23 jun. 2008

Owen Fiss en Argentina

En la última Boston Review (la revista que dirige el nuevo profesor estrella -uno de los pases académicos que sigue haciendo ruido- de la Escuela de Derecho de Stanford y del Departamento de Ciencias Políticas de la misma Universidad, Joshua Cohen, ex profe del mismo departamento en el MIT) un gran profesor y muy respetable pensador liberal, ya muchas veces visitado y revisitado por aquí, hizo publica una carta que el mismísimo John Rawls le había escrito en agradecimiento a cierta bibliografía enviada. En esa carta personal, después de agradecerle el envío, Rawls le enumeraba algunas razones, inspiradas en una charla con otro profesor de Harvard, Harry Kalven (que fue el autor del material que Rawls agradece), de porqué el Baseball podía ser el mejor juego de todos.

En la introducción a la carta, de 1981, este alumno comenta que el rumor de que Rawls tuvo la oportunidad efectiva de dedicarse al Baseball profesionalmente no tiene entidad. Según su ex-alumno, simplemente jugó al Baseball en su escuela secundaria, y bastante poco, y afirma, que sí, que era un aficionado del baseball, al igual que Harry Kalven, y lo usaba en muchos de sus ejemplos en las clases de Harvard (al igual que Kalven en sus libros).

Sin pretender traducir el texto, resumo las razones que presenta Rawls:

1. Las reglas del juego son equilibradas, empezando por el diamante como figura representativa del equilibrio del juego (¿?).

2. Todas las personas, indiferentemente de su tamaño o peso, pueden jugar y eso no determina su performance. Altos y flacos, gordos y petisos, juegan por igual, sin ventajas que sean determinantes. En contra del caso de la altura en el Basket.

3. El juego usa todas las partes del cuerpo. Desde pies/manos hasta estrategias mentales complejas.

4. Todo está a la vista de todos. En contraposición al football americano o al basketball donde hay cosas, hay momentos en que algunos pueden perder de vista mucho y otros no, en baseball, todos tienen las mismas restricciones sobre lo que se ve y sobre lo que no, comparten las mismas capacidades en ese sentido.

5. Baseball, béisbol para los criollos, es el único juego cuya anotación no se realiza con la pelota/bola del juego. Eso aumenta el grado de concentración de los espectadores en diferentes sectores del campo y acciones del juego.

6. Por último, fuera de la lista del artículo, Rawls afirma que el baseball es el único juego, incluso comparándolo con el fútbol (nuestro fulboool), donde el juego no termina por el paso del tiempo, sino por el fin del juego mismo (para más detalles consultar el original más arriba o acá).

Habría que preguntarse cómo podríamos responder desde nuestros deportes favoritos y quizás desde ideas propias y teorías de la justicia favoritas. Acaso ¿usan los profesores y los teóricos locales/regionales muchos ejemplos de algún deporte en especial?

Tal vez sigamos el tema en otro post, hay muchas anécdotas, por ejemplo, con la pasión del cricket de H.L.A. Hart.

Lo importante, retomando el hilo inicial, es que ese ex-alumno de Rawls en Harvard era el mismísimo Owen Fiss, amigo de muchos por acá, teórico de un liberalismo igualitario, profesor de la universidad de Yale, que se encuentra visitando la Argentina y expone sobre las "La libertad de expresión y las dos caras del estado", el próximo 30 de Junio a las 18:00 hs en la Facultad de Derecho de la Universidad de Palermo, la sede de Mario Bravo 1050 (casi Av. Córdoba) con la organización de la Asociación de Derecho Civiles y la Universidad de Palermo. Se encuentran también acompañando el auspicio del evento la Maestría en Derechos Humanos de la Universidad Nacional de Lanús y la Maestría en Industrias Culturales de la Universidad Nacional de Quilmes. La charla tendrá traducción en simultáneo.

El Profesor Fiss, como muchos saben, es experto en derecho constitucional, y además de profesor de Derecho en la Universidad de Yale, es miembro del comité organizador del Seminario en Latinoamérica de Teoría Constitucional y Política (SELA) que se reúne anualmente desde 1995. Graduado en las universidades de Dartmouth, Oxford y Harvard, fue secretario letrado de la Corte Suprema de Estados Unidos, se desempeñó en la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia y enseñó en la Universidad de Chicago. Sus temas de interés académico abarcan la protección de la igualdad ante la ley, el acceso a la justicia y la libertad de expresión. Entre sus publicaciones se encuentran “Liberalismo dividido”, “Una comunidad de iguales”, y “La ironía de la libertad de expresión”, donde reflexiona sobre el papel que el Estado puede y debe cumplir para garantizar un debate público robusto, plural y democrático.

20 comentarios:

sl dijo...

Un comentario irónico, pero sin mala fe: creo que la "justicia" y transparencia de las reglas del baseball puede llegar a ser el único atractivo de ese deporte. Nunca he visto deporte más aburrido, la verdad. Saludos!!!

Lucas A. dijo...

