21 feb. 2008

Un poco de anarquismo

Estuve leyendo "El Anarquismo frente al derecho - Lecturas de Propiedad, Familia, Estado y Justicia" del Grupo de Estudio sobre Anarquismo del Instituto de Investigaciones Gioja de la Facultad de Derecho de la UBA.

Fue publicado en la colección de Utopía Libertaria que tiene otros interesantísimos trabajos de Bakunin, Ferrer, Proudhon, Coelho, Peiratz y Stirner.

Este y los demás libros se pueden conseguir por dos vías. Todos los libros están online en esta página pero también en la avenida corrientes y en otros lugares se consiguen a excelentes módicos precios.

El libro que leí (selectivamente) contiene estudios del pensamiento anarquista clásico de Ánibal D'Auria, Elina Ibarra, Martín Aldao, Leticia Vita, María Emilia Barreyro, Juan Balerdi, Luciano Fornasero y Pablo Taboada en relación a los más diversos tópicos: una introducción al anarquismo, una aproximación a la relación derecho-anarquismo en Bakunin, un estudio del anarko contractualismo, una exploración sobre teoría política anarquista, una indagación sobre la propiedad, el trabajo y el salario, un artículo sobre relaciones matrimoniales, mujer y matrimonio, un análisis del pensamiento de Kropotkin en referencia al estado y a las prisiones, una investigación sobre el anarquismo frente al delito y la pena, un trabajo sobre las nociones educativas anarquistas y un último artículo sobre arte popular anarquista en Argentina.

El libro viene con un muy interesante apéndice de folletos y textos breves de difusión de diversos anarquistas históricos locales e internacionales como Carlo Cafiero, Ricardo Mella, Juan Crusao, Federico Urales y Rafael Barrett.

Trascribo "Los Jueces" escrito por Rafael Barrett:

"Cuando se piensa algún tiempo en los jueces, nace por contraste la idea de la justicia.

La sociedad, en todas sus formas estables, se compone de una minoría armada, dominando a un mayoría desarmada. Goza la minoría, ya del hacer, ya del oro, ya de la confianza de los dioses. La mayoría se sostiene gracias a un extraño e implacable furor por vivir: los sufrimientos hacen que el hombre ame la vida, y que la mujer sea fecunda. Las relaciones entre la minoría y la mayoría son asesoradas por los jueces, que pueden considerarse tenedores de los libros de la casa. Esos últimos empleados se enteran de lo asuntos pendientes, y reciben de la minoría las instrucciones y la autoridad necesarias para revelarlos. El pacto celebrado entre la minoría y los jueces es la ley.

Notemos que el pacto es forzoso, pues no se concibe jueces sin gendarme, cárcel y el verdugo, que son la fuerza, y la fuerza pertenece a la minoría.

Por definición, la ley se establece para conservar y robustecer las posiciones de la minoría dominante; así, en los tiempos presentes, en que el arma de la minorías es el dinero, el objeto principal de las leyes consiste en mantener inalterables la riqueza del rico y la pobreza del pobre. Llega el instante de que la idea de justicia nazca al poderoso, y al humilde, injusta. Sin embargo, nace la idea en sentido contrario: el poderoso encuentra la ley, todavía estrecha a su deseo, y el humilde se conformaría con que la ley se cumpliera como se dice y no como se hace.

Hay algo peor que la ley: es la incertidumbre. El terror del infierno se debe no a que las torturas sean excesivas, ni a que sean eternas, sino a que no se sabe lo que son. El que delinque y sabe que será ahorcado, descansa en un realidad espantosa, pero firme. Si ignora qué género de suplicio le espera, su angustia sería intolerable.

