1 mar. 2015

Adopción en parejas del mismo sexo: una mera opinión

Hoy tuve un viaje intercontinental, en donde me tocó sentarme entre dos personas. Se trataba de dos hombres, bastante obesos ambos, homosexuales, cada uno cargando en brazos una niña de apenas semanas -hermanas mellizas. El viaje duró unas 10 horas, y pocas veces vi tanto amor dado a unas niñas, como en este caso. Emocionaba ver a la pareja, la noche entera despiertos, espiando a cada rato el sueño de ellas; salteándose la cena y el desayuno propios, para asegurarles la comida a ellas; untándolas con aceite; limpiándose las manos con alcohol; vistiéndolas con conmovida torpeza; abrigándolas; mirándolas fascinados una vez y otra. Pensaba en la inmensa felicidad con que crecerán las niñas. Y a la vez pensaba en las enormes dificultades que tiene el derecho, en todo el mundo, para reconocerles el derecho a adoptar a las parejas del mismo sexo. Qué pretenderá el derecho? En qué estará pensando? Cuándo aprenderá lo que importa? Cuándo dejará de estar en las manos que lo dominan ahora? Propongo un brindis por la mejor de las suertes para esta nueva familia¡

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Tenés razón Roberto, hay mucha discriminación hacia las personas obesas. Mi tío más querido era un gordito, barrigón, albañil azulejista. Cuando viajaba y lo podía ver sentía que se me iluminaba el mundo. La fascinación fue mutua. Siempre.
No me perdonaré haberle pedido que se afeite el bigote, porque el par de manipuladoras que eran mi tia y mi madre no se bancaban el hermoso mostacho negro que se había dejado. --A mi me gusta, --les decía yo --Noooo! es horrible, parece un chimango! decile que se lo afeite! ---me gritaban al unísono.
Finalmente me convencieron, no me acuerdo muy bien porqué. Esa misma tarde mi tío se afeitó el bigote.

rg dijo...

buena historia

Anónimo dijo...

Tengo que decir, por mi parte, que cuando este debate comenzó, a propósito de la ley de matrimonio igualitario y todas sus consecuencias (adopción por parejas del mismo sexo) a los que me preguntaron mi respuesta fue, mirá, la verdad que no se.
Otros profesionales dedicados a la clínica, hablablan mas o menos en el sentido de que lo mejor para el niño era la familia tradicional y que los modelos de identificación y que blablabla. En fin.
Pero eran los mismos que sostenían que la homosexualidad era una perversión, y con los que me trenzaba en discusiones interminables.
El psicoanálisis enfocado a la sobredetrminacion de los primeros momentos de vida y el conductismo orientado en la direccion opuesta: todo es aprendible todo es maleable y modelable socialmente. Ambas teorizaciones utilizadas -a mi criterio- para sustentar un prejuicio.
Pero por otra parte desde los dos polos extremos el mensaje sobre la crianza de los chicos era mas o menos así: crialos como te salga, mientras seas coherente con ellos y leal con vos mismo/a está todo bien: los chicos se adaptan a todo y te perdonaran tus errores (o no) y aunque te parezca que no te van a entender, te van a entender lo que sea.
Yo me he preguntado: si esa es la posicion de los especialisas de la salud mental en el tema de la crianza, porqué entonces oponerse a nuevos modelos de familia que salen de lo tradicional?
O sea, yo pienso, si te sale de las entrañas criar a ese chico ..., porqué alguien se iba a oponer?..
¿Porque el niño tiene derecho a tener la mejor familia? Hay mucho prejuicio eugenésico en eso, en el sentido de un par de padres del mismo sexo no son lo mejor para el niño, serían un remedo una opcion "de minima" es la misma mentalidad que supone que un chico que ya está criado y crecido es una opcion de mínima. Que no será realmente un verdadero hijo sino un remedo de uno. Que no será "a tu imagen" y semejanza, opción narcisista si las hay, ya que los chicos necesitan que los aceptes tal como son.
Para decirlo en terminos similares a los manejados por los juristas, el vínculo de filiación es un acuerdo entre dos seres distintos y asimetricos uno que necesita crecer y desarrollarse y uno que desea promover y sostener ese proceso. Como el famoso acuerdo tácito por el cual yo acepto las reglas de la sociedad, yo acepto tus reglas tu paternidad tu autoridad,... y todo tu amor y afecto. Y una vez que el niño o niña sella ese acuerdo en la intimidad de su psiquis ya está, ese vínculo ya es un intangible no tiene principio ni final. Ya estás unido por eso con todos sus p*tos pros y contras .... Y los de afuera son de palo diría yo, como en una relación íntima, una relación de pareja. Si vos estás bien, si los dos están bien los de afuera son de palo.
Honestamente me parece de mal gusto meterme en la cama de nadie. Y peor meterme con la vida que eligen vivir otras personas. Yo le diria a una pareja del mismo sexo que quiere adoptar si la justicia te "cajonea" probá con un chico mas grande, que hay en cantidades abandonados en las casas de crianza. Ya allí el juez no se podrá negar, por los mismos derechos del/a menor. Sera tan tuyo como el bebé, más aún, será un acto más libre aún, de momento que ellos te acepten. Y sí, te va a cuestionar, te dirá cosas horribles en algún momento, como yo se las dije a mi vieja. Ella se reía y me contestaba "tiene razón pero marche a la comisaría".
Los pibes están ahí en los horfanatos, esperando que alguien se olvide sus prejuicios y los acepte, y apueste una fichita por ellos ... en fin. No se porque me extiendo tanto. De momento yo apuesto una fichita por esos dos padres, felices y aprehensivos.

mc

Anónimo dijo...

Roberto

El estado argentino tiene como política no colaborar con las adopciones en el extranjero en general (ni homosexuales ni heterosexuales, ni soltero ni casado, etc, etc). Es más, Cancillería no apostilla ningún documento que tenga la palabra adopción (believe or not).

Anónimo dijo...

En el caso de la adopción, el derecho solamente debe pensar en el mejor interés de los niños que van a ser adoptados.
Los que tienen derecho a ser adoptados son los niños. Los adultos no tienen un derecho a recibir niños en adopción.
En general se puede decir que siempre va a ser mejor que los niños tengan consigo a dos referentes que los amen, en lugar de uno sólo. Por eso es razonable una preferencia para las parejas que adoptan por sobre las adopciones pretendidas por personas solas.
También en general, se puede decir que es mejor para los niños que el derecho les restituya aquello que perdieron. Si han perdido, por las razones que sean, un padre y una madre, esto es lo que debería restituírsele.
Esta regla, sin embargo, tiene las excepciones lógicas cuando la pareja heterosexual sea menos idónea que los postulantes del mismo sexo para cumplir tales roles.

Anónimo dijo...

Hermoso post, Roberto.
Eleonora

Anónimo dijo...

es una reserva a la convención de derechos del niño sobre la adopción internacional. La Argentina se opone.