30 abr. 2009

Pintar un graffiti no es un delito



En sintonía con la política del gobierno de la ciudad de "recuperar el espacio público para los vecinos" (ay!), los jueces Rodolfo Pociello Argerich y Mario Filozof, de la Sala V en la Cámara Nacional en lo Criminal dictaron un fallo según el cual los grafitis "tienen carácter permanente sobre el bien y su remoción o quita exige una tarea material apreciable en dinero", por lo que constituye un delito de daño y puede ser penado con prisión (el fallo tiene una afortundad disidencia de Mirta López González). Por considerárselo un delito de daño, las penas que se prevén son de 15 días a un año de cárcel (cuando el Código Contravencional de la Ciudad, art. 80, prevé multas o trabajos comunitarios para quien manche o ensucie bienes de propiedad pública o privada).

Contra lo que dice el fallo, aquí insistimos, desde siempre, en ideas contrarias. Una es simplemente la reivindicación del graffiti, pero no entraremos en el tema, a esta altura. Por el momento, basta con repetir lo de siempre. Es decir, que el poder coercitivo estatal debe utilizarse con extrema prudencia. Cualquier movimiento del Estado, y muy en particular cualquier movimiento del Estado que implique el ejercicio de la coerción, requiere de un cuidado ejercicio argumentativo. Y no se trata sólo de dar algún argumento, sino de dar argumentos que sean capaces de persuadir a cualquier ciudadano preocupado de la cuestión. Mucho más cuando lo que está en juego es el empleo de la violencia penal, y más todavía cuando ella viene habitualmente de la mano -y según ratifica el fallo- del establecimiento de penas de privación de la libertad.

Los jueces argentinos -y éste es un nuevo caso al respecto- dispensan privaciones de libertad con absoluta liviandad; toman a la violencia y la prisión como la moneda corriente en el ejercicio de su función. En todos los casos, su actitud debería ser en principio exactamente la contraria: evitar la violencia, evitar la prisión (otro día podríamos hablar acerca de si debe haber excepciones a este principio. por ahora concedamos -sólo para seguir con la discusión- que sí).

Lo que hacen los jueces argentinos es producto, sin dudas, de muchas causas, pero una de esas causas es la siguiente: ellos tienen la absoluta certeza de que jamás serán objeto de la misma violencia estatal que irresponsablemente distribuyen. Se trata, entonces, de una certeza que proviene de la situación de privilegio en la que se encuentran ubicados. Es decir, se trata, entre otras cosas, del resultado de una desigualdad no justificada. Entonces es cuando se hace más importante señalar un último punto: en situaciones de desigualdad extrema e injusta, como la que distingue a nuestro país, el uso de la violencia estatal debería considerarse, en principio, como injustificado y, por tanto, como impermisible. Las razones que deberían dar los jueces, en tales casos, para justificar el uso de la coerción, deberían ser poderosísimas. Lo que nos dan, en cambio, son baratijas de ocasión, destinadas sólo a que no resulte manifiesto que estamos frente a un uso arbitrario de los poderes que se les han cedido.


(Ejemplo de elogios al fallo, por supuesto, y como es habitual, sin dar argumentos al respecto, acá )

68 comentarios:

Alejandro dijo...

Comparto a medias. Creo que debería crearse un tipo calificado, que no se castigue con pena privativa de libertad (sobre todo por una cuestión práctica, surgida de la convicción de que en la mayoría de los casos estas penas crean más problemas que los que resuelven). Pero no puede ser que no se pene una conducta que daña bienes ajenos.

Por otra parte (y saliendo completamente del ámbito jurídico), la no-punición del grafitti eliminaría todo atisbo de subversión que tiene esa manifestación artística. Recordemos que en los inicios, las crews grafitteras surgidas del movimiento hip-hop en los '70 no admitían la compra de pintura (que tenía que ser robada o donada). O sea, es una manifestación cultural que quiere, desde sus inicios, ser clandestina. Dejémosla.

A propósito, a mi me encantan las intervenciones urbanas (graf, stencil, stickers, afiches), pero no me gustaría que me hicieran un escracho horrible en el frente de mi casa (a diferencia de, ponele, los paredones laterales de las vías). No me parece ilógico que esa conducta sea tipificada.

rg dijo...

discutiria lo que decis, pero el post es una critica a la respuesta penal que se establecio en el fallo, y que abre la puerta a la privacion de la libertad

F dijo...

Se que la intención del Profesor fue criticar el fallo puntual y justamente por eso concedió, por ejemplo, que puede haber una excepción a aquello de evitar la prisión.
De igual manera lo concedo yo. Sin embargo, me interesa una cuestión más de fondo, por esto me quedo con la siguiente frase de RG: "Lo que hacen los jueces argentinos es producto, sin dudas, de muchas causas, pero una de esas causas es la siguiente: ellos tienen la absoluta certeza de que jamás serán objeto de la misma violencia estatal que irresponsablemente distribuyen".
Este es un enorme problema, definido muy correcta y puntualmente por el profesor. Pero lo más grave del problema es que en estos días los medios nos bombardean con ideas de esta indóle, leáse: imputabilidad de los niños, pena de muerte, etc; la sociedad compra estas ideas y las repite como loros; los políticos quieren complacer a una sociedad que ni siquiera sabe lo que quiere y dan luz verde a estos pedidos; y los jueces, quienes debieran protegernos (protegerlos) desde su velo de ignorancia salen con cosas como estas...
Conciencia, por favor, conciencia.

rg dijo...

de todos modos, agrego que si tu justificacion de la pena va a montarse sobre la idea de que los propios graffiteros quieren que exista la pena, te diria que el argumento me resulta curioso, para decir algo

fahirsch dijo...

