20 dic. 2015

La muerte de Nisman como Aleph

(Publicado en Ideas de La Nación, acá)

Hay hechos que, por su extraordinaria relevancia, sirven como punto de encuentro en el que todos podemos confluir para pensar, recordar y sintetizar un período. Voy a llamar a tales hechos “puntos focales”. Voy a considerar que esos puntos focales representan las grandes metáforas que nos permiten resumir una etapa, condensando de ella lo que más destaca. Según entiendo, la muerte del fiscal Nisman resulta, como pocos otros, el hecho determinante de esta larga década –el hecho que, bien mirado, y como un aleph, nos permite atravesar con nuestra vista todo un período.

Por qué podemos considerar que la muerte de Nisman sintetiza toda la década? Ante todo, la muerte de Nisman nos dice que en esta época lo inverosímil pudo volverse cierto (que muriese el fiscal que acusaba a la Presidenta de crímenes de estado gravísimos, a horas de declarar frente al Congreso). Pero mucho más que eso. La muerte de Nisman nos habla del estado de la justicia en la Argentina, con un fiscal dedicado exclusivamente a investigar un caso, durante 10 años, para presentar su informe final casi sin pruebas. La muerte de Nisman nos habla de un período en donde el poder político decidió anudar su suerte no con la política partidaria o el diálogo, sino con los servicios de inteligencia, y aceitar todas sus dificultades con el uso cuantioso, discrecional e inconsulto del dinero compartido. La muerte de Nisman nos habla del estado de las fuerzas de seguridad en la Argentina, cuando la persona más custodiada del momento pudo morir o ser muerta sin que nadie se enterase, durante horas, de que algo extraño había ocurrido con ella. La muerte de Nisman nos habla de nuestra confianza en esas mismas fuerzas cuando para todos (en lo cierto o no) resultó obvio desde un comienzo que las fuerzas de la custodia no eran ajenas a la muerte de la misma persona a quien custodiaban. La muerte de Nisman nos revela la indefensión a la que estamos sometidos, cuando repasamos las imágenes de lo que fue el departamento del fiscal, una vez encontrado su propio cuerpo: decenas de personas enredando todas las pruebas, contaminando la escena final, confundidas entre sí y confundiendo con ellas a todo el resto. La muerte de Nisman nos habla de los aspectos más dolorosos y agraviantes de un período, en donde fue posible matar al fiscal después de muerto, con carteles que lo deshonraban –rastros de humillación desplegados por el oficialismo, contra el muerto recién, a lo largo de la ciudad entera. La muerte de Nisman nos avergüenza a todos, cuando recordamos a la Presidenta de entonces diciendo, frente a la muerte, que no tenía dudas pero tampoco pruebas. La muerte de Nisman nos habla del nivel de degradación que alcanzara entonces la palabra pública, que permitió a la máxima autoridad del país decir una cosa (se suicidó) y la contraria (fue muerto) en apenas horas. La muerte de Nisman, final y principalmente, vino a certificar para el conjunto una certeza: nadie pagaría nunca por lo acaecido; ninguno sabría jamás la verdad de lo acontecido.









15 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente Roberto. Tambien puede ser focal porque pese a todo lo que mencionás, tal vez una gran mayoria de la sociedad se ha olvidado. La verdad que es díficil elegir un solo punto focal de tanta desmesura. Pero si, puede que sea el máximo. Lo que me preocupa es como reconstruir de los escombros. A veces pareciera que de ciertos límites no se vuelve. Cómo reconstruir un diálogo o debate medianamente racional, con la politica bastardeada, los medios operando descaradamente para uno u otro bando. No se. Me cuesta construir optimismo.
Jorge

Anónimo dijo...

Espero que mi comentario salga publicado, en tanto expresa una voz disidente con este blog con el que en algunas oportunidades tengo coincidencias. Respecto de lo dicho en esta entrada coincido en varias de las cosas que a juicio de Gargarella nos recuerda la muerte de Nismam. Falta, a mi entender, la mas importante de todas. La muerte de Nismam nos recuerda también el armado de una gigantesca operación política para desprestigiar a la presidenta de entonces. La muerte de Nisman nos recuerda las acciones de la hoy ministra de seguridad Patricia Bullrich y de Laura Alonso fogoneando una causa que luego mostró toda su completa torpeza como lo reconoció el impecable fallo del juez Rafecas (excepto en sus aspectos autoreferenciales), seguido por instancias siguientes en igual sentido.

