18 jun. 2008

La teoría de la democracia de ck




Entre los hechos más notables y menos destacados de estos días se encuentra la explicitación que ha hecho la presidente de la teoría democrática que suscribe. Suscribe, diría desde aquí, una teoría más bien opuesta a la que yo defendería, desde la izquierda democrática. Algunos de los puntos que destacó:

1) Democracia es votar: El que se opone al gobierno tiene que esperar a las próximas elecciones. Nada de bocinas, cortes, protestas, cacerolas. La plaza está para el oficialismo. Y ojo con querer ocuparla. (la democracia no se puede manejar "con cacerolas, cortes de ruta y bocinas, así no se gobierna al país". La "protesta," dijo hoy, "interfiere en la misma construcción democrática"). Contra estas afirmaciones, le diría que democracia es, sobre todo, lo que pasa entre votación y votación.

2) La política está en manos de los representantes: Si uno se opone al gobierno, lo que tiene que hacer es crear un partido político. ("si además quieren cambiar el modelo económico del país lo que deben hacer es organizar un partido político, presentarse a elecciones y ganarlas"). Contra estas afirmaciones, le diría que la democracia tiene que estar sobre todo, y cada vez más, y tanto como se pueda, en manos de los ciudadanos, y no de los partidos y los representantes (ni de las corporaciones). Es decir, lo que se necesita es más democracia directa, y no más (de esta) democracia representativa.

3) Como participar es participar en un partido político, quien lo hace por fuera no merece, políticamente, consideración ("cuatro personas a las que nadie votó, nadie eligió, se reunían, deliberaban y comunicaban al resto de los argentinos quién podía andar por las rutas". Ayer, nk insistió con el mismo punto, la misma idea de quiénes son y quiénes se creen que son estas cuatro personas que lideraron la protesta). Es notable el modo en que tanto ck como nk ignoraron o despreciaron el hecho extraordinario de que miles y miles de personas salieron a las plazas de sus pueblitos a manifestarse contra el modelo imperante. Al concentrar su atención en los "cuatro del campo" dieron vuelta la espalda, brutalmente, a los cientos de miles de ciudadanos que salieron a la calle a expresas sus quejas. Contra estas afirmaciones, diría que la política debe tomar detallada nota de la protesta que proviene de la sociedad civil, más o menos organizada. Debe prestar especial atención -en lugar de menospreciar o desmerecer- a las quejas de quienes se sienten afectados por las políticas que se toman. No para, necesariamente, darles la razón, sino para explicarles y justificarles por qué van a hacer lo que quieren hacer. Necesitan, con urgencia, conocer en lugar de ignorar el por qué de la oposición de ciertos individuos o grupos a las políticas que propician.

4) Protestar en la calle es ponerse fuera de la democracia. Protestar es ser intolerante ("Tenemos que aprender a procesar democráticamente nuestras diferencias, tal vez por los golpes de estado creemos que todo se arregla con intolerancia, cocina, cacerolas o cortes de ruta"). Contra estas afirmaciones, le diría que la protesta es el primer derecho, está en el corazón de la democracia, constituye su esencia. Esto no quiere decir que cualquiera puede protestar de cualquier manera, sino que la protesta debe, ante todo, protegerse: si perdemos la protesta, lo perdemos todo.

5) La política se trata de ellos o nosotros ("no quiero un país, una democracia corporativa donde se crea que se puede manejar desde la Sociedad Rural". Y él, como siempre, subió la apuesta: es "ellos o nosotros" -"a nosotros nos gusta ir a Plaza de Mayo y vamos. A ellos, les gustará andar con cacerolas"). Contra estas afirmaciones, diría que muchos nos sentimos radicalmente críticos de ambos grupos, sin ningún problema: hay mucha vida, por suerte, fuera del kirchnerismo y la Sociedad Rural.

26 comentarios:

escriba dijo...

