11 jul. 2018

Cuando el ejercicio de la profesión da vergüenza

Te indignan las injusticias? En un país tan injusto como éste, tenés miles de oportunidades de pelear contra ellas. No hace falta empezar por la defensa de los que deberían estar últimos en la fila de espera para ser defendidos. 
Lo que más te importa es defender los derechos de los más pobres? No empieces entonces defendiendo a los más ricos, ni menos dediques la mayor parte de tu tiempo a sostener sus privilegios. Tenés un territorio infinito donde trabajar.
Estás comprometidx con una facción política? Peleá y defendé sus ideales, y ayudá a que vuelvan a crecer, en lugar de defender a los que se enriquecieron en nombre de ellos.
Tenés sed de justicia social? Poné tu inteligencia al servicio de los más necesitados, a los que este gobierno viene castigando, no al servicio de los que usaron su cargo para beneficio propio.
Aborrecés al actual gobierno? Tenés decenas de posibilidades de litigar contra este gobierno, que también está lleno de funcionarios que merecen condena penal.

Deberíamos discutir sobre la falta de ética profesional involucrada en estos casos. La ofensa que implica que los más calificados abogadxs que produjo el país, pongan sus capacidades a favor de la impunidad de los más poderosos; el grave error de poner la energía intelectual a favor de los que se enriquecieron gracias a los privilegios que tomaron del Estado. Nada justifica que conviertan a la abogacía en una búsqueda de resquicios, chicanas, minucias, malentendidos, desprolijidades, que impidan reprochar lo que debe ser reprochado a gritos. Nada justifica que denigren así el derecho, que lo corrompan de ese modo, convirtiéndolo en un cajón de herramientas y trampas destinadas a proteger a los ricos. Nada justifica que sigan trabajando al servicio de la impunidad. Nada justifica que corrompan a la profesión de ese modo, haciendo que nos avergüence decir que somos abogados.

Gracias al trabajo que hacen a favor de los privilegiados, tenemos hoy una condena menos, una vergüenza más.

En su momento, escribí sobre ética profesional y la defensa de los poderosos, por ejemplo, acá
http://www.pensamientopenal.com.ar/system/files/2013/04/doctrina35778.pdf

17 comentarios:

Anónimo dijo...

http://www.lavoz.com.ar/politica/abogados-cristinistas-y-periodistas-sueldo-de-santa-cruz

http://almagrorevista.com.ar/asi-piensa-la-abogada-moreno-timerman-cristina-kirchner/

http://www.infonews.com/nota/313708/graciana-penafort-explico-por-que-dejo

http://justicialegitima.org/quienes-somos.html

http://chequeado.com/justiciapedia/wp-content/uploads/2015/06/Justicia-Leg%C3%ADtima-2.pdf

rg dijo...

la verdad es que no tengo nada contra g.p., que incluso me cae bien. eso no quita que, objetivamente, ella defienda lo que merece ser condenado, y ponga su inteligencia al servicio de la impunidad: el derecho al servicio del privilegio de los poderosos. insisto, los buenos abogados tienen que ponerse a favor de los más necesitados, no de los más privilegiados

Anónimo dijo...

A usted le parece que la sospecha de parcialidad no está verificada? Pende sobre el juez una decisión respecto de un potencial "ascenso" que debe ser decidido por aquellos que se pronunciaron a favor de una condena ejemplar. Qué debería hacer la defensa frente a ello? Quedarse de brazos cruzados o usar las herramientas que la ley y la Constitución ponen a su alcance para apartar a los jueces sobre los cuales media una sospecha de parcialidad? Su indignación puede ser compartida pero como toda indignación parece ciega frente a otras circunstancias que no sopesa. Saludos. Andrés

Anónimo dijo...

Vos usas pañuelo verde. Todo dicho.

Roberto Gargarella dijo...

injusticias hay millones, todos los dias. uno elige si se pone del lado de los millones de agraviados, o de los agravios a los millonarios

Hernan dijo...

"...La ofensa que implica que los más calificados abogadxs que produjo el país, pongan sus capacidades a favor de la impunidad de los más poderosos..." De otro modo: ¿a los poderosos los deben defender los peores abogados?. O sea, ¿hay impunidad cuando un acusado "poderoso" contrata a un muy buen abogado? En una sociedad capitalista, la abogacía es (también) una profesión liberal y, en consecuencia, los abogados son contratados -dinero mediante-. En todo caso, el problema es cómo está regulada la profesión de abogado en un Estado capitalista, pero para eso habría que cambiar la forma del Estado. No es una obligación que el abogado sea académico o defensor oficial y el abogado que no lo es no da verguenza necesariamente si factura por sus servicios y defiende -sin violar la ley- a un cliente. Lo contrario, es moralina barata, es sobre-actuación desde un pedestal moral sólo declamado.

rg dijo...

equivocas el tiro, porque nadie dice que no tengas derecho a defenderlo, o que el capitalismo no te incentive a eso. digo que hay un problema etico, que se agrava cuando -como en el caso- proclamas justicia social en cada rincon, y luego ejerces la profesion para la libertad de los poderosos, y la reafirmacion de la impunidad, que es una de las grandes tragedias del pais, sin dudas

rg dijo...

como eramos pocos: hoy de vido dijo que la tragedia del once la causo el maquinista. abogados por la justicia social

Anónimo dijo...

https://www.clarin.com/politica/recalde-ultra-diputado-ex-moyanista_0_B1EtO02zW.html

Sebastián L. Teodori dijo...