La muerte de Nisman nos recuerda, a casi un año, que esa operación ciertamente no ha terminado. Días atrás en este blog se habló de una operación para desprestigiar a uno de los candidatos a la CSJN, aspecto con el que coincidí (primer comentario). El uso político de la muerte de Nisman reviste una gravedad mucho mayor y debe llamar a la reflexión a aquellos que han participado y participan aún de la misma.






Anónimo dijo...

Muy bueno. Resume muchos de los pensamientos mas sensatos que puede haber sobre el tema. Que dificil qud se ha vuelto todo no? Este caso como otros nos muestran el nivel al que ha llegado el dialogo eb nuestra sociedad. Donde ya no sabemos que creer, que pensar, como dialogar, discutir con el otro. Basta mirar el segundo comentario. Que habla de una operacion para despretigiar a la entonces presidenta. Cuando fue ella misma (y no necesito de nadie mas) que se desprestigio. Se acuerdan que hasta sugirio que el fiscal era homosexual? Entrd todas las otras barbaridades que dijo.
A mi me parece terrible todo. Los kirchneristas hoy hablando de una resistencia. No se si leyeron las cartas y posts de gabi cerruti... por favor... que obsecuencia. Ya no saben que inventar. Y mucha gente les sigue creyendo. Los otros dias me quede mudo cuando en 678 mocca apuraba a myriam bregman sobre el "no apoyo" de la izquierda a scioli. Y bregman los fulmino diciendo que en ese mismo programa, hace unos meses, presentaban a scioli como el candidato de los fondos buitre. Y ninguno hablo por supuesto. Pero la gente les sigue creyendo... En estos dias kicillof hablando del cepo... que cepo? Si no existia. Hoy moreno diciendo que el peronismo deja de existir si desaparece el frente para la victoria. O sea que nestor y cris lo hicieron... Ya son mas grandes que peron.
Se vuelve de esto?
Y no olvidemos un punto focal clave en mi opinion. Que refleja el ideal kirchnerista. Que dice que todo, absolutamente todo, depende de quien lo haga. La ya olvidada designacion de milani.
Saludos.

Anónimo dijo...

Queria aprovechar. Y preguntar, a cualquiera que quiera responder. Algo que vengo pensando hace un tiempo. Me gustaria que me responda un simpatizante kirchenrista. Pero me conformo con cualquiera que trate de entender mi planteo y responder apelando a la logica si es posible.
Si vivimos la decada ganada. Si "el y ella" fueron los mejores presidentes que pudimos tener. Si los logros fueron tantos y tales que hoy millones lloran por la partida de cristina. Con bronca hacia quienes votaron por otro. Si el kirchenerismo nos saco del pozo del 2001. Si nos dieron todo? Porque perdieron? Porque scioli era el mejor candidato que tenian? Porque no formaron un sucesor digno?
Sera que quisieron perder? Sera que abandonaron a su pueblo?
Yo no soy kircherista. Pero creo que si lo fuera. Me preguntaria porque eligieron como unico candidato a un tipo a quien antes bastardearon hasta el limite. Creo que si fuera kirchenrista me sentiria defraudado.

Anónimo dijo...

Me hago la misma pregunta de Jorge: "Cómo reconstruir un diálogo o debate medianamente racional, con la politica bastardeada, los medios operando descaradamente para uno u otro bando". Me desvela, porque sin diálogo social no hay política, no hay democracia. Cómo salimos de este bastardeo sistemático de las palabras "debate" y "política",hecho durante años desde el sistema de medios, sobre todo la TV, y desde las máximas autoridades políticas. Faltan, sobre todo, espacios públicos de encuentro, debate, reflexión compartida, que restablezcan la fuerza de la comunidad, agraviada, dividida, confundida, amenazada.

Anónimo dijo...

Nisman representa el extremo de la judicialización de la política. Este avance del poder judicial contra la democracia también comenzó con nuestros intelectuales del derecho. Muchos juristas y constitucionalistas se creyeron con poder de determinar o indeterminar el debate político público y no se trató solo de opinar. Asistimos a un encarcelamiento del debate de nuestros representantes políticos por parte del abrumador lenguaje del derecho que salía a respirar y nos ahogaba a todos. Espero que este comentario sea publicado.

