9 sep. 2019

Corrupción: Donatella Della Porta


En un área donde se han dicho cantidad de zonceras (en la Argentina se ha querido presentar, desde la izquierda, a la corrupción como un problema de burgueses), Donatella Della Porta, politóloga italiana, viene trabajando particularmente bien.

Algunos trabajos de ella, recientes, sobre el tema, por ejemplo, acá

un texto que comienza con la idea, importante, según la cual "la corrupción política puede considerarse una forma a través de la cual el dinero influye en la política", y la hipótesis -a contra-corriente de parte de la literatura en el área- según la cual " la corrupción [no es propia de partidos débiles, sino que] se [ve] favorecida por la omnipotencia y omnipresencia de los partidos políticos, maquinarias fuertes y bien organizadas, capaces de controlar la sociedad civil y el sistema económico".

Sostiene además, que "los intercambios corruptos hacen que prevalezca la política oculta en comparación con la visible, la lógica del grupo pequeño y restringido en comparación con la búsqueda de una participación más amplia. La evidencia de que hay despilfarros vinculados a la mala administración impide a la larga que los políticos corruptos busquen atraer a un electorado de opinión, presentándose como portadores de bienestar y progreso. El pragmatismo de los acuerdos bajo cuerda reemplaza los ideológicos."

Y concluye: "si bien es cierto que los partidos funcionan como garantes de los intercambios ocultos, sin embargo ellos no son los únicos en hacerlo. En realidad, junto a los partidos se localiza una serie de agregaciones, algunas formales, otras informales, todas fundamentalmente poco visibles. La corrupción política, como intercambio oculto, resta de hecho poder a los lugares visibles. Las arenas donde se toman las decisiones se desplazan pues de la política visible a la política invisible, donde los partidos no son forzosamente los actores predominantes. Debilitados por la difusión de la corrupción política, los partidos se vuelven corresponsables, detrás de bastidores, del criptogobierno en cuyo seno se toman las decisiones pertinentes para la cosa pública."

1 comentario:

Pablo M dijo...

En ese sentido, la comoditizacion de todo, desde cajonear expedientes a descajonarlos, a pausarlos, a que una comunicacion fehaciente no llegue a destino (por ej. para informar un fallo, sin que la contraparte lo sepa a tiempo) tiene precio, es mas apremiante la desigualdad. Michael Sandel llama la atencion para los bienes de mercado (o transformados recientemente en mercancias o en camino de serlos, por Ej. organos para transplantes), imaginemos todo ese sub-mercado negro de favores, compra de noticias, chivos, y lo que ya dije. Es imperativo para las mayorias, en especial la mas pobres y sin influencia que se blanquee todo (y se eliminen esos mercados negros de una vez y para siempre) para que la democracia tenga algun sentido. https://www.youtube.com/watch?v=GvDpYHyBlgc