19 feb. 2008

Buena nueva: el Congreso funciona de modo casi impecable!

Ayer en Clarín apareció este artículo, del Dip. Luis Cicogna, criticando uno que yo había publicado hace unos días, y que fuera objeto de debate con El Criador de G. (aquí). Criador, volvé, te perdonamos!!

5 comentarios:

Lucas A. dijo...

La verdad es que da muchas ganas de responderle al Dip. Cicogna.

Unas preguntas sobre su párrafo inicial.

1. Cómo cuidan las facultades legislativas cuando el congreso extiende y refuerza el delegativismo democrático, reforzando a la presidencia hegemónica? O sea, cómo protege sus facultades cuando, año tras año, refuerza las delegaciones legislativas?

2. Cómo controla al ejecutivo cuando, por ejemplo nuevamente, reglamenta la facultad de decretar 12 años después de que el mandato constitucional lo establecía y, al mismo tiempo, con severísimos problemas con la propia CN y especialmente con el Art. 82?

3. Qué debates de proyectos están en la agenda del congreso? Qué impacto tienen? La sociedad los sigue?

4. Cuántas veces debatió con el Jefe de Gabinete y ejerció su facultad de control respectivo?


Simplemente para precalentar motores, da para muchísimo más.
Sigamos,
Lucas.

Rex dijo...

No solo eso sino que Cicogna tambien se opone al activismo judicial. Como se le ocurre a Gargarella semejante cosa! En realidad me parecio muy pobre el "articulo" del tal Cicogna ya que no presenta mayores argumentos. Lo que no me quedo tampoco claro es eso de que el legislador "escucha a todos y luego el representante procede según su leal saber y entender" SEGURO!!! De quien estara hablando Cicogna? No sera escucha a todos y luego sigue las ordenes de lo que le dicta el "jefe de bancada"?
La conculsion de Cicogna: Gargarella es un elitista.

rg dijo...

si, lamentabilis-lamentabile, pero no se si tiene sentido calentar motores

Redacción / Radio Tosco dijo...

Flojarda la respuesta de don Cicogna. Nos llama a no atemorizarnos por la existencia de los lobbies, porque el representante decide según su leal saber y entender. Claro... no hay de qué preocuparse.

Me hubiera gustado que dijera exactamente cómo entra en contacto con los lobbistas, cómo actúan ellos, y qué procedimientos tienen los legisladores para salvarse de las presiones y pedidos de, digamos, los que pagan por sus campañas.
Lástima, no quiso.

Un abrazo, Roberto.

rg dijo...

Tosco, muy importante la campaña que estás desarrollando en tu blog