Tiene razón: prisión por graffitar una pared es extremo.
Pero si es un daño real. Yo creo que si debe tener un castigo, y propongo como ley: el que grafitta debe tratar de limpiar lo que ensucia con la lengua, por lo menos durante media hora

mm dijo...

les dejo este link.
Una protesta docente frente al Ministerio de Educacion Provincial. Un docente, delegado gremial de ADU( Asociación Docentes Universitarios)-CONADU filmando con el celular, y un policía que "para persuadirlo " le dispara un bala de goma.
Gonzalo está bien, pero estamos mal, muy mal con el ejercicio de la violencia (i)legítima del Estado.

http://www.youtube.com/watch?v=MKcxmUMIhGY

rg dijo...

yo como castigo propongo un ladrido del temible perro de la foto. pero un ladrido muy fuerte

Alejandro dijo...

rg: Dije explícitamente que lo que los grafitteros piensan no es un argumento jurídico, che.

Y de manera específicamente jurídica, ¿un tipo que modifica un frente no está dañando el valor de una propiedad? ¿Y está necesariamente mal que el estado actúe de oficio (que es el motivo por el cual creo que debe existir un tipo contravencional) en caso de daño al patrimonio de una persona? Se podría pensar en la demanda civil como instrumento para reparar el daño, pero es una locura (¿cómo encuentro al graffitero después del hecho? ¿Qué pasa si el tipo es insolvente? ¿Cuanto me cuesta mover la justicia civil porque el flaco pintó una pared?).

De nuevo, los artistas callejeros no deben ir presos. En eso estoy de acuerdo. Pero de que la conducta debe ser punible no tengo dudas. Si quisiera tener un frente graffiteado, lo haría yo mismo.

juani bertomeu dijo...

El fallo es un horror. Privar a alguien de su libertad por pintar una pared es de por sí incorrecto; que además la justicia penal se ocupe de estas conductas cuando no se ocupa ni un poquito de otras más importantes (corrupción gubernamental, por ejemplo) es lamentable.

j.

Alfonso dijo...

Hola R

Creo que es probable que el argumento pueda que se vuelva circular pues podria ser prudente que la sanción a dicha actividad de grafitear consistiera en la reparación del daño causado, mismo que los dueños de la propiedad generalmente absorben, ahora bien ante la imposibilidad o reticencia a pagar el daño nos volvemos a colcar en el supuesto primero se tendría que dar sanción privativa, el problema es algo complejo pues al no ser solicitado el grafitti por el dueño de la propiedad claro que se vuelve una lesión a sus derechos fuese o no hecho con intencionalidad artíistica.

Anónimo dijo...

Porque dice RG que los jueces no deben ser sometidos al sistema penal si realizan algún ilícito?
Ellos no tienen inmunidad de arresto, por lo que podrían ser sometidos. Cual es su fundamentación para decir que no?
Y que pasaría si alguien pinta un grafiti sobre el grafiti de otro?, eso estaría bien? o sí podría ser sancionable, o el grafiti que impide ver un cartel que indica un elemento necesario para la seguridad?
Y el grafiti con expresión de odio racial?, tampoco debería ser castigado?

Wint dijo...

Mi hermano es graffitero/ingeniero y ayer comentamos el fallo. Para empezar comprendemos que el graffiti es una forma de expresión que la sociedad todavía no sabe como tratar. Es una forma agresiva, con fuertes elementos de protesta y una enrome carga cultural. Es una interpretación muy pobre de que el graffiti quiere ser clandestino. Muy por el contrario es la forma de arte mas publica que encontramos hoy en día. La clandestinidad nace de sus expresiones reaccionarias y de la necesidad de hacerse escuchar en un mundo donde los marginados no tienen vos y la comunicación esta dominada por unos pocos.

Dicho esto voy a mi primer punto. No podemos criminalizar un acto de expresión. Si su ejercicio genera problemas hay que contenerlo y buscarle una solución, no darles penas de hasta 1 año de prisión!!

El graffiti es una forma de lucha y un elemento de expresión bastante benigno si consideramos las privaciones que el sistema hace a la libertad de expresión.

jh dijo...

Creo que lo dice rg es que el graffiti no puede ser sancionado cómo método de expresión. Obviamente que si a través del graffiti se incita al odio racial contra el dueño de casa dicha expresión podría ser sancionada, pero por el contenido de la expresión y no por el método utilizado para realizarla.
Comparto la conclusión de rg de que el castigo penal en estos casos es absurdo. Pero de áhí a sostener que el graffiti es una actividad que no puede ser castigada por otros medios es un salto que no me atrevo a a dar.

rg dijo...

de acuerdo wint que no esta bien decir que el graffiti quiere ser clandestino. mas bien lo contrario. despues insisto: lo que se critica aca es la sancion penal. despues podria ir mas alla, por ahora digo que el fallo es, como tantisimos, penoso

Alberto J. Acosta dijo...

