31 dic. 2008

Encuentros de fin de año y Oscar Terán


Ayer fue día de breves y gratos encuentros con amigos/colegas/cófrades blogales. Primero, almuerzo con el mítico Alberto Bovino y el amigo Marcelo Alegre; luego breve encuentro con un gran activista del blog, Sebastián L. (nuestra línea dura anti-presidencialista), que estaba de paso –un día- por Buenos Aires; y finalmente compra de libros con la querida Mariela S., también colaboradora de tanto en tanto, y de paso fugaz por el país. Mariela buscaba afanosamente el libro Los detectives salvajes, de Bolaño (el libro más sobrevalorado del año en los Estados Unidos, lo que no habla mal del libro sino de la crítica yanqui), y yo me topé con lo que resulta ser un enorme libro, Historia de las ideas en la Argentina. Diez lecciones iniciales, 1810-1980, del fallecido Oscar Terán.

El libro, vinculado con sus clases de Pensamiento Latinoamericano, y dedicado a los estudiantes de esa materia en Filosofía y Letras de la UBA, incluye ensayos breves sobre Moreno, Alberdi, Sarmiento, Cané, Ingenieros, Joaquín González, entre otros, además de escritos sobre el primer peronismo, y la violencia política de los 70.

Los textos son amables y deliciosamente coloquiales, eruditos y siempre lúcidos.

Me quedo por ahora con estas micro-historias

• Su visión de Mariano Moreno como introductor -en su “Disertación jurídica sobre el servicio personal de los indios”-, de nociones iusnaturalistas, en la idea de que existen ciertos derechos naturales anteriores al Estado y la sociedad
• Su examen de una ética de la virtud, en Moreno, que (el mismo Moreno) contrapone a otra orientada por la riqueza (y en donde Terán basa su lectura del republicanismo –muy extraño- en un trabajo mío sobre el tema (“el republicanismo y la filosofía política contemporánea”), que elogia sorpresiva y exageradamente)
• Su recuperación de Sarmiento en la comparación de i) vestimentas entre argentinos y chilenos (en Chile era fácil reconocer a qué sector social pertenecía cada persona, por su modo de vestir, pero no en la Argentina, donde todos vestían igual); y ii) el modo de manifestarse en la Argentina (manifestaciones desordenadas y evocadoras de las montoneras) y los Estados Unidos (manifestaciones donde las personas iban enlazadas unas con los brazos de los de al lado, donde nadie perdía la individualidad en la sumatoria, donde cada uno se hacía cargo del comportamiento de los de al lado)
• El viejo insulto sarmientino a la oligarquía local (“aristocracia con olor a bosta”), a la que criticaba por imposibilitar la construcción de un país de granjeros, dado al régimen por el que habían optado de apropiación –latifundista- de la tierra
• El análisis de la reflexión alberdiana según la cual, en la Argentina se había hecho al revés que en Francia, en donde se habría pasado del pensamiento a los hechos. En la Argentina, nos dice Terán, siguiendo a Alberdi, se habría seguido el camino opuesto: una revolución sin pensamiento, sin teoría (qué bueno!)
• La idea alberdiana según la cual “La libertad, como los ferrocarriles, necesita maquinistas ingleses”
• La búsqueda alberdiana de un nuevo ethos, a partir de la inmigración, y su temor frente al “terror rojo” que llegaba de Europa, en 1848
• Uy! El pasaje, con Alberdi, desde la unión entre la espada y la Iglesia (propio de la colonización hispánica), a la pretendida unión de la espada con la inteligencia!
• Uy, 2! La idea sarmientina de construir la Nación a partir de la sociedad y desde el Estado, y la idea alberdiana de hacerlo a través del Estado y el mercado (la prioridad de la sociedad civil –como ámbito de los intereses privados- sobre la sociedad política, entendida en relación el Estado)

Qué bueno un libro tan estimulante, por favor!!

Ah, y ya que estamos, feliz año para todas-os!

7 comentarios:

Anónimo dijo...

ROberto, lo de para usted, en este 2009 que inicia en breve y sin atenuantes.
ah!, yo tb ando leyendo Los detectives en estos días..., a ver que pasa,
le deje un gran abrazo y -nuevamente- los mejores deseos!

m.

Anónimo dijo...

ps.- debe decir: "ROberto, lo mejor de lo mejor para usted (ignoro que paso!).

rg dijo...

comenta despues los detectives, que no lo lei y todo el mundo habla bien. saludos!

Juan dijo...

Feliz año RG.

Te recomiendo Los detectives aunque esta dificil de conseguir y a mi gusto vale más la pena 2666 (aunque hay que esforzarse por leer sus 1000 y pico de paginas).

saludos,

sl dijo...

feliz año para todos!! SL

Heber Joel Campos dijo...

Roberto, xq tan duro con los detectives???

El libro vale la pena realmente. Bolaños, habrá sido un loco (y vaya que lo era, sino preguntenle a Vila Matas, Isabel Allende, y demás damnificados) pero tenía un gran talento Los detectives y putas asesinas (su libro de cuentos) son insuperables. Pero bueno... igual eres muy duro con tu tocayo.
un abrazo

rg dijo...

ah, no, si no lo lei al libro heber. seguro es buenisimo, lo que me molestaba era la tendencia yanqui a convertir a un buen autor en un heroe. pero ningun problema con bolanio, pas de tout!