8 ago. 2012

Dilemas siniestros


(publicado hoy en clarín)
Existen dilemas de diferente tipo. Por ejemplo:dilemas éticos , que nos llevan a escoger entre dos imperativos morales (como el de optar entre salvar una vida u otra); dilemas de cooperación (como el que se estudia con el llamado dilema del prisionero); dilemas como el que se ilustra con la idea del “tómalo o déjalo” (conocido como el “dilema de Hobson”); dilemas extorsivos del tipo “la bolsa o la vida”; o dilemas como el “zugzwang”, al que se hace referencia en el ajedrez (y que describe una situación en la que estamos obligados a incurrir en daños, cuando preferiríamos directamente no hacer movida ninguna).
Aquí quisiera hablar de un dilema diferente de los citados, muy propio de esta etapa política, y que tiene su comienzo en cambios que se consideran necesarios, indispensables . Por caso, la reforma de la Ley de Partidos Políticos; la reforma del Consejo de la Magistratura; la reforma de la Ley de Medios y aun, según entiendo, la reforma constitucional, podrían ayudarnos a ilustrar el dilema que me interesa.
El dilema en cuestión aparece cuando “la puerta de entrada” al cambio buscado está controlada por quienes amenazan con dejarnos (no con un bien inferior o no tan perfecto como el que buscamos, sino) con un resultado que rechazamos absolutamente . Podemos llamar a estos dilemas de “puerta de entrada”, dilemas siniestros.
Un ejemplo muy sencillo puede dar cuenta del dilema del caso. Un padre de pocos recursos quiere operar a su hijo, que padece problemas respiratorios muy molestos. En el pueblo en donde habitan hay sólo un hospital en condiciones de hacer la operación. El problema es que allí hay un buen médico, que podría operar y poner bien al niño, pero el hospital es administrado por personas reiteradamente acusadas de aprovecharse de sus pacientes, traficando con sus órganos. El dilema siniestro aparece ahí, del peor modo: el padre entiende que es necesario, indispensable, operar a su hijo, pero teme que si las cosas no salen bien, salgan imperdonablemente mal. ¿Qué debe hacer entonces? Operar al hijo, con la esperanza de que mejore su vida, o no hacerlo, temiendo un (bastante previsible) robo de órganos?
El caso anterior, me parece, ilustra un dilema que ha aparecido reiteradas veces en la política de estos años . Por ejemplo, muchos abogaron por la reforma del Consejo de la Magistratura con la convicción de que, tal como estaba organizado, el Consejo no funcionaba bien, lo cual no ayudaba a la independencia judicial. Lamentablemente, con la reforma hecha, el Consejo no sólo no ganó independencia, sino que se terminó de poner en crisis la ya frágil independencia de la que gozaba .
Otro ejemplo es el de la reforma a la Ley de Partidos Políticos. Parte de la izquierda quería la reforma para asegurar una escena política más igualitaria e inclusiva.
La reforma que finalmente se llevó a cabo no sólo no sirvió para organizar una política más igualitaria , como quería la izquierda, sino que se dirigió directamente a borrar a la izquierda del mapa político.
Es muy importante advertir cuál es, precisamente, la crítica que aquí se hace, para evitar el tipo de falacias en las que hoy está incurriendo el oficialismo y (lo que Bourdieu llamara) su “policía ideológica.” Las resistencias que pueden ponerse frente a ciertas iniciativas reformistas no se deben a que uno es “demasiado exigente” o “utópico”: se trata de que tales reformas amenazan con empeorar inaceptablemente la ya difícil situación de punto de partida.
De modo similar, no se trata de resistir ciertas reformas porque “no van a ir tan lejos como uno soñaría en sus mejores sueños”, sino porqueellas prometen retrocesos “de pesadilla” respecto de la situación original (como el padre que se encuentra con que el hospital que iba a curar a su hijo termina siendo responsable de robar los órganos del niño; o la izquierda que se encuentra con que la deseada reforma política llegó, pero sólo para proscribirla a ella).
El Gobierno todavía tiene en sus manos la posibilidad de recuperar la credibilidad y el apoyo que exigen las principales reformas por las que está interesado (incluyendo la reforma constitucional). Podría hacerlo, por ejemplo, pidiendo perdón y mostrando sincero arrepentimiento por las mentiras de las cifras de inflación, la desigualdad, la pobreza o el desempleo; asegurando a la Ley de Medios los controles en manos de la oposición que hoy impunemente impide que existan; siendo implacable con la corrupción estructural que hoy se ampara. De no hacerlo, para los críticos del Gobierno, la única opción razonable será la de aprender de la historia. Y lo que la reciente historia política sugiere es que, sin un (perfectamente posible) cambio radical de actitud, por parte del oficialismo, deben rechazarse todas las invitaciones sin garantías que curse el Gobierno.

