28 ene. 2008

Dworkin sobre la Argentina, la CONADEP y las Madres de Plaza de Mayo





Una buena noticia: a través de la revista electrónica que dirijo, conseguimos los derechos para traducir un texto desconocido y excepcional: el prólogo que escribió Ronald Dworkin para la edición inglesa del Nunca Más -el libro que da cuenta de los procesos de tortura y desapariciones que tuvieron lugar en la Argentina, durante la última dictadura militar. Conocí el documento hace unos 15 años, en casa de unos amigos en Chicago, y cuando lo ví no pude creer lo que tenía en mis manos. Luego, el tiempo fue pasando y así también me fui olvidando del texto. Este año lo volví a buscar, lo volví a leer, y quedé otra vez maravillado: Dworkin hace, como pocas veces en su vida, un detallado, informado y cuidadoso análisis histórico -además, sobre un país que no es el suyo, ni es uno que haya frecuentado. Su descripción sobre la historia argentina, el Proceso y la llegada de Alfonsín al poder (descripción muy influida, para bien o mal, por los analistas norteamericanos que llegaron hasta aquí), es sorprendente. Dworkin parece conocer al detalle muchos aspectos de esa historia, toma posición y se mueve con evidente tranquilidad dentro de ese relato. Habla de los líderes de la dictadura, habla de Emilio Mignone, de Germán López, de Nino, de Sábato. Se muestra crítico con Perón (parece conmovido por una vieja y famosa anécdota: cuando una periodista del órgano periodístico del ERP le preguntó a Perón si estaba al tanto de la acción de grupos paramilitares en su gobierno, y Perón no le respondió pero mandó pedir el nombre de la periodista, que más tarde terminaría siendo secuestrada); discute con quienes proponían una amnistía, y elogia el “Nunca Más” de la CONADEP (Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas), que ahora prologa. Se refiere a las “bandas terroristas de derecha que asesinaron a líderes de izquierda” antes de la llegada del Proceso; habla del fascismo de una buena parte de los miembros de las Fuerzas Armadas; y detalla las tremendas consecuencias de la guerra sucia. Habla, en particular, de “un grupo de mujeres de una bravura extraordinaria, que recibieron el nombre de las Madres de Plaza de Mayo, que se manifestaron semana a semana enfrente de la Casa Rosada, exigiendo información acerca de sus hijos desaparecidos.” Luego, se refiere al informe hecho por la CONADEP que, en su opinión, encierra “una historia que trata sobre dos temas principales: la máxima brutalidad y el capricho absoluto.” El texto muestra por parte de Dworkin una gran lucidez política, y una importante capacidad anticipatoria. Por caso, toda la última parte del prólogo queda dedicada a una condena incondicional de la tortura. Pero sobre ello trataremos en un próximo post.

8 comentarios:

polo_zappa dijo...

pues la verdad que la noticia es bastante buena, felicidades; se me cuecen las habas por leer ese trabajo de Dworkin no cabe duda que este autor cada vez me sorprende más... y lo que viene, parece ser que está trabajando en lo que parece ser una construcción unitaria de su pensamiento que tanta falta hace.

Rex dijo...

Dworkin esta mucho mejor informado ahora. Dudo que hablaria solo de "las bandas terroristas de derecha" (sabiendo la responsabilidad de ambos lados) y menos aun estaria de acuerdo con la promocion del terrorismo que hacen un sector de las "Madres de Plaza de Mayo" particularmente la pedorra de Bonafini, vieja paseandera de los pasillos oficiales pidiendo plata para su "Academia" como la llamara el perro Verbitsky.

rg dijo...

rex, la proxima vez que escribas un mensaje con insultos te lo voy a borrar. critica a quien quieras, pero no insultes ni degrades a nadie

Leonardo Filippini dijo...

Hasta no hace mucho tiempo atras el texto de Dworkin, en ingles, se conseguia en el sitio
http://www.nuncamas.org, pero parece temporalmente inaccesible.

La edicion de 2006 --la que agrego el prologo de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación-- tampoco incluye la traduccion del prologo de Dworkin? Hubiera sido una buena ocasion para hacerlo. Bienvenida la version en espanol.

Saludos, L.

rg dijo...

mira vos, no sabia eso. igual, y esto no lo digo ni como imputacion ni como burla, para la mayoria dworkin es john smith (para nosotros es un vecino mas, pero me imagino que si me hablaran de algun arqueologo famosisimo me resultaria indiferente a primera vista). ahora, el tipo escribio en un momento en donde predominaba en el ambiente la teoria de los dos demonios, y sin embargo tiene muy claro adonde apuntar y por que razones. pronto cuelgo lo que escribio sobre la tortura, para ponerlo en un recuadrito

Rex dijo...

El texto se puede (o se podia conseguir en internet).Yo lo lei hace varios años. No le veo actualidad a raiz de lo que se conocio despues. RG tendra sus motivos. No se por donde andaria RG en esos tiempos para afirmar que en esa epoca " predominaba la teoria de los dos demonios" Un conocido de RG dijo que las Juntas eran "radical evil" alguien podria pensar en un santulon como Videla de ser "radical evil"

Rollo Tomasi dijo...

roberto dicen que no se dice "guerra sucia" (aun cuando ambos no-bandos la consideraran una guerra).

rg dijo...

ok r.t., lo tomo (si ellos lo dicen!)