21 sep. 2014

Dios mío

El mejor comentario es ninguno

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Miedo por la gente que la acompaña pero también miedo por transformarnos en un estado confesional. Atrasamos varios siglos...

Eduardo Reviriego dijo...


"Partiendo de allí, vio Jesús a su paso un hombre llamado Mateo, sentado en su despacho de alcabalero y le dijo: Sígueme. Y levantándose lo siguió. Y ocurrió que, estando a la mesa en la casa de aquél, vinieron muchos publicanos y pecadores a sentarse con Jesús y sus discípulos. Viendo esto los fariseos decían a sus discípulos: ¿Por qué vuestro Maestro come con los publicanos y pecadores? Él lo oyó y dijo: No tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos. Id y aprenden qué quiere decir: Quiero misericordia y no sacrificio; pues no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores."
Mateo 9, 9-13.

GerardoD dijo...

El gesto de padrino de Zannini lo dice todo. Y también la volubilidad total marcada por el pase sin escalas de aborrecer al Papa y a la Iglesia Católica de varios de estos a pelear un lugar para sacarse una foto con él.

Anónimo dijo...

Difícil que nos convirtamos en un estado confesional, el Papa es el primero que se opone a eso.

Creo que el único punto de todo esto es mostrar, una vez más, lo berreta que es nuestra sociedad, en sus clases dominantes.

Desde hace una década -a la inversa de los noventa- esta de moda en la oligarquía política y la inteligentzia ser "progresista", hablar de los que menos tienen, de la justicia social, de los derechos de la mujer (eufemismo para favorecer el asesinato de niños en el seno materno), etc.

Esta moda venía incluida con una fuerte dosis de anticatolicismo. Pero como la sociedad argentina es berreta, siempre se rinde ante el éxito. Ser Papa es un "éxito" desde esa visión mundana y arrastrada. A los católicos no nos interesa tanto el Papa, vivimos a diario el catolicismo sin contar mucho con lo que hace nuestro Jefe que vive en Roma, cuya única función no pasa de confirmar lo que creemos.

Y ahí los tenemos a los proponentes del matrimonio gay, del asesinato legal que es el aborto, de todas las depravaciones exaltadas, peregrinando a Roma para ver al Papa.

Es ridículo, hipócrita y lamentable porque ninguno de los que posa en la foto tiene convicciones católicas. Es más todos se criaron y cocinaron en el odio al catolicismo. Y mentalmente siguen siendo lo mismo.

Es el único comentario que vale.

Saludos,

Juan Perón dijo...

Cual es el problema Roberto?

Anónimo dijo...

El Estado no necesita convertirse en confesional para que la larga mano de los chupacirios condicione nuestras vidas de hecho. Desde la llegada de Francisc* al Vaticano se acumulan varios y graves efectos en ese sentido, y tal vez el aspecto de la legislación sea el más rico en ejemplos. Ahora estamos en primer fila bancando las scholas ocurrentes, un retroceso respecto de la 1420!
Y toda esta injerenecia clerical ha sido garantizada por gestiones del Gobierno nacional, sea por completa falta de principios como desdiciéndose de cosas que planteaban hasta hace muy poco.
El Papa necesita a los K para restablecer la política oscurantista de la iglesia en el país, pero más necesitan los K al Papa para que apuntale políticamnete a su gobierno, que hace agua por donde se lo mire. Oportunismo puro y duro de ambos lados.
Y Anónimo 9:31 este Papa en particular, que vino a lavarle la cara a una iglesia en crisis terminal por la corrupción económica y moral del clero (por qué habrían de tolerar un jesuita si no), no es un representante exclusivo de los católicos. Su actividad "diplomática" trasciende ampliamente los intereses y "necesidades" de los católicos. Sobre la base de una autoridad política renovada del Vaticano, este Papa ha salido al rescate de cuanta porquería reaccionaria estuviese en crisis en el mundo. Los ejemplos más obscenos sean tal vez los de Obama y el Estado de Israel. De todas formas, se ve que no le divierte mucho el origen de Francisc* I de Argentina...
La foto es verdaderamente terrible, en sentido literal y por lo que representa.

Anónimo dijo...

Una muestra de que el peronismo y el catolicismo se llevan muy bien..ambos se alimentan del discurso a favor de los humildes y del fanatismo de la gente por lideres preteritos. en ambos casos reina la corrupción y el autoritarismo. No es extraño que se terminen juntando.

m. c. c. dijo...

El poder se encuentra con el poder. Q pena, esperaba algo más de bergoglio.

Eduardo Reviriego dijo...

Hay que ser un poco más perspicaces. "La foto", que ha recorrido el mundo, pone en mayor evidencia a esa banda de mafiosos, que se han apoderado de las estructuras de nuestro Estado, y que en su afán de perdurar no ponen límites a su hipocresía y falsía: La reina no tiene el menor recato en repetir: "París bien vale una misa". Ahora leen presurosos el documento de Aparecida, que en su momento desconocieron, obviando la parte que no les conviene:
"70. Es también alarmante el nivel de la corrupción en las economías,
que involucra tanto al sector público como al sector privado, a lo
que se suma una notable falta de transparencia y rendición de
cuentas a la ciudadanía. En muchas ocasiones, la corrupción está
vinculada al flagelo del narcotráfico o del narconegocio y, por otra
parte, viene destruyendo el tejido social y económico en regiones
enteras."

E. dijo...

no sé qué te molesta más: que cristina (la jefa de Estado) se acerque al papa o que el papa se acerque a cristina.

yo creo que lo segundo. recuerdo que hace un tiempo, lo citaste al papa hablando de las cárceles y los presos como si fuera una voz de autoridad.

rg dijo...

ver a criminales, estafadores, machos golpeadores de sus mujeres, ladrones, con cara angelical, sintiédose beatificados por pararse junto al papa, da un poco de verguenza ajena. más cuando el papa era el enemigo en el minuto uno, hasta que llegó la orden de arriba en el minuto dos, y pasaron a ser todos peregrinos

E. dijo...

pero el papa no es igual a todos ellos? no entiendo por qué separás al papa, como si el papa fuera un santo y los otros fueran unos garcas. yo diría que esa foto está llena de garcas, corruptos y ladrones. algunos pertenecen al Estado argentino y otros al Estado vaticano.

rg dijo...

esa separacion corre por tu cuenta, yo no necesito hacerla, aunque no creo que el papa sea, como el resto, un delincuente

Anónimo dijo...

Si un papa jesuita estuvo llamado alguna vez a jugar un rol progresivo y progresista en la historia, ya no es el caso. Frente a la crisis institucional de la iglesia este papa no dudó en elegir una alianza conservadora para recuperar la estabilidad perdida producto del aislamiento social y político. Como la socialdemocracia y otras fuerzas perimidas por la historia, este papado no tiene nada más que ofrecer al margen de la honestidad moral ("no somos lavadores de dinero ni violadores"), lo cual no es poco en un contexto como el actual, pero es absolutamente insuficiente para desarrollar una alternativa de fondo. La política de este papado es reaccionaria, cambiar la superficie para que no cambie lo esencial. Eso explica que en Argentina se solidarice con el gobierno nacional en vez de hacerlo con sus múltiples víctimas.