11 dic. 2014

Trabajo de presos: Deconstruyendo el fallo (impresionante)

Quedé azorado al leer con detalle la "argumentación" del fallo referido en el post anterior. Insisto: si la opción es más o menos derechos para los presos, siempre diré más, aunque mi problema sea con el encierro. Quiero decir: no estoy entre los que se horrorizan con el fallo por su resultado. Me horrorizo por el modo en que se "argumenta," y porque lo veo como extraordinario ejemplo del modo en que los jueces argumentan en esta Argentina: cualquier cosa. Cito a cualquiera para decir lo que se me ocurre. Infiero lo que tengo ganas del lugar donde se me ocurre.

Veamos. En el cuerpo del fallo, y como "argumentos" (voy PARRAFO POR PARRAFO del voto de AS, para no incurrir en arbitrariedades) nos encontramos con:

1) Citas de Kirchheimer, Melossi, Pavarini, que resultan no sólo un pavoneo inexplicable, sino incomprensible a la luz del fallo: ninguno de ellos hubiera aceptado ni el trabajo en la cárcel, ni la cárcel, y aquí son citados para avalar el trabajo en cárcel. Notable.

2) La cita de Salvatore, que viene inmediatamente luego, y que pretende "argentinizar" a las anteriores, tampoco sirve para nada: se trata de un historiador argentino, de la Di Tella, que trabajó sobre el castigo (descriptivamente), y la frase que se recupera de él (acerca de las razones del nacimiento de la prisión en el país) no aporta nada, más que el florearse, a la resolución del fallo.

3) Se vuelve luego a Pavarini, para hablar de la tríada trabajo-cárcel-fabrica: insisto, Pavarini está tratando  de mostrar los lamentables paralelismos entre cárcel y fábrica, no de mostrar el valor del trabajo en cárcel. Es decir, por ahora venimos 3 a 0 abajo, y seguimos en búsqueda de algún argumento para decir lo que queremos decir.

4) Pavarini hablando de la cuestión religiosa. Seguimos la búsqueda.

5) Aniyar de Castro diciendo que la cárcel tomó a la fábrica como modelo. No salimos del 0.

6) De repente, triple salto mortal y estamos en que en las últimas décadas se empezó a bajar el gasto en las cárceles. Ooooops. Adónde me estarán llevando?

7) Llegamos a los 90, a los medios de comunicación, y al uso del trabajo en la cárcel, que se recupera. Ok, a la luz de todo lo anterior, sabemos que hablamos de explotación sobre la tortura sobre la explotación. O sea que no justificamos nada. Pero seguimos avanzando y esperando.

8) Viene cita de Wacquant, cómo no. Pero recordemos: todas estas citas apoyan, si algo, el no encierro y, por supuesto, la no explotación del encerrado. O sea: ni una a favor.

9) De repente llega Robert Castel, de otro palo por completo: Quién lo invitó a esta mesa? Qué hace aquí? Se habla entonces (cita ya muy recuperada por los medios, que parece que es la parte que entendieron) de que la inseguridad social y la civil van juntas y están mal. Uy, qué es este embrollo.

10) Triple carnero mortal y...(adónde llegamos???) llegamos a que "En particular (????) y en lo "atingente al trabajo", está el PIDESC y los presos seguro que no pueden ser ajenos al derecho al trabajo¡¡ Cóoooooooooomo???? De dónde salió???? Veníamos con una decena de argumentos en contra de la cárcel y el trabajo, y de repente estamos 1 a 0 a favor del trabajo??? Ok, así se argumenta judicialmente en la Argentina. Por favor: lean el fallo, esto es insólito. Sépanlo.

11) De repente, hay una "doble valencia de derecho-deber del recluso", que no tiene vínculo con nada de lo dicho hasta aquí. Me están vendiendo gato por liebre, es claro, pero me agregan un montón de citas de artículos de ordenamientos extranjeros.

12) Se nos dice ahora, no sabemos cómo, que el trabajo obligatorio de los presos está prohibido, pero de ningún modo otro tipo de trabajo. La razón? Una cita de Andrew Coyle que lo dice, hablando desde Gran Bretaña, infierno de los privados de libertad, si alguno.

13) Luego viene curiosísima cita de un trabajo sin autor aparentemente presentado en Madrid, que dice (cito) que "desde hace tantas décadas" los presos tenían (no sabemos dónde ni por qué ni quién lo dice) derechos laborales.

