24 may. 2013

Elster 2: Diseño institucional negativo/ Bentham contra Condorcet

"Securities Against Misrule", que iba a llamarse "Bentham against Condorcet," representa un paso más en lo que alguna vez llamara el "camino al escepticismo" de Elster. Pero no se trata de mero pesimismo, sino de tomarse en serio las preguntas básicas sobre diseño institucional. Para Elster, la búsqueda que han emprendido las personas interesadas en dicho diseño ha estado orientada siempre a la "producción de buenos resultados", lo cual es un problema, dada la dificultad de definir, normativamente, cuáles son esos buenos resultados, y sobre todo, la dificultad de definir las teorías causales necesarias para hacerlo. Elster toma por ello el camino de James Bentham, que a diferencia del camino condorceteano, requiere andar por el lado negativo de la cuestión: de lo que se trata es de "remover obstáculos," "limitar las limitaciones". Ello así, actuando sobre los "motivos" y las "oportunidades" de los agentes (en parte, dice Elster, como lo hiciera James Madison, en su momento, y en parte como lo aconseja John Ely, en la actualidad, en sus estudios sobre control judicial). Siguiendo a esa escuela, Elster reflexiona sobre tres procedimientos principales, dirigidos a actuar sobre la "ignorancia," el "secreto" y la "publicidad" de los actos. Los ámbitos a los que está dedicada su atención son fundamentalmente tres: los jurados, las asambleas, y las elecciones, y a través de ellos Elster vuelve a tocar algunos temas ya clásicos en sus estudios, como los mecanismos de lotería y los mecanismos de rotación obligatoria en los cargos,. Elster dedica un amplio espacio, también, a discutir sobre una cuestión también clave, para nosotros, en todo esto: por qué deberíamos pensar que los políticos encargados de este tipo de reformas se sentirían interesados a llevarlas a cabo?

7 comentarios:

Erica dijo...

No se trata de remover obstáculos, o de establecer una infinita lista de límites y limitaciones a los límites, sino de actuar con conciencia de servicio público; de recordar cuál es el puesto que se ocupa y cuáles son las funciones (y funciones significa que se está en función del pueblo y no de intereses propios o ajenos remunerados).
Buen día! eb

rg dijo...

pero erica eso convierte todo en una cuestión de actitud (mental), que hace aparecer como que el problema es la mala o falsa o equivocada conciencia. y no, también es cuestión de estructuras mas o menos justas, de instituciones mejores o peores, me parece

Erica dijo...

Sí, de acuerdo, Roberto. Pero las instituciones no tienen vida propia y son creadas, diseñadas, gestionadas y destruidas por personas que no siempre son justas, sabias, respetuosas y buenas.
La pregunta es:
¿queremos instituciones justas? o
¿queremos funcionarios justos que respeten instituciones justas?
queremos todo, tenemos poco ...
beso

Anónimo dijo...

Este libro de Elster al que hacés referencia es nuevo o ya está publicado?

Anónimo dijo...

http://periodicotribuna.com.ar/14404-muchos-no-se-dieron-cuenta-pero-la-corte-ya-se-pronuncio.html

Objetivamente (más allá de que "agarraron" algunos fallos) no hay duda que la Corte es "adicta" al P.E

Martín, UNLP. dijo...

Represión a la comunidad Tonokotés en Santiago del Estero: http://ultimahoradiario.com.ar/locales/2013-05-24-represion-a-la-comunidad-tonokotes-el-gobernador-no-tiene-corazon-tiene-una-piedra/

Sergio dijo...

Otro link por la represión durante el 25 de mayo:

http://seleccione.blogspot.com.ar/2013/05/las-nubes-de-mayo.html