Por suerte apareció Wint para decir lo que había que decir: el grafitti es un medio para la libertad de expresión, ergo, para el ejercicio de un derecho constitucional. En tales casos, los jueces deberían al menos tomarse la molestia de hacer un análisis integral del derecho aplicable y explicar por qué consideran que en este caso la propiedad vale más que la libre expresión (cuando el principio general apunta precisamente a lo contrario).
Creo también que el graffitero está diciéndole algo a la sociedad, con palabras e imágenes, con lo que de alguna manera se coloca por dentro del tejido social, aunque reciba estas respuestas bárbaras. Si no se le permite ni eso, no nos extrañemos de que después adopte conductas verdaderamente destructivas y antisociales.

fahirsch dijo...

Wint dice "graffiti es una forma de expresión". Es cierto algunas veces. A veces es arte (aunque no de mi gusto). Pero la abrumadora mayoría ni es arte ni es expresión. Es vandalismo. E inclusive en buena parte de los supuestos "casos de expresión" tampoco lo son. Los que en 1973 me pintaron la casa con amenazas personales no estaban haciendo uso de su libertad de expresión en un estado dictatorial. Estaban amenazándome en un estado con autoridades electas. Quienes al día de hoy pintan leyendas racistas no están ejerciendo libertad de expresión. Pretenden amedentrar.

Wint dijo...

Fahirsch, vos mismo estas haciendo la distinción que importa. Lo que yo critico es meter a todo el graffiti dentro de la bolsa de lo criminal. Si te amenazo entonce lo relevante no es el graffiti, si no la amenaza en si. Y si me dedico poner mi nombre en todas las casas de mi barrio para hacerme conocido también estoy dañando la propiedad de otro para mi propio placer o divertimento.

Ahora esas cosas pasan con todos los medios de expresión. Si me dedico a publicar libros que niegan el genocidio e invitan al odio racial o escribo un artículo para destruir la vida social de alguien también estoy generando un daño. Y en esos casos la justicia intervendrá si es necesario.

Con los graffiti es lo mismo. Si mi pintada esta en una plaza y claramente tiene un contenido político o artístico no es lo mismo que si voy a tu casa a hacer pintadas con amenizas.

Lo que realmente asusta es que el derecho penal se dedique a perseguir a un medio de comunicación que dañino o no es claramente una alternativa para aquellos sin acceso a los medios de comunicación masivos.

Y como dijeron a arriba, es lamentable que el derecho penal se preocupe mas por el daño estético de un edifico que por la corrupción.

Repito, el graffiti es un medio de expresión. Por lo tanto, merece un análisis cauteloso, en especial si aplicamos penas privativas de la libertad.

Sebaskur dijo...

Pintar paredes no es delito, es una barbaridad ese fallo, muestra absoluta ignorancia de lo que es un delito porque cuando el bien jurídico afectado es insignificante no hay delito, no todo lo antijurídico es delito, si alguna cosa podrá haber una falta o una contravención. Lo que los jueces aplicaron acá no es derecho penal, es una bestialidad desproporcionada, me gustaria que si estos jueces sacan la basura fuera de horario (conravención y no dalito) fueran presos unos días.

CAMINANTE dijo...

Copio lo que acabo de comentar en el blog indicado por Roberto (de donde la sacaste, por el amor de Deus???).
Veran su elementalidad, pero estaba tratando de no ahorcarme con el cable de la compu y escribir en esas condiciones me cuesta mucho. Ni que hablar de pensar en esas condiciones...
Abrazos.

L


Estimada colega:
Recuerda usted haber estudiado alguna vez sobre el 'principio de lesividad'? Tambien conocido como 'principio de bagatela', sostiene la inadmisibilidad de la punicion cuando la afectacion al bien juridicamente tutelado es infima, no afecta la integridad patrimonial de la victima ni genera un notorio perjuicio social.
Claro que es molesto que me pinten un graffiti en la puerta de mi casa, pero ?no es desmesurado aplicar una condena penal a alguien por semejante bagatela (en sentido tecnico)?
Por otra parte, e ignorando absolutamente el contenido de las pintadas (lo que es absolutamente irrelevante), ?no se le ocurrio que podia ser un ejercicio del derecho constitucional de libertad de expresion? Se trata justamente de uno de nuestros derechos mas caros en una democracia, mas aun en una tan imperfecta como la nuestra.
Saludos desde la Docta.

L

Anónimo dijo...

