1 sep. 2008

Piero Calamandrei, procesalista y guerrillero




Las primeras noticias que tuve de Piero Calamandrei (1889-1956) aparecieron en algún libro de Derecho Penal, y luego en la boca de algún procesalista pretencioso que lo citaba sin darle contenido. Hace poco tiempo, sin embargo, buscando –por esas cosas- noticias de dos (com)patriotas/republicanos italianos –Gaetano Brescia y Carlo Roselli, tremendos personajes a los que me introdujo recientemente Maurizio Viroli, y sobre los que habría que volver- me reencontré con Piero Calamendrei y me enteré de algunas cosas insospechadas. Entre ellas:

• Abogado de izquierda, fue voluntario en la Primera Guerra. Llegó al grado de teniente coronel, pero abandonó el ejército para seguir su carrera académica

• Escribió un estudio sobre las medidas cautelares que revoluciona al Derecho Procesal italiano. El nuevo Código Procesal de 1942 se rindió a sus pies

• Con la victoria del fascismo, comenzó a colaborar con un grupo clandestino, Italia Libre, junto con Carlo Roselli y otros intelectuales, destinado a enfrentar al régimen de Mussolini. Adhirióe al Manifiesto de los Intelectuales Anti-fascistas de Benedetto Croce (acá mientras firman una Carta Abierta, ay! Pero dejemos esto para noches más tristes). Es de los pocos abogados y profesores que no declaran su adhesión al Partido Nacional Fascista.

• Contrario al ingreso de Italia en la Segunda Guerra (de la mano de Alemania), adhirió al movimiento Justicia y Libertad, y luego es de los fundadores del Partido de la Acción

• Participó de la Asamblea Constituyente de 1945

• Fue diputado por el Partido Socialdemócrata Italiano, en 1948

• Fundó el movimiento político Autonomía Socialista, y luego colaboró con Unidad Popular

• Abogado exitoso, defendió con argumentos constitucionales a un manifestante pacifista, que había organizado una marcha a favor de los desocupados sicilianos, y que fue detenido luego de un embate represivo de la policía. Pidió entonces “justicia y libertad igual para todos,” en nombre de la Constitución

• Escribió un famoso poema contra Albert Kesselring, comandante de las fuerzas alemanas en Italia, durante la ocupación. Kesselring había dicho que no se arrepentía de sus acciones, y que los italianos debían erigirle un monumento (¡!!). Calamandrei le escribió un poema en donde dijo “Lo tendrás, camarada Kesselring, pero nos toca a nosotros, los italianos, decidir con qué piedra va a construirse…Un monumento que se llama, ahora y siempre, RESISTENCIA”

Miradlo al procesalista. Me hace acordar a algunos otros que…mejor olvidar…

2 comentarios:

Apio Claudio dijo...

Y autor de una de las obras mas luminosas que hay sobre la profesion de abogado :Elegio de los jueces", donde recoge una serie de anecdotas, algunas risibles y alegres, otras de la epoca fascista donde hay una tristeza y trasuntan un desencanto, pero siemper mostrando el temple que señalas en artículo y la profunda fe en el derecho y la justicia

rg dijo...

exactammente, no lo puse porque no lo lei