18 ene. 2016

Intermedio-Milagro Sala 3

Finalmente, el episodio Milagro Sala vuelve a mostrar lo que ya parece un lastimoso rasgo definitorio del macrismo en el poder: reconocer algunos problemas efectivos, pero obrar luego frente a los mismos de modos inaceptables. Es un problema serio tener una Corte incompleta, pero es inaceptable haber procedido como se procedió en la materia (aún habiendo retrocedido como se retrocedió: debió asumirse explícitamente el error procedimental cometido, y obrarse en consecuencia, con las excusas y el propósito de enmienda del caso). Es un problema serio tener un AFSCA funcionando de modo aberrantemente parcial, y conducida por quien no ha tenido problemas en actuar de modo ilegal, arbitrario y descaradamente partisano. Sin embargo, otra vez, no se debió remover al maleante de turno del modo irregular e inapropiado en que se lo hizo. En el episodio Milagro Sala otra vez. Creo -es mi sola opinión- que el que fuera un valioso proyecto popular terminó desbarrancàndose hace años, para asumir rasgos abiertamente violentos y delictivos. Sin embargo, una vez más, tales graves fallas -que asumo existieron- deben probarse y decidirse judicialmente y con cuidado, dejando para último lugar la herramienta penal, y como último recurso la posibilidad del encierro. Mucho más, cuando ninguna de las imperdonables faltas cometidas por MS niega la presencia de problemas sociales gravísimos, ni la existencia de un movimiento social importante, ni la ocurrencia de movilizaciones populares que requieren siempre de un resguardo y una atención especiales. Los procedimientos impulsados desde el gobierno, entonces, otra vez (aunque en este caso estén mediados judicialmente) implican contaminar y degradar la sustancia de la cuestión. Lo dijimos hace tiempo: el presidente tiene algunos muy malos e influyentes asesores legales, y algunos pésimos e influyentes consejeros políticos: todos ellos insisten en que hay que "mostrar autoridad", y consideran que "las formas institucionales no importan." Como suele ocurrir, van a recibir una herida de muerte por el mismo lugar por el que pretenden asestar su golpe triunfal y definitivo.

14 comentarios:

Francisco dijo...

¿Qué tiene que ver Macri en el episodio Milagros Salas?
Acá intervino la justicia provincial. Y la provincia se presentó como querellante. Y la provincia es radical

Anónimo dijo...

estas en una contradiccion insalvable, que presupone por un lado rechazar toda propuesta penal, y, por el otro, predicar por la idea de una revolucion -propia de la izquierda- (cuya historia demuestra que es más violenta que el uso del derecho penal). Saludos a Italia, campeon.

rg dijo...

no tiene nada que ver, realmente. se puede ser de izquierda y rechazar el derecho penal, como lo ha hecho toda la corriente abolicionista, sòlo para empezar a contar

Anónimo dijo...

En este contexto preocupan las acciones de Macri del día de hoy. En primer término declaró por decreto la emergencia de seguridad; uno de cuyos corolarios es la autorización del derribo de aviones (http://www.lanacion.com.ar/1863524-que-medidas-implica-la-declaracion-de-emergencia-en-seguridad) lo cual es equivalente a violar toda garantía procesal e imponer potencialmente la pena de muerte. Es un hecho de enorme gravedad. Lo son también otros puntos de la "emergencia" pero este es quizás el mas grave desde una perspectiva simbólica.
El segundo punto es la imposición progresiva del concepto de militante=persona que debe ser reprimida y/o expulsada de su trabajo. Es gravisimo pués este concepto se está naturalizando y no se hasta donde la sociedad advierte el abismo que así se abre a nuestros piés. La figura del militante de este modo(previa su necesaria ridiculización) deviene equivalente a la figura del subversivo de la época del proceso; alguien cuya misma condicion lo deja afuera del amparo de la ley. Los argumentos brindados en torno al encarcelamiento de Milagros Sala rondan este concepto; pero el mismo se aplica también a cualquiera de los miles de echados o precarizados (con el tácito consentimiento de una buena parte de la sociedad que exije castigos moralizantes).
Estos hechos, sumados a los evidentes ataques a la libertad de expresión, siembran las bases de un estado totalitario (no comparable aún a ninguno de los gobiernos militares que asolaron el país, pero que muestra converger hacia ellos en muchos aspectos).
Ustedes dirán: podemos plantar cara o traicionarnos. Y aquí viene el obligado recuerdo a Ettore Scola que tan bien ilustró este punto en Nos habiamos amado tanto. Hasta siempre maestro!!

rg dijo...

me parece increíble, sobre todo a la luz de la historia reciente, hablar de estado totalitario, simplemente una locura. critiquemos sin enloquecernos por favor

Anónimo dijo...

yo creo que gente como MS se aprovecha de los pobres, y se victimiza por coya. Tiene mas patrimonio que De Vido, y encima tiene buenos abogados (Gargarella parece ser uno de ellos). Si el derecho penal está para defender al mas debil, deberiamos proteger a los rehenes de MS y no a MS. Si queremos asociar a MS con la protesta social, los bobos somos nosotros. LA semana proxima dira Boudou que el es un martir, y seguramente en lugar de discutir los delitos que cometio, discutiremos el alcance de la palabra martir (somos un pais generoso!)