30 comentarios:

Anónimo dijo...

Pero RG, a qué te referís cuando decís que el oficialismo tendría que ofrecer "garantías"? No es un poco demasiado exigir que pidan perdón? Supongamos que x gobierno -el peor de todos- propone un proyecto de ley que es positivo -en el sentido de que mejora lo anterior- en todos los aspectos. El hecho de que sea ese gobierno el que lo impulsa ya lo descalifica automáticamente?

Por otro lado, si el problema con el proyecto de ley fuera que deja espacios abiertos para interpretaciones que, en manos de los gobernantes equivocados, podrían dar lugar a retrocesos y censuras (el caso que ponés de la reforma de la ley de partidos políticos), la ley es la defectuosa! independientemente de quien la promueva.

A lo que voy es que a la hora de analizar la conveniencia o no de determinado proyecto o política, podemos tranquilamente obviar quien está detrás de la iniciativa y enfocarnos en un riguroso análisis del proyecto o política en cuestión. Además, si quien promoviera una iniciativa fuera un personaje caracterizado a priori como más "noble" que el gobierno (no se me ocurre nadie), tal iniciativa no debería estar exenta del ojo crítico y lleno de reparos con el que se debe analizar todo cambio que pueda tener importantes repercusiones en la realidad.

Creo que como pauta general, la máxima "acá resisto porque viene de ellos" no es buena, en ningún aspecto.

Tomás

Anónimo dijo...

Pero RG, a qué te referís cuando decís que el oficialismo tendría que ofrecer "garantías"? No es un poco demasiado exigir que pidan perdón? Supongamos que x gobierno -el peor de todos- propone un proyecto de ley que es positivo -en el sentido de que mejora lo anterior- en todos los aspectos. El hecho de que sea ese gobierno el que lo impulsa ya lo descalifica automáticamente?

Por otro lado, si el problema con el proyecto de ley fuera que deja espacios abiertos para interpretaciones que, en manos de los gobernantes equivocados, podrían dar lugar a retrocesos y censuras (el caso que ponés de la reforma de la ley de partidos políticos), la ley es la defectuosa! independientemente de quien la promueva.

A lo que voy es que a la hora de analizar la conveniencia o no de determinado proyecto o política, podemos tranquilamente obviar quien está detrás de la iniciativa y enfocarnos en un riguroso análisis del proyecto o política en cuestión. Además, si quien promoviera una iniciativa fuera un personaje caracterizado a priori como más "noble" que el gobierno (no se me ocurre nadie), tal iniciativa no debería estar exenta del ojo crítico y lleno de reparos con el que se debe analizar todo cambio que pueda tener importantes repercusiones en la realidad.

Creo que como pauta general, la máxima "acá resisto porque viene de ellos" no es buena, en ningún aspecto.

Tomás

Johanna Romero dijo...

Pareciera como si fuera el caso ecuatoriano del cual estuvieran hablando, Reforma Constitucional, reformas en el Consejo de la Judicatura, Ley de Medios, Código de la "Democracia"

rg dijo...

tomas, relee lo que escribi si lo queres criticar. no digo nada de eso.

elbosnio, tu comentario se borro. si queres mandalo de nuevo. tenemos coincidencias pero no me insistas con el tema belgica. todo el articulo es para negar esa idea (si no llegamos a belgica no me subo). es: si el destino previsible es siria cuando arriba dice belgica, no me subo. y como se eso? por la historia, por tu historia.

