25 jul. 2017

Expulsar a De Vido: La izquierda se equivoca

Como no somos k, podemos adherir a una agrupación política -el FIT- y criticarla cada vez que sea necesario. El FIT no dio hasta hoy buenas razones para no expulsar a De Vido (símbolo de la corrupción de la década, símbolo de la tragedia de Once). Todos estaríamos con ellos (incluso la justicia) si se intentara expulsar del Congreso a uno de sus miembros. Son esos errores de los que se hablará durante años, dándole una buena excusa a quienes quieren señalar a la izquierda como insuficientemente crítica: se puede votar por la expulsión; y defender a Pepsico; y pelear para que no haya "distracciones" que permitan tomar medidas antiobreras. La expulsión es un buen modo de "golpear" sobre la vieja clase política, y decir que no todo es impunidad. Hay razones de principio para expulsarlo, y razones de conveniencia electoral para no dejar de hacerlo. Lamentablemente -es obvio- su "no" va a ser aprovechado para (injustamente) acusar a la izquierda de ser parte de la vieja clase política. El precio de no quedar cerca de las nuevas mafias, va a ser el de quedar pegado a la vieja. Todos saben que no tienen nada que ver con quienes están hoy en el poder, y es importante que quede en claro la disposición a enfrentar también a los que se fueron. Una pena!

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Hay un problema en no ver la relacion de causalidad entre Devido, la miseria, la muerte por un estado corrupto, porque toda su infraestructura es parte del patrimonio de algun kirchnerista, y las generaciones de pobres futuras, las generaciones de pobres pasados, y las condenas a la pobreza de cientos de miles como consecuencia de que dos o tres viajan en aviones privados.

Hacer politica con las victimas del sistema (los trabajadores despedidos, los pobres en las villas), y proteger al mismo tiempo a un criminal de esta talla, no hace la critica injusta a la izquierda, sino todo lo contrario.

Mas de una década de enriquecimiento y saqueo de Devido no es suficiente para esos cuatro nabos de la izquierda que estan en el congreso voten a favor de expulsarlo. La critica es mas que justa. Y la relacion de causalidad entre lo que hacen esos nabos de la izquierda, se traduce en mas pobres, en mas muertes, en mas miseria, en fin, en mas clientes de esa izquierda berreta.

Felipe.

Aldana dijo...

Felipe, estaría bueno que no olvides que el Pro está empeorando la situación de los pobres. Porque parece que a la pobreza la inventó el kirchnerismo, cuando en rigor la bajó (no como hubiera sido deseable, pero lo hizo). En cambio Macri en dos años empeoró todo. Le preguntaron a Gabriel Kessler (sociólogo autor de "Controversias sobre la desigualdad") si el kirchnerismo había mejorado los índices de igualdad, y más allá de la típica "es más complejo", dijo que sí. Del macrismo, estimado Felipe, no podemos decir lo mismo.
Sobre De Vido: y sí, tiene inhabilidad "moral" para ejercer el cargo seguramente. Pero es difícil no ver que hay muchos miembros de Cambiemos (incluyendo al persidente) que si es por "inhabilidad moral" no podrían estar ejerciendo el cargo.

Anónimo dijo...

Que payasada kirchnerista, o de izquierda berreta es esa?
Claro, como unos roban, o generan pobres, eso justifica todo? Es la logica cavernicola. Garrrote, Garrote, Garrote.
Como macri genera pobres, el kirchnerismo es inocente? Macri genera pobres, entonces Devido es inocente????
La izquierda del congreso es el kirchnerismo sin mayoria.
Felipe.

Anónimo dijo...

Bien!!!!! El mejor post :) Se estan equivocando espantosamente
Decepciona

fahirsch dijo...

Cuando la jefa de la banda sea electa senadora, ¿se va a pedir su expulsión?

Anónimo dijo...

Muy buenos argumentos Felipe....

Anónimo dijo...

Pero ademas la izquierda queda en un lugar chotisimo, porque deja pensar que subsume estas cuestiones a circunstancias de alianzas, y aliandose con cualquiera. Por otro lado, a quien perjudican? El oficialismo.queda con un "ah...nosotros lo quisimos expulsar y no pudimos" campeones morales sin costo, la olla no se destapa, todos tranquilos y vuelve el senado a todo grito pintado...mi dios...Mejor hablemos de la vida sexual de Foucault

Aldana dijo...

Felipe, hasta Clarín te habla de la línea que bajó Durán Barba: https://www.clarin.com/opinion/duran-barba-aconseja-candidatos-hablar-economia_0_rkHNfnAr-.html

"Los candidatos de Cambiemos tienen prohibido hacer campaña con los datos de la economía".

"Durán Barba lo planteó en el comando de campaña: “La gente ya descree de esas promesas porque nunca se cumplieron. Hablemos con la verdad”.

"Por eso desde hace unas semanas los candidatos tratan de obviar el tema económico y concentrarse en la corrupción y la amenaza de volver al pasado".

No es descabellado pensar que las constantes denuncias de corrupción del anterior gobierno tienen por objetivo ocupar las tapas de los diarios. Luego no pasará nada (porque si empezamos con el "mani pulite" el entramado los toca a casi todos).

Lo que trato de decir es que hay muchos que tienen la indignación sesgada, incluyendo a RG: corrupción es kirchnerismo, kirchnerismo es corrupción. La parte por el todo. Porque de loc contrario tendría que indignarse con varios casos, pero yo lo que leo es que la indignación casi siempre lleva la letra K.

