18 ago. 2015

Pettit/Braitwhaite: Por qué y cómo castigar

(Publicado hoy en Clarín, acá)

Cómo decidimos qué debe considerarse un delito? Robar un libro de una biblioteca suele contabilizar como delito, mientras que una multa por devolver un libro con retraso no es más que una sanción civil. Cuando se definen ciertos actos como delitos, ¿cuáles son los recursos que debiéramos utilizar para protegernos contra ellos? En un estado de seguridad el remedio a menudo resulta peor que la enfermedad. Por último, cuando a alguien se le imputa un crimen, ¿cómo nos aseguramos de que el juicio, la sentencia y la instancia correctiva sean justos? Estas son algunas de las preguntas que plantea una teoría republicana de la justicia criminal. 
La idea fundamental es que un sistema represivo de justicia criminal no solo afecta la libertad de víctimas y delincuentes, sino que nos expone a todos ante el poder de las autoridades y cuestiona la libertad individual. El concepto de libertad invocado aquí, la equipara al goce del autodominio. En este sentido la libertad requiere protegerse del poder arbitrario del delincuente, del poder arbitrario de la policía y de la imposición judicial ilimitada. Así, no solo proporciona un ideal y guía para el sistema de justicia criminal adonde apuntar, sino también identifica las restricciones bajo las que debe operar el sistema. Es peligroso instalar políticas de justicia criminal que busquen la disuasión a cualquier precio para la libertad; que argumenten en favor de encerrar al individuo solo porque creamos que podemos rehabilitarlo; o que busquen imponer penas homogéneas independientemente de las circunstancias del delincuente. Así, la libertad de muchos también se verá afectada. Viviremos todos a la sombra de las autoridades, intimidados por lo que nos puedan hacer. 
Tenemos que ser “realistas” acerca del delito y de nuestra respuesta frente al delito. La realidad es que el delito ocurre en todos los niveles y en cada rincón de nuestras sociedades. Está claro, por ejemplo, que casi todos los años la mayoría de los ciudadanos hace trampa de una forma u otra con sus impuestos. Buscar un sistema que contemple todas las ofensas por la vía tradicional, punitiva de la justicia criminal sería imponer una forma agobiante para la vida social. Contra este escenario la teoría republicana argumenta que debiéramos desplegar un mínimo nivel de regulación y castigo, suficientes para permitir el máximo disfrute de la libertad. Proporciona el fundamento moral para lo que se conoce como justicia reparadora.
Cuando un niño es atrapado robando en un negocio, la policía debería hacer todo lo posible por llevar al niño ante sus padres y exigirles que le den una reprimenda familiar. Cuando alguien confiesa que mintió acerca de sus impuestos, no debería ser encarcelado si es que está dispuesto a pagar lo que debe más los intereses. Y cuando alguien comete un crimen violento, se deberían agotar todos los esfuerzos para comprometer al delincuente y a la víctima, con la interacción de sus familias y amigos, a encontrar una respuesta más reparadora que punitiva. La causa de la libertad requiere un sistema en el cual la idea guía no es la retribución ciega ni la disuasión a cualquier precio. Es la reparación para víctimas y delincuentes, lo más allá posible; en última instancia, es la reparación para toda la comunidad. 
John Braithwaite y Philip Pettit
Autores del libro “No solo su merecido. Por una justicia penal que vaya más allá del castigo”, Siglo XXI

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Como todo el tema punitivo presentado en el blog, me parece exageradamente ingenuo. Por un lado, directamente esta mal que la persona que evade impuestos si es descubierto pague los impuestos mas los intereses? Quien pagaria sus impuestos, pone la plata a interes en el banco y si no es descubierto, bingo! y si lo descubren paga simplemente y se gano los intereses a pagar. El caso de la victima del crimen violento, por definicion son hechos traumaticos, cuanto mas violentos mas traumaticos. Crees que la victima aceptara en haras de la reconciliacion enfrentarse una y otra vez con el hecho y su autor, que el recibio sin merecimineto alguno? Que tal si le das a elegir? porque habrias de obligarla a pasar por ello. Pareciera que victima y victimario tienen sufrimientos simetricos, pero lo que justamente existe es una tremenda asimetria. Personalmente, no lo creo viable. Perdon por la honestidad.
Jorge

rg dijo...

tenes que comparar lo ingenuo con la situacion dominante: tortura y muerte en la carcel, reincidencia de los que salen vivos. podes quedarte ahi pero no lo aconsejo. las experiencias de justicia restaurativa han sido siempre exitosas. entonces, en vez de decir todo es ingenuo y mientras nos quedamos con la muerte, empecemos a hacer foco en las alternativas que hay, son justificables y funcionan. hay que buscar que lo hagan tambien en casos mas severos. pero lo que no es permisible es mantener el estatus quo actual

Anónimo dijo...

Entiendo que al status quo actual se le deben buscar alternativas. Ahora, el caso de los impuestos es el mas ingenuo de todos, y se supone que es el mas facil. Ahora seriamente, te parece que una victima de violacion quiera encontrarse periodicamente con su victimario hasta alcanzar la justicia restaurativa? Y si no se quiere arrepentir? y si dice que se arrepiente y vuelve a violar (como es lamentablemente el caso)? El padre de su hijo asesinado obligado a interactuar con quien mato a su hijo? Que casos de justicia restaurativa funcionan? Informame porque no los conozco, sacando el caso de Sudafrica, muy excepcional, por cierto. En la UCA se esta desarrollando un intento de reconciliacion entre victimas del terrorismo de estado y militares victimas del terrorismo politico. Ya esto es dificil y ambos son victimas. No hablemos de que se encuentren victimas y victimarios. De todos modos, el principio que tienen las victimas del terrorismo de estado es: "buscamos reconciliarnos con nosotros mismos, no con los represores". Es obvio que el sistema carcelario de hoy es absurdo, sino mira la locura de este video: http://www.nytimes.com/video/science/100000003831139/effects-of-solitary-confinement.html?playlistId=100000002797598&region=video-grid&version=video-grid-thumbnail&contentCollection=&contentPlacement=12&module=recent-videos&action=click&pgType=Multimedia&eventName=video-grid-click
Pero hoy con la tecnologia de seguimiento es mas facil hacer tareas de rehabilitacion sin tener que obligar a la victima a verse con el victimario para la "justicia reparativa", si esta no quiere. Que sea una opcion, es valido. Que sea la norma, creo que seria rechazado en cualquier sociedad del mundo. NO me resigno a quedarme con lo que hay, pero prefiero buscar en propuestas a priori, mas socialmente aceptables. Y no te me enojes.
Salutti
JOrge

rg dijo...

pero mirá, si te interesa el tema, primero, no te quedes en el articulito, que busca resumir el libro, sino lee el libro. las experiencias restaurativas no son para descartarlas, ni teorica ni practicamente, en dos lineas. son mucho mas fuertes, desafiantes e interesantes que eso