26 abr. 2016

J. Waldron: Political Political Theory 2


En su texto "Principios sobre la legislación," capítulo 7 de su último libro, Waldron distingue entre modos diferentes de acercarse a la legislación (y a las cuestiones institucionales en general) desde la filosofía política. 

Esas posiciones diferentes incluyen, por supuesto, la total indiferencia frente al tema institucional, propia de una parte relevante de la academia anglosajona, que Waldron tipifica con los trabajos de Isaiah Berlin. Pero luego viene lo importante. 

Entre quienes se ocupan del tema Waldron clasifica, en primer lugar, a aquellos que han pensado en 1) principios sustantivos para organizar u ordenar a la legislación, como es el caso de Bentham y el principio de la maximización de la utilidad general; y Rawls, y sus dos principios de justicia. 

Luego, distingue a aquellos que han elaborado en 2) principios formales de la legislación, como Lon Fuller, que pensaba en principios tales como la generalidad, estabilidad, inteligibilidad, consistencia, practicabilidad y publicidad de las leyes.

Finalmente, se refiere a los casos que más le interesan -posiciones como las que él mismo avanza- que tienen que ver con el establecimiento de 3) principios procedimentales que debe cumplir la legislación (principios que, como los de Fuller, no ve como meramente instrumentales sino también, en un sentido importante, como principios morales). Se trata de principios sobre cómo es que la legislación debe ser elaborada, quiénes deben participar en ella, o el espíritu que debe guiar a quienes intervienen.

Waldron sugiere entonces una serie de principios, que incluyen varios de relevancia para quienes estamos interesados en la democracia deliberativa (sobre todo por venir de alguien que no lo está), como los de que debe darse voz y tomar información de parte de todas las "opiniones e intereses" diversos existentes en la sociedad; o el principio de "deliberación", que incluye ciertos deberes y responsabilidades sobre cómo llevar a cabo la discusión parlamentaria; o un principio de formalidad legislativa, que incluye uno sobre la "estructura del debate"; o uno de "igualdad política y decisión mayoritaria".

.................................................................................................

La distinción entre estos tres grupos de teorías es enriquecedor, y también el tratamiento que Waldron le da a cada uno de estos principios procedimentales. También, su trabajo ayuda a dar fuerza a su teoría pro-legislativa, que partió de una crítica profunda a la revisión judicial, contraponiendo a la "pintura rosa" con que se describía, desde la academia central, al control judicial, otra "pintura rosa" con la que él describía al trabajo del Congreso. En este nuevo libro, en cambio, la foto de tapa es la de un grupo de parlamentarios tomándose a golpes (digámoslo así, la "pintura rosa" quedó atrás), y los principios que sugiere para organizar y pensar críticamente la labor legislativa, parten de eso: de la necesidad de construir un ideal desde donde criticar la práctica parlamentaria efectiva. Se trata, en ese sentido, de un paso importante en su visión, que cubre un vacío importante que uno podía señalar sobre su trabajo (la carencia de una "teoría -crítica- sobre el legislativo").

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buen post.
Una pregunta: ¿un abordaje crítico de la actividad legislativa, que pretenda regularla a través del establecimiento de ciertas pautas procedimentales, no va de la mano con una defensa de la revisión judicial? Pienso en que, de violarse esas pautas procedimentales básicas -que por lo general tienen un contenido de carácter más sustantivo que meramente formal., i.e. existencia de una debate "robusto"- sólo quedarían los jueces para anular o dejar sin efecto la legislación (injusta) resultante.
Tomás

rg dijo...

si, es un buen punto. por un lado, y por esa dimension "moral" que le ve al tema, entiendo que la idea es tener un parametro de critica. por otro, por la dimension "institucional" que le interesa, eso tiene que habilitar controles, que pueden ser judiciales. y en este libro (algo decia en el post anterior) retoma y revisa y radicaliza y reajusta algunas de sus tesis anteriores sobre el tema (en part. en el art. the core of the case")

Ramiro dijo...

Leí por ahí que el texto de Waldron es un llamado a la "teoría política" a concentrarse en cuestiones institucionales, una especie de queja en ese sentido. ¿Te parece que es una lectura correcta de lo que Waldron hace en este libro?

rg dijo...

absolutamente, ese es el tema del libro