5 oct. 2008

Engels sobre el crimen


El otro día hablábamos de las pocas páginas escritas Marx sobre el castigo (hay unas poquititas más, podemos volver sobre ellas), pero por ahora vamos al amigo Federico Engels y "Las condiciones de la clase obrera en Inglaterra." Federico le dedica varias hojas de reflexión a la cuestión del crimen, que vincula con el egoísmo -la corrosión/corrupción del carácter- promovido por el capitalismo, y el sesgo que adquiere el derecho en tales contextos. Dice "la indicación más clara del ilimitado desprecio de los trabajadores hacia el orden social existente aparece en la manera en que quiebran las leyes. Si la desmoralización del trabajador pasa de un cierto punto, entonces luego es simplemente natural que se convierta en criminal -como es inevitable que el agua se convierta en vapor cuando llega a su punto de ebullición. Debido a la manera brutal y desmoralizadora en que son tratados por la burguesía, los trabajadores pierden toda voluntad de sí, y como el agua, se ven forzados a seguir ciegamente las leyes de la naturaleza." Luego sigue con una buena cantidad de cifras tratando de dar apoyo empírico a su reclamo.

Mucho más acá, un criminólogo marxista, el holandés William Bonger, retomaría esta línea de reflexión engeliana, para volver a insistir sobre la relación entre capitalismo-corrosión del carácter-crimen.

Y mejor aún, estudios empíricos super-minuciosos como los de Steven Box vinieron a darle parte de la razón a Engels, en la idea de que "el ingreso desigual, antes que la pobreza por sí, se encuentra fuertemente correlacionado con la actividad criminal."

Es decir, si el punto es eliminar cierto tipo, demasiado extendido, de criminalidad, ya tenemos alguna sugerencia acerca de qué es lo que hay que abolir primero, ejem.

7 comentarios:

fahirsch dijo...

En el fondo del comentario yace la idea de que ser pobre es ser proclive al crimen (al menos de algunos contra la propiedad). Sin embargo hay una experiencia de millones de personas que no solo han sido pobres, sino además perseguidas y exterminadas. Pero no se dedicaron al robo, etc. me refiero a las victimas de los campos de concentración nazi, las victimas de Pol-Pot, en Uganda y tantos otros lugares. Además de la experiencia real de que la mayoría de la gente, pobre o no, no se dedica a robar ni a violar la ley. Y por otro lado también existe el hecho real de que hay quienes gozan de instrucción y de ingresos y si se dedican a delinquir.
Creo que el principal factor debe ser otro: la falta de valores, la falta de ciertos ejemplos y los [malos] ejemplos de otros.

rg dijo...

no, la conexion es mas bien otra: explotacion capitalista -abuso capitalista sobre el obrero- miseria-crimen. Eso parece un hecho, y no niega otro tipo de violencias. Por eso, que otra gente sufra violencia terrible, como en un campo de concentracion, no tiene nada que ver con el tipo de ambiente del que habla engels (una maquinaria que saca el egoismo de cada uno, que transforma a parte de la sociedad en pobres y explotados). Y engels tampoco tenia que decir, en ese momento, que todos los pobres se iban a convertir en delincuentes, sino que nadie se asombrara que con el capitalismo llegara mas crimen.

fahirsch dijo...

Alguien hizo alguna vez un trabajo estadístico sobre la "explotacion capitalista -abuso capitalista sobre el obrero- miseria-crimen" comparando distinto tipos de población? Digamos en la Nueva York de principios del siglo 20 en los sweat shops donde presumo la mayoría eran mujeres judías ortodoxas comparado con el resto de la población? O los negros recolectores de algodón del sur? U otros grupos en distintos países? Porque las estadísticas de crímenes de distintos países dan resultados muy diferentes. Creo que es obvio que hay cuestiones culturales. Y si acepto que un patrón que maltrata (explota, etc) a sus empleados/obreros obtendrá un resultado distinto que los directivos de Google recibiran de los suyos. Y algo que debe tenerse en cuenta: cuánto mayor la densidad humana, mayor es la probabilidad de conflictos de cualquier tipo, mayor la oportunidad de cometer un delito y no ser pescado.

rg dijo...

obvio que el analisis de engels hay que complicarlo, pero me intereso decir que el tenia un punto, que no era meramente ideologico. ahi en el post cite un par de trabajos que pueden ayudar a reforzar algunas de las sugerencias de engels

nachin dijo...

Leí un trabajo que investigaba las causas de la violencia en numerosos países de América Latina y el Caribe. Los autores concluyen que la pobreza tiende a “disparar” violencia social, especialmente cuando está asociada con contextos de alta desigualdad del ingreso, alta desocupación, baja educación entre los jóvenes y abuso de alcohol o drogas. Los autores sostienen que el contexto mencionado agrava la predisposición a ser violento en la persona porque aumenta sus niveles de frustración y stress.
(Morrison, Buvinic y Shifter, 2003, en Fruhling editor, p.104)

En la misma línea, Briceño y Zubillaga exponen el concepto de privación relativa, según el cual, si las expectativas personales no tienen oportunidad de ser satisfechas, ello se traducirá en una tensión que tenderá a ser manifestada en actos violentos.
(Briceño León, Zubillaga, 2002, p. 23)

Anónimo dijo...

Agrego otro texto de Marx sobre lo que "produce" el crimen: "Matériaux pour l' économie", c. II. Travail productif et travail improductif. Vale la pena buscarlo y leerlo.

Anónimo dijo...

Es el capitalismo quien genera el crimen, puesto que el capitalismo es la corrupción y se alimenta de esta, y es a la vez el generador de la pobreza, miseria, hambre, enfermedades, desigualdad, desempleo, delincuencia, racismo, explotación, guerra, genocidio, robo, saqueo, indiferencia, clasismo, machismo, xenofobia, contaminación, consumismo, corrupción moral, corrupción política y corrupción social. No son la ausencia de valores lo que determina que una persona delinca, es la ausencia del estado y de la falta de oportunidades y privación de la libertad y del desarrollo social que los ha llevado a la completa pobreza y miseria, lo que hace que muchas personas cometan delincuencia, como un acto de violencia social.