23 de may. de 2009

Testimoniales reloaded


Ayer, en un recuadro al costado de nota principal, Clarin levantó un breve comentario incluido aquí en este blog, en donde repudiaba la cita de un trabajo mío, que el juez Blanco incluyera en su decisión sobre las "candidaturas testimoniales" (ver acá). Por alguna razón el cuadrito tuvo mucha repercusión, por lo que me pidieron que amplíe para la edición de hoy, así que acá va la nota enviada, en su tamaño original (en Clarín aparece algo más corta).

La notita en the Clarin sobre el tema, acá, es la que sigue:

El juez Manuel Blanco acaba de afirmar que las “candidaturas testimoniales” son inatacables jurídicamente, más allá de que sea verdad –como reconoce- que el sistema institucional necesite reformas destinadas a mejorarlo. En este punto, el magistrado apoya sus dichos en un trabajo mío, en el que sugiero reformas orientadas a reforzar el carácter democrático de la política. Su cita me incomoda porque desde hace décadas acompaño mi crítica sobre el sistema representativo con una cierta teoría sobre el papel del poder judicial, que sugiere para los jueces conductas exactamente contrarias a las que él acaba de llevar a cabo. Muy sintéticamente: los jueces deben concentrar sus esfuerzos, de modo especial, en el control de las reglas de juego, impidiendo que quienes están en el poder manipulen tales reglas en su propio beneficio. La propuesta que defiendo (muy extendida en la doctrina) es la de “máximo escrutinio judicial cuando se ponga en riesgo la soberanía popular.” Eso es, precisamente, lo que él debió hacer pero no hizo, cuando en su fallo comprometió al derecho, indebida e innecesariamente, con el status quo.

Dos aclaraciones importantes. Primero, una intervención judicial como la que propongo no implica, en absoluto, desconfiar del elector. Es lo contrario: uno confía plenamente en el elector, pero no en el representante. Por eso, uno exige que se despeje el terreno de toda información que pueda inducir a errores. Pasa aquí lo que pasa con la publicidad engañosa: defendemos la soberanía del consumidor, y por eso le exigimos al comerciante que no auspicie sus productos con mensajes engañosos.

En segundo lugar, la intervención judicial que propongo no implica proscribir a ningún representante. Es al revés, lo que se pretende es que la dirigencia no siga levantando muros entre pueblo y política. Eso es lo que ocurre cuando se eligen candidatos a dedo, se limita la participación popular, se nos ofrecen listas cerradas, se permite que el dinero controle a la política o, como en este caso, no se nos deja en claro quién compite por qué cosa. Frente a tales riesgos, los jueces pueden ayudar a los electores de múltiples formas: exigiendo certeza a los partidos; tomándole declaraciones a los candidatos; estableciendo sanciones; preservando a las boletas electorales como compromisos con los electores (y no como espacios de propaganda electoral). Lo que necesita es un derecho alineado con la población en el control del poder, y no un derecho como instrumento del poder y sometido a su servicio.

15 comentarios:

mm dijo...

impecable!!

=)

A dijo...

coincido con mm. rg ¿que recomendas leer para entender un poco más sobre el enfoque que propones en el post?

rg dijo...

gracias, leer, no se, el cap. de nino sobre control de constitucionalidad en su libro constitucion y democracia deliberativa, por ejemplo

Alejandro Hache dijo...

creo que el recuadro ha tenido repercusion porque no guardaste el "debido decoro" a la investidura del juez y lo tuteaste, que falta de respeto caramba

rg dijo...

es cierto

rg dijo...

me preguntaron por radio: entonces ud. es amigo del juez, no?

Anónimo dijo...

Muy bueno RG

Gustavo Arballo dijo...

Bueno, por algo la Corte ha adoptado la saludable regla de no citar autores vivos para que nadie la refute.

Yo oí el reportaje, Roberto. Víctor Hugo no entendía la ironía, en su cabeza no cabe que alguien trate a otro de vos si no es su "amigo".

Me pone muy contento que, aunque no opines como yo en el tema, te llamen a vos y no a (...omito referencias al plantel estable de "constitucionalistas" consultados).