Creo que nadie entendió el motivo de este post. No quiero pecar de arrogante,ni mucho menos escribir por rg, pero acá lo que se discute es si pintar una pared ajena vale -cuanto menos - quince días de prisión.
Y la respuesta es que no. El derecho penal es una herramienta que se "puede" utilizar en casos excepcionales, cuando existe un conflicto que no puede ser resuelto por alguna otra herramienta del ordenamiento jurídico. En este caso castigar por pintar una pared es irracional. La resolución es una barbaridad. Y otra gran verdad: los jueces -sistemáticamente- meten a personas en un depósito humano sin importarles nada porque la violencia estatal nunca llega a ellos. Esto no es fanatismo, es una triste realidad,aunque por supuesto que hay honrosas excepciones.
Otra discusión es la de la legitimación del poder punitivo. A mi juicio la pena nunca sirve para nada, pero amén de ello, si la aceptamos como legítima en algunos casos, este no es el ejemplo y no debemos tolerarlo porque nos transformamos en cómplices de la arbitrariedad.
Enhorabuena la discusión de estos temas. Felicitaciones.
Maxi M.

juani bertomeu dijo...

Interesante que digas que nadie entendió el post cuando hay diez intervenciones diciendo o sugiriendo lo mismo que vos. Hay más acuerdo sobre este tema que sobre casi cualquier otra discusión.

Anónimo dijo...

Tenés razón Juani, me rectifico, quise decir que algunos.
Disculpas si ofendí a alguien.

Alfonso dijo...

Hola R

Este post no tiene nada que ver con el tema sin embargo me interesa tu punto de vista, hoy el new york times acaba de informar que Souter renuncia, quienes consideras candidatos fuertes para suplirlo??

juani bertomeu dijo...

En este post se discutió un poco:

http://seminariogargarella.blogspot.com/2009/04/dijo-dworkin.html

Alejandro dijo...

Es verdad que el graffiti es un medio de expresión. También lo es la radio, y sin embargo no permitimos a cualquiera emitir desde la terraza. También podríamos expresarnos construyendo esculturas no solicitadas en el medio de una calle. Cualquier cosa podría llegar a ser un medio de expresión, si nos ponemos a pensar. No por eso dejamos de limitar el derecho cuando su ejercicio resulta lesivo al goce de otros.

En ese sentido, insisto, no me parece mal una sanción contravencional por más que el graffitero esté ejerciendo un derecho. Y no importa si es una leyenda berreta o un mural digno de Siqueiros, pintar de nuevo el frente de tu casa te cuesta lo mismo sea una cosa o la otra (y no es una "bagatela", económicamente hablando). O sea, alguna respuesta jurídica hace falta. Las penas privativas de libertad son una estupidez soberana, estoy de acuerdo, pero tampoco podemos pensar que esto se resuelve con una demanda de daños.

Sobre el plano artístico: ¿Cuál es la manera de desclandestinizar el graffiti y a la vez mantenerlo separado de otras formas como el mural tradicional? Permitir el daño a bienes ajenos me parece una solución muy pobre. Insisto, a mi me gusta como medio artístico, pero también me parece un medio intrínsecamente clandestino. O, como dice Lelia Gándara en Graffiti "(...) se caracteriza por elegir como soporte una superficie que no está destinada a ser soporte de escritura. (...) Esto equivale a decir que, desde su definición misma, el graffiti presenta un carácter transgresor (...) Podríamos decir, entonces, que se trata de una actividad que, en algún grado, siempre es clandestina".

Wint, si la sociedad no sabe como tratar una forma de expresión milenaria (el graffiti era una práctica común en la antígua Roma, por ejemplo), se está tomando su tiempo... A propósito, es verdad que hay una importante franja de personas sin voz pública, pero también es verdad que nunca como ahora fue tan fácil difundir lo que se te ocurra (tanto por las nuevas tecnologías como por el importante grado de alfabetismo de las sociedades occidentales). No sólo Internet, hoy es más fácil y barato editar un periódico o un libro que hace 30 o 40 años. La mayoría de los graffiteros pintan por gusto, no por necesidad (lo que no está mal, pero no digamos que hay "cada vez menos oportunidades de expresión", porque en el mundo real los multimedios no saben como hacerle frente a "cualquier pelotudo y su blog").

Sebaskur dijo...

Lo de la libertad de expresion tiene muchos matices, y esto hay que decirlo. No es lo mismo un grafitti cerca de una fàbrica tomada por trabajadores que diga "la fabrica es del pueblo" que uno que diga "La Mancha de Rolando". Es como en la protesta, aunque no es lo mismo, hay que hacer una analisis delicado para ver si es el ejercicio de un derecho constitucional o no. En el caso de la mancha de rolando creo que hay un denio, por supuesto no un delito, eso si que no, pero nadie esta obligado a soportar lo injusto -que te pinten la casa-.

C dijo...

Muy buenos e interesantes los comentarios, desde mi punto de vista me parece muy retrogrado el fallo al no respetar la libertad de expresion y considerar delito a una expresion artistica es grave...

rg dijo...

si, es importante que no trivialicemos nosotros la idea de libertad de expresion. una cosa es que se trate de un super derecho, otra que la expresion politica de los que tienen menos voz sea super protegida, y otra pensar que cualquier cosa que da un mensaje merezca esa misma hiper proteccion. esto no quita todo lo anterior (la expresion merece proteccion especial, etc. etc.). pero no todo es lo mismo. y sobre el graffiti en particular, lo mismo: hay expresion, es expresion relevante, pero eso no quita que no pueda haber regulaciones sobre el tema (pongamos: graffitis neonazis en un cementerio, graffitis de quienes entrar a agredir en una escuela, graffitis de odio racial). el punto basico es: no todo es lo mismo

juani bertomeu dijo...

