22/1/2008

El bueno de Bertrand




El fin de semana estuvimos de visita en la casa del "criador de gorilas" (donde mantuvimos un buen pero algo "interruptus" debate, que puede verse acá, bajo el título "Nos pintamos la cara" -el que se pintó la cara fue él, aclaro). El tema es que, en su sitio, el "criador" tiene esquinalmente colgado el famoso test del "political compass," que uno hace pretendidamente para saber en qué lugar del cuadrante se encuentra, entre las variantes "autoritario," "libertario," "izquierda" y "derecha." De tanto verlo, me tenté y me puse a completar las preguntas del test. El test es bastante bobo y enojoso, y yo hubiera contestado buena parte de las preguntas con un "habría que ver," a la vez que hubiera repreguntado casi todo, en busca de precisiones. Pero en fin, puestos a jugar, me salió lo que figura abajo, hecho que me resulta bastante gracioso. Ahora bien, confieso que no entiendo cómo hay gente que queda ubicada en otro lugar que no sea ése. Más todavía, llegué a conocer gente que terminaba encontrando su lugar en otro cuadrante, y no en el mío! Increíble! Ni el "criador" se salió del cuadrito verde (aunque quedó, obvio, bastantísimo más a la derecha que uno)! Es que hay gente para todo! No se puede creer!





Es que si uno es consistentemente liberal, en el sentido de estar íntima y convencidamente comprometido con el respeto de la autonomía individual, y a la vez reconoce -como es obvio que toda persona respetuosa debe reconocer- que nadie merece ser premiado ni castigado institucionalmente por cuestiones ajenas a su voluntad (es decir, uno reconoce que, por ejemplo, nadie merece tener mejor o peor acceso a la salud o a la educación por el mero hecho de haber nacido en el seno de una familia rica o pobre), luego, uno no puede sino terminar siendo socialista, como Bertrand Russell pongamos.

Me acordé entonces de estos párrafos del buen Bertrand -párrafos que, como la mayoría de sus escritos, están siempre llenos de razón, son siempre persuasivos, están siempre plenos de luz

La coyuntura del socialismo

(...) Por una reacción inevitable, aquellos que no son proletarios han decidido, con pocas excepciones, que el socialismo es algo a lo que hay que resistirse; y cuando oyen a los que se proclaman a sí mismos sus enemigos predicar la guerra de clases, se sienten naturalmente inclinados a empezar ellos la guerra mientras todavía tienen el poder. El fascismo es una réplica al comunismo, y una réplica formidable. En tanto el socialismo se predica en términos marxistas, provoca tan poderoso antagonismo que su éxito en los países occidentales desarrollados se hace cada día más improbable. Por supuesto que, en cualquier caso, hubiese provocado la oposición de los ricos; pero tal oposición hubiese sido menos feroz y menos extendida.

Por mi parte, aun cuando soy un socialista tan convencido como el más ardoroso marxista, no considero el socialismo como un evangelio de la venganza proletaria, ni aun, primordialmente, como un medio para asegurar la justicia económica. Lo considero, en principio, como un ajuste a la producción mecanizada exigido por consideraciones de sentido común y calculado para incrementar la felicidad no sólo de los proletarios, sino de todos, excepto una exigua minoría de la raza humana. El que ello no pueda realizarse ahora sin un violento cataclismo, ha de atribuirse, en gran parte, a la violencia de sus defensores. Pero todavía tengo cierta esperanza de que una defensa más prudente ablande a la oposición y haga posible una transición menos catastrófica.

(...)

Las ventajas que pueden esperarse del establecimiento del socialismo, suponiendo que esto sea posible sin una devastadora guerra revolucionaria, son de muy distintos tipos, y en modo alguno se limitan a las clases asalariadas. Estoy muy lejos de confiar en que todas o alguna de tales ventajas resulten de la victoria de un partido socialista tras un largo y difícil conflicto de clases, que exacerbaría los ánimos, daría protagonismo a un tipo militarista cruel, aniquilaría por la muerte, el exilio o la prisión los talentos de muchos expertos de valía y daría al gobierno victorioso una mentalidad de cuartel. Todos los méritos que voy a reivindicar para el socialismo presuponen que éste haya triunfado por la persuasión y que toda la fuerza que pueda resultar necesaria sirva solamente para neutralizar pequeñas bandas de descontentos. Estoy convencido de que si la propaganda socialista se llevara a efecto con menos odio y acritud, haciendo un llamamiento, no a la envidia, sino a la evidente necesidad de organización económica, la tarea de persuasión se facilitaría enormemente y la necesidad de fuerza disminuiría en proporción. Desapruebo el recurso a la fuerza, excepto en defensa de lo que, por medio de la persuasión, haya llegado a establecerse legalmente, porque: a) se puede fracasar, b) la lucha ha de ser desastrosamente destructiva, y c) es posible que los vencedores, tras una lucha obstinada, hayan olvidado sus propósitos originales e instituyan algo completamente distinto, probablemente una tiranía militar.
Doy por supuesta, en consecuencia, como condición para un socialismo venturoso, la persuasión pacífica de una mayoría para la aceptación de sus doctrinas.

.....

(Siguen a estos párrafos sus "nueve argumentos" a favor del socialismo)

Este texto, que pertenece a "La coyuntura del socialismo," puede encontrarse en un sitio que incluye varios fragmentos de la obra de Russell,
acá

13 comentarios:

PIC dijo...

