28/2/2013

Democratizar la justicia 10: Justicia legítima. Privilegios, dinero y poder

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-214788-2013-02-28.html

Celebramos desde acá el nacimiento de un movimiento en favor de una "Justicia Legítima" que emerge de las entrañas del Poder Judicial. Venimos bregando por ello desde hace décadas, y denunciando en consecuencia la presencia dominante de una justicia conservadora, elitista, sexista. Frente al silencio cómplice de la mayoría, fuimos de los que contribuimos a instalar en tierras latinas la vieja crítica al carácter contramayoritario de la justicia (HV recordaba hace poco el carácter pionero de este trabajo:
http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/subnotas/209521-61477-2012-12-09.html )
Desde esa tranquilidad de conciencia, saludamos la (tardía pero en todo caso bienvenida) llegada de estas voces críticas. Pero como siempre, con varios peros. Digamos 3 por ahora:

1)  Privilegios. Una gran mayoría de quienes se llenan hoy la boca con críticas a la justicia ilegítima, se vienen acostando todas las noches con la justicia ilegítima. Cosa curiosa, por la mañana se levantan muy tranquilos y toman el desayuno sonrientes, con la justicia ilegítima. Más curioso aún, por la tarde temprano, poquito antes de pegar la vuelta, siguen distribuyéndose cargos, honores, privilegios, prebendas y canonjías, con esa justicia ilegítima. No se trata, simplemente, de que muchos carecen de autoridad moral para hacer la crítica que ahora hacen: es que no queda claro si son conscientes de que los privilegios que denuncian incluyen los privilegios de los que siguen gozando, en términos de sueldos y ventajas descomunales, frente al común de los ciudadanos. Señorxs: no se olviden de que el poder y el dinero de los que hoy se benefician forman parte central de la crítica que merece la justicia ilegítima. El dinero propio de sus salarios (y, a veces, el de sus choferes). El poder que deriva de la capacidad que se han arrogado para invalidar las decisiones del pueblo.

2) Dinero. Sería bueno que alguno se tomara cinco minutos para ver las decisiones que han emanado del grueso de quienes hoy se reúnen en nombre de la justicia legítima. Sus fallos, se vería, destilaron y seguirán destilando punitivismo y clasismo. Tantos de entre ellxs toman decisiones cada día, a través de las cuales normalizan la violencia penal, que recae sobre todo en los sectores pobres de la población. Los acusados de corrupción estatal, los responsables del narcotráfico, los empresarios explotadores, ríen felices con vuestra compañía. El estado miserable de nuestras cárceles -jaulas homogéneas, putrefactas, llenas de pobres, en el marco de una sociedad impúdicamente desigual y heterogénea- deja ver el verdadero rostro de quienes hoy hablan de la justicia ilegítima. Mientras ello persista -como seguirá persistiendo (ver 3)- lo demás es puro cuento.

3) Poder. El tercer punto de crítica, tal vez hoy el más grave, es la revulsiva cercanía que muchos de los integrantes de JL muestran en relación con el poder político. Está perfecto que tomen partido en los asuntos públicos (frente a la bobada del "prejuzgamiento"), que tengan ideología, que sientan simpatía por el gobierno de turno. Pero nunca, nunca, nunca, ello debe empañar del modo en que lo hace el contenido de la agenda, para forzar el ocultamiento de problemas de escándalo, la protección de los corruptos amigos, la puesta de la justicia al servicio del mismo poder político que debe ser controlado. Aquí -AGC- no vale la zoncera de que "poder también es el poder económico": ya lo dije antes, el récord de nuestras cárceles habla bien de qué selección han hecho ustedes entre pobres y ricos (cárcel para los primeros, cobijo feliz para los últimos). El discurso inaugural de la Procuradora AGC fue tremendamente sintomático, en tal sentido: recorrió todos los tópicos de la crítica anti-mediática, mientras tragaba suave y dulcemente los sapos de los Oyarbide que alimenta cada día el Ejecutivo (y con los que la justicia legítima quiere que sigamos conviviendo); los asesinos y explotadores de obreros (qué tal Schiavi, buen día de Vido, cómo le va don Jaime), a los que ampara; las presiones bestiales del Ejecutivo sobre la justicia (presiones como, oia, las que la llevaron a la Procuradora al poder, luego de patear en el camino la cabeza de Rafecas, Righi, Rívolo, y así proteger a un vice presidente de espanto); el empresariado del juego y el narcotráfico que no es tan grave, porque hoy es amigo.

Si ésta es la nueva justicia que llega, seguiremos pidiendo la guillotina contra el Antiguo Régimen. No peace without justice ( http://www.npwj.org/ )

8 comentarios:

Anónimo dijo...

wow, entre tanta notita dando vuelta sobre la democratización de la justicia -a favor y en contra-, ésta es un golpe certero,letal.
T

Anónimo dijo...

A tono con el punto 3, http://www.lanacion.com.ar/1558611-roberto-gallardo-volvera-a-ser-juez-desde-el-3-de-abril

"Motiva mi renuncia la decisión de asumir en forma plena el puesto de lucha que se abre en la actual confrontación de los modelos de Justicia en nuestro país. Hace más de diez años que he sostenido varias de las banderas que hoy merced a los esfuerzos del gobierno nacional adquieren pública dimensión y relevancia".

J.R.

Giunta dijo...

"Celebramos" suena a plural. ¿La respuesta se la dirijo a RG o a alguien mas?

Anónimo dijo...

"Celebramos" suena a plural. ¿La respuesta se la dirijo a RG o a alguien mas?

Giunta

Anónimo dijo...

El nivel de caradurez de esta gente no tiene nombre. De dónde salió Gils Carbó?! Trabajó siempre en la justicia, donde fue ascendiendo cargo por cargo.

Además, al menos de lo que surge de la crónica de Hauser, mintió descaradamente para justificar el discurso oficialista actual: cuando hablaba de las "inequidadaes" en los 90´ crítico la falta de medidas cautelares por parte de la justicia. Olvida que el per saltum fue un invento de Dromi -asesor de este gobierno- justamente para que la Corte diera vuelta la cautelar de Garzón Funes -apellido paquete, horror!- que paraba la privatización de Aerolíneas. Y que volvió a utilizarse esa manganeta cuando la privatización de los aeropuertos, lo que incluso valió un pedido de juicio político por parte de Mike Pichetto en contra de los jueces que habían internvenido en contra del gobierno de Menem.

Anónimo dijo...

Qué lindo es tener la absoluta libertad para batir siempre la posta.
Date una vueltita por la biblioteca, RG, y la mitad de los veletas que hay ahí se te mean encima cuando le cantes éstas verdades.
Celebran un proceso por la justicia legítima, el mismo día en que los que los alientan sellan el pacto de impunidad con Irán.
Lanza un proceso revolucionario por lo justicia, quién creció a la luz de uno de los procuradores generales más oscuros que supimos tener.

Jorge dijo...

Què es lo que molesta? La justicia cooptada por el poder polìtico o solamente la justicia? Si el poder polìtico se ha entrometido en la justicia desde hace muchos años (muchos me queda corto) porquè atacar su estructura cuando ha sido corrompida por el poder polìtico, y no proponder a una verdadera independencia?

A2 dijo...

Un dato sintomático de esas contradicciones que señalás, es que las jornadas comenzaron a las 14 horas de un día laborable. Un auditorio lleno de magistrados, funcionarios y empleados judiciales que quieren domcratizar el poder judicial. Eso sí, de 7.30 a 13.30.