12 ago. 2019

Democracia: hacia dónde?

Era importantísimo salir de donde estábamos, sancionando los imperdonables errores del actual gobierno. Sin embargo, como siempre, construir es diferente de destruir. Muchos, por propia ideología, tenemos en claro hacia dónde ir, pero en democracia no se trata de ir hacia donde uno quiere (yo), sino de ir hacia donde todos lo decidimos. Y aquí es donde volvemos a reconocer el encierro extorsivo, y funcional a las elites del poder, del "modelo democrático" dentro del cual vivimos. Aclaro los términos que utilizo:

El modelo es extorsivo porque nos impide discernir -nos impide hablar- obligándonos, en la complejidad de toda elección, a escoger paquetes completos y cerrados de nombres y propuestas, sin opción de salida: si elijo A, entonces quiere decir que también apruebo B (cuando, posiblemente, lo rechace), y C (que, tal vez, no me convenza demasiado), a la vez que me fuerza a deja afuera X (que resultaba, quizás, mi principal demanda). 

El modelo es favorable a las elites del poder, porque el mismo nos da piedras en lugar de un lenguaje, autorizando a los más favorecidos a hablar por el resto, el día después de la elección, para interpretar el resultado a su gusto. Para no quedarnos con abstracciones, pongamos en el cóctel sólo unos pocos nombres (todos presentes en el máximo nivel de la fórmula ganadora): "justicia social; pañuelos verdes; pañuelos celestes; derechos humanos; reivindicación de Milani; cierre de las causas por corrupción; juicios justos; rechazo de la Ley de Medios y la 125; reivindicación de la Ley de Medios y la 125". El día después, por tanto, permite a los mejor ubicados tomar de ese cóctel lo que quieren, ordenar los elementos a su gusto, y decirnos "esto es lo que realmente se votó."

En estos casi 40 años de democracia, perdí -por decisión propia- todas las elecciones en las que participé, o sea que la derrota descomunal de la izquierda, a esta altura, no me angustia demasiado. Me preocupa, sí, el infinito déficit democrático, y la posibilidad de que, a través de las elecciones, los poderosos de siempre (los ricos de toda la vida, los enriquecidos, los que controlan los aparatos del poder) sigan haciendo lo que quieren: a su propia conveniencia, pero en nombre de todxs. La solución, como siempre, requiere más y no menos democracia: poder conversar sobre todo, todos, todo el tiempo.

12 comentarios:

martha casas dijo...

Anoche el presidente decía que nuestra sociedad no se animó a cruzar el rubicón y se equivoca. Sí lo hemos cruzado, hace rato. Y ahora estamos en Farsalia. Aquella batalla en que César le gana a Pompeyo con un ejercito mucho más pequeño y débil (de hecho la mitad).
No está todo dicho. El peronismo kirchnerista se siente victorioso. El peronismo incorregible... Les queda un último adversario que es Lavagna, mi candidato.
¿Pero por qué hablar de elecciones en un momento en que el país se hunde? Porque esto es una república, y hasta donde tengo entendido no tiene mucho de democrático excepto por algunas pequeñas concesiones: elección de gobernantes por voto universal sin derecho a revision(de lo que prometieron). Y la libertad de opinión (hasta por ahí nomás) Y ahí sí, en la opinión ejercemos nuestros derechos democráticos. Y puede parecer muy poco pero yo creo en la fuerza de los débiles.... Yo creo que sí, ese es el camino.
Saludos cordiales.

Anónimo dijo...

47% para el ministerio de ciencis y tecnica. Salut!

Anónimo dijo...

Estuviste bien en Telenoche

Damian dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Anónimo dijo...

Esta claro que hay gente de la oposición que quiere usurpar tu espacio privado de libre expresión y poner de administrador a don Zaffa y sus adláteres de remplazo para privarte de él.

Hoy día, ven el art. 30 de la C.N. y se les hace agua la boca - y mañana la Ley de Acefalía Presidencial- pero quieren a un ex-UCD y Menemista de Presidente. Ya tuvieron un Vice - Amado-. El golpe de mercado que le dieron en el Microcentro hoy a un Presidente, se reedita...!Pobre el actual Alfonso... que no tenía ni nafta para un helicóptero!

Anónimo dijo...

Mi salario perdió un 30% de su poder adquisitivo en un solo dia. Gracias por votar en blanco

rg dijo...

no voté en blanco, sino a la izquierda. no creo ni en la tecnocracia macrista, ni en m. bein, ni en nielsen. más de lo mismo, ya lo verán

Anónimo dijo...

Publique los recientes comentarios de claudio lozano. Hay que escucharlo y publicarlo tambien cuando contradice lo que usted piensa.

Anónimo dijo...

https://www.lanacion.com.ar/politica/maximo-kirchner-gano-50-millones-ano-pasado-nid2277115


Jorge Stratós dijo...

Magnífico: "ir hacia donde todos lo decidimos. Y aquí es donde volvemos a reconocer el encierro extorsivo, y funcional a las elites del poder, del "modelo democrático" dentro del cual vivimos". Un saludo, Roberto, desde las Islas Canarias (nación) de España (estado plurinacional). Sé consciente de que algunos colegas te leemos desde otras latitudes para tratar de descifrar el difícil e importante laberinto argentino partiendo de enfoques tal vez similares a los tuyos. No sería malo que en lo más concreto fueses más descriptivo para que tus lectores del exterior pudiésemos entender también las particularidades a las que te refieres.

GC dijo...

Roberto, te pregunto. ¿Cómo insertar elementos de democracia deliberativa en una elección del todo o nada como es la presidencial (uno sólo consigue el P.Ejec.), en un sistema hiperpresidencial como el nuestro? Me refiero a opciones que no signifiquen modificar la estructura constitucional del P.Ejec., por ejemplo, por sistema parlamentario. Luego ¿en qué medida se pueden insertar en ese sistema elementos deliberativos que involucren la deliberación significativa de los electores? Por significativa me refiero a que el resultado de ese proceso tenga alguna trascendencia institucional más allá del debate por sí.
Gracias.
GC

rg dijo...

jorge, lo que digo creo que es de una abstracción aplicable al caso español. los problemas de la estructura democrática que tenemos son comunes: transformada o devenida en un sistema de pocos, para pocos, controlado por una elite política, y a la merced de los poderosos que más presionen. por eso, gc, la importancia de abrir a mecanismos de democracia inclusiva, donde todos podamos participar más activamente en los detalles que nos importan. terminar con la idea de que democracia es votar cada cuatro años, y luego a guardar