Anónimo dijo...

Sos un iluso rg, el gobierno no tiene ninguna posibilidad de recuperar ninguna confianza, la confianza una vez que se pierde difícilmente se recupera, pasa esto tanto en nuestras relaciones personales como en el ámbito publico.

Lo único que puede aspirar este gobierno es a no embarrar mas la cancha, algo que viene haciendo torpemente día a día. Pero también en esto no hay que tener esperanzas ya que estamos gobernados por inexpertos, no tenemos, por ejemplo, una burocracia especializada como en Francia o en países desarrollados.

Ninguna ley se cumple, no hay inversión en nada solo gasto en subsidios para sostener el aparato clientelistico. El Estado esta ausente de los roles que debería cumplir.

Mariana Alvarez Gaiani

Anónimo dijo...

"Y lo que la reciente historia política sugiere es que, sin un (perfectamente posible) cambio radical de actitud, por parte del oficialismo, deben rechazarse todas las invitaciones sin garantías que curse el Gobierno."

Lo que interpreto (por favor corregime si lo hago mal) es que, debido a la reciente "historia política", opera una suerte de presunción en contra de las iniciativas del gobierno, que sugiere que las mismas serán usadas en detrimento de la sociedad y en definitiva empeorarán el estado actual de las cosas que pretenden modificar.

Ahora, un "cambio radical de actitud" podría morigerar esta presunción, pero en que consistiría este cambio? En una serie de retracciones, disculpas? Un generalizado cambio de rumbo en la forma de hacer política? Me sigue pareciendo que el énfasis esta (equivocadamente) puesto en la autoridad moral del personaje detrás de determinada propuesta y no en la propuesta en cuestión. Digo, si la ley es mala, por x motivo (por ejemplo, deja un importante espacio de discreción mediante el cual se puede desvirtuar sus aparentes propósitos), es mala sea quien sea quien la promueve. Y si determinado proyecto, rigurosamente analizado, es definitamente superior a lo que viene a reemplazar, no me parece que la cualidad moral de su autor sea un factor relevante a la hora de apoyar o rechazar la inciativa.

Valga la aclaración, te considero uno de los académicos más importantes del país y siento no estar en igualdad de condiciones a la hora de discutir. La crítica que hago al artículo es bienintencionada y para fomentar la discusión, abrazo.
Tomás

rg dijo...

tomas, pero es que cuando te embarcas en reformas como la ley de partidos politicos o la ley de medios o la reforma de la constitucion, es dificil saber lo que quiere decir "ley mala." uno se embarca, con la esperanza de que salga lo mejor posible, en la negociacion de estas leyes abarcativas, y convencido de que la ley actual de partidos politicos o la constitucion no son buenas y merecen cambiarse. todo el punto es que uno se embarca diciendo "vamos a negociar, vamos por lo mejor," y salis con lo peor imaginable. a la izquierda en la ley de partidos politicos, esperaron que se dieran vuelta y les clavaron el punial por la espalda (i.e., con las modificaciones que le introdujo el p.e.). entonces, simplemente, hay que aprender de la historia. recuperar confianza se puede, y no se que requiere especificamente. pero el indec es buen test. en la medida en que el engendro y desprecio se mantengan, nada de lo que puedan decir en otras areas seria, para mi, creible

Anónimo dijo...

A la izquierda la usaron y la descartaron como f...algo similar a lo que ocurrió con las Madres, las incineraron a los ojos del publico.

Andres

Anónimo dijo...

http://www.perfil.com/contenidos/2012/08/08/noticia_0012.html

RG, una joyita de nuestra presidenta. Rodeada de los quom, a los que hace un tiempo c... a tiros (nooo, perdón fue el gobernador y, cuando nos conviene, somos federales!) con gestos digna de una psiquiàtrica no medicada pero, en raptos lúcidos, dàndose cuenta que las referencias a la xenofobía europea no son buenas para el manejo de las relaciones internacionales. Entonces, trata de pedir disculpas, y queda peor aún. Y los pa-té-ti-cos aplaudidores hacièndole el coro. Mientras Baires es una furia, no se puede viajar, pero nunca es problema de ella....

