22 feb. 2010

3 en torno a la desigualdad


"Según el último informe del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) registró un empeoramiento respecto de la situación que había a fines de 2008. Así, la brecha de ingresos entre la porción más pobre y la más rica de la sociedad se amplió a 28,2 veces. En el cuarto trimestre de 2008 era de 23 veces."

1) La crisis del 2001, como la crisis internacional del año anterior, no afectó gravemente a "todos los argentinos." Los ricos ganaron, los pobres perdieron, por mucho. No se trata de meras crisis, sino de peleas y reacomodamientos en la disputa por ingresos limitados. Y el gobierno -como cualquiera de los últimos gobiernos- viene laudando todas esas disputas a favor de (una cierta porción de) la elite. Eso es lo que importa. (De paso, sólo agregaría que, si no fuera porque se trata de un gobierno en extremo verticalista, que se financia con el narcotráfico, con mandatarios que aprovechan el poder para aumentar extraordinariamente su propia riqueza, mientras toman decisiva parte para que aumente la desigualdad a niveles históricamente desconocidos, este sería un gobierno sin dudas muy muy progresista).

2) El INDEC es un excelente aleph para develar lo que es el gobierno. Uno mira a través de él y lo ve todo. Cada gobierno tiene el suyo. El de Alfonsín fue, probablemente, el juicio a las juntas. Mirando por ese aleph uno veía su coraje, dignidad, principismo, humanismo, pero también su disposición a pactar con el enemigo, sus claudicaciones, sus miedos. Es decir, las claves de todo su gobierno estaban ahí (Cada nuez -como decía Marx- nos permite reconocer a todo el nogal, pero algunas son más reveladoras que otras).

El INDEC nos deja ver las dificultades del gobierno para dar un paso atrás y decir "me equivoqué, les pido perdón;" su ferocidad para discutir; su desprecio por el diálogo; la "picardía" con que se maneja en materia económica (la "viveza" económica K, que tantos buenos resultados personales le dio); la apuesta por la irracionalidad como estrategia pensada y supuestamente ganadora (la estrategia de "hacerse el loco" resultó ganadora en las primeras discusiones con el Fondo), la desesperación por contar con cifras económicas favorables, ante todo. En este último tiempo, el aleph INDEC revela fundamentalmente una lastimosa terquedad, la de no saber qué hacer sino obstinarse, que asusta aún a los aliados más cercanos. Vale la pena que, más allá de decir "no se puede creer," pensemos qué es lo que nos dice esta obstinación que causa verguenza y pena ajenas.

3) Por qué parte del periodismo, que reconoce al pasar y subrepticiamente que hay "autoritarismo, sospechas de corrupción, desprecio por el consenso, ausencia de vocación federalista, capitalismo de amigotes y tanto más por el estilo" sigue defendiendo tan tenazmente lo indefendible? (ejemplo acá). No voy a aceptar aquí la razón que puede ser cierta en muchos casos -simplemente el dinero. Pero me quedo perplejo, sin embargo, cuando se justifica esa tenacidad diciendo, siempre, que "enfrente" hay una coalición conservadora-retrógrada. Porque
3-1) Hay mucho más que eso (por ejemplo, hay muchos grupos e individuos progresistas y de valor, en el Congreso y fuera de él, aunque disintamos con alguno-s de ello-s por haber apoyado tal o cual medida en particular).
3-2) Lo hay, pero aún si no lo hubiera, que no es el caso, habría que apostar por estos otros grupos, para ayudar a que existan y ganen fuerza. Y no se los ayuda en absoluto abroquelándose con un gobierno que sólo los utiliza instrumentalmente mientras los ningunea en lo esencial (incluyendo, por caso, un modestísimo reconocimiento a su existencia -otro aleph revelador, irrefutable, el caso del no reconcimiento de la CTA)
3-3) Parte central de la coalición reaccionaria tiene columnas firmísimas dentro del gobierno (sino, preguntadle a Eurnekián, a Hadad y a Electroingeniería, por caso), donde no son invitados ocasionales, sino ganadores absolutos cada vez que se discute en serio. Son ellos los que -nos enteramos ahora- cenan decenas de veces en Olivos, con la pareja en el poder.
3-4) No entiendo por qué el periodisimo, y sobre todo el periodismo con pretensiones progres, tiene que aliarse con el poder, y no ayudarnos a pensar críticamente frente al poder.
3-5) Aún si todo el resto de la prensa estuviera conspirando, nada ayuda que alguien diga "está todo bien, está todo bien, los demás los están engañando." No es bueno para el que está en el poder, que sabe perfectamente que las cosas son mucho más complejas, sucias y enrevesadas que eso; no es bueno para los que no estamos en el poder, que dejamos de creer cuando vemos tan insistentemente que se nos recorta la realidad tan brutalmente. Nadie come vidrio.