Me puso, eso sí, algo triste, otra cosa, el off topic del final de la nota que te planteó Víctor Hugo. Yo hubiera esperado algo más contundente, de tu parte, cuando te preguntaron por el caso del allanamiento nocturno de los narcotraficantes liberados.

(Desde hace dos días Victor Hugo y Magdalena vienen jeringueando con defenestrar a jueces que declararon nulo un allanamiento nocturno, que el código procesal penal prohíbe).

Tal vez te agarró de sorpresa y a traspié, pero yo hubiera estado bueno un, así como te digo una cosa te digo la otra, los jueces hicieron lo que tenían que hacer al nulificar lo actuado y si a ustedes no le gusta cambien la ley. Eso era lo que Víctor Hugo no quería escuchar.

(Para los que no lo oyeron, rg dijo esto: “Me parece bien que se sea estricto con la aplicación de la ley. Sin embargo, hay un paralelismo con lo que hace Blanco en ampararse en la ley para burlarla. Otra cosa es cuál debería ser su política estatal en cuanto a la lucha de estupefacientes”, objetó.
“Hay una preocupación que vale la pena tener de respetar reglas. Si no, mañana la policía entra por sospecha. Hay una cuestión que no es menor. Pero se amparan en formalismos para distorsionar las cosas”, concluyó Gargarella; la nota la pueden escuchar en este link)

rg dijo...

si, tenes razon, me agarro a traspie y yo conteste torpemente

Gustavo Arballo dijo...

Igual me quedo con la primera parte en que con mucha altura le explicás que no es que te moleste que te citen a vos, sino algo más general, es que en la Justicia argentina se cita a cualquiera para pasaar de ahí a cualquier cosa: se usa a la cita como si fuera un escudo, un guardaespalda, una contraseña, un peaje referencial que se supone que se tiene que pagar para dar sensación de solvencia.

No sólo es, ojo, problema de los jueces, la "doctrina" clásica (y buena parte de la "moderna") también suele hacer eso.

(Disclaimer: seguro que en las pocas cosas que he escrito -formales- a veces he citado de más, he citado sacando de contexto, cayendo en ese problema de una u otra manera, así que no me hago ajeno a la cosa)

mfs dijo...

Robero G, creo el juez supo desde el principio cual era su decisión sobre el tema y luego buscó las citas doctrinarias de autores reconocidos para dar aparente legitimidad a su resolución. descontextuando la cita y seguramente ignorando la idea general del autor que se enuncia. Es un modo usual de resolver por el método casuistico (segun el caso la resolución más intuitiva) y no a través de la practica coherente de las ideas que uno tiene frente a las instituciones. Creo que las listas testimoniales menoscaban la democracia deliberativa, la hace retroceder para volverla mas imperfecta. La justicia pierde una vez más la oportunidad de ejercer su rol institucional de intentar corregir esa deficiencia politica.

Cris dijo...

Muy bueno tu articulo y el debate¡¡¡¡ coincido plenamente con tu postura democratica¡¡¡C

Anónimo dijo...

En la justicia existe una disciplina paralela y oculta llamada citología.

Alguien debería estudiarla.

t.m.

Fabián Parque Lillo dijo...

RG
Descubri el blog hace un año y he leído desde su inicio todos los posts y siempre estoy a punto de intervenir. Creo que finalmente me animé.
Agrego un comentario que tiene tangencial relación con el post.
Suponiendo que las candidaturas llamadas testimoniales sean como los medios dicen que serán ¿es incorrecto que asuma una persona distinta de la que encabeza la lista cuand yo no puedo elegir dentro de la lista?
Si lo que voto es un sábana o un proyecto político debería ser en principio indistinto quién asume efectivamente pues todos -necesariamente- son lo mismo de lo contrario el sistema permitiría elegir una persona determinada y no una lista inmodificable de candidatos.
Creo que el tema es complejo, pero no sería sino la versión personificada del escudo del PJ. No importa quien vaya en definitiva sólo importa el escudito con las caras de Juan Domingo y Eva, los primeros cnadidatos testimoniales desde el 83´para acá.
Gracias por el espacio y sólo pretendo escuchar para volver a reflexionar sobre nuestra democracia.

rg dijo...

hola fabian, bienvenido, si, creo que haces la pregunta correcta