En un comentario en este post sobre un tema no discutido acá preguntaban sobre quién podía reemplazar al juez Souter, de la Corte de Estados Unidos.

Es casi seguro de que va a ser una mujer. Y está sonando con fuerza el nombre de Sonia Sotomayor, jueza de origen latino, y parece que moderadamente progresista, del segundo circuito.

juani bertomeu dijo...

Un dato importante es que Obama tiene desde esta semana los 60 votos necesarios para vencer un filibuster en el Senado. Esto le da una mayoría sólida para los nombramientos.

mm dijo...

.. escribiría un graffiti en honor al fallo.. que diga por ejemplo..

"una pena"
(graffiti)


que condena!
(graffiti)

juani bertomeu dijo...

¿por qué no "pintar un graffiti no es un delito"?

mm dijo...

juani mirá qué casualidad, justo tengo aerosol por acá!..

juani bertomeu dijo...

Pucha. ¿Y de qué colores?

Hace unos años, en una facultad de un país que no es Argentina, con un amigo del blog, y en rechazo al entonces inminente desembarco de tropas estadounidenses en Irak, pintamos con unos fibrones gruesos, indelebles, todos los baños de la institución.

Pero tal vez lo soñé.

Sebaskur dijo...

Che, no hagan apología del delito :)

Alfonso dijo...

Hola R

Juani tienes razon, hablo alguna vez sobre la posibilidad de Sunstein de llegar como Supreme Court, tal vez por falta de explicitacion en mi pregunta, la cuestion que me interesa es su posicion en sobre quien puede ser mejor para el puesto hasta donde se hay dos personajes sumamente interesantes para el puesto, por un lado Sunstein de quien hemos hablado constantemente en el blog, pero el otro que considero interesante es Laurence Tribe, quien al parecer en ciertas esferas se ha ganado enemigos, cual es tu posicion sobre Tribe??

mm dijo...

a ver juani.. de qué colores querés?, tal vez lo soñaste, o tal vez no..qué cosa cuando la realidad es como una historia de ficción o viceversa, no? =)

sebaskur,qué delito?,Je ne comprends pas!, (graffiti)

les dejo este clip, está muy muy bueno..
http://www.youtube.com/watch?v=KK3B5ZelVmE

mm dijo...

perdón, copie el link por la mitad.. va de nuevo..

http://www.youtube.com/
watch?v=
KK3B5ZelVmE&feature=
PlayList&p=
DC887209C45F3333&playnext
=1&playnext_from=
PL&index=16

juani bertomeu dijo...

En realidad la pregunta es para Roberto, así que no debería contestarla. Pero la contesto igual.

Volviendo al post de Sunstein, estoy seguro de que Obama no va a designar a no jueces. Va a intentar buscar lo más rescatable dentro de lo que ya hay en la justicia. La señal de que podría designar a una mujer de un grupo minoritario y progresista (al menos esto es lo que dicen) es muy positiva. Si no es Sotomayor será alguna parecida.

No olvides que en la Corte hoy hay una sola mujer, y un solo miembro de un grupo minoritario (el lamentable juez Clarence Thomas, que no representa a su grupo; podríamos involucrarnos en una discusón sobre qué quiere decir esto, si es posible, y aconsejable, pero la dejamos para otro día).

Obama necesita cubrir esta vacante con un juez "liberal" o progresista. Es como defender lo poco que tiene, porque esta renuncia y las renuncias futuras (previsibles: Ginsburg, Stevens) van a ser de los jueces más progresistas. Es decir, los nombramientos son muy importantes, pero no van a definir mucho en el corto plazo. Es como poner un buen equipo en la cancha, pero sabiendo que por ahora tu equipo no tiene chances de salir campeón (pero sí puede tener chances de irse al descenso, que es el caso de Gimnasia, y convoco a todas las personas de bien a hacer fuerza por nosotros este sábado).

Sobre si Sunstein sí o no, yo no lo nombraría ni loco. Como Roberto dijo irónicamente, en un radio de tres páginas delante o detrás de cualquier argumento uno encuentra una defensa del argumento opuesto.

Y Tribe tiene demasiada edad. Obama va a designar a un juez joven, que dure unos cuantos años.

Sebaskur dijo...

mm -> lo mío era un chiste porque hablaban de salir a grafitar. Me acuerdo que yo cuan iba a séptimo grado en la escuela juan josé castelli salía con 2 amigos a pintar de vez en cueando hacíamos una especie de logo g'd' con un círculo alrededor como si fuera el de dos minutos, banda que escuchaba en la época, siginificaba graffitis days porque lo hacíamos de dia, hoy mi inglés mejoró bastante y lo expresaría de otra manera, en fin, recuerdos, saludos che,
s

mm dijo...

hola sebaskur, si,si,claro que fue chiste,así lo entendí y mi respuesta también (ufa, acaso no se interpreta así?!) va una sonrisa =)!!

PIC dijo...

