en términos de moralidad. Y es insuficiente mostrarlo así por varias razones.
–¿Cuáles?
–Aparece y lo he visto mucho en estos días, que solo el hombre es sujeto del deseo sexual; la mujer, no. El hombre desea, la mujer se rinde. No es esa mi propuesta de un mejor momento para las mujeres. La mujer es un sujeto pleno del deseo. La noticia es presentada como si la mujer no lo fuera, y fuera solo víctima del deseo masculino. Tengo un miedo terrible a esa posición porque es tremendamente conservadora, es decir, no nos saca del lugar de la pasividad. 


14 comentarios:

Anónimo dijo...

La sanción social es desproporcionada. Que locuras puedes decir con tanto juego de palabras? la familia del "sospechoso" que se muestra como representante del "patriarcado", la idea de que viralizacion destruye no solo al sospechoso, sino a su familia (a esta generacion, a la proxima, etc.etc.), el mensaje disuasorio, y empoderador de los medios de comunicacion, el ejercicio abusivo y descontrolado de la venganza con o sin justificacion, la puesta en escena, y la utilizacion politica de todo solamente justificada porque el poder judicial carece de infraestructura (la explicacion no es otra), y es la misma y mas básica que cualqueir otro constructo intelectual en busca de becas o de vender mas libros. Es una locura lo que pasa en Argentina, el mismo modelo punitivo de destruccion de todo, fomentado por la eterna necesidad de presentarse al mundo como "progresismo", cuando en realidad es el ejercicio brutal de nuestra brutalidad misma. La idea de escrache, con o sin justificacion, es una pena sin condena, injustificable en una sociedad civilizada. Una sancion grupal, propia a la sancion tribal con o sin justificacion de politicos ansiosos de becas y del exhibicionismo de sus proezas turisticas, o de "contactos" por el mundo.
M.S.

Anónimo dijo...

Gargarella: cómo era? Todos somos nisman? http://www.laizquierdadiario.com/Se-quebro-un-militar-en-el-juicio-por-La-Tablada-dijo-que-mintio-y-senalo-a-Nisman
Ves que no SOS infalible. Te equivocas y muy seguido.

martha casas dijo...

Muy bueno ver este tema publicado aquí y muy bueno ver la palabra de Rita Segato que no podría ser más oportuna. Me he leido completa su nota y me atrevo a decir que no, que no, que si bien es cierto que el peligro está: construir al hombre como enemigo, el peligro está desde siempre y al contrario, estos hechos de los últimos días han sido la cuña para romper esa complicidad machista esa cisura que se pretende imponer entre los géneros.
Lógico sí, los medios presentan esa imagen de una virgencita ultrajada pero cada uno lee lo que quiere o lo que puede y yo vi a una pibita construyendo un coraje inmenso con la ayuda de sus sorors y a partir del ejemplo de otra mujer que no se ofreció como una virgen, Calu Rivero.
Lógico. Es esperable que al relatar su humillación y el avasallamiento que vivió lo haga desde el dolor. No está bien exhibirlo como estandarte pero tampoco querida y apreciada Rita, está bien ocultarlo. Es lo que quedó allí, una herida pero no ya de la sexualidad ultrajada (lo quete proyecta la nacion o clarin con muy mala uva) sino de tu espacio vulnerado, tu cuerpo tratado como "de dominio pùblico" que cualquiera puede tomar como un canapé que se ofrece en un lounge bar. Y que es tan atroz. Es muy difícil traducir con palabras esa humillación al que toda mina está expuesta, y que acompaña a cada mujer como una segunda piel. Rita Segato lo expone con verdadera maestría en su libro "estructuras elementales..." al que invito con fervor a leer. Es a mi criterio la única construcción teórica que me permite entender y que me ilumina el recrudecimiento de la violencia ante el avance de los derechos. Ella habla de una comunión perversa donde para construir comunalidad y fraternidad un grupo X se reune para participar de un sacrificio que está siempre en el cuerpo de un inocente que será ofrecido como prenda para la complicidad que permtie acceder al verdadero estatus de "igual". La propuesta es perturbadora pero a mi juicio es lo único que me explica hechos como los de la represion salvaje de los 70 o el recrudecimeinto de los femicidios cada vez mas violentos, como la misma autora dice...
Pero también nos dice CuIdado esto, Cuidado lo otro ¿Cuidado? ¡Coraje mas bien! Coraje para salir y exponer y hacer ver que está el propósito de exhibir esa impunidad ante la mirada de los demás. Y el peligro del linchamiento está pero el peligro más grande es la vacilación y la parálisis que nos ha mantenido en este lugar por tanto tiempo.
El peligro de poner a tu pareja como enemigo es real y es de lo que se vale el poder para construirse. Cualquier psicoanalista de cartón sabe el poder de una pareja para desafiar y quebrar los mandatos del orden establecido. Poder que nace de la intimidad mas instintiva, de un territorio sin palabras. Pero muy en nstro fuero intimo lo sabemos aunque no lo podamos barruntar...
Bueno, nada, se me fué muy lejos el msj.
saludos.

