15 mar. 2015

La "maquinaria Néstor": Se trata de un crimen

Hay quienes, como Mujica o Tabaré Vázquez, toman la presidencia como servicio. Otros, como Berlusconi o los Kirchner, toman el poder como base para expandir los negocios privados. Las excusas pueden variar (“lo hago porque sé cómo administrar las cosas,” “lo hago porque hay que ser millonario para poder hacer política en este país”), pero lo que les importa realmente son los negocios. En la mejor descripción, la más piadosa, ocurre que el medio se les convierte en fin. En la peor, ocurre que lidiamos con simples criminales.

Pero han ganado, decía, en su política de intimidación: han tenido éxito en hacernos pensar que la denuncia de un crimen es el crimen. Para que quede claro: si acá o en cualquier país, los principales contratistas de la obra pública -los que ganan, una tras otra, todas las licitaciones importantes (en nuestro caso, Báez y López)- "retornan" dinero al gobernante, todos los meses, contribuyendo a los negocios privados, públicamente admitidos, del jefe del Ejecutivo (negocios privados que siguen generando crecientes ganancias durante la Presidencia), estamos frente a un caso de corrupción estructural gravísima, montada desde la Presidencia, que constituye un crimen apoyado en el Estado -un crimen de primera magnitud, que amerita juicio político, y que es inaceptable sin excusa alguna, incondicionalmente. No se trata de una desprolijidad, sino de un delito. No se trata de un hecho ocasional, sino de una maquinaria montada para delinquir, desde el poder. Y la crítica no se debe a que uno sea golpista, sino al hecho del delito. Y no debe verse en la crítica la expresión de un deseo de venganza, sino una búsqueda de justicia. Que no se deriva del odio, sino de principios. Que no viene de la oposición ciega, sino de la vocación de que se cumplan normas mínimas de respeto mutuo: El poder no puede usar los privilegios enormes con los que cuenta, para el enriquecimiento personal, para mejorar sus negocios privados, a través de negociaciones incompatibles con su función. No porque uno lo quiera definir de ese modo, sino porque de eso se trata la vida en un estado de derecho. No porque uno quiera favorecer un republicanismo bobo, sino porque uno defiende un republicanismo obvio: el autogobierno colectivo, contra la idea de que se constituya una mafia desde el poder, para el propio beneficio de los que gobiernan, que luego derivan consuelos al resto, para que nadie los delate. El kirchnerismo estigmatiza la "indignación", que ha sido motor del cambio social, en toda la historia: no hay que creerles, lo hacen para seguir encubriendo delitos.


13 comentarios:

Ramiro dijo...

Muy bueno, Roberto. Aplica también al caso de Dilma, que nos puede caer mejor por infinitas razones pero hoy enfrenta denuncias del tipo de las que hablas, y marchas de cientos de miles reclamando. No es golpe blando. Es el derecho a decir BASTA!

Anónimo dijo...

Y el pueblo dice "roban pero hacen"!

Eduardo Reviriego dijo...

Lo más grave no es el botín, lo grave es la destrucción del Estado de Derecho.
Ya lo había advertido Platón:
“Cuando se lucha por el poder, los que vencen se apropian hasta tal punto de las cosas de la ciudad que no dejan participar en nada del gobierno a los vencidos, ni a ellos, ni a sus descendientes, sino que viven vigilándose unos a otros, para que nunca llegue al gobierno alguien y subvierta el orden, estos sin dudas no son sistemas políticos. Afirmamos que estos individuos son facciosos, pero no ciudadanos, y los que ellos llaman justo en vano lleva tal nombre”. Leyes.

Anónimo dijo...

"¡No se de que estás hablando! ¿Corrupción estructural? ¿Involucrados Néstor y Cristina?"

¡Calumnias!

Firma: Horacio Vertbisky, ex-Catón de los años noventa.

PS: Estuve buscando algo que te vinculara a la dictadura y no encuentro!

Anónimo dijo...

Así es Roberto. Lamentablemente son unos sinverguenzas del primero al último pero los siguen votando y los principales candidatos a presidente son todos corruptos. Hasta cuando vamos a tolerar todo esto?

Pareciera que nos preocupamos por la corrupción cuando la misma nos toca de cerca (victimas de Cromagnon, de Once, etc). El resto permanece en una nube como si la corrupción fuera ajena, acaso no nos damos cuenta como mejorarian nuestras vidas en el dia a dia si las normas se respetaran? Como se hace para salir de este estado de anomia boba en terminos de Nino?

Ramiro dijo...

Roberto esta muy buena la clumna de Dante Caputo en La Nación de hoy

rg dijo...

en efecto, la estuve publicitando por otros medios, ahora lo hare por aca

Anónimo dijo...