Una vez más, gracias Roberto!. Por tu convergencia indisoluble de conocimientos y ética. Recuerdo con agrado tus intervenciones anteriores respecto de la ética profesional y el ejercicio digno de la abogacía, que comparto en su totalidad. Resulta imprescindible, a mi juicio, que tu voz se amplifique. Un abrazo cordial.

Anónimo dijo...

No veo el problema ético y reafirmo mi derecho indeclinable a encarar la vida profesional absolutamente como se me canta. Saludos y no hablo más.

Anónimo dijo...

Alguien sabe quién defendió a de la rua en el caso de la ley banelco? En caso de saberlo, hizo lo correcto al defenderlo?

Damián Seras dijo...

Coincido con Roberto. Repugna ver a M A Gelli y a Alejandro Carrio Defendiendo los intereses del grupo Clarin ante la corte en aquellas audiencias públicas.
Tambien repugna ver a Gil Lavedra contratado por la afip para avanzar sobre el grupo indalo pese a que afip tiene equipos juridicos capacitados, etc etc.
En cierto modo estos temas han devuelto al blog a temas de actualidad politica que parecían abandonados. Que los abogados no defiendan la impunidad de los poderosos. Muy bien. Si quieren defender a los humildes que empiecen por condenar a la lacra que esta llevando a la población a la miseria e hipotecando al país con una deuda mounstruosa. Mientras el desastre se gestaba y lo advertíamos desde aquí nos cerraban la boca con traslados de corruptos con casco o en pantuflas y pijama. Y ahora con abogados abominables que defienden las garantías y el debido proceso.
NOS ESTÁN LLEVANDO AL DESASTRE MUCHACHOS!

Tomás dijo...

Roberto,

Respecto a la necesidad de discutir temas de ética profesional, coincido en que es sumamente importante; más aún cuando dicha asignatura brilla por su ausencia en los planes de estudios.
Sobre los casos en cuestión, el problema reside en la "búsqueda de resquicios, chicanas, minucias, malentendidos, desprolijidades" por los cuales lxs abogadxs se tornan más codiciadxs. Ahora bien, al considerarlos como lxs “más calificados”, estas resaltando un vicio más que una virtud. Estos defensores son pretendidos por sus contactos, su pericia en el empleo de recurso dilatorio y, solo a veces, por sus conocimientos técnicos. Pero lxs abogadxs más calificadxs para defender la causa de los pobres no son, necesariamente, aquellos que se pasean por Comodoro Py.
Sencillamente, con respetar los códigos de ética profesional (los cuales se comprometen a cumplir, una vez matriculados) debería alcanzar, a los efectos de evitar adentrarnos en el análisis de la media moral de nuestrxs clientes.
El problema, en suma, es el espíritu de lucro (ajeno a nuestra práctica, contrario a lo que muchxs creen) y la mala fe en el desarrollo del proceso (los abusos de procedimiento).
En el campo de la defensa penal, naturalmente, las cuestiones se complejizan. En causas con imputados como Julio De Vido y cia. el "baremo" del merecimiento a una defensa técnica eficaz se torna difuso.
Encontrándose en la mira de los medios de comunicación (la criminología mediática también escupe hacia arriba) y tratándose de causas sumamente complejas (en dónde las garantías del proceso se manosean en cada acto), resulta esencial que aquellxs abogadxs competentes se avoquen a garantizar procedimientos impolutos contra ex-funcionarixs (no, como hemos dicho, aquellos expertos en chanchullos dilatorios, sino más bien los que aportan su pericia al resguardo de las garantías). La metáfora de una “fila de espera” se torna, en estos casos, un tanto problemática. Estas causas son particularmente sensibles y complejas y, citando al desafortunado fallo Muiña, la única manera de “no parecerse a aquello que se combate” es, quizás, que buenos abogadxs se avoquen a garantizar una condena a los que se enriquecieron a costa de los más vulnerables.
Cumpliendo con los códigos de ética, la brecha de errores permitidos (representado por aquellos “culpables” absueltos, cuestión tolerable a diferencia de su opuesto) debería achicarse. Aquellos que “merecen” condena penal, quizás, la tendrían. En suma, el problema no son lxs abogadxs eficientes al servicio de poderosos (cuestión que, como dije, puede resultar esencial), sino más bien la falta de ética en el ejercicio de aquellos que usted mismo considera “calificados”. Un tribunal de disciplina operativo (que sancione a aquellos "calificados" y publique sus sentencias, por cierto), podría comenzar a demarcar el camino.


Saludos,

Tomás.

Roberto Gargarella dijo...

gracias Tomás. mirá, si tomás los casos efectivos que sugiero como ejemplo, vas a ver a abogados jóvenes, con un discurso de igualdad y justicia social Y que además se han ido convirtiendo en expertos en el chicaneo. yo no pediría (no lo estoy pensando ahora, al menos) una sanción disciplinaria. por ahora me basta un repudio moral, después abundo en el por qué

Roberto Gargarella dijo...

un "buuuu" universal, como diría dolina

Anónimo dijo...

Roberto:
Esto es muy relevante. www.laizquierdadiario.com/Aportes-truchos-para-la-campana-el-fraude-de-Cambiemos-es-mas-que-discursivo
Saludos,
Jorge Luis