19 abr. 2009

Leyendo los diarios

-
Después de una semana de intenso trabajo, ya (algo) descansados, nos ponemos a leer los diarios del domingo y pareciera que, afortunadamente, para sacarnos de una profunda modorra matutina, nos podemos encontrar con material más que excepcional y súper interesante. Sin establecer jerarquías, en orden de aparición (online), se pueden ver:
- Víctor Abramovich con Claudio Martyniuk, acá.

- Guillermo O'Donnell con JF, en una extensa entrevista, acá (acá un video). Ver también la nota de F. Bosoer (lector de este blog), del viernes pasado (acá), cuando hicieron a GOD ciudadano ilustre de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

- Además, finalmente, parlamentarismo vs. presidencialismo revisitadísimo (o refritadísimo), acá, según Natanson. JN piensa que "el debate sobre la conveniencia de cambiar el tipo de régimen es, como Michael Jackson y los jeans nevados, un resabio de los ’80. Definitivamente retro: pensar que el problema institucional de la Argentina reside en el presidencialismo –y no, digamos, en el sistema de partidos, las características del federalismo o la cultura política– equivale a pensar que el quiebre de la República de Weimar se debió al sistema parlamentarista y no a la hiperinflación, el aumento del desempleo o los choques entre los nazis y los comunistas". Ouch!!
Salud!

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo mejor de los diarios del domingo son las entrevistas de Fontevecchia.

Lucas A. dijo...

Qué generosidad anónimo!

Lo mejor de los diarios del domingo es que son del domingo.

Lo mejor de las entrevistas de JF son sus entrevistad@s. No sé si me animo a decir tod@s (por ejemplo Palito Ortega, entre muchos otros).

Sigamos,
Lucas A.

juan dijo...

Fontevecchia, correte un poquito que me estás tapando a O'Donnell.

j.

Lucas A. dijo...

Sí, además lo curios es que JF mencione democracia delegativa y cesarismo, cuando algunos medios también se manejan así, hay mucho personalismos y decisiones importantísimas tomadas por una o dos personas. ¿La sociedad argentina no es personalista, y delegativa? El principio de la solución no será con ejemplos de instituciones (de toda índole, incluso privadas, económicas, culturales y sociales) que fomenten y permitan otro tipo de práctica más democrática, menos personalista y más participativa, donde las decisiones deban ser tamizadas por un grupo de personas que impidan los personalismos dominantes en varias esferas de la vida de la sociedad en Argentina?

En fin, abrazo Juan.
Lucas.

Pedro A. dijo...

Me me pareció fascinante, por lo burdo, el argumento de Natanson respecto a que la preferencia por el parlamentarismo es "generacional". A los pendejos cancheros nos cabe el presidencialismo, y cuanto más autoritario mejor. Porque a los que nos fogueamos en los noventa, escuchando a Nirvana y a Green Day nos copan los DNU, las delegaciones legislativas y los gobiernos peronistsa corruptos.
Sí sí, debe ser generacional...

Lucas A. dijo...

jajajaja

Lucas A. dijo...

Hay razones y sinrazones en la nota. A las razones hay que contestarlas. A las sinrazones señalarlas. Hay varias, están ahí, no pretendo identificarlas, al menos no hoy, pero el debate seguirá.

El argumento de "los abogados" vs. "los politólogos" me parece un clásico no-argumento. Un sinsentido refutado por la bibliografía internacional en general. Seguiremos,

Lucas.

Sebaskur dijo...

Decía Pierre Bourdieu

"Los juristas son los guardianes hipócritas de la hipocresía colectiva, es decir, del respeto por lo universal. El respeto verbal concedido universalmente a lo universal es una fuerza social extraordinaria y, como todo el mundo sabe, los que consiguen tener de su parte a lo
universal se dotan de una fuerza nada despreciable. Los juristas, en tanto que guardianes “hipócritas” de la creencia en lo universal, detentan una fuerza social extremadamente grande. Pero están atrapados en su propio juego, y construyen, con la ambición de la universalidad, un espacio de posibilidades, y por tanto también de imposibilidades, que se les impone a ellos mismos, lo quieran o no, en la medida en que pretendan permanecer en el seno del campo jurídico."

