2 ene. 2014

Los temas del 2013

Durante el año que pasó, hubo en este sitio dos temas que estuvieron super-presentes. El ganador fue la reforma de la justicia, a la que le dedicamos casi 40 posts, seguido de las discusiones en torno a la ley de medios. A la afrenta de la reforma de la justicia (una corporativización/partidización presentada como democratización) contribuimos, modestamente, a demolerla. Sobre la ley de medios nos enriquecimos con cantidad de debates, coronados con un (para mí) muy lindo intercambio con el Justice Petracchi (acá). La posición que sostuvimos desde un comienzo fue sí a la reforma, pero con mayores límites, y suponemos que la Corte irá marcando la misma ruta en los meses que vienen (un lindo dossier que impulsamos sobre el tema, acá). En todo caso, la discusión que llevamos sobre la cuestión trascendió largamente a la ley de medios, para centrarse en el diseño de (lo que llamamos) una concepción constitucional de la libertad de expresión (i.e., acá).

Otro tema crucial para el blog fue la modificación del Código Civil, a la que tiroteamos desde distintos ángulos. El dossier que impulsamos sobre el tema (acá) jugó un buen papel, en nuestra opinión, en la acumulación de fuerzas contra el mismo, que culminó con un buen reporte crítico del CELS, sobre el mismo tema, y con una línea casi idéntica a la nuestra ("El Código Civil debe ser una herramienta para la ampliación de derechos", acá). La batalla (como tantas contra el conservadurismo legal dominante) viene perdiéndose ahí, pero va a seguir este año (supongo que recuperaremos algunos puntos entonces). Auguramos una pelea de tono similar (y otra derrota nuestra) con la prometida modificación del Código Penal. Para ambos casos, las impugnaciones son numerosas pero la primera es crucial: no se pueden trazar reformas sustantivas a través de procedimientos cerradamente elitistas. 

Luego, dedicamos muchísimo espacio a don Ronaldo Dworkin, sobre todo en razón de su triste muerte. Y a los temas de teoría constitucional los acompañamos con crecientes posts sobre teoría del castigo y abolicionismo penal. No es casual que el último post del año, del 30 del 12, se refiriera al tema, en recuerdo y homenaje a la gran Bárbara Hudson, una de las pocas teóricas que dedicó la mayor parte de su vida académica a pensar la relación entre castigo y pobreza (acá).

En política, hubo cantidad de notas de apoyo a la izquierda en sus distintas expresiones (no me cansaré de recomendar este reciente documento de Gudynas, a favor de la izquierda y en contra del "progresismo" actual, acá), y cantidad de post críticos contra el gobierno. La mayor parte de estas críticas estuvieron directamente en línea con los (excelentes) documentos de Plataforma 2012 (acá): críticas a Proyecto X y la ley antiterrorista; críticas a las políticas represivas de Berni desde el Ministerio de Seguridad; críticas al maltrato sistemático y gravísimo a las comunidades indígenas (en especial a la comunidad qom); críticas al revelador (como pocos otros) nombramiento de Milani. Espero que estos post críticos del kirchnerismo disminuyan un poco este año, ya que, como sostuve unos días atrás, el proyecto cultural k está derrotado. La pelea por desenmascararlos ya se ganó: no hay que esforzarse más por dejar en claro lo que son (acá). El desgobierno, el cinismo, el baile sobre los muertos, el cholulismo y la corrupción de niveles menemistas, el caos, el abandono social, la indiferencia frente a las muertes (y lo que es peor, el uso político de los muertos: llámese Once, La Plata, saqueos en Córdoba o Tucumán) no hay que explicárselo a nadie más. 

Hubo también viajes (con dos recorridos favoritos: Chiloé y norte de Italia), fotos, música y cine  (con dos estrenos favoritos: Profesor Lazhar, y César debe morir).

2 comentarios:

Anónimo dijo...

estuve en chiloe en el 94 en medio del conflicto del salmon (las empresas pesqueras que tenian monopolio de pesca le disparaban a los pescadores artesanales que se acercaran a los criaderos naturales o hundian sus botes) buen año robert. salute.

ale h

Anónimo dijo...

No comento mas nada. Suerte Roberto. Buen año para todos.