Anónimo dijo...

En manos de esta gente vamos a dejar la reforma de la constitución!!!
rg, vos sos un académico serio y no lo podés decir, pero esta gente, no por historia, sino por presente, no está en condiciones de encarar una reforma constitucional.

gracia dijo...

Robert, sos muy iluso como dice Mariana, vos crees que esta gente puede cambiar?


besitos, que duermas bien ..

tendrias que tomarte unos dias de descanso en un lugar asi...

http://www.casalossauces.com

bien nac and pop, es el fiel reflejo de su dueña, la presidenta.. jaja

que caraduras que son los comentaristas k.. no se puede creer

ah !.. y los precios son un poquito caros... y estan en dolares!!

JL dijo...

Me parece estupenda la reflexión. Ceo que nos interpreta a muchos con claridad, solvencia y contundencia.

Ignacio dijo...

Haciendo referencia a uno de los comentarios anteriores sobre la conferencia de prensa de Cristina no puedo dejar de hacer una pregunta:
Alguien evidenció el nuevo recurso de nuestra presidenta de, efectivamente decir o apoyar algo, y luego desmentirlo en forma irónica e infantil?
Ej: El otro día manifestó un claro apoyo a los barrabravas cuando meses atrás Abal Medina se había reunido con Cantero (Presidente de Independiente) para supuestamente encontrarle una solución a estas organizaciones mafiosas.
Luego de eso Cristina dice: "Seguramente mañana titulan en Clarín que apoyo a las barras (acompañado de una sonrisa" Pero claro mujer! Si se lo dejaste servido en bandeja!!!!

Anonimo 912 dijo...

Si lo decís por una eventual reforma de la constitución, y usando tu analogía, te diría que no hay tal niño moribundo.
Eso sí, lo del tráfico de órganos está descontado.

Anónimo dijo...

RG que opinas de esto? http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-200657-2012-08-09.html Los argumentos que se dan son horribles! Disculpa el off-topic pero creo que el tema necesita un post.

Anónimo dijo...

Las desigualdades son aberrantes, mientras la jubilación mínima llega apenas a 1,600 pesos el Sr. Echegaray cobra mensualmente $96,000 pesos con ahorros en dolares que prohíbe al resto de los argentinos y propiedades a nombre de sociedades pantallas.

Mientras tanto RG se ilusiona con que esta gente tan deshonesta que puede "cambiar." No hace sino redoblar su patrimonio año a año mientras el resto se empobrece...Realmente da asco.

Mariana Alvarez Gaiani

rg dijo...

si, lo iba a comentar despues, es obviamente lamentable

SDM dijo...

rg... cuando le respondés el primer post a Tomás decís que no escribiste nada parecido a lo que él interpretó... pero leo y releo el artículo original y no puedo interpretarlo muy diferente de él.

A ver... la ley de partidos parecía algo conveniente y termina siendo (en tu opinión, ese para mi no es el mejor ejemplo de tu punto) algo "nefasto" y terrible. Eso fue culpa del gobierno (como si el radicalismo no hubiera tenido nada que ver) que, con su accionar, pervirtió el sentido original de la iniciativa. Como esta perversión de buenas ideas se viene a sumar a otras ya acometidas, el gobierno se convierte en un actor no confiable. Así, cuando venga con una aparente buena propuesta, deberíamos rechazar su convite (al menos hasta que muestre públicamente su arrepentimiento por sus acciones anteriores y de claras muestras de que puede implementar acciones que le reclaman desde la oposición, como atacar la corrupción interna)… ¿Hasta acá entendí bien? Si sí, lo único que podríamos aceptar del gobierno (hasta su hipotético pedido de disculpas) serían medidas que gozaran de "garantías" que impidieran la perversión del sentido original.

