8 nov. 2018

Bachianas Brasileiras 8: Grajeas de ternura

Hay algo, en el país donde gobernará Bolsonaro, que se parece demasiado al buen trato, que he sentido siempre que anduve por aquí, y que no necesito poner a prueba. Me pregunto, sin embargo: es qué estamos en una nueva época, donde la agresión pasa a dominar las relaciones personales? Es tiempo de insultos y discriminaciones en las calles? Seguro que las estadísticas muestran algún cambio, pero lo cierto es que el país donde gobernará Bolsonaro sigue estando lleno de personas excepcionales, sobre todo en las clases trabajadoras. Sin ánimo evaluativo alguno, desde que llegué se sucedió –una vez más- una cadena de hechos y comprobaciones enternecedoras. Cuento sólo las que viví en mis primeras dos horas. 



i) Aterriza el avión, en un lugar distante del aeropuerto, y hay que caminar –literalmente- kilómetros por dentro de ese laberinto, hasta llegar a la salida. Un carro móvil, de los que andan por el interior de la terminal, va trasladando unos viejos, me pasa muy cerca, por lo que le pregunto al conductor cuánto falta para la salida. Su única respuesta, riendo, es que me suba al carro, y ahí vamos, por dentro del aeropuerto, los viejos divertidos por mi incorporación, hacia la salida final.



ii) Me detengo en un café para re-armar mi agenda del día. Mi computadora ya no tiene casi baterías, así que busco un enchufe donde recargarla mientras escribo, pero no lo encuentro. A los pocos segundos somos tres personas –dos empleadas y yo- de rodillas en el piso, buscando el enchufe que no aparece.



iii) Camino cerca de la playa –es de noche- en dirección al hotel en el que me hospedo. De repente veo que un joven, con aspecto poco amigable, se me va acercando de modo amenazador. No reacciono, no corro, lo espero tranquilo. Llega a mi lado, se me enfría un poco la sangre, y él me susurra al oído. Me dice: “cuidado, que lleva la mochila abierta,” mientras se aleja cantando.



iv) Estoy en una librería, hojeando un libro de poesías de Carlos Drummond de Andrade. Me interesa lo que leo, así que me agacho un poco, cerca de la pared del fondo, para leer con algo más de detenimiento. Pienso: “ojalá no les moleste que me quede a disfrutar del libro entero”. Pasan apenas instantes y veo una mujer, empleada de la librería, que viene hacia mí. Tiene una silla en mano y,  sonriente, me dice que por favor me siente, así puedo leerlo más cómodo.


4 comentarios:

julieta eme dijo...

muy lindo...

Magali dijo...

Gracias por tus diarios de viaje! Reconfortan el alma

Patricia Radke dijo...

Leo tus "Bachianas Brasileiras" y me viene a la memoria ese hermoso librito de Jorge Amado, "El Pais del Carnaval"

rg dijo...

GRAZIE!