Anónimo dijo...

-Hola! soy Jack el destripador!
- Hola! tu crimen en realidad es la manifestacion de rechazo al sistema!
-Sí. Claro (risas).... la famosa "antitesis"
-Claro, con la pena quieren acallar tu vos, como lo dije en mi ultimo libro.
-Risas....

Rodrigo Manuel Herrero Rosas dijo...

Estoy de acuerdo con el comentario del anónimo 9:26, salvo por lo de "totalitario". Ni el kirchnerismo ni el macrismo han sido totalitarios. Nuestras democracias son frágiles, provisorias, tienen mucho de "oligarquía encubierta", como ocurre en la mayor parte de las democracias del mundo. El totalitarismo es otra cosa.
Saludos

Anónimo dijo...

Roberto,

Yo dije "siembran las bases de un estado totalitario". Aún no lo es, eso está claro pués algo nos han dejado los 32 años de democracia, pero ese parece ser el camino que propone CAMBIEMOS. Ciertamente creemos que funcionará el congreso (veremos como Macri ejercita el poder de veto y como trabaja la bicameral de DNUs que no sorpresivamente está parada), veremos hasta que punto llega el aleccionamiento a jueces y fiscales díscolos (presumo que será importante, ya es importante), hasta donde llega el escarmiento a los que se atreven a expresar libremente sus ideas, hasta donde se disciplinará a gobernadores e intendentes, hasta que punto se seguirán vulnerando atribuciones del congreso y se avanzará negativamente sobre los derechos de las personas y hasta donde continuará la "razia" de "militantes". Se podrá decir que otros gobiernos de la democracia incurrieron en uno o varios de estos "errores", nada mas cierto, pero no debe escapar el hecho de que ahora se cometen todos ellos de forma simultanea de un modo que sabemos donde empieza pero no donde termina.
Yo hablo, entonces, de lo que se está sembrando. Y lo que se siembra, a mi juicio, es el germen de un estado totalitario; dándole las mejores condiciones para que se extienda y consolide. Y sostengo que la sociedad debería decir no a esta modalidad de gobierno, antes de anestesiarnos como ya ha ocurrido repetidas veces en la historia del país.

María dijo...

Anónimo de 6:46. Morales viene a defender a los rehenes de milagro sala declarando por decreto que tienen hasta el 14 de enero para empadronarse o pierden todo lo que tienen. ¡Esa si que es una defensa inclusiva a los humildes! Que cuando votan por el cambio son "pobres trabajadores", y cuando están con milagro sala son "rehenes".
El radicalismo nació para enfrentarse a los conservadores y hoy comparten gobierno. Triste.

Fede B. dijo...

No puedo estar más de acuerdo con el fondo. Sin dudas hay paralelos evidentes entre la actitud de Morales y las actitudes que señalas de Macri. Sin embargo, como bien observa el primer comentario, no es menos cierto que si la detención de Sala respondiera a una decisión política, en todo caso es cuestión de la política provincial. Sin dudas ambos comparten la estrategia (coincido: muy poco feliz) de dar un manotazo en la mesa y mostrarse excesivamente enérgicos, pero hasta aquí no hay pruebas de que Macri o sus asesores hayan tenido una injerencia directa sobre este caso: Morales ya es un muchacho grande.

Anónimo dijo...

Libertad ya para Milagro Sala, presa política de la coalición Cambiemos

Anónimo dijo...

Roberto, estoy de acuerdo con lo que decís en este post. Creo que hemos llegado a tal nivel de degradación institucional, que las actuales autoridades creen que deben imponerse sin atender a las formas, que obviamente han sido establecidas en resguardo de derechos y garantías. Esperemos que este gobierno -en sus distintos niveles- escuche las críticas y sepa interpretarlas, para diferenciarse de su antecesor.
Alicia R.

Anónimo dijo...

Hola Robert,

Tengo que agradecerte, siempre me reconforta entrar a este blog y encontrar -aún después de 8 años- a una persona que expresa tan bien lo que pienso, para poder luego compartirlo. También agradezco haber sido tu alumna :), sos crack.

Abrazo!!!