Anécdota post-data: Me acuerdo en la época de Alfonsín, cuando hacia la mitad del gobierno, el núcleo duro de la ya entonces penosa Junta Coordinadora empezó a apuntar a la prensa, y a decir "nuestro problema es que no sabemos comunicar." Yo me decía: ya están perdidos, no advierten que están perdiendo por lo que hacen (y omiten hacer), y no por lo mal que comunican lo que hacen (lo cual no negaba que, además de todo, no supieran comunicar)

32 comentarios:

Anónimo dijo...

Contestandole a Aliverti. No habría problema en reconocer los logros del Kirchnerismo si no fuera porque se presenta como la encarnación de un nuevo movimiento de emancipación nacional y popular y no como lo que es, un gobierno de centro derecha. Por eso, para negar esa atribución, es que hay que minimizar sus logros y maximizar todos sus defectos, para que las banderas rpogresistas no queden pegadas a ellos y puedan ser enarboladas en algún otro momento.

rg dijo...

pero en parte no acuerdo. no hay que minimizar nada, ni maximizar nada. por favor, digamos lo que vemos, si es bueno es bueno, si es malo es malo, no hay que enganiar a nadie, hay que ayudar a que pensemos mejor todos

Anónimo dijo...

Muy sólido lo que dijo anónimo eh................no hace agua por ningún lado................

Ezequiel dijo...

Es raro que vos todo lo que ves es malo.
Ah, y dos cosas: en primer lugar, que Alfonsín no sabía comunicar lo incomunicable: que había pactado con los militares dos leyes horrendas. Ahí la "Junta" no sabía dónde meterse. Pero si efectivamente un gobierno no logra que la mayoría del país se ponga contra los rentistas y propietarios sojeros ante sus privilegios, el problema comunicacional existe. Ah, ya sé: vas a decir que en realidad la 125 era para los "amigotes K"...
Y una última cosa: por favor, dejá atrás tu manual anarquista del siglo XIX, y entendé que al decir "combatir el poder" no se refiere solamente al "Estado", sino al poder de los medios, de los empresarios de la UIA, de los sojeros, de la Iglesia. Poderes MUCHO MAYORES que el poder de un gobierno, "aunque Ud. no lo crea".

Matias dijo...

1. El INDEC publicó hace un tiempo una nota muy didáctica justificando porqué NO es relevante utilizar ese cálculo de la brecha de ingresos para hablar de distribución del ingerso. Cito lo más sintético y explícito:

"Supongamos que se distribuyen $1.000 entre 10 personas de la siguiente manera: el más rico se lleva $300, el más pobre se lleva $10 y los 8 restantes reciben $690 en total; la brecha será entonces de 30 ($300/$10). En el mes siguiente los $1.000 se reparten así: el más rico se lleva $500, el más pobre $20, y los restantes $480, por lo que la “brecha” se habrá reducido a 25 ($500/$20), aunque en este último caso el individuo más rico se haya apropiado de la mitad de lo distribuido."

2. Ese número no es 23 sino 24 (si redondeamos) y, además, es el número más bajo de la época kirchnerista (la verdad es que no tengo muchas ganas de buscar estadísticas de años anteriores).

3. El hecho de que Cristina Fernández, Néstor Kirchner y cía. sean corruptos, etc. (para abreviar) no justifica falacias como esta. Igualmente, está claro que no existe demasiada coherencia respecto de las políticas en favor de la redistribución del ingreso.


Saludos

Anónimo dijo...

RG

Lo que llamas "periodismo progre", yo diria mejor "periodismo k" es una infima minoria, contados con los dedos de una mano quienes ademas no engañan a nadie. Cada vez son menos. Tampoco pueden pretender tapar el sol con un dedo, es imposible. Tampoco se puede buscar una ideologia donde no la hay. A la izquierda la han usado como papel higienico.

Fernando

rg dijo...

dos comentarios ezequiel
1) es increible la diferencia que tenemos sobre la 125. pensar que ahi una mayoria del pais decia "si a la soja, si a los grandes propietarios," es una zoncera. ahi, para cualquiera, habia mucho y mucho mas interesante en juego. por ejemplo "no me mientan," por ejemplo "no me vendan gato por liebre" (redistribucion, cuando jamas me hablaron de ella ni la llevaron a cabo), por ejemplo "terminanla con el autoritarismo" por ejemplo "basta de hacer cosas ilegalmente" (en este caso sin el congreso). Reducir lo que paso a una disputa "redistribucion-oligarquia" es, para decir lo menos, una tremenda ingenuidad.

segundo, porque el poder es mucho mas que el estado, es que no me pueden hacer aceptable la idea de "estamos luchando contra los grandes intereses." los grandes intereses los tienen bien metidos adentro, porque son su columna vertebral. no verlo es tener una idea decimononica de la oligarquia. el gran poder economico tiene muchas cabezas (digamoslo asi, aunque...), y la mayoria esta con el gobierno, en cada licitacion que abre

Daniela Arripe dijo...