Los jueces prevarican algunas veces, y muchas, se equivocan. De aquí procede su prestigio. Un juez infalible no amenaza más que a los culpables; un juez que yerra, amenaza a culpables e inocentes. Él es el juez verdaderamente augusto; nada escapa a sus ojos; nadie está seguro con él. Y la idea de justicia, en la mente de los humildes, nace menos verosímil aún que el país de utopía, que la edad dorada; es una ventanillo abierto en lo alto de la prisión, sobre el infinito azul del cielo; es lo irrealizable, lo que florece más allá de la tumba. Sólo Dios es justo: para salir por el ventanillo, hacen falta las alas de la muerte. Y únicamente en las épocas felices, cuando durante largos años son los jueces incorruptibles, esclavos de lo escrito, es cuando los hombres empiezan a descubrir las formidable injusticia de las leyes".

"Fuente citada: Obras completas II, Ediciones Solidaridad Obrera, París, 1954 págs. 329-331".

Rafael Barret, nació en 1876 en España y murió en Francia en 1910. Desarrolló la mayor parte de su producción literaria en Paraguay. En 1903 viajó primero a la Argentina y luego a Paraguay, Uruguay y Brasil. Su obra se publicó casi integramente en periódicos de Paraguay, Uruguay y Argentina. Durante su vida sólo vio publicado un libro, Moralidades actuales, que cosechó un gran éxito en Uruguay, cuya intelectualidad siempre conectó con Barrett (Reseña del autor citado, pág.291).

11 comentarios:

ABovino dijo...

Me encantó la frase sobre el prestigio de los jueces. Debemos estar orgullosos de nuestros jueces por su inmenso prestigio.

Saludos,

AB

David Hume dijo...

Lucas,

Creo que es interesante tambien el anaquismo libertario, aun cuando no comparto esa posicion de filofia politica. Refiero a autores como Murray N Rothbard (contrapunto de Nozick en su celebre "Anarquia..."), Hans H Hoppe, Bruce Benson, el "anterior" David Friedman (hijo Milton y Rose) y Antony de Jassay, entre otros.

Rothbard y Hoppe son libertarios algo fanatizados y poco analiticos. Benson y de Jassay, mucho mas refinados, a mi modo de ver, se toman mucho mas en serio los problemas de sus propuestas, los argumentos ajenos, y son mas cuidadosos y netrutrales en el manejo de evidencia y empleo de teoria.

Creo que hay motivos para dudar de la plausibilidad de una tesis que defiende la posibilidad de una sociedad entermante contractual, en particular en grupos grandes, con altos costos de informacion y transaccion. Ademas lo eventuales planteos de equidad. Pero algunos argumentos, evidencia y usos de teoria economica, legal, historia, juegos, y otros, son excecionales. Ademas el examen critico de esta literatura, creo, constituye un excelente ejercicio intelectual. Es una lastima su muy escasa difusion en latinoamerica !

Saludos
David

fbarbosa dijo...

Roberto, la frase de Barret: "Los jueces prevarican algunas veces, y muchas, se equivocan. De aquí procede su prestigio. Un juez infalible no amenaza más que a los culpables; un juez que yerra, amenaza a culpables e inocentes. Él es el juez verdaderamente augusto; nada escapa a sus ojos; nadie está seguro con él. Y la idea de justicia, en la mente de los humildes, nace menos verosímil aún que el país de utopía, que la edad dorada; es una ventanillo abierto en lo alto de la prisión, sobre el infinito azul del cielo; es lo irrealizable, lo que florece más allá de la tumba", me trajo a la memoria la novela "Divorcio en Buda" de Sandor Marai.

Muy bueno el post,

Francisco

Lucas A. dijo...

AB: Sí, lindo el pasaje. Se pueden leer los folletos "La justicia" y los "Jueces" (a secas) en el link donde está el libro online enterito.

DH (E): Tengo pendiente una lectura más profunda de los libertarios. Conozco a los que mencionaste pero no he leído mucho de sus pensamientos. Mi impresión, y puede ser un prejuicio, es que como anarquistas libertarios son más liberatarios que anarquistas.

Lo que rescato del anarquismo histórico es su compromiso político con valores que hoy defienden muchos ("verdaderos")liberales-igualitarios (aunque con una distancia de las posiciones sobre el estado y las más diversas instituciones sociales) y un defensa de la igualdad en términos prácticos.