¿Mucha?
Creo que Ud. que ha argumentado en torno a las diferencias legales entre los piquetes de desocupados e indigentes y piquetes de la "abundancia". ¿No podría aplicarse ese criterio para tamizar las expresiones de la Presidenta? Creo que de esta forma Ud. las toma en abstracto y es importante el contexto.
Me parece
Saludo

rg dijo...

si, claro, se puede tamizar y matizar siempre esta bien. el tema es que si uno suma su diatriba anti-protesta y el extraordinario desden -menosprecio- no reconocimiento que demostro frente a las manifestaciones en la calle, se ve algo muy serio. para mi es gravisimo que se quiera reducir lo que paso con media argentina en las plazas a "cuatro personas no representativas de nadie."

luis dijo...

Nowhere Man

En línea con lo que dice Escriba, si este gobierno ha aplicado mejor que ningún otro la tolerancia al derecho de protesta de los desocupados, merece que en tus palabras "trates sus palabras en su mejor luz". Es decir, en el contexto de una protesta agropecuaria basada en el desabastecimiento de todo el país. Me parece que dadas las circunstancias tomar los dichos de Cristina como pruebas de una concepción de la democracia no participativa es ser no ser consistente con el principio que solés defender. Por otra parte, aún desde una posición participativa, hay que reconocer sus limitaciones. Ella no dijo que no se puede protestar y que apra ejercer presión hay que recurrir si o si a la formación de un partido político. Señaló, por el contrario, que eso es condición necesaria si lo que se quiere es cambiar el modelo. Me parece que estamos de acuerdo en que semejante objetivo requiere vías más institucionales que golpear una cacerola. Por otra parte, qué pensás de las protestas que pretenden destituir a un presidente? No te escapes por la vía de que eran "cacerolazos por el diálogo". Para mi no lo eran, pero aún concediéndote eso, me gustaría saber tu opinión en un plano teórico.

rg dijo...

Mi posicion es que SIEMPRE es necesario dar maxima proteccion al critico. Y si el tipo lo que pide (que no es el caso) es "tirar abajo a la democracia," responderia como brandeis en whitney "mientras haya tiempo para argumentar, lo que hay que hacer es rebatirlo, y no imponerle el silencio." Contra el doble standard hoy imperante, tanto en el gobierno como en la derecha, yo siempre estuve, en un sentido, en favor de cortes y escraches. no en cuanto a que "me parecen bien," sino por la idea de que "dejenme participar, denme bolilla en las criticas, tomenme en serio, abranme canales institucionales sensatos (porque me dejaron solo el voto, y el castigo del voto tienen forma de eludirlo), y despues no va a haber mas escraches, cacerolas ni cortes."

Rodolfo Omar Serio dijo...

Creo que lo de ayer fue una clase de Teoría Peronista y su concepción del Estado y el sistema de partidos. A pesar de todas las críticas, hay que reconocer que los K devolvieron "lo político" a la política (al contrario del populismo de derecha, como Menem o Macri, que se basa en vaciarla de sentido constantemente).

Roland Barthes hablaba de la critica "ni-ni" para referirse a la situación en la que uno se distancia de los "dos bandos" para parecer neutral, pero en general con esa falsa ausencia termina favoreciendo indirectamente a uno de ellos. "Ni vencedores ni vencidos" no es más que un recurso retórico, todas las divisiones políticas terminan polarizadas.

Ojalá hubiera mucha vida después del kirschnerismo y la SRA, pero en lo personal, lo dudo. La izquierda trotskista-ahora-devenida-maoísta es patética y la derecha es racista y fascista.

Lo más parecido a un justo medio, aunque nos duela, sigue siendo el peronismo. Ojalá hubiera algo que lo supere en gobernabilidad, calidad institucional y votos, pero al día de hoy, no lo hay.

A veces me consuelo pensando que al menos a los K no les dan asco los "morochos".

rg dijo...

pero por que la alternativa tiene que ser tan patetica, y por que tiene que estar en el justo medio? en lo personal, yo no me considero en el justo medio, entre otras cosas porque creo que tanto la sr como los k estan a la derecha, con sus matices

Rodolfo Omar Serio dijo...

La política argentina no es más que la lucha de la centro-derecha contra la ultraderecha para ver cómo se reparten el país.