RG,
Dejar graffito en una pared, no es un delito penal. Es un delito civil? O no es un delito?
Saludos,
PIC

Ramiro dijo...

Me meto en lo de los jueces.

En Slate publican la siguiente lista:

Sonia Sotomayor, U.S. Court of Appeals for the Second Circuit
Diane Wood, Seventh Circuit
Margaret McKeown, Ninth Circuit
Elena Kagan, Solicitor General
Martha Minow, Harvard law professor
Janet Napolitano, Department of Homeland Security
Jennifer Granholm, governor of Michigan
Kimba Wood, U.S. District CourtN Southern District of New York
Joyce Kennard, California Supreme Court
Kathleen Sullivan, Dean of Stanford Law School
Pamela Karlan, Stanford law professor.

Sotomayor aparentemente tiene buenas fichas, porq nacio en los projects de Brooklyn, asi q tiene una especie de 'personal story' que le suma puntos. Encima de mujer, es latina. Pero por las cosas que lei de Minow, yo nombraria a Minow, si es q yo fuera Obama, q no soy, aclaro. Tambien escuche gente poniendole fichas a Kagan.

juani bertomeu dijo...

qué bueno que hayas hecho la aclaración.

Ramiro dijo...

correcto.

Maq dijo...

rg, si alguien hace un graffiti en el frente de tu casa que diga "rg es un pelotudo", ¿no creés que debería, al menos, pagarte lo que cuesta repintar la pared?

mm dijo...

Maq, me dejaste helada con el ejemplo.Mejor vuelvo a poner la línea sobre la raya. Por qué nos cuesta tanto?

Se me ocurren varias formas para responder,pero tomo tres(la cantidad standard)
1)responderte en forma de graffiti
Si un día me levanto y en el paredón de mi casa escribieron
"mm es una pelotuda", a renglon seguido pero en la parte inferior y
tal vez con alguno de los aerosoles que utilizamos con juani b. durante la tarde, grafitaria un muy popular
"gracias, saludos a tu mamá".
2)es digno de análisis, por lo sintomático, la idea recurrente de "repintar sobre lo escrito","blanquear el paredón".Blanco que no remite a la idea de blancura= pureza,sino a la idea de mordaza
Acaso en nuestro imaginario social predomina más la idea de "esconder debajo de la alfombra" que la de" ventilar los trapitos al sol"? ( veamos por favor la colosal película de Lucrecia Martel "La mujer sin cabeza".dicen qe, casualmente silbada,y para otros aburrida..)
3. Recupero el argumento del post de rg,"..los jueces en argentina, dispensan privaciones a la libertad con absoluta liviandad.." (con)"... absoluta certeza de que jamás serán objeto de la misma violencia estatal que irresponsablemente distribuyen.." y agrego:situación que oculta por un lado, una doble desigualdad: a)la del abuso de poder en su posición de privilegio como jueces al quedar"liberados" de la violencia que distribuyen. b)la del abuso de poder y de la violencia del Estado al proteger como "clase" y protegerse contra las manifestaciones sociales que expresan en palabras la pérdida de legitimidad de la embestidura del funcionario público. por un lado,por las prácticas políticas corrosivas, y de la fuerza del derecho como ley para regular las relaciones sociales, por el otro. En este fallo, la "pena" puede leerse como una reacción de "clase" desde el poder.
Será por eso que, ni en sueños, auqne me escriban "pelotuda" en un paredón consideraría justa la prisión, ni tampoco el aceptar dinero para blanquear el paredón. Pero me pregunto qué temores estarán asaltando el sueño de estos jueces...

Sebaskur dijo...

Ya se dijo eso Maq. Las reglas que surgen de este post son más o menos así. Pintar paredes nunca es delito penal. Si se trata del ejercicio de un derecho constitucional, libertad de expresión, porque los otros canales de expresión esán cerrados no es ni siquiera antijurídico porque es el ejercicio de un derecho, por ejemplo "no al cierre del comedor", qué se yo. Si se trata de un daño a la propiedad porque sí, "Trujaman", "aguante x cosa", es un daño, porque nadie está obilgado a soportar lo injusto. Y por último hay regulaciones y distincioes que merecerán hacerse con grafitis con mensajes de violencia, de racismo y cosas así, eso ya es otra cosa. Más o menos pareciera ese el régimen jurídico del graffiti.

mm dijo...

auch!investidura..investidura (fe de erratas, mercie!:)

Maq dijo...

Totalmente a favor de la libertad de expresión, pero me parece que rg y algunos de los comentaristas deberían tener en cuenta que si las personas tenemos distintas opiniones, obligar a alguien a expresar lo que no quiere es violentar su derecho a la libertad de expresión. Si yo le robo 50 lucas a alguien para publicar una solicitada en el diario que de otra forma no podría publicar, ¿debería salir indemne (ie sin cárcel ni tener que devolver la plata) porque sólo estaba ejerciendo mi derecho a la libertad de expresión? O para retomar el ejemplo que di, si voy a la casa de rg y escribo una serie de frases diciendo que pintar un graffiti debería ser considerado un delito, ¿qué? ¿No debería ser el dueño de la casa, y no un graffitero cualquiera, el que se exprese en su propiedad?

