26 jul. 2016

Apoyo al fiscal, 2

El amigo Manuel Garrido escribe esta carta de lectores (ver abajo), en La Nación, para respaldar la designación de otro querido colega, José Ipohorski como fiscal de investigaciones administrativas. De modo insólito, desde el diario se le responde a Garrido indebidamente. Así que aprovechamos la oportunidad para insistir en un respaldo ahora doble, a Manuel y a José.

Designación
Ante el editorial titulado "Preocupante designación", en el que he sido aludido, deseo manifestar que las afirmaciones que allí se realizan respecto de las condiciones de José Ipohorski son injustas. Pareciera desprenderse del editorial que el nombrado habría desempeñado un cargo jerárquico o de responsabilidad en la Oficina Anticorrupción. Sin embargo, los coordinadores de la oficina, que son seis y dependen del fiscal de Control Administrativo y del director del área, a diferencia de esas autoridades nombradas por el poder político, no tienen poder de decisión sobre los casos que allí se abren ni sobre su conclusión. Incluso, en 2008, el entonces ministro de Justicia, Aníbal Fernández, recortó la única facultad autónoma que tenían, que era la -aparentemente muy peligrosa de pedir informes por nota, lo que hasta el momento no se ha revertido.
No parece conveniente para la salud de la República, con la que esa publicación ha demostrado estar comprometida, que se descalifique por las inadecuadas conductas de los jefes a los funcionarios subordinados de valía, que han permitido que organismos como la Oficina Anticorrupción no desaparecieran en tiempos de adversidad, como es el caso, entre otros, de Ipohorski. La descalificación ligera y superficial no resguarda tampoco las peculiares características de la labor investigativa contra la corrupción, que suele generar el rencor de aquellos que son puestos en evidencia, los que están siempre dispuestos a truncar carreras y generar desprestigio, de manera solapada o también abiertamente, alegando falsas persecuciones y conspiraciones varias.
Espero que los senadores puedan evaluar de manera objetiva las relevantes condiciones de Ipohorski para ocupar el cargo de fiscal de primera instancia de investigaciones administrativas para el que se lo postula, lo que he comprobado en la labor compartida por varios años.
Manuel Garrido
Ex fiscal nacional de Investigaciones Administrativas
DNI 17.030.992
N. de la R.: LA NACION nada tiene que rectificar del editorial. A pesar de la valía de su trayectoria política, el doctor Garrido cometió en su momento el infortunio de respaldar desde la oposición la candidatura de la doctora Alejandra Gils Carbó a la Procuración General de la Nación. Los resultados están a la vista y la opinión del doctor Garrido se halla comprometida en esta materia.

4 comentarios:

Andrea dijo...

Desde el verdadero respeto que les tengo: para que los lectores podamos comprender tu apoyo y el de M.Garrido a Ipohorski tal vez haría falta que nos cuenten concretamente en qué se funda su valoración. El haber "resistido" más de una década -independientemente de su responsabilidad jerárquica- en la OA del gobierno más corrupto que podamos recordar -sin señalar en qué medida Ipohorski honró ese cargo público o sus propios principios éticos- no nos aporta razones objetivas para enriquecer nuestra opinión.
Sinceramente, lo agradecería.
Andrea

rg dijo...

José fue de los tantos que "hizo lo que pudo" en una estructura bajo control de un comisariato político, que mantuvo en planta a la vieja y bastante gloriosa generación que había entrado en la OA con De Michele, Garrido y cía. No renunciaron, pero hicieron lo poco que se les permitía hacer, y no hicieron mucho que se esperaba que hicieran (boicotear a Campagnoli, defender la democratización de la justicia). Lo conozco a José, además, hace muchos años, a partir de un notable desepempeño en la cátedra: solidario, cumplidor, hiper responsable, honesto, buena gente

Anónimo dijo...

en aras de la igualdad, hay que dejar transcurrir el proceso en normalidad, y solo si haay irregularidad decir algo, para no afectar a los tambien son honestos y no tienen amigos como Roberto.

Gustavo Maurino dijo...

Don José podría hacer una formidable contribución al estado de derecho desde la FIA.
Tiene méritos e idoneidad como para hacerlo. Tiene compromiso para hacerlo. Qué más se puede exigir?
Ojalá tenga la oportunidad. Y dopo veremos y rendirá cuentas, como corresponde; y seguro está dispuesto a hacerlo, como corresponde.
Pero si no es él, quién!