27 feb. 2016

Prisión domiciliaria para Pedraza?

Pedraza, líder sindical condenado por el asesinato de Mariano Ferreyra, acaba de ser beneficiado, en razón de su edad, con la prisión domiciliaria. La izquierda se molesta por ello, pero creo que el asunto debe enfocarse de muy otro modo.

1) Pedraza -así lo probó el CELS- es responsable directo del asesinato de MF, y ha sido bien condenado por ello.
2) La policía -así lo probó el CELS- liberó la zona para que el crimen pudiera cometerse, y merece un reproche mayor que el que ha recibido por ello.
3) El entonces Ministro del Interior, a cargo de la policía, el Ministro de Trabajo (el que luego del crimen se comunicara muerto de risa con Pedraza) y el ex Presidente NK, son los que hicieron posible el crimen, ya sea dando órdenes a la policía (o es que la policía se dio a sí misma la orden de liberar la zona?); ya sea definiendo la agenda de actuación con Pedraza; ya sea determinando cómo debía amedrentarse a la molesta izquierda sindical ("represión terciarizada," marca registrada NK). Todos ellos debieron ser prioritariamente responsabilizados por lo ocurrido. No lo fueron, por una decisión política que compartió el CELS: un tremendo error difícil de olvidar y perdonar.
4) En su momento se sostuvo (y así se me dijo) que no se "avanzó hacia arriba" en la investigación sobre la cadena de responsabilidades porque no había pruebas. Curiosísimo: pruebas son las que debía salirse a aportar -ellas no van a caer del cielo, menos si el gobierno de turno ha estado involucrado en el hecho: todo lo contrario (que es lo que ocurrió) debía esperarse en el caso: el gobierno tirando la pelota afuera, y limpiando los rincones.
5) En síntesis: el crimen de MF es un crimen de Estado, que no fue tratado como tal. Debe reclamarse mucho más, y con mucha mayor firmeza. En esta tarea, la izquierda debe seguir teniendo un rol digno, protagónico y comprometido, como el que ha tenido.
6) Sin embargo, es un error tomar como bandera de combate el asunto de la prisión domiciliaria a Pedraza, por más que duela (nota del amigo DR, acá -DR, quien investigó como pocos el caso). El problema es la cárcel, no la prisión domiciliaria
7) La prisión domiciliaria, como la no condena (menos con prisión) a los que están todavía procesados, son reglas humanitarias vinculadas también (no sólo) con el derecho internacional de los derechos humanos. Claro, esas reglas humanitarias pueden generar dolor, para los que tienen la certeza (tantas veces la tenemos) de que tal o cual es culpable de tal aberrante crimen. Pero de eso trata el derecho humanitario: nosotros no somos los "salvajes" a los que queremos condenar. (Aquí aparecen todas las tensiones conocidas en torno a la condena de los militares responsables por los crímenes gravísimos cometidos por el Proceso).
8)  El crimen de MF debe repudiarse incondicionalmente; debe investigarse más allá de lo que durante el kirchnerismo se decidió y permitió investigar; deben ser condenados personajes superiores al "perejil" Pedraza, que hasta hoy siquiera han sido tocados por la investigación. Pero ello no nos debe correr el punto de mira: condenamos también, y por lo mismo, la cárcel, que hoy sigue siendo el pozo inmundo al que se echa a los que no cuentan con el poder de defenderse. Sin ellos, seguiría siendo un pozo inmundo que nadie merece, y que para nada sirve.
9) Para decirlo de modo más preciso: el hecho de que hoy la cárcel atrape sólo a los que no tienen poder, no significa que la cárcel se encontraría justificada, como respuesta estatal, si se reservara sólo a los que tienen poder. No. Se trata de hechos que deben ser separados. Los poderosos que cometen crímenes no deben quedar más impunes. Pero de ningún modo debe asumirse que la falta de impunidad equivale a la condena a la cárcel.
10) Contra ello, la izquierda viene cometiendo el error de pensar que, para ciertos crímenes, la cárcel equivale a la justicia. Por tanto, más cárcel significaría más justicia. Una locura: la cárcel es tortura.
11) Entonces, todos aquellos actos que consideramos crímenes gravísimos deben ser reprochados. Reproche no quiere decir necesariamente reproche penal (mucho más se afectaría a muchos poderosos golpeándolos económicamente). Reproche penal no quiere decir necesariamente cárcel. 
12) La cárcel, como funciona hoy (hace falta repetirlo?) no disuade ni "regenera". Por el contrario, degenera y sirve como escuela del crimen. Se aplica de modo por completo desigual, e implica una cotidiana y masiva violación de derechos humanos (que incluye golpizas, torturas y maltratos sistemáticos), que repudia y rechaza la propia (liberal) Constitución de 1853, que pide cárceles sanas y limpias, para seguridad y no para el castigo de los condenados (increíble la Constitución ahí). La cárcel nunca deberá ser objeto de reivindicación -sino de incondicional repudio- por parte de quienes somos partidarios de un derecho humanitario, justo e igualitario.
13) La cárcel "sana y limpia" es hoy, a la luz de las cavernas de tortura con las que contamos, una utopía. Sin embargo, se trata también de una utopía a rechazar: todos perdemos cuando damos como respuesta a una falta la peor de las condenas con las que contamos, que es la privación de la libertad. Pero ésta es otra historia.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimado: No puedo sino felicitarlo por tan valiente objetivo análisis del caso de MF.
Queda agregar, por caso, la conducta de la fiscal de la causa CC quien luego de delimitar el marco de actuación y así impedir que se suba en la cadena de responsabilidad fue ascendida a secretaria de estado.
Y, por ultimo, la rapida reacción de NK quien apuntó a E Duhalde e, inlcuso, se dirigió hacie esos lades la causa hasta la aparición d elas fotos del asesino con gente del gobierno.
Saludos cordiales, PT