PD: Aclaro que no creo que la prisión sea la mejor forma de combatir el graffiti no deseado. Pero no tengo ninguna duda respecto a que quien pinta un graffiti en la propiedad de otro, está obligado a pagar el costo de restaurar la pared a su estado original.

Anónimo dijo...

Pintar graffiti puede ser malo, bueno, pésimo, mas o menos malo, o lo que sea. Puede molestar, causar alegría, envidia, intolerancia o indiferencia.
Pero de ningún modo puede ser considerado un delito. La consecuencia jurídica de esa acción que para algunos es indeseable, no puede ser una pena de prisión.

Sebaskur dijo...

Che maq, no lo tomes mal pero es la tercera vez que se te lo explica.

El derecho es complejo y la inteligencia está en ver los matices. Por un lado y en primer lugar pintar paredes no es delito porque nunca llega a afectar un bien jurídico relevante (un pedazo de pared) y por eso no es delito penal. Si se trata de una persona en un estado de imposibilidad de expresarse por otra vía y con gran vulnerabilidad y gravedad de derechos menoscabados, por ejemplo, "no al cierre del comedor", no hay antijuridicidad de ningún tipo. Si se trata de una leyenda de otro tipo, "rolling stones" hay antijuridicidad y daño a la propiedad, por eso tendría que limpiarlo o lo que sea, pero no es un delito por el principio de lesividad. En fin, una tercera situación es un grafitti con una esvástica o con mensajes que inviten a la violencia doméstica, eso es otra cosa distinta.

PIC dijo...

Lo que dice RG está pasado de moda. Quedaba transgresor en la década de los '80 cuando Marta Minujin se despachaba con un discurso pro graffitti. ARTE, ARTE, ARTE!!!

Creo que es muy vieja esa pose, RG tiene que actuailzarse.

Por mi parte, estoy en contra del graffitti y pienso que existe un espacio público político más apto para la discusión de ideas que la pared del vecino, como las plazas, los parques, etc.

De modo que excluyo al graffitti de todo el espacio privado.

Sin embargo, debe poder hacerse graffitti en
- Edificios públicos (con la excepción de escuelas y hospitales), tales como BCRA, Casa de Gobierno, Ministerio del Interior, Ministerio de Trabajo, AFIP, Quinta de Olivos, etc.
- Edificios privados tales como: casas de funcionarios, sindicalistas, intendentes del Conurbano, casa de RG y Universidad Di Tella.

Saludos,

PIC

PIC dijo...

Lo que dice RG está pasado de moda. Quedaba transgresor en la década de los '80 cuando Marta Minujin se despachaba con un discurso pro graffitti. ARTE, ARTE, ARTE!!!

Creo que es muy vieja esa pose, RG tiene que actuailzarse.

Por mi parte, estoy en contra del graffitti y pienso que existe un espacio público político más apto para la discusión de ideas que la pared del vecino, como las plazas, los parques, etc. (RG añadirá: puentes locales e internacionales, avenidas, autopistas y demás "foros públicos.")

De modo que excluyo al graffitti de todo el espacio privado.

Sin embargo, debe poder hacerse graffitti en
- Edificios públicos (con la excepción de escuelas y hospitales), tales como BCRA, Casa de Gobierno, Ministerio del Interior, Ministerio de Trabajo, AFIP, Quinta de Olivos, etc.
- Edificios privados tales como: casas de funcionarios, sindicalistas, intendentes del Conurbano, casa de RG y Universidad Di Tella (especialmente la gente de la villa tiene que poder ir a hacer sus graffitti ahí.)

Saludos,

PIC

rg dijo...

pic, tranquilo que me aguanto los graffitis en mi casa como los comentarios bobos en este sitio. hace mas de 50 comentarios que estamos aclarando que se habla de un tema especifico: si debe aplicarse la ley penal sobre quien escribe un graffiti. vos despues de dos dias seguis escribiendo como si aca se hubiera cerrado la posibilidad de considerar al escrito del graffiti como una falta menor, que es lo que hasta el derecho argentino acepta como regla (hasta este fallo). pero dale, segui discutiendo tonteras que el espacio es libre

PIC dijo...

Ok, no encontré esa afirmación suya en ningún mensaje. Me pareció misleading decir que "Pintar un graffitti no es un delito," porque en efecto, es un delito civil (dolo + intención de dañar) que genera obligación de reparar, aunque no deba serlo penal. Tampoco lo consideraría una contravención, porque esta es administrativa y no aprovecha de la multa el vecino que sufre el daño.
Por lo demás, me parece que no hay argumentos para perseguirlo de manera policial por razones de enforcement óptimo.

rg dijo...

pic, es que no leiste el post, que esta completa, enteramente dedicado a ese exclusivo punto justamente: no aplicar la ley penal en estos casos. pasa que escribis desde el prejuicio, sin leer antes. en todo caso, aceptada la retractacion

PIC dijo...

RG,

Sí había leído el post, pero no me había quedado del todo claro si su crítica al uso de la violencia estatal era también extensiva a aquella que emplea el Estado en un proceso civil. Porque violencia también hay en estos, e incluso cuando cobra una multa.