Rg,

Le dejo un link a una excelente crítica de BR al bolchevismo, "The Practice and Theory of Bolshevism" (http://www.gutenberg.org/files/17350/17350-h/17350-h.htm)

BR es uno de mis epistemólogos favoritos, junto con Mario Bunge, no sólo por sus visiones sobre la ciencia, sino por sus posiciones políticas.

Hasta la vista.

PIC

PIC dijo...

Ah, en cuanto al test de Political Compass, yo creo que es una versión socialdemócrata de http://www.theadvocates.org/quiz.html
Por otra parte, a menudo es bastante prejuicioso (por ejemplo, responder en contra del relativismo cultural suma puntos "a la derecha").

rg dijo...

exacto, exacto

Gustavo Arballo dijo...

A mí me dio mucho más al centro, supongo que porque, tal como voz, quería hacer re-preguntas, o me imaginaba en abstracto hipótesis invalidatorias de la consigna propuesta, de manera que casi consistentemente caía en las opciones intermedias.

En algún momento trabajé sobre eso y conjeturé cómo podrían caer, en esa tabla, los jueces de nuestra Corte. Ese post está en este link.

Gustavo Arballo dijo...

vos, no voz. Estoy zezeoso.

rg dijo...

si, habia visto lo tuyo. igual, yo me sentia en caso de duda optando por el extremo. pero habria que ver cual de esas preguntas nos encuentran efectivamente en posiciones distintas. supongo que las hay, aunque no se bien cuales serian, me gustaria saber

jonatanemanuelb dijo...

Hola Roberto, me asombró un tanto ver que se compartía un texto de Bertrand,quizás sea por la cantidad de pensadores jurídicos cristianos que hay en la Argentina o por mi azarosa cercanía a instituciones educativas católicas, donde Bertrand no es para nada bienvenido. Solo compartir este corto texto invocando el repensar las instituciones y principios morales solidificados en las bases de las sociedades occidentales.


¿NOS DA MIEDO PENSAR?
Bertrand Russell: "Principes of Social Reconstruction". London, 1916.
"Los hombres temen al pensamiento más de lo que temen a cualquier otra cosa del mundo; más que la ruina, incluso más que la muerte.
El pensamiento es subversivo y revolucionario, destructivo y terrible. El pensamiento es despiadado con los privilegios, las instituciones establecidas y las costumbres cómodas; el pensamiento es anárquico y fuera de la ley, indiferente a la autoridad, descuidado con la sabiduría del pasado.
Pero si el pensamiento ha de ser posesión de muchos, no el privilegio de unos cuantos, tenemos que habérnoslas con el miedo. Es el miedo el que detiene al hombre, miedo de que sus creencias entrañables no vayan a resultar ilusiones, miedo de que las instituciones con las que vive no vayan a resultar dañinas, miedo de que ellos mismos no vayan a resultar menos dignos de respeto de lo que habían supuesto.
¿Va a pensar libremente el trabajador sobre la propiedad? Entonces, ¿qué será de nosotros, los ricos?
¿Van a pensar libremente los muchachos y las muchachas jóvenes sobre el sexo? Entonces, ¿qué será de la moralidad? ¿Van a pensar libremente los soldados sobre la guerra? Entonces, ¿qué será de la disciplina militar?
¡Fuera el pensamiento!
¡Volvamos a los fantasmas del prejuicio, no vayan a estar la propiedad, la moral y la guerra en peligro!
Es mejor que los hombres sean estúpidos, amorfos y tiránicos, antes de que sus pensamientos sean libres. Puesto que si sus pensamientos fueran libres, seguramente no pensarían como nosotros. Y este desastre debe evitarse a toda costa.
Así arguyen los enemigos del pensamiento en las profundidades inconscientes de sus almas. Y así actúan en las iglesias, escuelas y universidades."

rg dijo...

Hola J., yo estoy lejos de haber leido todo lo de el, pero suele impresionarme mucho por esa vocacion infinita para pensar, para ser claro, para dar razones. en eso es genial

polo_zappa dijo...

hice el dichoso test y para mi alivio estoy en el lado correcto

pero sin duda una de las preguntas difíciles fue "
There are no savage and civilised peoples; there are only different cultures."

decir que sólo hay culturas diferentes no es más que algo obvio, digo como tesis de etica descriptiva pero si uno lo interpreta como tesis metaética corre el riesgo de verse relativista ético lo cual trae sus peligros para fundamentar los derechos humanos, como bien ha dicho Nino. Ud, qué contestaron ahí?

rg dijo...

correcto polo. cualquier respuesta a esa pregunta esta mal, salvo: "pero escucheme, que me quiere decir con esto?"

Rex dijo...

Seria mas util si se definiera izquierda, derecha, libertario etc. El 99,9% de los libertarios que conozco no tienen posiciones ni cercanas a las que sostiene rg en este blog.

Rex dijo...

Para los que me preguntaron por privado acerca de rg, puedo afirmar esto, a pesar de no conocerlo.

RG es un defensor a muerte de la propiedad privada, partidario de las protecciones que se daban en el Derecho Romano.

A Lucas, por ejemplo, estaba a punto de demandarlo porque no le habia devuelto un libro. Como dicen las escrituras: quien no es generoso en lo poco, no es generoso en lo mucho (:

Demas esta decir que la invitacion al cafe en NYC nunca se concreto.

rg dijo...

rex: vos siempre te comes todos los amagues. con lucas somos amigos, y el asunto del libro fue una broma entre ambos, que puse en publico. el cafe en ny no se concreto porque nunca quisiste revelar tu identidad, obvio que seguis invitado (andare por alli desde septiembre, dando clases)