14 ago 2009

El arte de vetarte

-
El próximo martes 18 de Agosto se realizará a las 18 hs en el Salón Montevideo de la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, precisamente Perú 160, la Jornada "Leyes sin reglamentación: ¿Otra forma de veto?" en la que participarán Diana Maffía, Samuel Cabanchik, Alicia Comelli, Daniel Sabsay y el gran Marcelo Alegre. La jornada presentará, según entiendo, una investigación sobre el desproporcionado volumen de legislación sin reglamentar por parte del poder ejecutivo de la Ciudad Autónoma.

Ahora, juguemos un pequeño juego. Se juega mejor olvidando que el veto ejecutivo, en cualquier órbita, es seguramente el acto institucional, injustificado y no deliberativo, más antidemocrático que una institución moderna pueda tener, tal vez junto al también premoderno indulto presidencial -ranking que el control de constitucionalidad le pelea desde abajo y a pesar de que el veto lo hace un órgano con legitimidad popular, cosa que no atempera sus frontales deficiencias decisionistas.

Sin repetir, sin soplar y sin hacer diferencias entre poderes ejecutivos municipales, provinciales y nacionales ¿Qué otras vías informales (políticas, extrainstitucionales, etc, etc) de vetar tienen los poderes ejecutivo? En este momento se me ocurren, por lo menos, tres para comenzar (los nombres son hipertentativos):

1. Veto Judicial. Pensando en el nuevo (viejo) proyecto de consejo de la magistratura, seguro que el ejecutivo de la ciudad o de la nación, puede vetar a una terna de jueces que no le resultaron de su agrado dejando pasar el tiempo, no nombrando a nadie (a pesar de la situación con juzgados vacantes y de las subrogancias hiperproblemáticas). Incluso en un Consejo que redujo a su piaccere o a uno que controla circunstancialmente.

2. Veto reformador (o vía legislador en las sombras). Con la mente en las mismas leyes, si bien las puede vetar (parcial y totalmente, pero puede usar el veto parcial de forma discrecional y alterar toda autonomía legislativa), y sino las veta nunca las reglamenta, pero si las reglamenta también en la mismísima reglamentación el poder ejecutivo, en lugar de "ejecutar la ley", de transformarla en actos de la administración pública y llevarla a la acción, con presupuesto y fuerza política, al reglamentarla la interpreta (algo inevitable dada la indeterminación del lenguaje) y así se transforma en un segundo legislador y tantas veces en un nuevo autor de la norma, una nueva norma, reformando y contradiciendo directamente la ley (más allá de una interpretación discutible). Podemos discutir esas reformas en la justicia, pero va a tardar un poquito, me dicen.

3. Veto operativo. Otra forma de vetar una ley y así cualquier programa, iniciativa o proyecto que contiene la misma, sobre todo cuando no es deseado por los contingentes ejecutivos, podría ser asignarle un equipo de trabajo nulo, inexistente y por supuesto, con bajos recursos. Otra versión de la misma forma puede ser asignarle una carga de trabajo muy alta a un equipo, que incluso técnicamente capacitado sea desbordado de trabajo, con bajos salarios y con los lindos regímenes de contratación pública en rubros (medicina, ciencia y técnica, etc.) con grandes atractivos para emigrar al sector privado o incentivos distorsivos para poner un pie en varios platos.

Fue sin soplar ni repetir pero seguro que hay más...
Salud!

11 comentarios:

Agustín Álvarez dijo...

Excelente Lucas!

Mister T. dijo...

Lucas,

el problema con el poder judicial no solo es el veto tacito final, sino el de todo el tramite de selección en el cdm, las alianzas del antes representante del ejecutivo con sus partidarios y con los representantes del otro lado, de los academicos, de los abogados, o sea, los jueces son aliados too, porque quieren a sus candidatos del poder judicial elegidos, no son ajenos a las circunstanciales coaliciones que se forman y el pe y su representante tambien tienen poder de veto ahi

eso por un lado, ahora, la caracterización de tu veto operativo, algo más propio de las politicas publicas, de la administracion pub o de la misma politica, me parece que es constante, o sea, se me hace dificil pensar en espacios donde no ocurra, lo que le quita su singularidad..

era eso

Mario

Lucas A dijo...

Gracias Agustín.

Mario (MT), está bien, pero no sé si esos espacios de vetos a los que hacés referencia podrían ser asimilados al veto ejecutivo institucionalizado sobre todo a la acción legislativa y tal vez a la acción judicial (vetar un fallo). Pero sí, me parece que podés tener razón, hay alianzas contingentes y todas las forman, incluso con la oposición por supuesto y con los miembros no políticos.

Sobre tu segundo punto, me parece que no, me parece que hay espacios donde hay más recursos, donde hay más técnicos y donde los incentivos son más de permanencia (que de fuga) por ejemplo (no son los de Ciencia y Técnica tal vez) sino el poder judicial, cancillería, etc, etc. Esos serían buenos ejemplos, no?

Disculpas por la demora!
Sigamos,
Lucas.

Mister T. dijo...

