30 de ene. de 2008

Dworkin 2: Con las Madres y contra la tortura



En los últimos dos párrafos de su prólogo al Nunca Más, Dworkin se explaya sobre cuestiones políticas (Alfonsín, en ese momento, comenzaba a promover sus políticas de perdón/no persecución penal), y deja algunas líneas bien interesantes sobre la tortura. Dice Dworkin:

"Debemos esperar que el gobierno de Alfonsín tome los riesgos que enfrenta y persiga a todos aquellos que comprobadamente hayan torturado o matado civiles, aún cuando lo hubieran hecho bajo órdenes, y más allá de que finalmente sólo unos pocos de entre ellos puedan ser condenados. El mundo necesita de un tabú contra la tortura. Necesita una convicción asentada y sin dudas acerca de la tortura como acto criminal, en toda circunstancia. Necesita afirmar que no hay nunca una excusa o una justificación para la tortura, que todos los que toman parte de ella son criminales contra la humanidad. Argentina servirá a la causa de los derechos humanos del mejor modo si no pierde esta dramática oportunidad de suscribir dicha convicción. La tortura es, en la actualidad, condenada en casi todo el mundo; aún los oficiales más jóvenes de la Argentina sabían, de modo aparente, que lo que hacían era ilegal y equivocado; que tenían que proteger su anonimato con capuchas y nombres ficticios. Sin embargo, la tortura se sigue usando casi en todas partes, y tal discrepancia se debe, muy posiblemente, a la extendida opinión de que en ocasiones ella se justifica, de que es defendible cuando se la usa cuidadosamente para extraer la información necesaria para salvar -por ejemplo- a posibles víctimas del terrorismo."





"La pesadilla argentina muestra una de las varias falacias que se esconden detrás de dicha visión. La tortura no puede ser limitada de modo quirúrgico sólo para aquellos casos para los que se la necesite para un cierto fin: cuando el tabú resulta violado, la base de todos los demás límites civilizatorios, que se encuentra en la simpatía hacia los que sufren, resulta destruida. Las Madres de Plaza de Mayo y los demás que convocan a la persecución de todos los torturadores y asesinos de rango militar, tienen razón -no porque tengan títulos para ejercer una venganza, sino porque la mejor garantía contra la tiranía, en cualquier lado pero especialmente en países como la Argentina, en donde los tiranos han aparecido de modo habitual como aceptables para una mayoría, es un estricto sentido político que afirme por qué es que ella resulta repudiable. Los juicios que exploran y dan fuerza a la idea de que la tortura no tiene defensa, pueden fortalecer ese sentimiento. Permitir que torturadores conocidos permanezcan en lugares de autoridad, sin ser desafiados ni condenados, sólo puede debilitar ese sentido político."

13 comentarios:

Rex dijo...

Dificilmente Dworkin hubiese sabido en ese momento toda la apologia del terrorismo que hacia Bonafini y como festejaria mas adelante la muerte de las vtictimas del atentado de 9-11, hecho que le provocaria un orgasmo. No pongo mas detalles porque RG amenazo con la censura.Yo no lo embarraria a un academico como RD con estos grupos y personajes marginales.

JP Chirinos dijo...

Creo que no se deben mezclar los tantos.
Creo que la historia de Madres y Abuelas de Plaza de Mayo esta mas allá de su posicionamiento político que adoptaron con posterioridad.
Fueron una realidad palpable durante el proceso y uno de las fuerzas vivas detras de la CONADEP y del juzgamiento de los militares.
No conozco el texto completo que menciona RG y espero leerlo en un futuro cercano, pero en el contexto del informe de la CONADEP, lo dicho respecto a este grupo de personas es en general poco.
Abrazos
JP

rg dijo...

totalmente chirinos. rd no es ningun tonto ni fue embaucado para dedicar una parte absolutamente central de su argumentacion a reivindicar al accionar de las madres en esa epoca, como cualquier persona sensata, inteligente y razonable lo haria. todo elogio al heroismo de ellas, en esos anios, es poco

Redacción / Radio Tosco dijo...

Hola... estoy citando de memoria, pero me parece que en su momento las Madres se opusieron a la constitución de la Conadep. Esto no lo traigo a colación para desmerecer ni a las Madres ni a la Conadep (comparto plenamente lo dicho por Chirinos y por RG sobre el heroísmo y el rol histórico fundamental de Madres y Abuelas). Simplemente lo menciono porque también fue muy rico el debate sobre las respuestas institucionales de aquel momento para iniciar la investigación. Insisto: estoy citando de memoria, pero creo que Madres prefería en aquel momento una Comisión Bicameral, de modo de dar más legitimidad democrática a la investigación.