No tiene nada que ver, en fin, sabé disculpar la disgresión, abrazo.
S

Lucas A. dijo...

uh, pero queremos más!!!! Sebaskur,te anoto en la lista con un segundo trabajito sobre lo mejor de Pierre Bourdieu desde la france. Espero lo otro! Abrazo!
Lucas.

Pedro A. dijo...

Muy buena la cita de Bourdieu! La verdad es que resume bastante bien en qué consiste el poder simbólico del derecho y de los bogas (y cuáles son los límites de ese poder).

Lautaro dijo...

Lucas A. la diferencia entre un buen politólogo y un buen abogado no la encuentro en la formación de un modo determinado de pensar el discurso, sino en todo caso de enseñarse.

El nefasto bolillero, las clases magistrales sin magistralidad, el verdugueo de los exámenes y la memorización dogmática quita de vida los mejores años de muchas personas y genera una mayoría ignorante, cerrada y autoconfiada en su 'vocación por el derecho'.

'Vocación por el derecho', donde vocación se entiende por las armonías funcionales de artículos sin contenido significativo, desde el contrato oneroso de renta vitalicia a la clasificación de los derechos constitucionales por la 'epoca de creación'.

Estudiante de abogacía: 21/35 materias. Ciencia Política: 17/36

PD: Repudio los argumentos de autoridad, pero se que a ustedes los abogados les encanta.

Lautaro dijo...

Desconozco esa bibliografía general, pero espero que se funde en una sociología de las profesiones, que refute, al menos, lo que expresa Comte en la 'Física Social'.

Los abogados, en esta vieja descripción, todavía vigente, son malos políticos, incapaces de observar las fuerzs subyacentes en las argumentaciones de los hechos que presentan. Incapaces también de observar la metafísica del Estado que sostienen, clásico ejemplo el perdido, ingenuo y desvariante Rawls o el último y normativista Habermas. (y eso que el 2do es un cientista social)

Como diría el crítico de cine de Los Simpsons: 'basura, no es más que basura'

Lucas A. dijo...

Estimadísimo Lautaro. Entiendo lo que decís pero me parece que lo que ves distinto no es tan así en la práctica de todo ámbito académico, más allá de tendencias propias de ciertas disciplinas.

Por acá, todas esas prácticas las vamos a criticar. Ahora, acá también estudiamos en sociales un tiempo y el verdugueo, la falta de discusión y otras prácticas criticables también las encontramos. El ámbito de sociales podrá ser, algunos dirán, más liberal, tolerante y debatido, seguro, igual en Puan.

Ahora, bolillero no hay más desde hace muchos años, eh. Ojo. Deben ser poquísimos, contado con los dedos los que lo siguen usando.

Los argumentos de autoridad, efectivamente, se usan mucho en el ámbito de derecho pero son muchos también que en ese mismísimo ámbito los criticamos.

Y por último, tu sentencia de decir que a nosotr@s, los abogad@s, nos encantan, es tan falaz como los argumentos de autoridad que supuestamente se utilizan en nuestro medio. O sea, estás entrando en una contradicción performativa, a lo Austin.

Éxitos con esa simultaneidad de carreras! Salut!
Lucas.

PD: Sobre tu otro comentario sobre Rawls y Habermas, bueno ¿qué decir? ¿Habermas es un normativista? ¿Rawls desvaría? ¿Estás hablando de Lou Rawls el músico? ¿Estás hablando de Gary Habermas el cristianista?
Porque sino vos desvarías, sin saber que esos son argumentos de autoridad y generalizaciones muy , pobres y endebles! Al final sos un dogmacho terrible =)