14) Y llegamos, por fin, a que (cito, esto es increíble) "en nuestro medio, cabe afirmar sin hesitación" !¡¡¡ (hesitemos tranquilos, que esto es completamente insostenible) que la prisión no implica la prohibición de trabajar. La fuente de este argumento es...la no hesitación de que se requiere la resocialización del preso¡¡¡¡¡ Insisto: para re-socializar encerramos, aislamos, y ahora fundamos el trabajo carcelero sin hesitación.

15) Esto sería consecuente con lo establecido por la CN sobre las cárceles sanas y limpias...es decir????? De qué modo?????

16) En conclusión (?????) se infiere que el trabajo en la cárcel es un derecho (????). De dónde???????

17) Luego vienen algunas estadísticas, para mostrar la seriedad del trabajo.

Me detengo acá: hay un problema gravísimo en esta forma de razonar: acumulando opiniones, no armamos un argumento; el juez no elabora dos líneas de pensamiento propio, sino que junta papeles, acumulándolos. Mucho peor: infiere de los autores y textos que cita, apoyos que esos autores y textos no le confieren. Más aún: se trata de autores y textos provenientes de cualquier tiempo y lugar, que sin duda pueden ser desmentidos o contrabalanceados por una junta de autores y textos provenientes de otros tiempos y lugares. Entonces? De qué se trata esta manera de razonar? Por qué deberíamos convencernos de lo que el fallo dice? No se trata de persuadir al ciudadano de a pie, y de demostrarle que -pese a lo polémico de tal decisión-  la decisión tiene sentido?


11 comentarios:

Anónimo dijo...

jajaja creo que estas poniendo de manifiesto la forma de argumentar, que si es producto de, por lo menos, las dos ultimas decadas en la facultad de derecho. Y que tiene estas caracteristicas: 1) Tipos que son titulares de catedra y no se sabe de que va su tesis doctoral, 2) hacer una carrera politica para luego volver al "pago chico" judicial, 3) llenarse de alcahuetes aplaudidores copando las catedras de derecho, 4) apoderarse de "Foucault" y cuanto filosofo con fama de progresista haya para justificar lo que se cree cool, etc.etc. El resultado esta bien, la critica es mas profunda, pero creo, humildemente, que se deberia tratar haciendo referencia a esos topicos, para no entrar a identificar el resultado del fallo, con el nabo de Slokar y su incomprensible forma de escribir y expresarse en general (aunque eficaz en terminos de acomodarse a la hora de la obtencion de cargos, igual que su maestro, don zaffa). Rocio

Anónimo dijo...

AS: Ya lo dijo Foucault cuando le preguntaron si queria irse de vacaciones: el respondio que si, y a esto le sumamos las declaraciones de Pavarini, en la parte que dice "al trabajo", y lo citamos al autor de madrid que dijo "para los presos" (sic.) resulta que "si al trabajo para los presos". Vos roberto seguis sin entender nada. Enrique

Anónimo dijo...

¿Y qué hubieras querido que hiciera? ¿Que declarase la inconstitucionalidad de la prisión y soltara a todos los presos?
Lo tuyo es pura pero pura teoría de escritorio y sin contacto alguno con las posibilidades que se tenían a mano. Dentro de ese marco y más allá de alguna que otra crítica, la decisión es inobjetable...

Anónimo dijo...

Alejandro: si yo no entendi mal a los autores citados, por lo menos a foucault, la carcerl seria una herramienta de disciplinamiento. O sea, el detenido seria un proletario que no sirve para la produccion dentro de la sociedad capitalista, porque no incorporo las reglas de mercado, o bien, porque es inutil de acuerdo con las formas de produccion. La carcel vendria a "hacerlo nuevamente util a los fines de la produccion" etc, etc, las citas hablan contra el uso de la prision como "herramienta laboral" de la sociedad capitalista, porque precisamente, el punto de partida es reconocer que la sociedad de este tipo es inhumana, y por lo tanto, que el trabajo en la carcel, antes que dar dignidad, deshumaniza. Esto es basico, no se puede usar para justificar la remuneracion del trabajo!!!sino que es para criticar precisamente el trabajo dentro de la prision!!!!

Anónimo dijo...