Un abrazo,

Horacio

rg dijo...

pero cual seria el punto, mr. toscman? yo tampoco simpatizaba con la CONADEP, pero creo que salio muy bien el experimento

Mariela dijo...

interesante post y los comentarios de dworkin. la idea de oponerse siempre a la tortura como metodo es un principio fuerte que nos ayuda a pensar/posicionarnos frente a hechos actuales. yo inmediatamente use el principio para pensar rl debate (aunque en los hechos solo sea una pregunta yes or no) acerca de la tolerancia a la tortura -submarinos especificamente- a terroristas en USA. me gustaria leer el articulo entero, nos decis como acceder al mismo.

rg dijo...

mira, nosotros lo vamos a tener traducido de aca a un mes. antes, me decian, estaba colgado en la pagina de la conadep. ahora decian por aca que no se accede. waitanos un poco

Leonardo Filippini dijo...

En efecto, las Madres y otras organizaciones de derechos humanos preferian, al inicio, una comision bicameral del congreso. En parte, esa decision estaba vinculada a la definicion de los poderes que dicho cuerpo tendria, como por ejemplo, la posibilidad de compeler testigos. Una vez en marcha, como es sabido, las organizaciones de derechos humanos colaboraron activamente con el trabajo de la CONADEP.

Sobre las comisiones de la verdad como mecanismo institucional, un libro interesante es el de Pricilla Hayner (Unspeakable Truths, Routledge, 2002). Esta traducido.

Saludos, L.

Lucas A. dijo...

Lo que se resume en un par de renglones de relato inevitablemente superficial y reduccionista (como cualquier narración sobre complejos procesos históricos) fue una de las más fuertes objeciones y disensos en las agrupaciones de DDHHs al comienzo de la instauración democrática.

Según los relatos que he escuchado de muchos de los protagonistas, todos preferían la comisión bicameral o veían eso como un lugar de mayor proyección política, con más peso "moral". Los mismos que sostenían esto fervorosamente, aunque muchos se mostraban despreocupados, compartían la visión inestable y de incertidumbre de una comisión parlamentaria, al mismo tiempo que la veían como la mejor opción (no pragmático política).

Los disenso manifiestos, expresos y públicos en las agrupaciones, no evitaron que muchos de los disidentes colaboraran -pero siempre manteniendo esa postura beligerante en público- en la CONADEP aunque las diferencias de muchos de los participantes provocaron quiebres y rupturas con alejamientos posteriores.

Hay muchos datos e información sorprendentemente dejada de lado sobre estos temas, sobre este momento y sobre el trabajo de la CONADEP, suponiendo que todos estaban de acuerdo con todo y olvidando que la lucha de los derechos humanos están cruzada por luchas políticas internas, hacia las organizaciones que existían en ese tiempo. Aunque tal vez, tengo la impresión que no había consenso externo y era manifiesto su disenso interno.

Ahora, creada la CONADEP, otro dato relevante fue que el PJ nunca envió sus representantes parlamentarios tampoco y eso debilitó aún más su tarea, que con sus errores, defectos, informalidad y características se llevó adelante de una forma que muchos ven muy digna.

No sé en qué quedó el interesante debate sobre el nuevo prólogo y la revisión del informe, pasado los veintipico años de su publicación.

Sigamos, Lucas.

Rex dijo...

Ha pasado mucha agua bajo el puente. De esa lista se han depurado unos cuantos entre ellas el caso famoso de Carmen Argibay. El peronismo hizo lo de siempre gatopardismo, como el matrimonio presidencial que ese esa epoca no les interesaban los DD.HH dedicandose a lo que le era mas redituable, la usura.

PIC dijo...

Hablando de Roma...
RG ha considerado Vd. ser profesor de Derecho constitucional Socialista aquí http://www.madres.org/univupmpm/carreras/abogacia/programa/programa.asp
???

Redacción / Radio Tosco dijo...

Hola, Roberto y demás co-mentadores,

sí, creo que no quedó muy claro lo que quería decir... Tampoco sé si importa mucho. Pero por suerte (para mí) Lucas ha explicitado mucho de lo que tenía en mente.
Se trataba, nada más, de señalar las discusiones y disensos que aparecieron en 1983-84. A veces, desde hoy, nos parece un proceso muy aceitado y unidireccional. Vale la pena acordarse que se hizo con mucha discusión y debate. Yo creo que eso no lo vuelve menos legítimo, por supuesto. Todo lo contrario!

He terminado de oscurecer, digo, aclarar.

Un abrazo,

Horacio

Rex dijo...

Todo un simbolo que las madres de terroristas que mataban soldados argentinos "desembarcaran" en la ESMA.