Lucas, gracias por responder

estamos de acuerdo veo, con lo de los miembros del poder judicial y el cdm

en desacuerdo con el segundo. opino que hay muchas formas de ver ese tipo de veto en los espacios que mencionas. puedo reconocer algo de pusiste, pero me parece que la adm publ argentina dista de ser profesional y por eso se favorece este y otros tipos de veto
a veces de forma ni siquiera deseada

saludos

Mario

Lucas A dijo...

Mario, a ver, tu segundo punto. Puede ser que la algunos secotres de la administración pública, el poder judicial y la misma cancillería tengan espacios a veces de discrecionalidad o a veces no profesionales, pero eso no les quita la posibilidad de gestionar, de actuar institucionalmente con muchos incentivos para el largo plazo.

Entiendo que haya una tímida e incipiente profesionalización (una escuela de administración pública a la francesa o símil puede ser necesaria y saludable) pero tal vez, para nuestros stándares locales, la autonomía y la fortaleza de dichos sectores son altos en comparación a un órgano recién creado con cero historia, un presupuesto bajo y un equipo en formación, a eso me referería con el tercer ejemplo.

Entonces, en contexto, me parece que hay espacios de mayor autonomía, sobre todo por cómo se estructuran esos nuevos órganos, depende de dónde se los situa, quiénes los dirigen, qué presupuesto tienen, su personal, su forma de elegirse y etc, etc. Ahora, en los espacios que te decía, los incentivos es para tener mucha gente interesada en ingresar, incluso compitiendo y hay incentivos para mantenrse y esacalar en la jerarquía.

La administración pública sería crearía los mismo incentivos (reduciría sus vicios) y se haría fuerte frente a la posibilidad de dicho veto operativo, que mencioné. Igual son ideas, no sé.

En fin, la seguimos,
Lucas.

PAC dijo...

Hola Lucas:
Muy bueno che! Justo el otro día estaba pensando exactamente en esto. Y no se me había ocurrido el "veto judicial". ¿Te puedo "choripanear" las categorías?
Un abrazo!

Anónimo dijo...

es abierta la jornada? requiere inscripcion previa?
ceci

Lucas A dijo...

PAC, "choripanee" nomás, por supuesto. Debe haber más. En todo caso, veamos de tomarnos unos mates, una café o vernos y exprimimos algunas más. Abrazo, che.

Ceci, mirá, de la información que tengo, me parece que no requiere inscripción previa (ni sé si darán certificados de asistencia). Me "suena" que será abierto a todo público, más siendo en el legislatura, no?

Sigamos,
Lucas.

Navegando Derecho dijo...

Muy Bueno, Lucas!

Saludos!

Mister T. dijo...

Lucas,

veo que no nos vamos a poner de acuerdo. no estoy de acuerdo con que la cancilleria o el pj sea tan profesional como vos lo ves.

siempre tengo en mente los contactos que hay que poseer para ingresar a la carrera en cancilleria. o tambien recuerdo que la mayoria de los empleados del pj en arg entraron a los juzgados, ejemp seguro que todos conocemos, los mismos jueces lo cuentan, con su flia, con contactos partidarios, por amistades o parejas, no por merito o algo parecido a ninguna adm pub seria podria ser. nada mas lejos.

hasta que esa politica de seleccion siga vigente o esas supuestas instituciones mantengan esas formas de seleccionar a sus recursos, tenes mucho tiempo para que lo que planteas pase de una mera especulacion o expresion de deseo, no importa sus garantias o sus sueldos, no seran profesionales, y eso hara que no importe el ejecutivo que tengan adelante el veto se mantendra porque es un autoveto. no podes vetar a la adm pub cuando justamente no tenes una

muy bueno todo, saludos

Mario.

Lucas A dijo...

Gracias ND!

Mario, no estamos tan, tan, tan en desacuerdo. Lo único es que vos llevás tu escepticismo al extremo.
Lo que digo es que ahí, hay más profesionalismo. Por supuesto que hay grados, pero también mucho que hacer. Y está todo lo que vos decís seguramente. Pero no estamos después de hiroshima, ni tenemos la administración pública alemana. Hay un piso importante (en comparación a espacios donde coincido con vos, está todo por hacerse y tal vez los frenos y obstáculos sean más severos que las capacidades) y los techos están lejos pero tenemos algunos lugares súper más preparados y se puede ir cerrando el chorro de la discrecionalidad con prácticas de modernización, capacitación y recursos humanos.

El regimen de contración deberá cambiar, pero paso a paso. Seguro que hay transiciones, idas y vueltas. A veces, pienso tan escépticamente de la administración pública y de las burocracias, en general, como vos, pero a veces ves avances y tenemos razones y experiencias de gestión para ser un poco más optimistas, no ser irracionales esperanzados.

Entonces depende de cada espacio, o sea, deberíamos ver cada ejemplo para ver que autonomía de agencia tiene cada órgano. Tal vez, así, a grandes rasgos ni el pj, ni cancilleria sean espacios arquetípicos más allá de sus incentivos y características que mencioné, y hay que analizar todos los factores en cada caso.

Buena semana. En todo caso, la seguimos,
Lucas.