Si lo que quisiste decir es esto, la cuestión se reduce, lockeanamente, a la confianza y la prudencia. Como tal actor ha demostrado ser no confiable, nada (ni siquiera lo aparentemente bueno) debería ser aceptado a menos que se presente "ya realizado" y por lo tanto no pueda ser convertido en algo nefasto (se me ocurre, por ejemplo, la derogación del Servicio Militar Obligatorio durante el gobierno de Menem, o la ley del matrimonio igualitario en estos últimos tiempos). En este sentido, cuando Tomás resume tu postura en la máxima "acá (es decir, sin garantías) resisto porque viene de ellos" (los que históricamente se han mostrado siniestros) no parece tan desacertada.

Siempre y cuando te esté leyendo bien y tu argumento sea este, el problema que veo yo es que es una visión de la política excesivamente exigente. Si sólo voy a aceptar propuestas que sean no pervertibles o que provengan de actores confiables es probable que me quede afuera siempre (o al menos durante un largo tiempo, hasta que los actores confiables tengan efectiva capacidad de acción). Porque, al fin y al cabo, ¿qué actor (con capacidad de acción) es confiable en el sentido de que no haya pervertido una iniciativa que parecía ir para un lado y terminó yendo para el otro (el peor)? A mí, los únicos ejemplos de actores confiables que se me ocurren lo son por nuevos (no tienen un historial que ensucie la confianza que podría depositar en ellos) o por minoritarios (no tuvieron oportunidades de pervertir nada simplemente porque carecieron de la capacidad). Para peor, si, como es mi caso, no se está de acuerdo con los objetivos declarados de algunos (varios) de estos actores "confiables" resulta que uno debería moralmente o bien dedicarme de lleno a la política (para acelerar el arribo a la capacidad de acción de los actores confiables con los que sí se está de acuerdo) o bien abstenernos de la política (para no colaborar en la perversión de las metas a las que se quiere arribar). Así, en mi opinión, resulta que por un camino distinto, llegás al mismo punto que el "utopismo" que, según decís en tu artículo, no sería tu postura... ¿o sí lo es?

Risieri dijo...

Mariana, creo que los problemas los concocemos todos.
1) ¿Alguna solucion mas o menos precisa darias, por favor?
2) Las propuestas conservadoras (mal llamadas liberales) cuando han gobernado ¿se diferenciaron en algo en cuanto a corrupcion?

Risieri dijo...

Ignacio, hay mil cosas para criticar de los K, pero certeramente. Es que si no se lo hace asi , das lugar a la refutacion facil.
Del discurso que mencionas de la presidenta (yo lo vi) tu cita esta editada . CFK hablo de que tenia "conocidos de todas las hinchadas" refiriendose a su gabinete y a continuacion dijo lo que vos transcribiste.

rg dijo...

sdm, lo que digo es de sentido comun. si yo soy de izquierda, y ya paso varias veces que dijeron que iban a hacer algo necesario, y cuando fuimos a trabajar juntos resulta que terminan haciendo justo aquello que yo repudiaba (o directamente que amenaza mi existencia), que queres que diga, frente a la proxima invitacion? "me parece que esta ves si van a hacer cosas interesantes y no cosas que me maten, mira como le brillan los ojos de bondad". No. Lo que voy a decir es, conmigo no contés más, porque cuando te presté un arma para defenderte me pegaste un tiro a mí. No se trata de utopismo. Se trata de que no nos tomen por giles.

SDM dijo...

rg, entiendo (y en parte comparto) tu llamado a la prudencia, pero expuesto como está en el artículo pareciera que la cuestión es deontológica, no prudencial... bueh, a lo mejor es puro impresionismo... uno a veces tiende a sobreinterpretar

Anónimo dijo...

La cuestión no es deontológica ni prudencial. Es una cuestión de crítica ideológica. Es lo que en un proceso deliberativo insta a la suspensión del intercambio: el otro se cosifica y se procede a desmontar el entramado del ocultamiento que subyace al diálogo explícito.No hay otra.

Anónimo dijo...