Además que hace 100 años eran los principales promotores de la educación en la clase obrera al mismo tiempo que los motores de expresiones culturales sobresalientes. Cualquier obrera/o anarquista o socialista en la Argentina de principios de siglo XX, vivía en un ambiente de autoorganización súper interesante.

Gracias FB.

Salutes, Sigamos,
Lucas.

David Hume dijo...

Lucas,

Tampoco soy un experto en esa literatura, pero creo que todo depende de que se entienda por libertario y que por anarquista, y las versiones de cada autor.

No veo muchas diferencias: estos tambien se oponen a la existencia del estado. Creen que viola derechos individuales de multiples formas, en particular, aun en su versin mas minimalista, exigiendo coativamente impuestos.

Igual quizas tu intuicion (mas que prejuicio) quizas tenga algo de razon desde un punto de vista de prelacion: la mayoria adopta una version tan fuerte de la libertad negativa y los consiguientes derechos privados derivados de transacciones, que el anarquismo funciona casi como el capitulo ultimo o la consecuencia de esa vision del derecho y la justicia.

Saludos
David

Lucas A. dijo...

David,

Efectivamente depende de cómo moldeemos los conceptos de liber. y anarquistas. Todo nos lleva a los intentos de ganar claridad con el lenguaje, aunque en ese intento ganemos en confusiones.

Lo que decís es cierto. Era un intuición más que un prejuicio, aunque utilicé la palabra sin pensar en su carga emotiva negativa presente en la práctica social. Debí tener en cuenta la inexistencia de lenguajes privados o personales.

Y lo que agregás como posible justificación del tema también es muy cierto. Por ahí iba mi idea justamente derecho de propiedad y libertades negativas. Hiciste mucho del trabajo que debería haber hecho, che! Grazie

En fin, Salutes, che.
Sigamos, Lucas.

Carioca dijo...

Lamentable el reciente libro de Gregorio Morán "Asombro y búsqueda de Rafael Barrett", lleno de pedantería y de errores, que pretende negar el anarquismo de Barrett contra el propio Barrett, que habla más de sus intrascendentes anécdotas personales que de la obra de Barrett y que cree haber descubierto el Mediterráneo.
Enlaces con comentarios: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=63063
http://www.lacoctelera.com/reggio/post/2007/12/26/aadescubrir-barret-guillermo-rendueles-la-nueva

Lucas A. dijo...

Carioca, gracias por la información y los links. Tomo apuntes de lo que comentás.

Me suena que siempre es preferible leer a los autores que a sus interpretes, al menos para ir a sus biografos sin inocencia ni buscando "al autor", sabiendo que encontraremos siempre algo diferente. Lo bueno es saber identificar esas diferencias con lecturas previas de los autores.

La seguimos,
Lucas.

Carioca dijo...

Tienes toda la razón, Lucas. Y doblemente tratándose de Barrett, cuyos textos (como el que tú has puesto aquí) son de una calidad literaria solo comparable a su potencia crícita.
Y como estoy de "linkero", y los escritos de Barrett no suelen estar en las librerías, ahí van dos páginas con escritos suyos; para disfrutar:
http://www.ensayistas.org/antologia/XXE/barrett/
http://es.wikisource.org/wiki/Rafael_Barrett

Lucas A. dijo...

Voy a subir algún site a la lista de links interesantes.

Se agradece, che. Salute. Lucas.

giane dijo...

"...porque lo cierto es que te resistías
con sólo colocárteles enfrente,
sólo mirarlos,
sólo sonreír
sólo cantar cielitos cara al cielo(...)
pudiste ser modelo,
actriz,
Miss Paraguay,
carátula,
almanaque (...)
pero el abuelo Rafael el viejo anarco
te tironeaba fuertemente la sangre
y vos sentías callada esos tirones
Soledad no viviste en soledad
por eso tu vida no se borra..."
(M. Benedetti; Muerte de Soledad Barrett)