3) Por qué parte del periodismo, que reconoce al pasar y subrepticiamente que hay "autoritarismo, sospechas de corrupción, desprecio por el consenso, ausencia de vocación federalista, capitalismo de amigotes y tanto más por el estilo" sigue defendiendo tan tenazmente lo indefendible? (ejemplo acá). No voy a aceptar aquí la razón que puede ser cierta en muchos casos -simplemente el dinero. Pero me quedo perplejo, sin embargo, cuando se justifica esa tenacidad diciendo, siempre, que "enfrente" hay una coalición conservadora-retrógrada. Porque

Porqué quienes tienen conocimientos no ocupan los lugares que deberían ocupar. Porqué esos supuestos periodistas progres “optan por el dinero o el prestigio” sin importarles en absoluto la sociedad.

Ese periodismo progre, esta escondido en las cloacas, donde hay mucha mierda, y dónde la mierda no se compra, por la sencilla razón que a nadie le gusta la mierda.

Pasa como dice Agamben: se piensa en opuestos, y así tenemos “caretas” en algunos medios y “boludos” del otro lado. ¿Es que estaremos en un Estado de Excepción?. Los opuestos, por ejemplo que se cita en el libro, entre anomia y derecho.

Se piensa dice el autor, en opuestos, alma y cuerpo, lenguaje y vida, sin embargo, la propuesta de Agamben es “aprender a pensar al hombre como aquello que resulta de la desconexión de estos dos elementos e investigar no el conocimiento metafísico, sino el misterio PRACTICO Y POLITICO DE LA SEPARACION.

“Pensamiento, praxis e imaginación, tres cosas que no deberían ser jamás separadas convergen en este desafío común: volver posible la VIDA”

Daniela Arripe dijo...

Como se aprecia en el escrito anterior, hay dos paradigmas distintos, caratulados con el mismo nombre. Pero la opción es
pensamiento, praxis e imaginación

Daniela Arripe dijo...

“Si deseas una perla
debes abandonar el desierto
y vagar junto al mar,
y aún si nunca encuentras
la brillante perla,
al menos no habrás dejado
de llegar al mar”.
Hakim Sanai

Anónimo dijo...

Pero a veces sí hay que minimizar o maximizar las críticas o los eleogios. Desgraciadamente las posibilidades de intervenir en el debate público son pocas, entonces uno tiene que elegir qué va a decir, se vuelve un juego estratégico. Cuando la presidenta sale hablar sobre la distribucion del ingreso hay que salir a los gritos a denunciar las falencias de su gestion en esta aspecto -que son muchas menos que las de las gestiones anteriores (e incluso, en otro conexto, podrían merecer un elogio)- porque sino jamás se va poder a volver a plantear en la agenda un política redistributiva seria.

rg dijo...

no, por principio, y no, porque es hacerle el juego al indec. todo el esfuerzo por decir lo que uno ve, por no ocultar la info que uno tiene, por denunciar lo que sabe que se hace mal y se puede hacer mejor. como siempre, actuar estrategicamente suele ser una mala estrategia, sobre todo porque somos malisimos a la hora de definir buenas estrategias

Daniela Arripe dijo...

es que hace falta un Capitán, de liderazgo natural, de esos que nacen con estrellas, dueños de la estrategia y amigo de la luna
los reconocereís porqué por ellos comienzan a abrirse las grietas de la dualidad, para dar paso a la 3D

Anónimo dijo...

Pero en alguna medida vos lo hacés. No creo que no tengás nada positivo para destacar de esta gestión y, sin embargo, en tus apariciones públicas salis a criticarla y no a dastacar sus virtudes.

rg dijo...

tomo esta idea, pero dos comentarios al respecto
1) a mi me entusiasmo el kircherismo en sus primeros dias. mire fascinado lo que podia ser un gobierno excepcional, que entraba en la historia por la puerta grande. al rato, el gobierno estaba refugiado en lo peor del peronismo bonaerense, y jugando al peor juego de siempre. desde ahi, es poco lo que veo como positivo. me entusiasmo la posibilidad de hacer una buena reforma a la ley de medios, y creo que se quedo en el camino, haciendo mucho menos que lo posible. e igual con el ingreso basico, en donde saco de modo vergonzoso y a las patadas algo que podia haber sido base para un fabuloso acuerdo con todo el progresismo.

2) pero lo mas importante es que en una democracia delegada, en donde hemos quedado casi sin herramientas institucionales de control, en donde el gobierno maneja la espada y la bolsa, las armas y el dinero, la policia y el presupuesto, hay una enorme asimetria entre representantes y representados, por lo que se hace infinitamente mas importante la critica politica. el gobierno con y sin razon, publicita partidariamente lo que son obras publicas, usa infinitos recursos -publicos- para defender su gestion, por lo cual el papel de quienes no estamos adentro debe ser el de fiscalizacion, escrutinio y criticas permanentes. y por supuesto que -al menos en mi caso- la critica al gobierno no me impide criticar al tremebundo empresariado argentino (en muchos casos incluido dentro del propio gobierno)

Anónimo dijo...

Entiendo a medias. Asumir un rol de crítica sistemática como el que describís en el punto 2, es en algún punto una cuestión estratégica?

rg dijo...

no, es una cuestion de principios. el poder -kirchner, macri-eurnekian-hadad- que se defiendan solos. como vamos a ser nosotros, los que tenemos infinito menos poder que ellos, los que estamos sujetos al poder de ellos, los que salgamos a defenderlos, los que ocultemos la critica?

pero algo importante: esto no quiere decir que el que esta a favor no pueda salir a decirlo, ni a destacar lo que hace bien. otra cosa es cuando, en lugar de ocurrir un elogio ocasional -dentro de la actitud que creo que corresponde, que es la de escrutinio estricto,analisis critico, fiscalizacion, control- uno se embarca en una tarea de propaganda, disfrazada de objetividad. esta mal porque vende gato por liebre, y esta mal porque no asume la actitud que creo que corresponde siempre, frente a los poderosos

Anónimo dijo...

Entiendo, pero creo que en este caso la distinción entre principios y estrategia es muy fina

rg dijo...

me tiene sin cuidado. mira, si una posicion se deriva mas o menos directamente de principios (igualdad, libertad individual, autogobierno colectivo, control al poderoso), despues me interesa poco si justo esta al lado de la escuela, la iglesia o la estrategia (ponele, la iglesia reaccionaria y x quieren que no haya pobreza ni violencia hacia los ninios, x no tiene que dejar de defender su postura porque ocasionalmente cae cerca de algo que defiende tambien la iglesia reaccionaria.

werte dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
werte dijo...

El tema con los que somos un poco "kirchneristas de rebote" (viendo a la oposición) es que vemos la política como si fuera un partido de fútbol, los equipos están dados, y deseamos o tenemos preferencias pero desde afuera, sabiendo que éstas no tienen ningún peso en el desarrollo del juego. Y no es un mal pensamiento. Puede defenderse.
Saludos.

rg dijo...

pero como va a ser un partido de futbol, si hay cantidad de equipos. pero repito, si hubiera solo dos (pero no los hay), el k y la oligarquia serian lo mismo.

Anónimo dijo...

ok

werte dijo...

oh, fijate que no estaba asimilando la política al fútbol, sino la relación, a la forma de verlas. De hecho, la idea de "kirchnerista de rebote" implica que hay más de dos equipos, y además que nuestra "verdadera" simpatía está en uno de esos otros equipos con los que, sin embargo, tenemos reservas: cuando se es opositor se puede recurrir al oportunismo principista, defender el agua y el aceite, etcétera, en síntesis, hablar para dios, y sabemos que llegado el momento "la realidad" les impondrá su propia curvatura. El propio Alfonsín, por ejemplo, ya que lo citás, se pasó cinco años "aceptando" y justificando esa curvatura, su colección de "agachadas" en todos los terrenos, con varios weberismos con gusto a pedregullo ("ética de la responsabilidad", el más sobado).

rg dijo...

no, no es asi, sino todos los gobiernos latinoamericanos, sometidos a presiones economicas, politicas, mediaticas, similares, serian todos iguales, y tendrian similares niveles de popularidad u odio,pero no, son todos distintos. y la verdad es que, frente a presiones relativamente similares, las reacciones -y los rendimientos - han sido muy diferentes

Lautaro dijo...

Lo dije una vez y lo vuelvo a repetir. Se que va en contra de lo que son los matices finos de la política y tiene ciertos tintes doñarosísticos, pero:

"No nos pueden pedir apoyar a los delincuentes que están por el riesgo de los que van a venir"

Es una estrategia típicamente fascista. De hecho, la usó Hitler y la dictadura:

"Nosotros o el bolchevismo ruso"

"Nosotros o la subversión internacional"

Y siempre con el argumento de que el Estado que rewpresentaban 'era débil' frente a los gigantes intereses que se le ponían en puerta. 'El Estado de las vacas está famélico por la subversión'. 'El Estado pangermánico está postrado por los bolches'.

Si en vez de espantar se preocuparan en persuadir, este sería, tal vez, un mejor gobierno.

werte dijo...

Lautaro, "no nos pueden pedir"... no hay que darse por personalmente aludido. Desde que la extensión del espacio público se funde o tiende a fundirse con el sistema de medios, los dirigentes siempre se dirigen a un público virtual que es estúpido por definición, es un punto en el que todos es lo mismo que nadie.

El criador de gorilas dijo...

Estoy un poco en contra de la idea de que un aspecto de un gobierno "lo devela todo". Como dicen millones de artículos sobre estado y administración pública, los gobiernos son conglomerados complejos de organizaciones, personas, procesos, etc., que difícilmente podríamos reducir en un solo ente. La idea se presta, además, a una discrecionalidad total de quien selecciona a ese ente, o de los principios que (supuestamente) son representativos de todo ese gobierno. "Humanismo, coraje", etc., pueden describir a una parte del gobierno de Alfonsín y a algunos de sus actores, pero se me ocurren varios nombres (y varias políticas) que no describiría con esos términos, y no eran nombres secundarios (más bien lo contrario) ni políticas poco trascendentes. Por lo tanto, RG, esa elección de términos no describe la totalidad del gobierno de Alfonsín sino simplemente aquella que a vos te gusta ver, remarcar, añorar...

(Hablando de Raúl Ricardo y la desigualdad, y sólo como contribución a una deliberación más robusta e informada, recomiendo este paper que muestra cómo, en dos años de la década del 80, los ingresos de los más pobres perdieron ¡¡60%!! de su poder adquisitivo; en ese lapso, la desigualdad entre el quintil más rico y el más pobre aumentó un 30%: www.nuso.org/upload/articulos/2334_1.pdf).

SM-UNGS dijo...

Como el criador, no concuerdo con la idea de alpeh para mirar a gobiernos... pero además la elección del INDEC para mirar a este gobierno y la del juicio a las juntas para observar el de Alfonsín parece una zoncera... con el mismo criterio podríamos elegir el subsidio universal por hijo y el plan primavera respectivamente...

rg dijo...

la idea es la de marx, otra cosa es que yo elija mal los ejemplos. pero al respecto diria lo siguiente: no el indec, ni el juicio a las juntas. cualquier evento medianamente relevante te dice lo mismo (esta es finalmente la idea de la nuez y el nogal). otra vez, es importante ver como los decodificamos, pero tomen el caso que quieran: ley de medios, bajada del cuadro en la esma, cualquiera. bien mirado nos muestra a todo el kirchnerismo.

SM-UNGS dijo...

La verdad es que en este momento no recuerdo la cita de Marx... pero se me ocurre que debía referirse más a lo genético que a lo representativo. La idea de hacer sinécdoques para analizar gobiernos puede tener su atractivo a nivel de estilo, pero me parece que hace flaco favor a un estudio más o menos mesurado de las cosas.

No creo que "cualquier evento relevante diga lo mismo". No es lo mismo juzgar al alfonsinismo por el juicio a las juntas que por el plan primavera. Ni a CFK por el INDEC que por el subsidio universal. Los cuatro temas son relevantes, pero de cada uno de ellos vamos a sacar distintas conclusiones.

De modo apresurado, en el plan primavera puedo ver la misma connivencia con (otros) grupos empresarios que veo con el asunto del INDEC, la misma tozudez en mantener ciertas variables económicas aún a costa de perjuicio futuro, la misma vocación por mantenerse en el poder a cualquier costo. Eso me deja como relato una visión que orilla entre el cinismo y la superficialidad (igual hay varios periodistas y analistas políticos reconocidos que lo compartirían encantados).

PD: releyendo caí en la cuenta de algo... RG: ¿qué eso de que este gobierno se financia con el narcotráfico?

rg dijo...

pero me parece que no entendes el punto. no es juzgar al alfonsinismo por un dato, digamos, el plan austral si te gusta mas. sino que cualquier medida mas o menos relevante, bien mirada, te revela las claves basicas del gobierno. pero lo mismo para cada quien. cualquier hecho relevante de tu vida, lo miras bien, le empezas a sacar las capas de cebolla, y dice todo sobre tu personalidad. pero bueno, yasta, no la hagamos mas larga de lo necesario