15 ago. 2015

Algo de cine 1: Italianos en el exilio


Por cuestiones que tienen que ver, también, con las raíces propias, estos días vi dos antiguas, tremendas películas italianas, sobre italianos en el exilio (el exilio de la pobreza, en ambos casos): Pane e Cioccolata, la primera; y luego I Magliari. La primera, sobre italianos en la Suiza alemana, y la segunda, más vieja, sobre italianos en Alemania (Hannover/Hamburgo).

La primera de las dos películas es la mejor obra de un abogado y cientista político (¡), Franco Brusati, y es de 1974. Está recorrida por una ironía radical, de italianos pobres contra suizos displicentes. Burla, también, de los italianos contra sí mismos, y orgullo tristísimo por lo propio. Agrego dos escenas que pintan entero al film: En la primera, el gran Nino Manfredi desespera para que en el restaurant donde trabaja a prueba, lo tomen a él y no a su competencia (el "turco"), que hace todo bien. La escena de la pelada de naranja, increíble

Y en esta otra, sobre el final, y ya sin saber más que hacer para integrarse, Manfredi se tiñe de rubio, finge ser suizo, pero llega a un bar en donde están mirando un partido Italia-Suiza. Graciosísimo y tristísimo

La segunda película es I Magliari (1959), de Franceso Rosi, tal vez mi cineasta italiano favorito (o el segundo). Es la segunda película del joven Rosi, pero ya se ve todo lo extraordinario que vendría después. Y para colmo actúa un joven Alberto Sordi (como estafador todoterreno), que protagoniza por ejemplo esta escena sen-sa-cio-nal, él solo -el gran farsante, que ha perdido una vez más, pero está por encima de todos- que se ve forzado a abandonar el lugar en busca de un destino mejor. La escena está en italiano, pero sólo verlo moverse y gesticular, para quien no lo entienda, vale la pena
https://www.youtube.com/watch?v=MJilOHZnVLg

6 comentarios:

fahirsch dijo...

A principios de 1959 estuve en Suiza y vi un programa de TV que aun recuerdo. La esencia del mismo era una discusión: permitir que los migrantes italiananos trajeran a sus esposas: por el sí: para que no violen a nuestras mujeres. Por el no: porque entonces se quedan.

Anónimo dijo...

Roberto: Si Rosi es el segundo cineasta italiano favorito tuyo....la intriga es....cual es el primero?

Ariel de Mendoza

rg dijo...

hola Ariel. A Rosi lo descubrí tarde, y me parece increíble. Desde niño me encariñé demasiado con scola, y no lo pude largar. películas como la familia o nos habíamos amado tanto las vi repetidas veces y nunca me defraudaron, me hicieron llorar y me llenaron de vida y humanidad

Anónimo dijo...

Un buen vino a la salud de Don Ettore!!! Y de paso tambien a la Fardant...

Anónimo dijo...

Un buen vino a la salud de Don Ettore! Y de paso tambien por la Fardant...
Ariel

Anónimo dijo...

Fanny Ardant quise decir...Ariel