11 ago. 2010

Salud reproductiva: el abuso de siempre


Durísimo informe de Human Rights Watch sobre la situación argentina en materia de salud reproductiva, y las graves fallas del gobierno nacional en la materia (que, como el episodio Manzur dejó en claro, oscila entre amagues sugerentes, políticas pésimas y mentiras permanentes). Dice HRW en la presentación del informe que la política argentina en la materia se caracteriza por la presencia de permanentes barreras, que incluyen "el envío de las pacientes a otras clínicas, la demanda -contraria a la ley- de permisos por parte del esposo de la paciente, y en algunos casos la absoluta y simple denegación de atención". Como resultado de la existencia de estas barreras, nos dicen "las mujeres y las niñas, en la Argentina, normalmente no pueden tomar decisiones independientes acerca de su salud, y muchas de ellas enfrentan embarazos no queridos, o riesgosos para la salud. Cuarenta por ciento de los embarazos en la Argentina terminan en abortos, que son habitualmente inseguros. El aborto inseguro ha sido una causa fundamental en la mortalidad de la mujer, en el país, durante décadas."

La situación es especialmente preocupante, como es obvio, para los más pobres. Según el director de HRW, en Argentina, la atención sanitaria se parece mucho a una lotería: uno puede ser lo suficientemente afortunado como para obtener una atención decente, pero lo más probable es que uno termine encontrando una atención deficiente o abusiva.



Introducción y link al informe, vía Human Rights Watch, acá

Una nota en Clarín, sobre el "Doble discurso en salud reproductiva," de Mabel Bianco, presidenta del FEIM, acá

Otra, como siempre, buena nota de Mariana Carbajal, en Página, acá, en una línea similar

4 comentarios:

Alejandro Kafka dijo...

Según la nota de Mariana Carbajal, en Página: "El documento se basa en investigaciones de campo realizadas entre febrero y marzo en el ámbito metropolitano..."

Es decir que, si consideraramos la situación en las diferentes provincias, tanto los números como la conclusión del documento, contundentemente negativa, para el gobierno nacional, los gobiernos provinciales y el país, en general, se quedan extremadamente cortos.

Anónimo dijo...

Pero Human Rights Watch habla indistintamente de "abortos no punibles" y de "embarazos no deseados" o "abortos inseguros" o "no judicializar los abortos no punibles", pero no todo va en la misma bolsa. El informe manipula los datos, es infiel y tira agua para el molino del aborto libre. No es serio.

Anónimo dijo...

No veo por qué no sea serio abogar por el aborto libre, independientemente de que el informe lo haga o no.

Uno que pasaba dijo...

Uh, hablando de Roma..., me preguntaba si José Manuel Vivanco y los destacados especialistas de Human Rights Watch alguna vez habrán visto, antes de levantar su "dedo
acusador", esto:

http://www.youtube.com/watch?v=enUl2ao-PwY