Anónimo dijo...

Me extraña, Roberto, que no logres percibir la capitalización política de este show. Como se expulsa a De Vido por qué no haberlo hecho con Menem, si lo que se pone como eje es la moralidad. Es extraño cómo un dispositivo, así es mejor observado el sistema político, hace hablar a todos de todo, sin exponer (cuestionar) los problemas cruciales que en este caso atañen a la justicia. A nadie le importa lo que opina la izquierda salvo en este momento donde se necesitan 2 votitos? Resulta que ahora es vital lo que diga el FIT. Equivocado o no, es de los pocos partidos que concitan un real interés en discutir la cosa pública sin manipulaciones berretas, ni tuttologos. Leuco y Tenembaum felices con tu apreciación.

Saludos

rg dijo...

es lo que explico en el post 2. todo lo que se hace en política es "capitalización política." eso no es un argumento ni a favor ni en contra de apoyar algo, como las auh, por más que hayan nacido para capitalización política. por otro lado, es saludable pensar por cuenta propia, en lugar de ver quién se pone contento quién triste. de vido se molesta por mi argumento, boudou también. y?

Anónimo dijo...

Mal lo de Menem, tambien. Empecemos por uno, o que se proponga por los dos, pero eso de que si Menem no DeVido tampoco, como argumento parece una...pavada
La izquierda no suscito ninguna discusion publica, en el marco de la discusion publica sobre De Vido estamos discutiendo la posicion deprimente de la izquierda

Mario Bordón dijo...

Hola Dr. Gargarella: Sufrimos las consecuencias de la post-verdad. Algo que fue magistralmente utilizado por el kirchnerismo y, por todos los gobiernos autodenominados "progresistas" que hubo en América del Sur en los últimos 15 años.
Con la paradoja que de ese hábil manejo de la post-verdad, ahora se ha apropiado la derecha tradicional que el sistema capitalista ha vuelto a instalar como alternativa ante la disconformidad de las masas ante el bochornoso final del "progresismo" (categoría política laxa e insustancial, por cierto.
En Argentina, la post-verdad kirchnerista consistió en elaborar un cuidadoso diseño del relato oficialista durante doce 12 años, el cual sobrevolaba la realidad y que había comenzado instalando una lógica binaria y perversa: se era kirchnerista o se era neoliberal.
Ahora, aparece otra muestra de la post-verdad en manos de la derecha: se vota por la expulsión de De Vido o se está a favor de la corrupción.
Mentira. Falacia, nuevamente, Dr. Gargarella.
Se puede votar a favor de la expulsión de De Vido y continuar expandiendo este lodo de corrupción que, de por sí, es inherente a un sistema capitalista, el cual exhibe su renovada agonía en todo el planeta. Y se puede no votar por la expulsión de De Vido y no avalar corrupción alguna, tal como lo hicieron los Diputados Nacionales del FIT.
Porque si algo no debe hacer -jamás- la izquierda es comprar, en momento alguno, la post-verdad de ninguno de los sectores de la burguesía en su carácter de clase dominante.
Cuando los hechos políticos máximos de un gobierno van en consonancia con su gestión merecen respeto por su coherencia, aunque no se comparta el proyecto político del gobierno de turno.
Un periodista insospechado e insospechable de tener alguna adhesión o simpatía política por la izquierda, Jorge Fontevecchia, acaba de publicar el día domingo 30 de Julio de 2017 y en la contratapa del diario "Perfil" (del cual es Director) un artículo-editorial titulado "Por qué no se hizo una Conadep de la corrupción", cuya lectura recomiendo.
Mal podría, entónces, la izquierda del FIT subirse a este desprestigiado carro de "Cambiemos". Sería caer en la falsa disyuntiva que conlleva esta post-verdad de Macri .
Es obvio que el ahora famoso art. 66 de la Constitución Nacional le otorga plena discrecionalidad política a todos y cada uno de los Diputados Nacionales para excluir (con una mayoría de dos tercios) a un par de la Cámara por "inhabilidad moral", aún sin pedido judicial alguno y como mera sanción disciplinaria interna. Pueden hacerlo. Eso no está en discusión jurídica.
El gran problema político reside en determinar qué uso de esa discrecionalidad política debe hacer la izquierda marxista en cada momento histórico. Y estoy convencido que, en muchos momentos, deberá pagar el costo político y social de no ser "políticamente correcta". Como ahora, y en el caso De Vido, por ejemplo.
Casi nunca es "políticamente correcto" ser marxista en una sociedad capitalista. Es una obviedad pero vale repetirlo.
Por lo dicho, Dr. Gargarella, me resulta muy respetable que Ud. considere que De Vido debió ser excluído de la Cámara. Y que sostenga que la izquierda, por temor a no quedar pegada con la nueva mafia, corrió el riesgo histórico de quedar pegada con la vieja mafia.
Al respecto le digo que, con igual uso de la lógica formal, esta frase podría ser exactamente invertida y la conclusión no sería diferente ni menos válida.
Pero me permito romper una lanza por la izquierda del FIT que, colocada ante la falsa disyuntiva de tener que optar por alguna de las dos post-verdades, asumió el costo político de no adherir a ninguna de ellas y de decir que no apoyará ninguna iniciativa falsamente destinada a combatir la corrupción si la misma no es avalada con hechos y pre-requisitos que ameriten considerar la seriedad de esa iniciativa.
Un saludo cordial desde Concordia (Entre Ríos). Mario Bordón.-