Ya que estamos, aprovecho para hacerle una pregunta respecto de su artículo "De la Injusticia Penal a la Justicia Social", sobre una idea que reitera en este último post: "en situaciones de desigualdad extrema e injusta, como la que distingue a nuestro país, el uso de la violencia estatal debería considerarse, en principio, como injustificado y, por tanto, como impermisible."

Mis preguntas:

i) En qué estrato de la teoría del delito propone que sea tomada en cuenta su teoría? Se podría hablar de un estado de necesidad justificante, derivado de la coerción económica del autor, que excluye la antijuridicidad? De una excusa absolutoria por razones político-criminales? De un problema de imputación objetiva? Habría injusto allí donde la misma conducta, si hubiese sido realizada por un tipo de clase media lo habría?

ii) Qué consecuencias prácticas tiene para un Tribunal penal seguir su teoría, que voy a bautizar, si no me olvidé la declinación, "in dubio pro pauperis"?

iii) Tal principio no implica un derecho penal de autor al revés (selecciono al que considero no pobre y le aplico a él las leyes penales) y, por tanto, viola el principio burgués y garantista de legalidad?

Saludos y añado (innecesariamente) que no hay animosidad en este post.

PIC

rg dijo...

no, rechazo la idea de en dubio pro pobre, no es lo que me interesa decir. tampoco se trata de buscar justificacion por la coercion economica, digo explicitamente que ese no es mi punto. el tema de la injusticia social/injusticia penal me sigue interesando, asi que oportunamente volveremos sobre el.

juani bertomeu dijo...

Perdió Gimnasia.

Yo, en realidad, no me explico por qué no se aplica la pena de muerte a los graffiteros (especialmente si son leyendas alusivas a esta derrota de Gimnasia, a derrotas pasadas, y, ¡ay!, a posibles derrotas futuras).

j.

mm dijo...

en estos casos diría que los graffitis guardan la ironia y juegan al luto de las "lloronas", (qué personajes, no?).la realidad ya es demasiado dura con ustedes..

:) !!!!!!!

juani bertomeu dijo...

demasiado dura.

j.

mm dijo...

ánimo!
:)

Alfonso dijo...

Hola R y todos

Para continuar lo del candidato a la Supreme Court, hoy el New York times saco una nota interesante, la dejo
http://www.nytimes.com/2009/05/03/us/politics/03obama.html?hp

Luis dijo...

Cuanto blablabla en este blog. Cualquier temita les da para escribir cada cosa y en oraciones larguísimas e ininteligibles.. Grafitti: claramente no debería penalizarse con cárcel, la naturaleza del delito no lo justifica. Pero si con una buena multa en el acto como forma de disuasión. Hay grafittis muy lindos pero el valor de un derecho individual (propiedad en este caso) es superior al goce estético que uno pueda tener. Y no me digan que esto coarta la libertad de expresión de nadie porque hay mil sustitutos posibles para aquellos con ganas de expresarse creativamente. No es taaaaan complicado y en muchas ciudades desarrollados este tipo de represión (uyy, dije la palabra no te enojes) funciona. Saludos, Luis Zemborain

P.D.: Ojo, el blog es bueno, aún cuando comparto muy poco tus ideas y teorías, pero a veces se vuelve demasiado enervante, sobretodo cuando se repite un contradicción que permea todo tu blog: crees que el derecho penal no es justificado en situaciones de pobreza y desigualdad (situación que según vos justifican cierta permisividad frente a los delitos) pero al mismo tiempo te oponés al único sistema (libre mercado, libre empresa, capitalismo) que puede aliviar esas situaciones de pobreza y defendés políticas económicas que sólo acentúan esa pobreza y atraso que a su vez justifican...y así. Es la típica contradicción en la que caen y siguen cayendo los intelectuales medio socialistoides. Pero por suerte estás muy lejos de ser un Forster más, un verdadero idiota útil.

Anónimo dijo...

Explotá Luis, explotá..
http://elabc.blogspot.com/2007/01/introduccin-luis-zemborain-sourceur.html

fahirsch dijo...

Hace un par de semanas, saliendo de mi casa, observé varios muchachos y muchachas, un patrullero, una pared en proceso de ser "graffitada" y el dueño de la pared. El patrullero se fue y más tarde al pasar nuevamente vi la pared pintada con un gran graffitti. Días más tarde le pregunté al dueño del negocio cuya pared había sido pintada, si había sido con su consentimiento. Me dijo que si, que eran estudiantes de arte y le habían pedido permiso. El patrullero había parado en principio para impedirlo, pero se fue al comprobar que era con permiso.
Conclusión: No necesariamente un graffitti es vandalismo. Puede ser hecho con consentimiento del dueño de la pared.
¿Y el graffitti en cuestión? Muy parecido a tantos. Lo peor son las firmas: son demasiados grandes y desnaturalizan al resto

Armando Julio dijo...

Casi todas esas porquerias son pintdas sin consentimiento del dueño de la pared. Por algo lo hacen en la clandestinidad y en horas de la noche-
yo estoy dispuesto a dispararle al primer estupido, que sorprenda vandalizando mi propiedad.