9 dic. 2017

Flores del mal 7: Artisans


De las cosas que más me gustan de este país, una de las primeras es la dedicación plena de tantas personas a su metier, en contraste con la actividad todo-terreno que muchos asumen o se sienten obligados a asumir por otros lados (en la Argentina, dicha actitud se expresa luego, por ejemplo, en las cartas de bares y restoranes, que literalmente lo ofrecen “todo”: pastas, carnes, platos vegetarianos, arroces, pescados, tortillas, esto es decir, cualquier cosa). Brotan aquí por doquier los lugares, negocios, talleres, espacios, enteramente orientados a un solo objeto. En pocas cuadras, y sin exagerar, veo frente a las paredes de pequeños locales, colgadas una notable cantidad de carteles apuntando a lo mismo: “artesano de…”; “obrero de…” Las primeras notas son de:  queso; sidra; miel; yogur; cinturones; vino; chocolate, y también macarons; croissantscrepesfoie gras, baguettes…Maravillosos artesanos de un solo objeto. 

No hay comentarios.: