26 nov. 2013

Ricardo Rojas, preso político en Ushuaia








Luego de caído el gobierno de Hipólito Yrigoyen, el escritor, poeta, rector de la Universidad de Buenos Aires, Ricardo Rojas -vinculado con la Unión Cívica Radical- fue condenado al exilio. Sin embargo, apasionado por su país, Rojas tomó la opción de quedar confinado en su país, en Tierra del Fuego. Por eso, pasó al sur como preso político, y conoció también la terrible cárcel local (foto). Desde Ushuaia, el autor (responsable también de la notable Historia de la Literatura Argentina) escribiría su libro Archipiélago, con muchas referencias al exilio interior, la cárcel local, la situación de los presos congelados, y la opresión política sobre los indígenas de la región (sobre todo, onas y yámanas). La cárcel, por esas cosas, se encontraba a cargo entonces de un viejo discípulo del Rojas rector.

Sobre Tierra del Fuego escribe Rojas, en esos días: "Hay un gran dolor en aquella comarca argentina: el exterminio del indio, el régimen del presidio, el despilfarro de las tierras fiscales, el aislamiento geográfico, la esterilidad económica, la incuria oficial, la falta de estímulos de cultura y, como consecuencia de todo ello, la despoblación, la pobreza, la injusticia, la explotación internacional, la ausencia de la ciudadanía".

Dice también que la "leyenda nefasta" sobre la provincia, creada por Darwin, se refería "al clima ingrato de una isla virgen y a su habitante autóctono." La "maldición actual", en cambio, "proviene de causas administrativas que fácilmente pueden corregirse"

Describió como pocos otros las costumbres y prácticas propias de la cárcel de Ushuaia. Al respecto, sostuvo: "Semejante régimen de vida no puede sino bestializar a quienes lo sufren, sin provecho para la sociedad cuando están recluidos y con peligro para ella cuando salen en libertad."

1 comentario:

Paula dijo...

Poco a cambiado la realidad de la provincia, quizas por negar nuestro destino primero de ciudad carcelaria y castigo para los que junto con aquellos que cometían crímenes brutales, se atrevían a mas con el intelecto. En este marco de ciudad que busca el destierro es alentadora tu visita y tu mirada federal de los probelmas de institucionalidad democrática. Te recibiremos siempre con cariño y admiración!