7 feb. 2009

Nos siguen pegando abajo


Siguen los ataques contra la GSC (gente sin celular), como lo consigna esta nota. Se trata de una campaña muy bien orquestada, con muchos intereses ocultos detrás. Resistiremos.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

No me queda claro de que forma y quienes agreden a la gente que no tiene celular.

rg dijo...

nos van sacando las cabinas telefonicas, subrepticiamente

Anónimo dijo...

Existe la posibilidad de hacer un amparo o alguna medida para frenar lo que decis?

rg dijo...

estamos pensando en medidas menos amistosas y mas directas

mm dijo...

Totalmente de acuerdo con alguna medida que obligue a las empresas a garantizar el servicio público de comunicación y con una prestación de calidad .

En todo caso, el uso casi generalizado de celulares es un dato para obligar a las empresas a innovar sobre los aparatos telefónicos y garantizar la comunicación pública, antes que la causa para declararlos obsoletos. Si el mercado de telefonía se diversifica, crece, elonga , hace vueltas carnero deberían responder tecnológicamente, adaptando a “el público” con la velocidad de un rayo!!!. ( no hay ninguna clausulita privatizadora que lo diga por ahí? )

Lo cierto es que desde un público cualquiera debiera poder comunicarme con el fijo de mi casa, con el celular de mi perro (si tiene), con el de mis amigos y con la” llama que me llama” desde el público de La Quiaca . ( recuerdan la propaganda!) tan solo con una moneda ó una tarjeta recargable básica o de “comunicación unificada” ( no me importa si la zona se corresponde con la porción de torta de telefónica de argentina o telecom ).

Ademas,creo, las preferencias de la gente no debieran confundirse con las obligaciones que el Estado tiene en materia de comunicación “ a lo largo y a lo ancho de nuestro país”, no? Si cayó un 80% el uso del teléfono público y aumentó un 200% el de celulares, bien. También llueve sobre mojado y no tiene nada que ver el chorizo con la velocidad, y debemos disponer de un teléfono público (cada dos cuadras era?) desde la quiaca hasta Ushuaia, todos habilitados con el servicio de llamadas por cobrar (sin marcar el 112 con las 8000 opciones para escuchar) por ejemplo.

Y si te llamo al celu.. bueno..la verdad es que no sabemos bien quien paga. pero globalmente pagamos todos y mucho, carísimo, y a veces doble. Y lo razonable, ya que vamos de paso y hablamos de porcentajes, es que reveamos el cuadro tarifario, no? Gustosos que nos roben porcentualmente menos.
Porque si hablamos de oscurecer con cifras y parecer serios con porcentajes al azar y fuera de contexto, así como justifican la obsolescencia del “público” por las preferencias de la gente, podemos jugar un poco con los números y decir: guau! Que negocio el de la telefonía celular no? 40 millones de aparatitos!! Qué hiper-mercado!!! .

Ahora, si leemos la nota en clarinete TELECOM dice que: YO dejé de usar “el público” porque mi amigo que tiene celular no tiene crédito para llamar(me) o recibir mis llamadas. Entonces: ¿por qué no quiebran las empresas que reparten a troche y moche aparatitos si falta el vil metal para cargar crédito? Y reformulo: ¿Cómo funciona el mercado telefónico y cuál es el “plus” oculto en el fetiche que asocia estatus con celular? - RECORCHOLIS AGENTE 99, cuánto mas necesario entonces es el teléfono público por cuadra, si en cada esquina hay un argentino con celular y medio casi, pero sin crédito ni dinero para recargar!!!

No obstante, con el semblante serio en la nota, ahora continúa TELEFONICA y nos dice que en el país e incluyendo también al de la llama que te llama ..” hay 70 000 teléfonos públicos.. pero la gente ya no elige el teléfono público para realizar llamadas, (y) entendemos que es por comodidad y seguridad..” Bueno, tal vez parecemos perejiles, no?... si nos caminaron con el cuento de las privatizaciones..
Claro que para hablar sobre uso/desuso habría que discutir primero sobre garantías de disponibilidad y acceso a un teléfono público, para luego determinar la cantidad de unidades que deben instalarse según la situación geográfica, etc, etc y otras variables sobre calidad de vida, no? Pero para garabatear un poco y así como burdamente nos dicen que hay 40 000000 celulares sin precisar características del mercado, debemos decirles que sus 70 0000 unidades representan casi un 0.019 teléfonos públicos por argentino. Y estos argentinos existen, eh? Son los del CENSO2001.

Para terminar con otra burrada del poder en formato periodístico lo RAZONABLEMENTE LOGICO de la nota ES la ULTIMA FRASE: ..” las telefónicas admiten que los teléfonos públicos apenas sobreviven, (y están) aunque parezcan invisibles…”

Claro qe si tenemos que contar también a la llama que te llama vamos muertos, no?

abrazo, el domingo es radiante, la playa y el mar en un planchado ideal!

rg dijo...

adhiero, adhiero a las quejas sobre telefonicas de cualquier tipo, todas las que puedan aparecen son ciertas, aunque se contradigan entre si

PIC dijo...

Yo soy anticelular. De hecho, tengo uno pero casi siempre lo llevo apagado. Hace poco leí que en el subte existe un exceso de antenas, lo cual combinado con los campos eléctricos del subte, lleva a un nivel superior al tolerable la radiación. Aquí no hay controles de nada: he visto antenas instaladas en escuelas!