25 may. 2009

La revolución es un sueño eterno

-
En "La revolución es un sueño eterno" Andrés Rivera narra la historia de un sufrido Juan José Castelli durante el ocaso de la revolución de mayo. Nada más fuerte simbólicamente que leer (en primera persona) la historia de la voz, el gran orador, de la revolución de mayo, Castelli, con la lengua podrida, con una maldición indefinible, muriéndose él y viendo morir también la revolución de la que fue su principal portavoz.

A pesar de que a Andrés Rivera no le termino de sacar la ficha y a pesar de que otro escritor popular que respeto mucho dijo (no sé si en chiste o en serio) que una buena biblioteca no debe tener libros de Andrés Rivera, muy a pesar de eso, "La revolución..." es un libro recomedable, que me gustó mucho (allá, hace tiempo, cuando lo leí).

Entonces, nada mejor para este lluvioso 25 de mayo que un pasaje sobre el poder judicial en esa boca destruida, cancerosa, del Castelli narrado por Andrés Rivera:

"¿Es acaso, un tribunal, espacio legitimado por el poder, donde acusadores y reos, como si no fueran acusadores y reos, como si no simbolizaran, unos y otros, un mundo y otro, deben dirimir qué es lo justo y qué lo arbitrario, qué lo perverso y qué lo digno? Aseguro a los señores jueces e investigadores que sé algo de procesos y sentencias, y que si no me río de las generosas definiciones que mereció mi corazón, y de la facilidad con que antiguos camaradas de claustros y éxtasis y leches derramadas podían pervertirme, y tampoco me río de algunos tribunales -sin ánimo de ofender al aquí constituido y a los que, sin duda, seguirán constituyéndose- es porque tengo la boca lacerada, y porque la boca y la lengua laceradas me duelen cuando río y, además, boca y lengua exhalan una pestilencia que, si río, profanaría este augusto recinto de la ley".

Salud y viva la patria!

6 comentarios:

PAC dijo...

Viva Castelli! Viva la Revolución de Mayo! Viva la Patria! Abajo los jueces que sirven a la causa de los Godos y a los Contrarrevolucionarios de Mayo!

Martin Böhmer dijo...

Lucas,
Colgá el discurso de Castelli en las ruinas de Tiahuanaco!
O la(s) parte(s) de "La revolución... en las que se pregunta "qué juramos?" que memorablemente termina, creo, diciendo que "juramos morir jóvenes" y "que la revolución no sería un té servido a las cinco de la tarde.."
Saludos

Lucas A. dijo...

Perdón por la demora, muchachios. Abrazo PAC!

Buen consejo, lo voy a buscar, Martin B. Y te debo lo que me pedís, porque ahora no tengo conmigo el libro, pero volveremos a él. Abrazo para vos también,

La seguimos,
Lucas.

Anónimo dijo...

Me pidió el director de paparazzi que averiguara que escritor popular que admirás dijo lo de la buena biblioteca..me pasas esa data?

Lucas A. dijo...

Pero justamente estimado anónimo, no lo mencionamos 1) porque no vale la pena 2)porque damos por sabido quién lo dijo y dónde lo dijo. Es como dudar del último libro de Piglia, es un lugar común que tampoco vale la pena transitar. Además, no le doy importancia, sobre todo porque este libro me gustó mucho y muy a pesar de eso, es parte de mi biblioteca.

Salud, che!
Lucas.

Anónimo dijo...

Gracias Lucas, tenes razón, no vale la pena quedarse con datos frívolos. Pero como lector voraz del blog con varios años menos (30 aprox) cuando dan cosas por sabida, tanto rg como usted, se me complica un poquito. Apostaría a que fue D Viñas. Saludos amigos