Yo tampoco adhiero a la teoría de los jsutos medios, pero hasta el ahora el peronismo es la única forma viable de gobernar este país, alternando discursos y medidas de izquierda y derecha, pragmáticamente.

Ojalá podamos salir de este loop constante que es la historia argentina.

rg dijo...

si, pero condicion para salir es romper la idea del peronismo como unico garante. garante de que? segun los ultimos cuatro gobiernos peronistas, contando este, garante del statu quo de injusticia. siempre, con los matices que obviamente corresponde poner. pero el poder y la riqueza siguen concentradas, y en todo caso rotan un poco las elites. pero a la izquierda no le corresponde sino rechazar esto, por ejemplo, a partir de la critica permanente, apoyada en razones. porque un partido nuevo no vamos a fundar

sl dijo...

rofolfo omar serio, ¡qué manera de simplificar maestro!! Resulta que ahora solo hay ultraderecha fascista, ultraizquierda trotskista, y en el medio el peronismo. Y los que dicen no ponerse en ninguna de esas tres categorías, en realidad están tomando posición para uno de los tres. Y bueno, si vos lo decís...Por suerte hay muchos matices!!!!! liberales igualitarios (un mundo adentro de esta categoría), republicanos (otro mundo), libertarios (otro mundo), comunitaristas (otro mundo), y dentro de cada una de estas categorías, gente que apoya el presidencialismo, el parlamentarismo, el semipresidencialismo, regímenes híbridos, y dentro de cada regímen, gente que apoya políticas sectoriales de una u otra clase.
Las etiquetas están bien para fijar atajos mentales, porque los votantes no tienen tiempo para recoger tanta información. Pero acá no somos votantes, estamos deliberando sobre temas concretos.

Sebaskur dijo...

A mí lo que realmente me da lástima es que siempre entreguen al país en peores condiciones de las que lo recibieron, así el Estado fue perdiendo herramientas. Vamos a llegar a un estado de cosas en el que por más que reflexionemos no vamos a poder hacer nada en la práctica.

Anónimo dijo...

Roberto, me parece q tu comentario tiene puntos valiosos pero adolece de un problema no menor: descontextualiza el discurso de la presidenta. No conozco exactamente cuál es la teoría de la democracia que profesa el gobierno (confieso que me desorientan bastante sus contradicciones), intuyo cuál es la q postula la Sociedad Rural y coincido bastante con la que vos defendés.
Ahora bien, una cosa es defender el derecho a la protesta y otra homologar un lock out patronal de 100 días q no registra antecedentes en la historia de nuestro país. Incluso vos mismo has reconocido esto, lo cual me exime de abundar al respecto. El tema es, entonces, diferenciar el derecho a criticar al gobierno con todo el énfasis posible (q no valida q se tiren millones de litros de leche o se corten durante 100 días las rutas del país) y la decisión de imponer una política económica (o tan siquiera una medida de gobierno) a todos aquellos que no estamos de acuerdo con la pretensión de quienes dirigen la protesta. Una cosa es valorar una expresión crítica y otra es someterse a una pretensión sectorial por la fuerza de las medidas de acción directa que estos adoptan sin tener las dificultades expresivas de otros sectores (Insisto en que entiendo q coincidiremos en la diferencia entre esto y una huelga o una corte de cartoneros o desocupados. Incluso creo q el problema es q los medios parecen privilegiar la voz y el relato del sector q protesta).
Como vos bien decís, democracia es fundamentalmente lo que pasa entre votación y votación, pero si durante elección y elección no nos ponemos de acuerdo, luego de debatir libremente, sobre si una medida es finalmente correcta o no, para dirimir la controversia sí es fundamental tener presente cual fue el resultado de la última votación. Es muy dificultoso saber como piensa la sociedad al margen del resultado de las elecciones, digo esto pq en algún momento, para definir la controversia hay q contar los porotos. No desconozco ni desvalorizo los métodos de la democracia semidirecta que fundamentalmente en casos como estos podrían resultar muy útiles y necesarios como, por ejemplo, un plebiscito. Pero, como decía, ¿quién es “la sociedad”? ¿los q fueron a golpear cacerolas el martes?¿los q fueron ayer a la plaza? ¿Los q gritan más fuerte?¿los q están aterrorizados por ambas manifestaciones? ¿los q nos les importan nada? ¿Cómo finalmente definimos una discusión que lleva días y días y en la q al parecer ya se han escuchado todas las voces? Claro q la democracia no sólo es votar, pero es indudable que de ningún modo es compatible con la democracia no respetar los resultados de las elecciones (Escuche a algunas periodistas decir q el hecho de delegar la decisión en el Congreso no tenía ningún valor pq el gobierno tenía mayoría en ambas cámaras!!)
La historia de nuestro país nos muestra q un grupo importante de los q protestan no son para nada respetuosos de las decisiones democráticas. Sin dudas tienen derecho a protestar y a incidir en las construcción de las políticas públicas, pero tampoco dudo q a estas alturas no tienen derecho a presionar ni al gobierno ni al resto de la ciudadanía con una medida de acción directa tan brutal y descarnada. El desabastecimiento constituye una distorsión innegable del debate democrático.