Sí, en buenas películas no es tan aburrido, pero eso depende de los directores y de las películas. Y obviamente no sé si es un reflejo digno, no?

Tal vez se puede hace una buena película sobre nuestro deporte nacional: el pato. Pero ese es otro tema, ja.

Muchos dicen, irónicamente, que lo interesante del Baseball es la comida y (sobre todo los siderales litros de) cerveza que se toma en los estadios, que parecen hace un "velo de ebriedad" que imparcializa y (divierte)a los espectadores. Pero esto es lo que dicen los muchos críticos del Baseball, sobre todo de la zona del norte de eeuu que es menos baseball.

Indiferentemente, me explican que si los deportes están divididos por zonas, el baseball es el más federal de los deportes (por ejemplo frente al Basketball o Hockey, la disputa está con Football americano). De todas formas la disputa sobre el más común, el más popular, sigue...

(Saludos SL, tanto tiempo)
Sigamos,
Lucas.

sl dijo...

Una vez tuve la ¿suerte? de ir a un partido de baseball. Como no podía con mi aburrimiento, me puse a contar las veces que cada jugador escupía antes de batear o tirar la bola. No me acuerdo el número, pero sobrepasaba el 50% de los jugadores. Si a eso le sumamos la pésima comida que dan en los estadios, y la obesidad que suele embargar a los espectadores (claramente asociada a esa comida), el espectáculo deja mucho que desear.
No es que me guste el teatro surrealista, o por decir un deporte supuestamente elgante, como el polo, no. Yo me quedo con el futbol y el basket, con mucha diferencia. Abrazos

mm dijo...

En clases de teoría social contemporánea, cuando desarrollamos "economía de las prácticas" en Bourdieu- campo, posición, habitus, estrategias,reglas ( de juego)..- hacemos contrapunto con la práctica de algún deporte, en general el fútbol o el basquet y resulta intersante!! Saludos,

Lucas A. dijo...

Sí, Sl, pero debe tener sus cosas interesanes.

Por ejemplo de Rawls, cuando pienso en el último punto, recuerdo el tema de la deliberación y la votación, en un texto de Waldron que dice, sí, todo muy bien con la deliberación, pero en un momento tenemos que cortar, y el tiempo se termina. Para Rawls, el baseball tiene eso de never-ending game, como una deliberación sin fin, por ejemplo (aunque el mismo Rawls parece zigzaguear y decirte que la Corte -con Samuel Freeman- y el pueblo pueden hacer home-runs alternativamente). Eso es interesante.

MM, qué bueno eso del campo y las reglas de juego con Bourdieu debe estar muy bueno de verdad.

Sigamos,
L.

Dupin dijo...

una cosa: el pto 6 es incorrecto ("6. Por último, fuera de la lista del artículo, Rawls afirma que el baseball es el único juego, incluso comparándolo con el fútbol (nuestro fulboool), donde el juego no termina por el paso del tiempo, sino por el fin del juego mismo"). Pensemos en el tenis: no termina por tiempo sino al mejor de 3 o 5 sets dependiendo el torneo.
saludos
f

rg dijo...

ojo que rawls menciona el tenis tambien

Lucas A. dijo...

Tenés razón. Rawls, estoy estimando tenía a juegos más colectivos que el Tenis, pero no recuerdo ahora si lo menciona en la nota, pienso que sí (pero no lo recuerdo).

Mirá lo que encontré en el reglamento internacional de tenis:

REGLA 28 - NUMERO MAXIMO DE SETS

El numero de sets en un partido será de 5. Cuando participen mujeres será de 3.

Mmmmmmmmmmmmm!!!

Sigamos, L.

Pedro dijo...

Comparto con los que ven al baseball como un bodrio, lo único divertido es que siempre hay un “Robert Rodríguez” o “Mario Trujillo” que gana millones y eso por lo menos lo reivindica un poco, ja. Saludos!

Sergio M dijo...

En cuanto al punto 2 (las caracteristicas fisicas no brindan ventajas), creo que dificilmente pueda ser aceptado: las reglas llevan a preferir fuerza sobre otras caracteristicas como la resistencia fuertemente asociadas a personas delgadas.

Gustavo Arballo dijo...

- El punto 2 se cumple con alguna excepción en muchos de los deportes "juegos" colectivos con pelota. En el rugby juega el alto, el petiso, el gordo y el flaquito. En el fútbol también, ni siquiera es necesario ser hábil.

- No hay en la historia del cine un solo ejemplo de una pelicula de ficcion que refleje bien lo que es un deporte (el único ejemplo que se me ocurre, When we were kings, sobre Ali Foreman II, es un documental, y casi no pasa partes de la pelea en si, son todos tipos contanto la previa).

- No puede ser nunca bueno un deporte cuya tasa entre duración del match y tiempo efectivo de juego es de 50 a 1.

- Igual me enganché con un relato buenísimo de Stephen King, sobre la campaña del equipo de béisbol infantil de su hijo: "baja la cabeza", de "pesadillas y alucinaciones".

sl dijo...