Anónimo dijo...

Anónimo 1:50. Parece que extrañas la época de los militares donde no se hablaba de derecho ni tampoco hablaban los intelectuales. Yo no soy abogado, ni espero serlo. Pero no te parece medio inevitable que en el "estado de derecho" los abogados tengan algo interesante para decir? sobre todos los que han reflexionado mucho mas alla de la leyes, y se implican en debate sobre la justicia, los derechos humanos, la organizacion del poder, el crimen. O tal vez extrañas tambien la epoca en que sólo hablaban los economistas (y estoy cerca de serlo). Y te parece que los representantes políticos, no han hablado, mentido, tergiversado, vapuleado la palabra pública para hacer irreconocible un debate minimamente serio? La verdad, no te entiendo. Tu pluralismo es bastante corto y ademas que sinceramente, en lo sustancial no creo que lo constitucional y el "gran derecho" tengan una voz especialmente privilegiada. Disculpame.
Anónimo 8:50. Te agradezco que recojas el guante del tema que plantee, realmente es preocupante, sobre todo porque en este momento en que el modelo de "negocio" de los medios esta muy convulsionado (por internet, los nuevos formatos, etc.) no auguran la aparición (que creo sería propicia) de un buen nuevo canal/diario lo que sea que fuera medianamente serio, no la mediocridad en que vivimos y como decís sin diálogo o debate no hay verdadera democracia.
Jorge

Anónimo dijo...

Jorge: No veo porqué tenés que desesperarte y usar el argumento de los milicos... Por otro lado, me parece cómica la relación que hacés entre el estado de derecho y lo inevitable de los abogados. Habría que sacar la cuenta de la cantidad de abogados en relación a su población que tienen los principados petroleros de medio oriente... Ahora, estoy de acuerdo con lo que decís al respecto de que los intelectuales del derecho no tienen una voz especialmente privilegiada: habría que decírselo a ellos. Por otro lado, discrepo en todo al respecto de cualquier postura antipolítica como la que sostenés: ni siquiera el más conservador la tiene. Aunque se apele a la judicialización de la política, de lo cual el caso Nisman es emblemático.

Anónimo dijo...

Anónimo 8:|5, tranquilo que no me desespero. Estoy llevando al extremo tu argumento de quien tiene que hablar y quien no, si no te das cuenta...
¿Te parece que los abogados intelectuales tienen mayor consideración, espacio mediático que ponele Carta Abierta, o Lilita Carrio o las cadenas nacionales de Cris o Macri o en su epoca Moyano (por poner ejemplos diversos)? Y yo no censuro a nadie, pero además tampoco a nadie llamo a la autocensura. Todo lo que enriquezca el debate es bienvenido. Y por eso, muy por el contrario, mi actitud es profundamente politica, porque mal que te pese, por suerte la politica excede al ambito bastante mediocre vamos a decir (y en esto no hago distincion de colores), de los politicos profesionales que supimos tener. Sino basta ver los candidatos que llegaron al balotaje. Y al contrario, tu postura si es conservadora: la politica para los politcos, punto. No la politica es de la sociedad, no los que se arrogan su voz por mas que tengan el voto. Te vendria bien dar una mirada por la idea de "democracia delegativa" que ya hace bastantes años anda dando vuelta y sus terribles perjuicios para la verdadera democracia. Y finalmente, lo comico es que no asocies "estado de derecho" con la voz de juristas, decime puede no haberla? Que sobran abogados en la Argentina es sabido, sobran en muchos lados haciendo plata, pero sabes donde mas sobran? en la politica... Y no porque no tengan derecho a hacerlo, todo el mundo lo tiene. Pero en ese ambito, clara y especialmente estan sobrerepresentados (saca la cuenta). Y no justamente los "intelectuales del derecho" (si sabes de uno nombramelo, asi me alegro). Jorge

Anónimo dijo...