Laura dijo...

Si, excelente.

Laura dijo...

Si, excelente.

Unknown dijo...

Llamar justicia al escrache me parece sumamente peligroso. Algunas dudas: ¿Quienes decidieron fueron transparentes? ¿en base a que decidieron? ¿el procedimiento importa? ¿hubo defensa?¿Acusa el colectivo, juzga y condena, eso es justicia?

rg dijo...

solamente escribo para decir algo sobre el off topic lamentable que hace un anónimo: nisman, según creo, era mentiroso, mujeriego, y es muy probable que haya hechos negocios con kirchner con el dinero desmesurado de que disponía. lo que veo es que para algunos eso justifica el haberlo matado. no lo puedo creer.
somos todos nisman, porque tenemos que decir nunca más nunca más matar al que no piensa como nosotros. nunca más empapelar las calles, al día siguiente de la muerte, para decir "no te tiene que importar, era mujeriego". son una verguenza

Anónimo dijo...

Cuidado con el escrache. El fin no justifica los medios.
Es falso que la Justicia no se ocupe, tiene sus tiempos y sus falencias, como todos los servicios públicos, todos. La perspectiva de género produce una tensión con el principio de inocencia. Ambos, necesarios, deben ponderarse a la luz de los hechos de cada caso. La cantidad de indicios acreditados puede inclinar la balanza argumentativa para uno u otro lado (según la convicción del juez sobre lo ocurrido). La sentencia puede ser revisada en varias instancias. Lleva un tiempo, como todo proceso. Mientras tanto, el linchamiento se muestra fascista.
Por la definición que trae, para la autora el escrache ocurre frente al defecto de la Justicia, ex-post, no antes. Antes de eso, es linchamiento. Sds.
Sebastián

martha casas dijo...

¿Fascista que una chica diga me pasó ésto? Estas proponiendo silenciar a las chicas que han sufrido abuso para proteger el bien jurídico del derecho a la fama y el buen nombre de los hombres? ¿Y que pasa si la chica no tiene pruebas? ¿Glup?
Va para Sebastian para M.S.etc.
El principio de presunción de inocencia rige en cuanto a tus reclamos de no ser detenido ni condenado. Por lo demás hay un conflicto entre los derechos de un sector privilegiado de la sociedad y uno postergado, segregado y oprimido. Y me sobran argumentos, no abundaré aquí. Uno el derecho a la fama, el otro a su integridad psíquica y física.
Nada. Una pena todo.

Anónimo dijo...

una locura, ellos definen lo que "no es justicia" todo para llevarse puesto a alguien. un estado civilizado tiene tribunales que pueden funcionar mas o menos bien o mal, lo demas es todo doblete retorico para salirse de esa regla. Una locura. Lo peor de todo es que nadie se atreve a decir nada, el individuo, culpable o inocente, aplastado por el "colectivo" en una clara muestra de colectivismo tribal omnipotente y resentido. Venganza privada en todo su esplendor, al igual que los escraches, y los linchamientos.
Manu.

Anónimo dijo...

no hay escucha, ni deliberacion ni nada, ni si quiera la idea de un jurado popular funciona asi! se debe escuchar y examinar las pruebas, no se trata de escuchar la version de uno en la tv, ni de dejarse convencer sin al menos una instancia para demostrar algo, que barbaridad! y que primitivo que es todo esto.
Carlo

rg dijo...

qué increíble que alguien piense que todo esto es en reemplazo del sistema judicial. el machismo no cede en ciertas áreas

Anónimo dijo...

Una pregunta Roberto, si consideramos que se trata de una cuestion politica y no de una cuestion moral o etica como dice RS esto no implica que en definitiva es una cuestion de poder y por lo tanto una mera cuestion de fuerza? Es decir, hoy el feminismo y sus reclamos ganan poder frente al "patriarcado" pero no hay mas razones para aceptar uno u otro.

Saludos,
Luis

Anónimo dijo...

Ni reemplazo, ni complemento.
El linchamiento o escrache público y colectivo está mal, Fuenteovejuna!!
De esta forma, el denunciante se yergue en juez y parte (exista o no adicional reclamo por daños). Cuántos casos hay en que le decís a tu cliente: "Usted tiene razón, pero no tenemos buenas pruebas para acreditarlo; tenemos solamente algunos indicios, trataremos de hacer la mejor argumentación posible a partir de ellos...".
La perspectiva de género ayuda a ver el contexto, las personalidades, los antecedentes, los móviles, la oportunidad del acto vejatorio, sus consecuencias en las conductas y personalidades de los involucrados, etc. Podemos también reforzar el testimonio de la víctima. Incluso morigerar el principio de inocencia para instar al imputado a dar su versión de lo ocurrido (generando otro indicio en contra frente a su silencio -más cuestionable). Pero todo ello dentro del Estado de Derecho, dentro del sistema judicial y con garantías constitucionales para todes.
El escarnio público anticipado, aunque potencialmente merecido (?), no da.
Sebastián