Roberto, comparto tus observaciones sobre las deficiencias argumentativas de este fallo en particular y la justicia penal en general.
Pero me da la sensación de que a veces le pedís demasiado al juez. O sea, desde el sector académico me parece fantástico rechazar el encierro en su totalidad y todo lo que conlleva.
Pero no resulta ni realista, ni razonable, pensar que un juez adopte la misma postura. Te imaginas un juez que en cada caso que tenga que resolver diga "la carcel es tortura, con lo cual debo excarcelar". Duraría un día.
Hay algo de lo que dice zaffaroni de la cruz roja que, por más feo que suene como teoría, se acerca un poco más a la realidad de la actividad judicial. El juez no puede ir contra el sistema penal, no en su integridad, pero puede a través de distintos matices -ej beneficios laborales- mejorar la situación del preso dentro de lo que es la aberración de la cárcel.Digo ello sin perjuicio de compartir, con vos y Gustavo Maurino, la mirada crítica sobre el snobismo argumentativo de gente como AS.
Tomas

rg dijo...

gracias rocio. enrique, es asi, excelente: lo unico que foucault habia dicho no a las vacaciones¡¡

sobre "que hubieras querido que hiciera": facil, argumenta bien. con esa estructura podia llegar exactamente al resultado contrario, o a cualquier otro. argumentar así (y este es de los fallos argumentados) es cualquier cosa¡ el derecho pasa a ser lo que se me canta.

Anónimo dijo...

Roberto, me parece que haces un recorte injusto del fallo. Empezas a analizar párrafo por párrafo, como bien decís, pero en determinado momento se te debe haber descompuesto la impresora porque te comiste como diez páginas. El voto de AS será largo, el lenguaje algo sofisticado e incluso muchas referencias son suprimibles, pero da argumentos suficientes de porque llega a esa decisión. Si lo lees entero, claro.

Además, en el estado que se encuentra la justicia argentina, con niveles atroces de arbitrariedad y razonamiento totalmente ausente, no entiendo por que se te ocurre "analizar" la "argumentación" de este fallo en particular, que será lo que vos quieras, pero es lo mejor que vi en este año, y justo te centrás en la figura de AS. ¿Habrá algún tipo de encono personal, tal vez? No lo sé.

PD. El blog esta muy bueno.

rg dijo...

pero en lo que decis esta parte del problema. que quiere decir el fallo es bueno????? que te gustó el resultado. pero es un ejemplo tremendo del cualquiercosismo. decime cuales son los buenos argumentos, de veras, porque lo que veo es que recurre a una cita tras otra, que no agrega nada, y que disparan en direccion contraria a la que sugiere. y de repente vienen las cabriolas y llegamos a que si se justifica el trabajo. simplemente: no se puede argumentar así. el fallo lo tomo porque vengo trabajando con el tema carcel castigo democracia hace años, y por eso me intereso

GerardoD dijo...

Leí el fallo, es una payasada. Clara muestra de Slokar, quien no quiere contrariar el "relato" soslayando la inflación penal de los últimos años así como el incremento inaudito en las privaciones de libertad y restricción a excarcelaciones impuestas desde el poder, procurando demostrar que se está por más derechos. Es simple, si estás por más derechos, el primer derecho que tenés que garantizar es que no se prive de libertad ni se mantenga en condiciones paupérrimas a más personas, antes que desviar y apuntar como solución la de más presos pero garantizandole a unos pocos de estos derecho a las prestaciones laborales!

Anónimo dijo...

¡Tanto gregre para decir Gregorio!
Ese mismo fallo se podría haber redactado en no más de cinco páginas. Es inconcebible el amontonamiento de sarasa que producen los jueces (o sus empleados) en sus fallos, para terminar sosteniendo algo que no se deriva de ninguna de sus citas de autoridad.
Internet y los procesadores de texto le han hecho más daño al medio ambiente que cien fábricas juntas. Una decisión con un buen par de argumentos podría tomar unas 6 o 7 páginas, pero tenemos mamotretos de media resma de humedades para llegar al mismo punto, sin agregar absolutamente nada más que el floreo onanista por la biblioteca propia o prestada. Los jueces son una manada impresentable, aun (y especialmente) cuando quieren ser cool.

LG

Anónimo dijo...

Profesor Gargarella,

no suelo halagar a casi nadie. Leo blogs, diarios y todo lo que esté a mi alcance de temas penales y políticos.

Creo, y espero equivocarme, que Ud. es el último intelectual honesto que queda. El resto comprado o cobarde.

Desde este impersonal medio lo aliento a seguir, aunque sé no necesita de ningún aliento, pero déjeme alentarlo...

Gracias
Alejandro Durañona