Saludos,

mm dijo...

Me parece que el punto pasa por el lugar desde donde se tomó la decisión para modificar el régimen de retenciones. Y esto dice mucho de la concepción democrática y de la concepción sobre “lo político” de Kristina que DECIDE aplicar “más democracia a la democracia” convirtiendo la medida adoptada “en uso de sus facultades” en un proyecto de ley para discutir en el Parlamento. Digo, si alguien es esencialmente democrático ¿por qué entre las alternativas posibles para tomar una medida que” interesa” no solo a “los intereses” que toca (sectores productivos del campo)sino a todos los ciudadanos en tanto impactaría sobre el conjunto social optó por la más personalista y autocrática como el Decreto? La sensación que tengo es que la presidenta piensa que en este escenario APLICAR o NO APLICAR democracia es una decisión que se toma, y que en particular parecería creer que es ELLA COMO PRESIDENTA quien tiene el poder de decidirlo. Cuando en verdad lo que debería reconocer es que “no le quedó otra que ceder en la intención de imponer-se” porque hubo una reacción (no importa el signo) que la estaba dejando fuera del campo político, encerrándola en un autismo lamentable;,y que fue el MARCO DE LA DEMOCRACIA desde donde todos pudimos decir lo que pensábamos lo que amortiguó alguna otra derivación. Que no es ELLA O SU ESPOSO O EL PARTIDO (peronista dijo), sino que fuimos TODOS quienes desde el ejercicio de la palabra y la acción hicimos uso de nuestros derechos como ciudadanos para MARCAR LAS DIFERENCIAS y proteger UNA FORMA DE ENCUENTRO EN EL ESPACIO PUBLICO Y QUE ES LA DEMOCRACIA.

Rodolfo Omar.. disiento con vos, el peronismo no es una forma de gobierno, es un partido político en el gobierno que tiene que demostrar capacidad , como cualquiera que tenga aspiraciones democráticas de construir consensos ( y esto no implica resignar un proyecto de gobierno), de construir acuerdos que hagan viable un proyecto, un modelo. Este país, como vos decís, para bien o para mal es el único que tenemos y tiene la virtud de todavía tolerarnos en nuestra intolerancia y en nuestras mezquindades. Fijate que todavía podemos, siempre, volver a pensarlo, digo no, como espacio para nuevas generaciones y desarrollarnos nosotros.

Finalmente(sin final final… seguro)¿ por qué no reconocer que hubo mucho país en la calle? Por qué en vez de negarlo no nos ocupamos de dar cuenta de los descontentos que el conflicto campestre tuvo la particularidad de “canalizar” por homologación (dijera Bourdieu en su análisis del Mayo Francés), de descontentos acumulados en otros ámbitos de lo social? Tal vez digo, tal vez podríamos .. digo, tal vez podríamos pensarlo ...

Ramiro dijo...

