7 feb. 2014

Klee/ Jew

Con el ascenso del nazismo en Alemania, los cuadros de Paul Klee comenzaron a llenarse de brujas, que retomaban las pesadillas descriptas por Goethe en el Fausto.

Klee se negó a dar pruebas de su origen ario. Le escribió a su mujer, en esos días, diciéndole que prefería causarse a sí mismo problemas que devenir en una figura tragicómica con el fin de ganar algún favor de parte de los que estaban ocasionalmente en el poder ("I would rather cause myself trouble than become the tragicomic figure of one sriving for the favour of those in power")

Vamos a ponerlo en letras más grandes, para el caso eventual de que las brujas estén entre nosotros y no nos hayamos dado cuenta: Prefiero causarme algunos problemas, antes que convertirme en una figura tragicómica con el fin de agradar a los que hoy están en el poder. 

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Maraviglia

Eduardo Reviriego dijo...

Los integrantes del coro que hicieron ayer el aguante a Boudou, es evidente que no piensan como Paul Klee.

Anónimo dijo...

Roberto. Gracias por las hermosas reproducciones delautor, el arte siempre es la chance de salir por arriba de un laberinto espantoso, por que no usa la palabra, o si la usa lo hace de un modo de crear un espacio adonde el poder no puede llegar ni reglar ni dictar modos correctos de sentir pensar y actuar. Que de eso creo que se trata tu post.
Es maravilloso el arquetipo de la bruja. Es fuerte, es subversivo pero me atrevería a pensar que el autor lo usara como defensa, como apelación a un poder que el sentía imposible enfrentar. La fuerza femenina y subversiva, pasiva y débil, enfrenta al obispo y al rey. Intenta seguir existiendo sumergida en los bosques manteniendo un modo individual de religion, no pautado, también femenino de contacto con la naturaleza y un conocimiento y un modo de estar en este mundo que intentará preservar su esencia, recluida y oculta en los bosques la bruja comtempla evalua con ojo crítico. Mira (hay algo más terrible que la mirada para alguien lleno de culpa?)
Preferiría pensar que no nos acosan brujas, sino cazadores de las mismas.

Anónimo dijo...

...la bruja, escondida y débil, sin embargo, tiene un poder al que no ha renunciado, el poder de la palabra, un poder que puede desatar terribles calamidades.....

Anónimo dijo...

Interesante para poner en paralelo con la actitud de Heidegger no?? Muestra que otros sí veían lo que pasaba realmente y que podían hacer algo.

Federico

Anónimo dijo...

Horacio González leyó tu post dado que ayer no fue a la reunión de Carta Abierta en la que Forster y Jozami llamaron a defender a CFK por vía de la violencia.