6 ago. 2015

Justicia para Erizos, vía LGJ

De don Leonardo GJ, comentario/resumen sobre Justicia para Erizos, felicitaciones Leonardo!
http://www.ambitojuridico.com/BancoConocimiento/Especiales/analisis-de-justicia-para-erizos-de-ronald-dworkin.asp?CodSeccion=84

7 comentarios:

Anónimo dijo...

El libro de Dworkin es interesantísimo y aporta mucha luz en varias cuestiones, pero me parece que dos temas centrales quedan injustificados (los cuales también son ignorados en el artículo de GJ):
-Dworkin descarta que exista una rama de pensamiento autónoma como la metáetica ya que dice que no se puede efectuar un análisis "desde afuera" del campo moral. Ello traería aparejado como consecuencia que toda reflexión sobre cuestiones éticas o morales (incluido todo el libro Justice for Hedgehogs) sean, en verdad, razonamientos morales encubiertos. Y si entendemos como una pauta moral aquella que nos guía a adoptar algún curso de acción practica o a descartar otro (robar o no robar, mentir o decir la verdad,etc) -dworkin no especifica que entiende como razonamiento moral, y no se me ocurre una interpretación alternativa-, es muy difícil ver que una reflexión analítica ACERCA de cuestiones morales deba en realidad estar fundada en una posición moral sustantiva.
-por otro lado, la tesis de la respuesta correcta no termina de explicar porque hay, objetivamente, siempre, UNA respuesta correcta. Yo podría, razonando responsablemente, en consonancia con mi auto-respeto y mi autenticidad, llegar a MI respuesta correcta. Otro podría, siguiendo el
mismo proceso, llegar a la suya (distinta a la mía). Por que alguna de las dos debería ser la correcta? Y, lo mas importante, si una lo fuera: de acuerdo a que parámetros? Y como podríamos identificarla?
La tesis de la unidad del valor deja a dichas preguntas sin respuesta.
Tomas

Anónimo dijo...

Bueno, gracias por la respuesta, la idea era comenzar una discusión de derecho, pero cada vez hay menos de eso en el blog

Leonardo García J dijo...


Tomas: en 1500 palabras difícil resumir/sintetizar/criticar una obra de 506 paginas.

El auditorio del texto, publicado en periódico de amplia difusión no en revista especializada, hace además que su cometido sea más divulgativo: reportar la aparición de un libro y dar dos o tres ideas.

Sobre lo que decís, primero gracias, y segundo me parece interesante tenerlo en cuenta para la reseña amplia y crítica que estoy preparando para Isonomia. Saludos

gustavo maurino dijo...

lindo texto Leonardo.
Nadie nos ha construido tán bien (a esto que somos, los humanos y nuestros predicamentos) en estas últimas décadas como Dworkin. espero ansioso el texto isonómico!!!

Tomás, la respuesta de Dworkin a tu pregunta (al menos, una que me encanta encontrar en su esquema) es bella y simple...y empieza con vos mismo (el tomás de tu ejemplo, quiero decir)...y lo que vos mismo experimentás (el tomás de tu ejemplo experimenta) ante el juicio, la opinión, el argumento de "otro" (que en tu hipótesis es propositivamente incompatible con tu juicio, tu opinión, tu verdad)...simplemente, crees que está equivocado, que está en un error, no podés evitar creer que tu opinión (que juzgás correcta) es correcta y que la opinión de "otro" no lo és.
No podés dejar de creer eso, una vez que crees (responsablemente) lo que crees (creer "x" es lo mismo que creer que "x es correcto", y que "creer que x es objetivamente correcto", y que "-x es errado"). Hay un punto en que el punto de Dworkin es tan simple como eso; tán intuitivamente sensato como eso...y esa es su principal maravilla.


Anónimo dijo...

Leonardo, gracias por tu comentario. Entiendo el alcance de tu artículo, que me parece que da una muy buena introducción al libro de Dworkin, solo tiraba esos puntos para generar debate!

Gus, gracias como siempre. Aprecio tu punto también, pero creo que el problema persiste. El punto que marcas sirve para descartar mi propio escepticismo hacia la verdad de lo que sostengo (si luego de razonar responsablemente digo que algo es x es porque creo que esa, y no otra, es mi respuesta correcta). Pero bien, cuando hablamos de que exista UNA respuesta "correcta" la noción de vuelve interesante cuando nos encontramos ante dos posturas antagónicas, y a quienes las promulgan convencidos-luego de haber razonado responsablemente- de su veracidad. Quizás el alcance que le da dworkin a la expresión "objetivamente correcta" es muy débil (y se limita a algo así como lo que es correcto para uno) pero creo que si no hay una pauta para determinar cuál de las dos posturas en colisión es la correcta, no tiene mucho sentido hablar de la única respuesta correcta.
Y el punto de la inexistencia autónoma de una rama como la metaetica tampoco es menor. Suponer que pasajes enteros de análisis metaetico son, en realidad, juicios morales sustantivos, como dworkin sugiere, no parece razonable.

Tomas

Gustavo Maurino dijo...

ahh, qué ganas de charlar largo sobre el asunto, Tomas...es que al mismo tiempo pareciera que estamos ahí, a una pulgada del acuerdo, y al mismo tiempo esa pulgada es un abismo...
como decía Borges, "ya seguiremos discutiendo en la eternidad". salute.

Anónimo dijo...

Jeje ya la seguiremos en otra oportunidad, abrazo!
Tomas