"Es muy dificultoso saber como piensa la sociedad al margen del resultado de las elecciones, digo esto pq en algún momento, para definir la controversia hay q contar los porotos".

Bueno, si. EL sistema de decisión mayoritario se basa en la idea de que las discusiones no se pueden extender por siempre y se deben tomar con plazos de tiempo máximos. Sin embargo, en el caso no hubo discusión de ningún tipo. Por lo pronto, hay un aspecto central que es la movilidad de las retenciones que nunca se discutió (el gobierno dice q es intocable, abstractamente no parece ser un tema intocable en democracia, ¿o si?). Y encima, las discusiones que hubo son ultracerradas y se hacen de espaldas a la sociedad.

Desde ese punto de vista, diálogo verdadero no existió. Y el Congreso debería ser un buen ámbito para discutir, pero eso requiere de la voluntad de sentarse a plantear argumentos y rebatirlos. Lo que el gobierno parece no querer hacer, con su proyecto a libro cerrado, blindado y demás adejetivos.

Por otro lado, difícilmente pueda -materialmente hablando- la SRA et. al. IMPONER un modelo económico: la protesta lo único que puede lograr es sentar a negociar a los funcionarios o (en el mejor de los casos para sus intereses) lograr que den atràs con la medida. No olvidemos que el Estado tiene innumerables herramientas para resolver los problemas que se acechan a la protesta, incluyendo sus facultades coercitivas y de uso de fuerza. Si no las usan es por una inteligente decisión política: apuestan al desgaste, personalmente preferiría que se sienten a negociar.

De modo que desde este punto de vista, la protesta esta lejos de imponer "un modelo" económico. Como mucho ataca a una medida q ni siquiera hacer referencia a la 'facultad del estado de intervenir en la economía' (como muchos dicen por ahí) ya q lo que se discute es un monto, no las retenciones en sí.

Finalmente... ¿¿¿quien dice que hay que estar con unos o con otros??? ¿Nini? ¿Y si prefiero estar sin nadie? Me parece muy razonable todo lo que dice Lozano sobre el asunto, y no lo veo como representante de la SRA y la derecha golpista, ¿o si? El maniqueísmo y su relación con la necesidad de elegir lados me parece una postura cómoda (sí, cómoda) para justificar estar codo a codo con impresentables y bancar modelos que en distribución de riqueza son un bleff. Hay que bancarse decir ni caceroleo ni voy a la plaza. Yo también tengo mis razones de xq NO FUI a la plaza. Saludos y perdon por el largo.

PIC dijo...

Profesor:
Por primera vez leo algo suyo en el blog y coincido _in totum_.
Un saludo,
PIC

Portia dijo...

Hay una fuerte tendencia a la hora de dar un discurso de exagerar y solo mostrar los mejores argumentos a la mejor luz, resaltando lo mejor de uno, y muchas veces, lo peor del otro.
Sin embargo, es justamente por esta tendencia a mostrar las cosas a la mejor luz, que opino que es muy preocupante que la cabeza del poder ejecutivo "despache" la definición de algo tan complejo y dinámico como la democracia en el simple acto de votar de las personas cada cuatro años, y el subsiguiente ejercicio del poder por el gobierno elegido popularmente a lo largo del mandato.
Más que nada teniendo en cuenta que en el período pre- electoral también se vio brillar por su ausencia a la discusión pública. Mientras NK afirma en sus declaraciones que las medidas tomadas no son sorpresa porque "se sabía que iban a hacer una vez electos", es menester recordar que durante el año pasado la presidenta se abstuvo de participar en debates públicos con el resto de los candidados, dar entrevistas a la presta u esbozar un programa o lineamiento de las futuras medidas de gobierno.
Por último, recorde especialmente las menciones a la democracia deliberativa por el prof. Gargarella en clase cuando A. Fernandez dijo con absoluta convicción que no era democrático consultar con los afectados por una política antes de decidirla, ya que esto solo lograría que el Estado se rindiese ante intereses sectoriales en cada ocasión.
No hay que confundir el escuchar al otro con hacer caso a lo que el otro dice palabra por palabra, la idea de que el discurso es enriquecedor solo puede sostenerse si creemos que de dos opiniones alejadas se puede llegar a un acuerdo (justo) mediante el debate.