Anónimo dijo...

Para los poderosos y los delincuentes de guantes blancos,la verdadera utopia no es una carcel digna y limpia, para ellos, la carcel actual, en sus peores condiciones. Puesto que es la carcel que ellos mismos contribuyen a crear. Y lo saben, y no les importa. Por eso, para ellos, castigo, venganza o como quieras llamarlo. Para esa gente no hay reinsercion, porque habría de haberla si ellos no son desfavorecidos? O acaso habría que tratarlos de la misma manera en que tratamos a los delincuentes pobres? Basta de perdón! Hasta cuando hay que perdonar? El que las hace que las pague.

Anónimo dijo...

Estimado RG,

Estamos todos de acuerdo en que Pedraza era y es poderoso, no es el estereotipo del sujeto "elegido" por el sistema penal
Frente al crimen comprobado, si el encerramiento no es una respuesta para él, te lo pregunto desde la mayor ignorancia/humildad/incertidumbre/perplejidad: pues cual entonces?

Saludos cordiales,

Anónimo dijo...

Yo creo que lo que dice RG es que si tenemos reglas de prisión domiciliaria para personas de cierta edad, no podemos/debemos dejarla de lado simplemente porque la persona cometió un crimen particularmente horrendo. Hay ciertas reglas básicas que aplican a todos los detenidos por igual, más allá del crimen cometido.

Anónimo dijo...

Por ejemplo, cuando el asesino de Honcker cayó terminalmente enfermo, en Alemania suspendieron el juicio y lo dejaron ir a morir a Chile. SOn reglas mínimas de humanidad que debe aplicar el sistema.

Federico dijo...

En esta disiento Roberto. Creo que hay crimenes que merecen castigos ejemplares, este es uno. No creo que corra el argumento de la situación de las carceles nacionales, dado que Pedraza es un preso premium, con el resguardo que le brinda su selecto grupo de contactos. Es hasta provocador que pida refugiarse en su piso de Pto. Madero. Un triunfo de la democracia fue que Videla muera sentado en el inodoro de su confortable celda, creo que Pedraza merece la misma suerte.

Anónimo dijo...

"Un triunfo de la democracia fue que Videla muera sentado en el inodoro de su confortable celda". Algunos de tus lectores me dan miedo Roberto, y no precisamente por sus faltas de ortografía o por no saber conjugar los verbos.