23 nov. 2012

Cohen/Socialismo/Terrorismo (2)

Comentaba, hace unos días, de qué modo me había sorprendido leer a G.A. Cohen, en un texto que le había escuchado sólo fragmentariamente, años atrás. El texto aborda, a su modo, el trágico conflicto entre Palestina e Israel (siendo, él, alguien profundamente comprometido con el judaísmo). Cohen escribió su texto "Casting the First Stone" (incluido en el libro Finding Oneself in the Other, del que hablamos en un post anterior) indignado por una declaración del canciller israelí en Inglaterra, luego de la comisión de un acto terrorista por parte de los palestinos. El canciller condenaba en duros términos lo ocurrido, pero a Cohen le indignaba que fuera el canciller -en representación de Israel- quien quisiera tirar la primera piedra.

Retomando (sin conocerla demasiado, pero con notable lucidez) una tradición penal que aquí siempre reivindicamos, Cohen explora en su texto, primero, la justificación o excusa de ciertos comportamientos violatorios de derechos, para luego centrarse en su tema principal: la autoridad de quien quiere hacer el reproche de la violación de derechos cometida. Esto es, más allá de que ciertos comportamientos extremos puedan estar, en ocasiones, justificados o excusados, Cohen también entiende que faltas graves como las que aquí están en juego no pueden ser reprochadas por ciertas autoridades, finalmente responsables o co-responsables de su ocurrencia. Ello, nos dice Cohen (de un modo similar al que desde aquí exploramos, típicamente, para el caso del piqueterismo), porque (y en la medida en que) las autoridades en cuestión i) generaron el agravio del caso, o ii) restringieron las opciones prácticas de la respuesta, dejando a los agraviados sin alternativa de reacción razonable. De allí que "la cuestión de la justicia propia de los agravios que sufren los palestinos no puede ser dejar de lado por aquellos que los privan de los medios de respuesta convencionales, en la discusión acerca de los medios no convencionales que usan para responder a los agravios que reciben. Ello así, especialmente, pero no sólo, si aquellos que los han privado de esos medios convencionales de respuesta son también los que han causado de modo injusto los agravios del caso."

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Y Cass Sunstein ? para cuando otro artículo sobre el ? Que groso Viñas al renunciar a su beca...

Anónimo dijo...

Políticamente será muy complejo y sofisticado, pero moralmente es muy claro y simple: Israel asesina inocentes.

Tito.-