6 mar. 2015

Elster: La sicología de las convenciones constituyentes

En un post reciente (acá) daba cuenta (una vez más) del camino extraño e interesante seguido por Elster, desde el "ascenso" a la elección racional, hacia el pronto "descenso" dirigido al estudio de la irracionalidad, las fallas de la racionalidad, la híper-racionalidad, etc. Esa preocupación por las fallas de la razón -comentaba- se trasladó obviamente a sus estudios sobre el constitucionalismo, y quedaron plasmados en la metáfora de "Ulises y las sirenas", que primero apareció para dar cuenta de un modo posible de justificar al constitucionalismo como "opción racional" de auto-limitación ("me ato las manos para ganar libertades futuras), y luego apareció como opción amenazante ("los constituyentes pueden atarnos las manos y dejar las propias sueltas") en la segunda parte o "corrección"  de esos estudios (graficados en la imagen que da título a su libro "Ulises desatado"). De modo más interesante -decía- Elster señala ahora por qué es que resulta esperable que en una Convención Constituyente primen las acciones irracionales.

Había dejado pendiente la descripción del núcleo teórico con el que Elster da cuenta de este fenómeno, que podemos resumir muy brevemente en su esencia -junto con él- en estos pocos puntos:

1) Las Constituciones (afirma luego de un estudio empírico al respecto) tienden a hacerse en tiempos de crisis (punto empíricamente interesante, de por sí)
2) Las crisis tienden a venir de la mano de un incremento de las pasiones fuertes (strong passions)
3) Las pasiones fuertes tienden a socavar la formación de creencias racionales
4) Las pasiones fuertes representan, al mismo tiempo, una condición indispensable para la formación de la voluntad política necesaria para llevar adelante una Convención Constituyente
5) Por tanto, el proceso de creación constituyente suele resultar muy imperfecto
6) Por tanto, las Constituciones suelen resultar muy imperfectas

No para adoptar religiosamente, pero sí para pensar, sobre todo teniendo en cuenta las décadas en que viene estudiando -tal vez como nadie en el mundo- el constitucionalismo comparado.

5 comentarios:

martha c. casas dijo...

Este es un tema que es apasionante para mi y con del que no tengo demasiada oportunidad de debatir. Porque no suele plantearse demasiado tampoco. Pero se dio en una oportunidad en otro espacio de debate, específico de la psicología, donde también me enrosqué en la discusión de que las -llamémosle- "pasiones irracionales" tienen un alto valor adaptivo para la persona.
De acuerdo a los acercamientos empíricos al diagnóstico de la conducta humana nos encontrábamos que estas emociones crudas primarias no mediadas por factores racionales puntúan muy alto en los índices de adaptación, en la capacidad de afrontamiento de situaciones altamente estresantes.
En el foro se insistía que había allí un error estadístico, que algo se había pasado por algo, que no podía ser ya que los indicadores de este tipo de emocionalidad tambien estan asociados como indicadores frecuentes de los trastornos psicopatológicos más graves.
¿Como es posible? Parece paradójico pero tiene mucho sentido si lo vemos a través de un ejemplo:
adolescente q quiere abordar a adolescente r. No sabe que hacer, algo le dice que tiene una oportunidad, pero cuando piensa en todas las alternativas se amilana, recibir un rechazo, quedar en ridículo, o bien no animarse y dejar pasar una oportunidad!. Entonces se toma un trago algo fuerte de alcohol "para darse ánimos", aborda a "r" todo sale bien, se rie mucho la pasa muy bien. Y se despierta al otro día en su casa con un sentimiento renovado.
Eso quiere decir que está bien emborracharse? Claro que no. Pero necesariamente muchas veces para superar ciertas situaciones debemos movilizar una gran cantidad de energía emocional para asumir los riesgos y los peligros de la situacion. Si pretendemos abordar todo racionalmente necesariamente nos atascamos porque las alternativas son infinitas, entonces aqui la emocion irracional muestra su valor adaptivo, lo mismo en situaciones de supervivencia.
La racionalidad es un proceso muy costoso en términos de utilizacion de recursos para afrontar situaciones. No podemos ser racionales en todo, eso no significa que seamos irracionales, aqui sí hay tercero excluido, pero la racionalidad descansa aquí sobre otra estructura que es la cultura, las instituciones sociales que nos permiten actuar más económicamente y efectivamente.
La cultura es como el sistema operativo de nuestras personalidades. No se puede lanzar un programa que arranque una computadora desde cero, y que configure todas las variables de la computadora, es imposible es antieconomico.
Lo mismo para el ser humano. Usa su racionalidad para hacer foco en las cuestiones donde es necesario optimizar una solucion o mejorarla.
En el resto de las cuestiones descansamos sobre la racionalidad del grupo humano como un todo, a lo largo del tiempo que nos dicen: hacelo así, de esta manera, comé esto, cazá esto otro, cocina la comida. Cocinar no es irracional, evitar ciertos alimentos venenosos tampoco. Lo mismo para el resto de las institucioones sociales, no implica que la institucion es lo mejor para un problema dado. Pero es una buena solucion eso es seguro.
Se puede hablar mucho sobre el valor adaptivo de las emociones en general y de las emociones crudas no medidadas por la razón en particular. Pero es util plantearse no ser prejuiciosos sobre ellas. Existen por algún motivo. Incluso en convivencia con un gran cortex.
EN fin. Saludos.

marthacasas dijo...

Sigo con el tema que a mi me apasiona,

... ver las emociones sólo como la fuerza bruta de arranque del cambio o como un producto de deshecho indeseable de la componente humana, es un enfoque bastante injusto. En realidad los componentes afectivos de una percepción nos dejan procesar más intuitivamente y holísticamente los hechos, funcion del hemisferio cerebral derecho, más precisamente el procesamiento de emociones negativas., y esto no es casual, si algo es negativo aunque racionalmente no lo registro como negativo es porque algo del conjunto se me escapa.
Situación del patrón que luego de darle la paga al peón este se queja amargado y el patrón le contesta ¿pero no es lo que acordamos? Sí, dirá el obrero, pero no es justo, aunuqe nno lo pueda expresar racionalmente , es decir verbalmente, percibe que algo está mal.
Esto lo he intentado explicar en otro espacio (artepolitica) como la explicación o la génesis del peronismo,
cuando dicen "el peronismo es un sentimiento" dicen algo con mucho sentido.
Sin embargo, en ultima instancia hay que hacer un abordaje racional de las situaciones. Es posible que las tripas le digan a un sapiens que se debe mover junto con su familia, a otras tierras, abandonar lo conocido y buscar otra cosa porque esto no le sirve mas (lo mismo para una revolución) pero en algún punto deberá asumir (to realize el termino en inglés q creo mas se adapta) que se habían agotado los recursos, la caza, la recolección......

Bueno eso nomás. Saludos.

Anónimo dijo...

Alguien tiene libros en pdf de elster y demas miembros del september group?gracias a gargarella conoci de su existencia y me gustaria profundizar en sus ideas. Un abrazo gracias.

Erica dijo...

El libro de Jon Elster que a mi entender mejor explica el tema es "Alquimias de la Mente. La racionalidad y las emociones" (1999), editado por Paidos en 2002.
Erica Baum

Erica dijo...

El libro de Jon Elster que a mi entender mejor explica el tema es "Alquimias de la Mente. La racionalidad y las emociones" (1999), editado por Paidos en 2002.
Erica Baum