Anónimo dijo...

Ramiro, creo q coincidimos en la importancia de q en este contexto este tema se debata en el Congreso de la forma más vigorosa y transparente posible.
Lo de que será un debate a libro cerrado tiene patas cortas. Todo proyecto de ley q ingresa a la legislatura puede ser modificado. No existen formas legítimas de condicionar la discusión: es tan ilegitimo que el PE condicione de hecho la voluntad de los legisladores de su bancada como que los muchachos del campo aprieten con escraches o amenazas a los legisladores. Creo q todos estamos deseando un debate q esté a la altura de las circunstancias y un poco de cordura y racionalidad en todo esto.

Ahora bien, dicho esto creo q mi disidencia con vos radica fundamentalmente en que no comparto lo de que “difícilmente pueda -materialmente hablando- la SRA et. al. IMPONER un modelo económico”. Tiendo a pensar exactamente lo contrario a lo q vos planteas en este punto. Creo q la historia de nuestro país enseña q instituciones como la Sociedad Rural sí han hecho lo q vos señalas q materialmente no pueden hacer. Lo aclaro no porque me interese enfatizar las diferencias sino porque precisamente estas cuestiones son las q motivaron mi intervención en este blog para señalar que el análisis de Roberto descontextualiza el discurso de la presidenta.

escriba dijo...

Creo que acá el problema está en que el grueso de la protesta está motorizado por un sector de la economía que viene ganando mucho dinero, lo cual también muchos "canales" (por ejemplo los medios) para manifestar su protesta. No les interesan los canales institucionales. Quieren imponer.
Saludos

GabrielaR dijo...

Estemos de acuerdo o no la presidenta citó una posición de la Teoría de la Democracia que suscriben autores de la talla de Schumpeter y Sartori. También se plasma en la defición de gobierno representativo que se instala como predominante en el siglo XIX y que reproduce nuestra constitución. Coincidamos o no con esa visión, es posible.
En mi caso, pienso que toda protesta es legítima pero así como la huelga, derecho constitucional, tiene límites (se ve que para algunos porteños el subte es un derecho esencial pero la alimentación no), también me parece que los abogados deberían coincidir, que esto se aplica a los paros patronales. A su vez, si la plaza no es de nadie, si yo acepto que no todos los que apoyan el reclamo del campo comparten las manifestaciones golpistas- y aún sexistas- (abajo la puta, muerte a los montoneros), también se debiera aceptar que muchos de los que fueron a la plaza de mayo el miércoles, coicindan o no totalmente con el gobierno, lo hicieron convencidos y ejerciendo un derecho igualmente legítimo que el de los caceroleros a manifestarse. Pero expresarse y manifestarse no significa tener el derecho de pretender que la soberanía popular expresada en el voto no significa nada, y que hay que gobernar por las encuestas o los climas de opinión.
Lo que me interesaría saber escómo quienes siempre solían defender una visión formal del republicanismo (que no es la única, también está la tradición republicana renacentista) pueden justificar que se diga que hay que disolver el congreso o escrachar a los legisladores para que voten como uno quiere.
Sobre el doctor Gargarella, como siempre sin palabras. Se ve que lo que enseñaba en lso noventa en la carrera de Ciencia Política de la UBA (antes de mudarse a las universidades privadas mejores pagas) ya no le interesa más (no recuerdo que en su cátedra diera lugar a los debates participacionistas sobre la democracia ya que el eje estaba siempre en el gobierno representativo) Tendrá que repasar su Alberdi, a quien dice conocer tanto, pero leyó tan unilateralmente (claro tampoco lee aportes de colegas de la Teoría Política mucho más eruditos que los suyo)para recodar hastá que punto nuestro modelo constitucional decimonónico ponía el eje más en el gobierno representativo que en la democracia e inclusive la república.
Pero bueno, es lo importante es apoyar los cacerolazos de la gente (otro colectivo de identificación que ni él ni sus amigos pudieron instalar en el furor aliancista) que ahora es gente "bien"

rg dijo...

pero ese es el punto gabriela, no es qe ella no dfienda una teoria de la dmocracia, sino que defienda una vision elitist

Ulrich dijo...