Hace mucho tiempo que los textos que nos propone gargarella nos dejan solos con el mercado. No son pocos los que rechazan la política a la hora de enfrentar al kirchnerismo. No hay venganza, dicen, porque no es lo único. No, no, no. Además, no hay mera oposición, dicen, porque no es lo único. Tres veces no. Como los niños, se representan al rey con corona y trono; a la presidenta, con cadenas nacionales y joyas de oro. El Estado es algo monolítico: una gestión de comercio internacional puede ser declarada inconstitucional y una ley, delito. Casi que hablan del cuerpo del Estado. Si el brazo está enfermo, se contamina toda la masa corporal. Le falta poquito para esto. Como decía carrió: hasta el portero es el Estado. ¡Cuidado con el Estado! Preferible que se parezca a una choza. ¡Pero hay que ir a la Plaza de Mayo para ver que la Casa Rosada es una choza al lado de los altos edificios de la city!
El kirchnerismo no tocó a los bancos, no hizo la reforma agraria, no estatizó todo el transporte público, no redistribuyó la tierra, no pudo reformar a la maldita policiía ni a los malditos funcionarios del poder judicial, no puedo proponer ninguna reforma a los sindicatos, y tampoco logró potenciar el mercosur ni el banco del sur. Pero lo que no pudo es justamente lo que no quieren los que hablan de la no venganza y la no oposición y de los principios y normas.
¿Saben porqué gargarella y compañía no lo quieren? POrque no pasaron hambre.
David

Anónimo dijo...

Hace mucho tiempo que los textos que nos propone gargarella nos dejan solos con el mercado. No son pocos los que rechazan la política a la hora de enfrentar al kirchnerismo. No hay venganza, dicen, porque no es lo único. No, no, no. Además, no hay mera oposición, dicen, porque no es lo único. Tres veces no. Como los niños, se representan al rey con corona y trono; a la presidenta, con cadenas nacionales y joyas de oro. El Estado es algo monolítico: una gestión de comercio internacional puede ser declarada inconstitucional y una ley, delito. Casi que hablan del cuerpo del Estado. Si el brazo está enfermo, se contamina toda la masa corporal. Le falta poquito para esto. Como decía carrió: hasta el portero es el Estado. ¡Cuidado con el Estado! Preferible que se parezca a una choza. ¡Pero hay que ir a la Plaza de Mayo para ver que la Casa Rosada es una choza al lado de los altos edificios de la city!
El kirchnerismo no tocó a los bancos, no hizo la reforma agraria, no estatizó todo el transporte público, no redistribuyó la tierra, no pudo reformar a la maldita policiía ni a los malditos funcionarios del poder judicial, no puedo proponer ninguna reforma a los sindicatos, y tampoco logró potenciar el mercosur ni el banco del sur. Pero lo que no pudo es justamente lo que no quieren los que hablan de la no venganza y la no oposición y de los principios y normas.
¿Saben porqué gargarella y compañía no lo quieren? POrque no pasaron hambre.
David

Anónimo dijo...

Hace mucho tiempo que los textos que nos propone gargarella nos dejan solos con el mercado. No son pocos los que rechazan la política a la hora de enfrentar al kirchnerismo. No hay venganza, dicen, porque no es lo único. No, no, no. Además, no hay mera oposición, dicen, porque no es lo único. Tres veces no. Como los niños, se representan al rey con corona y trono; a la presidenta, con cadenas nacionales y joyas de oro. El Estado es algo monolítico: una gestión de comercio internacional puede ser declarada inconstitucional y una ley, delito. Casi que hablan del cuerpo del Estado. Si el brazo está enfermo, se contamina toda la masa corporal. Le falta poquito para esto. Como decía carrió: hasta el portero es el Estado. ¡Cuidado con el Estado! Preferible que se parezca a una choza. ¡Pero hay que ir a la Plaza de Mayo para ver que la Casa Rosada es una choza al lado de los altos edificios de la city!
El kirchnerismo no tocó a los bancos, no hizo la reforma agraria, no estatizó todo el transporte público, no redistribuyó la tierra, no pudo reformar a la maldita policiía ni a los malditos funcionarios del poder judicial, no puedo proponer ninguna reforma a los sindicatos, y tampoco logró potenciar el mercosur ni el banco del sur. Pero lo que no pudo es justamente lo que no quieren los que hablan de la no venganza y la no oposición y de los principios y normas.
¿Saben porqué gargarella y compañía no lo quieren? POrque no pasaron hambre.
David

rg dijo...

jaja, buenísimo, cada día más delirante. yo no lo quiero por el modo en que abusó de los pobres, reprimió a los qom, espió a los activistas de izquierda, apretó a los opositores, inundó a la justicia de servicios. vos seguí inventando a gusto

Eduardo Reviriego dijo...

David:
El kirchnerismo no pudo hacer lo que dices, porque nunca podía haber hecho la Revolución, Marx ya lo había advertido, y Axel debería saberlo:
"El poder ejecutivo ha hecho en cambio las pequeñas revoluciones, las revoluciones retrógradas, las reacciones. Sus revoluciones no se hicieron contra una antigua constitución en nombre de
una nueva, sino contra la propia Constitución, simplemente porque era el representante de la voluntad particular, del capricho subjetivo, del aspecto mágico de la voluntad".

Anónimo dijo...


El PO realizó una denuncia penal contra Gildo Insfrán por espionaje.
Los informes de la vigilancia estatal:
http://www.clarin.com/politica/Partido-Obrero-espionaje-gobernador-Insfran_0_1327667513.html