Hablando de las alusiones académicas a los deportes, siempre me pareció bastante forzada la comparación entre la función de los tribunales y la función del árbitro de futbol, para referirse a la neutralidad que debe imperar en la adjudicación judicial. Esta analogía suele ser muy utilizada, y a mi me parece errónea. Para empezar, las reglas del fubtol son "claras" y minuciosas. No hay "principios" como en el derecho. Los problemas de arbitraje futbolístico no son problemas de "interpretación" de las reglas, sino problemas de subsunción. Es decir, a veces los hechos no son tan claros como para quedar subsumidos en alguna regla. En el derecho, en cambio, buena parte de los problemas vienen del lado de la interpretación de las reglas y principios, no de la subsunción.
Finalmente, en un partido de futbol las reglas son fijas, no cambian, y se supone que son bastante ciegas (no obstante es cierto que el dinero y las capacidades naturales de los participantes sesgan los resultados, como el dinero lo sesga en la democracia). En cambio, en el ámbito de la adjudicación judicial el juez debe aplicar un conjunto de reglas que van cambiando a través del tiempo, incluso a veces tiene que inventar nuevas reglas. Es como si los jugadores de un partido de futbol se reunieran cada partido a deliberar previamente sobre las reglas del futbol, y el árbitro tuviera que hacer caso a esas cambiantes normas. saludos!!!

Noriega dijo...

Siendo un futbolero maníaco voy a romper una lanza en favor del béisbol. Comprendiendo las reglas es un deporte absolutamente apasionante. Seguí una temporada entera por televisión (1993, ganaron los Azulejos --Blue Jays-- de Toronto) y creo que pocas veces me divertí tanto. Si abandoné es porque es un deporte tan sofisticado que requiere un grado de concentración (y de tiempo libre) para seguir el partido muy distinto al del fútbol, casi como el del ajedrez. La mayoría de los puntos de Rawls son correctos. Y quiero señalar que el fútbol tiene el problema, a mi modo de ver insoluble, de la intencionalidad. Fue dejada de lado para las infracciones de contacto pero se mantiene para los toques con la mano. Creo que la intencionalidad es necesaria pero al mismo tiempo, imposible de evaluar. En béisbol no existe ese problema, las reglas son clarísimas, aunque son muchas y son complejas.
Además, el béisbol a demostrado ser totalmente cinematográfico, a diferencia del fútbol, que todavía no encontró su película.
Saludos.

Noriega dijo...

"ha" demostrado.

perdón por el error.

Gustavo Arballo dijo...

Sl,

Genaro Carrió escribió un articulo muy interesante sobre reglas y principios basándose precisamente en el fútbol.

Es ingenioso, y toma como ejemplo de "principio" la "ley de ventaja" relacionándolo, cuando no, con Riggs v. Palmer.

Pero comparto lo tuyo, no se me ocurre muchos más ejemplos de "principios" en el fútbol.

sl dijo...

Si, tenes razon lo de la ley de la ventaja. ¿Te imaginas un árbitro de futbol declarando inaplicable una regla para un caso concreto? O un arbitro que invente nuevas reglas. Por ejemplo, un arbitro conservador que prohiba las rabonas, o que cobre falta cuando el tipo gambetea a mas de tres personas, o que prohiba la chilena. En fin, saludos

Lucas A. dijo...

Increíble para muchos puede ser lo que comenta Noriega, pero vale la pena leerlo.

A mi siempre me extrañó ese estadio de baseball en Ezeiza, que las pocas veces que lo vi, siempre está vacío. No sé si tenemos un seleccionado de Baseball por nuestra pampas, ja, pero curioso.

Lo de las películas de Beisbol, me parece que es así, hay muy buenas, esa es mi impresión y hacen al deporte más interesante de lo que puede parecer (el mismo noriega sugiere lo contrario, lo sé) verlo, según me dicen, en el mismo estadio.

El comentario de Hart y el cricket estaba vinculado a las traducciones de Carrió del mismo Hart, que según tengo entendido, aquel modificó algunos ejemplos del mismo Hart, aggiornando el cricket a nuestra realidad (en ese tiempo latinoamericana -e hispanoparlante-, porque en ese tiempo las traducciones que se hacían por aquí eran las pioneras). Según parece que las cambió por ejemplos de fútbol. porque vieron, que el cricket por acá.... no arraigó muy bien..

Pero tengo que refrescar eso y lo posteo (en unos días).

Sigamos,
Lucas.

Noriega dijo...

Si el béisbol fuera un deporte insalvable en su aburimiento deberíamos tener una explicación acerca de por qué es tan popular en USA y varios otros países (desde centroamérica hasta Japón) que no incluya la locura colectiva. La navaja de Occam sugiere que no lo es y que es nuestro desconocimiento lo que lo hace insufrible. Es la explicación más sencilla.

sl dijo...

ja, si, tenes razon noriega. algo tendrá, no lo dudo: beber cerveza durante varias horas con amigos puede ser una buena explicacion

yamil Joel dijo...

PARA LA CHARLA DE FISS YA NO HAY MAS VACANTES DE LA OPCION TRADUCIDA