La cuestión no es deontológica ni prudencial. Es una cuestión de crítica ideológica. Es lo que en un proceso deliberativo insta a la suspensión del intercambio: el otro se cosifica y se procede a desmontar el entramado del ocultamiento que subyace al diálogo explícito.No hay otra.

Anónimo dijo...

Risieri;

Una propuesta seria respetar las leyes y la Constitución,y el federalismo.

La otra seria terminar con la corrupción -algo que es imposible de lograr con CFK.

Otra propuesta seria ponerse a gestionar terminando con las improvisaciones. Designar reemplazos en Economia, RR.EE, Educacion y Seguridad y proponer politicas.

Si se cumplen minimamente estas tres el país tomaría otro rumbo.
Contrario a RG ya creo que es tarde y que la confianza perdida los que ida es irrecuperable. Nadie les cree nada, excepto los que están prendidos de la función publica y de los subsidios, que tienen que fingir so pena de perder el empleo o el subsidio. Nestor decia que "a los argentinos habia que tenerlos agarrados de los h..."

Mariana Alvarez Gaiani

Risieri dijo...

ok. vaguedad again

Anónimo dijo...

Mariana Alvarez Gaiani
Vos solo conoces gente en la city y nordelta, entiendo que no confien.
La intepretacion de la leyes depende de abogados bien pagos y sus jueces amigos.
Imagino que muchos de tus amigos podrian ser ministros, no?
vhg

elbosnio dijo...

RG, vos estas seguro que los partidos de mayorias lamentan la nueva ley de partidos? Preferirian la anterior? O solo que cada uno tendria una mejor, pero es diferente la de cada uno de la del otro?
La justicia esta siendo elegida peor que con la servilleta de Corach o con el dedo de alfonsin? O solo no te subis al bondi porque se te ocurre un lugar aun mejor al que este te lleva?

No veo ejemplos donde me muestres como un bondi que decia Belgica te llevó a un lugar mucho peor del que partiste. Me demostras que no te llevó a Belgica, lo mucho que te defrauda y como no le crees mas que va a Belgica. Aqui coincidimos. En politica los micros nunca te llevan donde dicen, el secreto es saber si te llevan a un mejor lugar o a uno peor.
Tengo la impresion que basas tu argumentacion en la frustración, en el como estos tipos hablan de revoluciones populares y luego no le llegan ni al talon. Pero eso no es un buen argumento para apoyar o rechazar. Prefiero uno que me defrauda dando un micro paso positivo que uno que no me defrauda dando un salto para atras que yo esperaba.

Risieri, terminar con la corrupcion no està en manos de los K ni de nadie. Es una utopia. Y si hablamos de utopias, preferiria plantear la de terminar con la inequidad a terminar con la coima.
Y si CFK designase reemplazos en todas esas areas que sugeris, estaría corrompiendo el mandato que recibio hc
Ace tan poco, justamente obtenido para que sea ella misma. Y nadie puede negar que este gobierno sigue siendo tan K como los anteriores. Si cambiase todos los responsables, todos los ejes, el estilo, la orientacion y las carteras, cabria preguntarse si entonces eso representa la voluntad popular expresada en las elecciones.
O acaso podriamos sostener que la gente la voto justamente para comportarse como si fuera repentinamente otra?

Y aquellos que son historicamente esos otros que ella deberia ser, porque no fueron votados?

Anonimo 912 dijo...

VHG,
Acusás a Mariana de conocer solamente a gente de Nordelta y la City ¿es que hay alguna rivalidad con Puerto Madero y no me enteré?
No tendrían por qué. Después de todo, nunca ganaron tanto como con este gobierno.

Sergio dijo...

Entiendo la postura sobre el precio de entrada y lo comparto, pero si analizamos las acciones políticas del actual gobierno siempre nos mostraron objetivos loables que luego disfrazan en sus posturas y nos encarecen la entrada al punto de ser un sistema que funciona a todo o nada.Un pequeñp ejemplo, las AFJP funcionaban mal, eran caras, pero no era necesario para ello estatizar el sistema jubilatorio emprobeciendo a las futuras jubilaciones. Creo que esa es la idea del gobierno.