26 ene. 2014

La cabeza bajo la cuchilla

Si ahora que van a publicar el nuevo índice de precios tomaran la decisión de no mentir más; si tendieran la mano humildemente y llamaran a toda la oposición, de modo creíble, para decirles: "ayúdennos porque hemos perdido el rumbo y el mal nos afecta a todos;" si dejaran de pensar que sólo hay que hablar con los que "juegan en primera" porque todos los demás somos suplentes, apuesto a que las cosas mejorarían sustantivamente. Pero estoy seguro de que no será así, de que ganará el orgullo, la compulsión a agredir y a seguir mintiendo: más y más mentiras, aunque nadie, ni ellos mismos, las crean. Qué lástima, no tanto por ellos que ya están listos hace rato, sino por todos nosotros.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Los que peinamos algunas canas, ésto ya lo hemos vivido. Con Celstino Rodrigo, con Alfonsín y hacia el final del 2001. Es una película repetida. Mis dos preguntas son de qué magnitud va a ser el ajuste fiscal (con sus penosas y genocidas consecuencias) y cuándo estallará todo por los aires. Llegaremos al mundial? A fin de año? Es inquietante pero caminamos peligrosamente y con pasos agigantados hacia eso.