6 feb. 2014

Imputar por sedicion

Siguiendo la ideologia presidencial (anti-protesta, anti-piquete, anti-sindical), y las directivas de la reaccionaria Procuracion nacional, ayer los fiscales de la provincia del Jefe de Gabinete (como ejemplo que siguen provincias de todos los colores) imputaron por sedicion a casi 100 personas, entre civiles y policias, por los sucesos de diciembre (por ej., aca). En este blog nos pronunciamos siempre en contra de la discrecionalidad en el uso del derecho penal, la liviandad en el recuso al castigo penal, y el recurso irresponsable a figuras penales como la de sedicion. Esto no implica tomar los sucesos de diciembre a la ligera. Pero si la conciencia de que hay formas diferentes de encarar los problemas y respuestas mejores que las penales, frente a dificultades como las que se manifestaran en diciembre, que son sociales en su naturaleza, Los policias tambien tienen derecho a quejarse de sus pesimos sueldos, y sus condiciones bestiales de trabajo que los empujan a la delincuencia (lo cual es inacceptable y danino para todos: algo que corroe las bases de la vida en comun). 

3 comentarios:

Pablo Martin Fernández Barrios dijo...

Estimado Roberto: De más esta principiar que estoy de acuerdo con vos respecto de la cualidad reaccionaria de la Procuración General, como así también respecto de la verdadera tropelía que comete el Estado al perseguir penalmente a la protesta social, pero en el punto a la "protesta policial" creo que hay diferencias sustanciales que no pueden ser obviadas y que merecen una respuesta distinta en orden a la cualidad particular del "colectivo represivo del Estado". Es decir, la necesaria universalización del caso, entiendo que, debe ceder frente a la singularidad de "lo policial", y la sola "portación legal de un arma de fuego" y su organización militarizada me parecen que hacen a esa cualidad única. Por su parte, y en mi provincia (Chaco) la policía alegremente ha sido brazo ejecutor de las politicas represivas de la protesta social o de las luchas campesinas y originarias desde siempre. Ni que hablar de las denuncias por violaciones a los derechos humanos que ha tenido.
Pero cuidado yo creo que en algún punto la clase dirigente del Chaco (como de otras Provincias, viste lo de Tucuman donde parece que Alperovich sacó los coches de una de sus concesionarias algunas días antes de que se desate la violencia) tenía perfecta conciencia de lo que iba a ocurrir, y hasta puedo tranquilamente adherir a la idea de que la protesta policial fue una suerte de "tapón" a los fines de evitar la protesta de los sectores sociales y trabajadores acuciados por las condiciones materiales en que se encuentran. Fijate vos la paradoja: en Tucuman resuelto el conflicto policial al dia siguiente la policia reprimió del modo más violento una marcha de protesta. Es decir, retornaron a su condición de brazo armado y represor de las clases dirigentes en contra de las protestas populares. Voy a decir una obviedad, pero lo que demostró el conflicto policial es, en primer lugar, que la base misma del pacto de convivencia es la violencia y respecto de ello tienen mucha conciencia los sectores dominantes y las clases dirigentes. En segundo lugar, la verdadera cara represiva de los gobiernos, pero también el huevo de la serpiente que anida en una sociedad que hizo de objeto de los saqueos a aquellos supermercados englobados en "los chinos", objeto de violencia. Bueno, no se, te dejo muchos saludos

rg dijo...

hola Pablo, esta bueno lo que decis. pero yo insistiria con mi punto: la policia es el brazo represivo del estado, y hay que repensarla radicalmente. pero dicho esto, que no lo digo de modo meramente concesivo sino convencido, hay que pensar como hacen para reclamar aumentos, cuando les han cerrado todas las puertas en terminos de organizacion y demanda. claro que el tener un arma en el bolsillo, o que sean parte de una organizacion jerarquica, hacen que debamos pensar en estos casos de modo distinto a los demas. pero insisto aun: no puede ser que luego de cerrarles la puerta de la peticion, darles salaries miserable y una tarea brutal, dejandolos al borde del crimen -algo de lo que todos son conscientes y toleran- usen la respuesta legal de la sedicion frente a estos casos. otra vez, empiezan por el lado equivocado, crean una bola de podredumbre a punto de estallar, y cuando estalla lo que buscan es volver a sellar esa combinacion explosive, en lugar de tratar de resolverla, desarmarla, desarticularla, desmontar la bomba

Pablo Martin Fernández Barrios dijo...

Que situaciones difíciles no? Indudablemente que la principal responsabilidad la tiene el sistema político y la clase dirigente. También estoy de acuerdo con vos respecto de la responsabilidad ABSOLUTA de la clase dirigente en la generación del conflicto y en su respuesta. En cualquier caso lo que evidencia es la distancia del Poder respecto de la población a la que se reduce a la condición de cuerpo por donde circula la violencia. Con que liviandad se ha pretendido hasta describir el conflicto cuando hubo muertos (en el Chaco no se sabe al final cuantas, algunos dicen cuatro otros ocho, lo cuantitativo siempre es evidencia de absurdo y de indolencia) y ni me quiero imaginar cómo se canalizaron las ansias represivas contenidas una vez superado el conflicto. Otra violencia es que se obtuvieron aumentos salariales impensados en términos del resto de los trabajadores a quienes se les exige racionalidad en sus demandas, hasta niveles tan increibles como que limitar las expectativas de incrementos es una forma más de patriotismo, incluso los mismos sectores gremiales cercanos al oficialismo parecen más la patronal que representantes obreros.Muchos saludossss