Según algunos comentarios, si no estás de acuerdo con ciertas personas te tiran encima con un curriculum. O con una proyección de lo que ese CV debería ser.

Ramiro dijo...

Si Rodrigo, coincidimos en la necesidad de un diálogo abierto y sin restricciones. Un par de cosas.

1. No creo que la posibilidad de votación a libro cerrado sea impensable, ya paso en otras oportunidades en dónde no se hizo valer la mayoría del oficialismo y no se toco una coma al proyecto del ejecutivo. Si bien el proyecto puede ser modificado, de ahí a que lo sea hay un trecho.

En el caso de votación "a libro cerrado", el Congreso sería más bien un órgano colegiado ratificador de decisiones en base al principio de la mayoría que un órgano deliberativo... No creo que ese sea su rol más valioso.

De todas formas, Blank dijo hoy en Clarín que habrá debate y discusión y no votacíon in totum, lo que me parece positivo.

Por otro lado, lo cierto es que todas las discusiones están más o menos condicionadas, y también en los cuerpos colegiados, dónde hay, por ejemplo, amenazas expresas o imlíticas, etcétera. Por ejemplo, en este caso el oficialismo bien podría ir sentarse a la discusión amenazando con trabar la ley y que rija la resolucion del MECON, y los sectores del campo amenazando con volver a las rutas.

Pero son los condicionamientos ilegítimos los que hay que evitar, como bien decís. Y claro que nadie puede ir a debatir con gente amenazándote en la puerta, aunque el límite del escrache como amenaza y la manifestación como 'expresión' ante el representante puede ser bastante borroso...

Con respecto a lo de la SRA y su capacidad de 'imponer'... Estimo que la historia en esta está de tu lado. Pero creo también que en ese momento la SRA tenía un poder militar detrás (el poder de los cañones de Lasalle), que ahora no tiene. Y el sector está claramente dividido: la SRA sin la FAA no moviliza a nadie, me parece. Slds.

sl dijo...

Ramiro, la presidenta no puede amenazar con trabar la ley. Ahí discrepo. Si traba la ley, siguen los piquetes y la corte finalmente la declarará inconstitucional, y habrá que devolver dinero. Lo que puede más bien es imponer el número de los votos.

Sergio M dijo...

Coincido con la interpretacion del post. El punto mas preocupante me parece el primero (ademas creo que de este se pueden derivar los demas) dado que obvia la imposibilidad de preveer situaciones tanto por los postulantes como por los ciudadanos que tienen que decidir y la necesidad de resolver esos problemas. Esto se ata naturalmente a la idea de tener un congreso como espacio relativamente mas amplio de de debate y que requiere contacto constante con distintos sectores de la poblacion para no transformarse en aislados tomadores de decision.
La posicion de democracia es votar llevada al extremo admite el autoritarismo.

Saludos

Portia dijo...

me parece que incluso tomando las ideas mas elitistas de democracia como las de Schumpeter o Sartori hay matices que no se observan en el discurso de la presidenta. Ciertamente no podemos esperar que Schumpeter opine lo mismo que Cristina en cuanto al valor de voto popular como expresión de los deseos de un pueblo. El voto seria en el caso de Schumpeter la mejor manera de arbitrar entre elites, pero no es que este método cuenta por el valor intrínseco de quienes hay votado.
Por otro lado, hay limitaciones al accionar de la "soberania popular" en la interpretación elitista de la democracia. Para que este metodo de seleccion y gobierno tenga validez y legitimidad hay ciertas reglas que deben respetarse, por ejemplo los límites constitucionales al gobierno y entre ellos los mas importantes las libertades civiles, sin las cuales el modelo no tiene sentido.

Nicolás Galíndez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Publius dijo...

fghj