Jorge: (soy anónimo 8:50; para identificarme, pongamos un nombre cualquiera, "Ana")
El problema que planteás, "reconstruir el diálogo o debate medianamente racional" es central en la construcción democrática. Te respondí movida por el final de tu primer comentario: "Me cuesta construir optimismo". Estoy convencida de que la única posibilidad de conformarnos como una sociedad pluralista y civilizada (pienso por ejemplo en los países nórdicos), es promoviendo y garantizando la participación ciudadana, genuina, sin patrones ni mandamases que pretendan arrearnos como ovejas que no pueden pensar por sí mismas. Creo que la sociedad ha demostrado saber defenderse con lo que tiene como posibilidad (muy poco). Siempre tengo presente un artículo de Gargarella que leí en este blog hace un tiempo, donde detallaba de qué manera estos últimos gobiernos concentraron poder y despojaron a la sociedad de los mecanismos de participación. Más que en un nuevo canal o diario, yo estaba proponiendo espacios presenciales, no virtuales ni mediáticos. Tuve esperanzas de oír pluralidad de voces con la ley de medios, que luego se vieron frustradas ante la concentración feroz del discurso del gobierno a través de todos sus medios amigos. El debate está ausente en las propias bases de este sistema representativo: los partidos políticos. Tampoco es muy saludable estar en las redes sociales, con tantos cyber militantes que nos pueden arruinar el día con su agresión rentada, mientras el ciudadano común no puede pasarse el día contestándoles. Por eso leo este blog y comento a veces; son temas que nos interesan y no encontramos lugares donde debatirlos.
Ana

Anónimo dijo...

Ana, si seguro, coincidimos. El debate demediatizado ayuda, por supuesto. Pero es dificil que afecte la esfera de la "opinion publica" mas o menos masiva, que es en ultima instancia donde se juegan los grandes temas politicos/sociales. Recuerdo el hiperactivismo asambleario permanente del 2001. En que quedo? Que cambio? Es insostenible en el tiempo por razones practicas: la gente estudia, trabaja, vive su vida y tiene derecho a ello. No vivimos en Atenas donde el "ciudadano" estaba para debatir cualquier tema de la polis. Eso estaba basado en un sistema esclavista. Tal vez, si nos invaden los robots como se viene pronosticando se pueda hacer... Saludos
Jorge

Anónimo dijo...

No concuerdo con eso de llevar a los extremos porque sí. Nunca me referí a quién puede o no hablar. Simplemente digo que el caso Nisman es el emblema de la judicialización de la política. Acusó de un acto criminal a la primera mandataria (ojo: una cosa es que lo haga alonso o carrió o bullrich o el diario y otra que lo haga un fiscal de la nación en base a ese diario, aquél chisme, etc. Una cosa es que se dispute desde lo comunicacional cómo va a ser un traspaso de mando, otra que una jueza acepte una cautelar, una cosa es que se debata en torno a la idoneidad para cubrir el cargo de la corte OTRA que un paella de jueces acepte ser designado a comisión por parte del ejecutivo. Muchos debates de nuestros políticos dan vergüenza pero peor es la vergüenza calificada en un fallo y todavía más vil y amargo la vergüenza codificada por muchos de nuestros intelectuales.

Anónimo dijo...

Anónimo: dejémoslo ahi, confundis todo, la utilización de la Justicia con fines políticos, que en menor grado siempre existe y por supuesto es degradante. Tambien la uso el kirchnerismo en por ej. las querellas de Anibal Fernandez por sentirse agraviado en juicios que siempre termino perdiendo o desistiendo. Pero que tiene que ver con "todavía más vil y amargo la vergüenza codificada por muchos de nuestros intelectuales"? Me los mencionás con nombre y apellido y casos concretos, porque esas generalizaciones no son buenas. Y ademas podre calibrar su influencia en la opinion pública mas precisamente, porque yo, desde mi humilde lugar, no la veo. A si, perdon, hay uno que fue muy influyente y es el impresentables de Zaffaroni, colaborador de la dictadura. Decime alguno, que haya tenido mas influencia mediática que el. Por mi, la acabo acá. Jorge

Anónimo dijo...

Mi visión de la política no es elitista, como en la democracia ateniense. Ni tampoco estoy añorando las asambleas del 2001-2002. Tal vez este espacio de diálogo virtual no sea apropiado para entenderse, y no quiero hacer comentarios extensos y que se alejen de los temas planteados en los textos del blog, que me parecen muy valiosos para educar al pueblo en temas políticos, más allá de las aulas y los libros o los partidos.

Anónimo dijo...

Alguien mencionó por ahí entre los comentarios, otro de los puntos focales centrales de esta época: la olvidada designación de Milani y su extraña salida intempestiva del poder. Puntos focales claves que se cruzan...