27 may. 2013

Justicia restaurativa, aún para los peores casos

http://politica.elpais.com/politica/2013/05/25/actualidad/1369499242_928460.html
Un camino largo por andar, que no se desanda a las corridas ni con voluntarismo. Pero al menos hay que saber hacia donde ir

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Mientras tanto aquí le arman una causa a Hooft: http://www.infobae.com/notas/712662-Mar-del-Plata-denuncian-corrupcion-judicial-en-un-caso-de-lesa-humanidad.html

Anónimo dijo...

genial nota!!!

A. dijo...

la nota me pareció muy buena. pero los asesinos están presos y la mujer aclara que esas entrevistas no sirven para reducirles la pena... me parecen loables esos esfuerzos restaurativos y realmente es admirable la actitud de la mujer, pero no parece que estén pensando en abolir las cárceles... ¿qué propone la justicia restaurativa? ¿una convivencia entre ambos tipos de justicia, la restaurativa y la retributiva? mucho no entiendo...

ccmartha dijo...

Este debate ya se dio y vale la pena darle una mirada. Nino vs Zaffaroni aqui http://www.stafforini.com/nino/zaffaroni1.htm (son varios capitulos)
Nada mas comencé a leerlo y me pareció muy bien el sencillo ejemplo de Nino ejemplificando la eficacia de la coacción del estado en el caso de las grúas y el cepo para los autos mal estacionados. El peligro que expone para una sociedad anómica como la nuestra de la postura zaffaronista (penas mínimas)y un largo etcétera.
Con respecto al ejemplo RG, nada mas decirle que le perdono la trampa en este ejemplo por considerar la absoluta buena fe de su postura que creo sensible y humanitaria pero que temo que nos expone a mayores peligros.
1.- El ejemplo presentado. Homicidio en un acto terrorista, es de un retribucionismo extremo, el condenado está pagando 39 años de carcel
2.- La víctima no perdonó al ofensor al menos le negó el perdon verbal "Me reservo la respuesta" le dijo, lo que es un acto de absoluta salud mental de su parte y no quita que en algun momento lo perdone. Bien si lo hace bien si no lo hace. Se acercó a tenderle la mano nada mas.
3.- El condenado no recibe ningún beneficio mas que elaborar su propio conflicto en este caso. Les hace bien a los dos? Estoy segura que si, pero no podemos ponerlo como exponente de justicia retributiva sino como exponente de un encuentro entre dos seres humanos. En el nivel mas humano posible.
4.- No creo que sean estos los peores casos, donde un individuo actúa conforme a una ideología en pleno uso de su libertad y que puesto en libertad tal vez siguiera en lo mismo.
Muchos saludos

Anónimo dijo...

Gracias, ccmartha por la versión digital de la polémica Nino-Zaffaroni.
En lo demás, suscribo tu comentario. Escasa relación guarda el tema de la justicia restaurativa con la entrevista. Ilustra, sí, sobre la posibilidad de que las víctimas o sus familiares pueden tener una mirada distinta de pena pura y dura. Y profundizando el tema, de que ellos son dueños de tener esa mirada o la contraria. Belisario

A. dijo...

parece que otras personas tienen las misma dudas que yo...

ccmartha dijo...

Hola Belisario, gracias por tus palabras, aunque supongo que el mencionado debate debe ser hiperconocido entre los abogados para mi es novedoso y una maravilla de leer. Dos gigantes sin duda.
Acabo de zamparme el 2do capitulo la respuesta de Zaffaroni y aunque leerlo es como conectarse a un cable de alta tensión me quedo con un ¿y entonces? al terminar de leer sus palabras. ¿Entonces qué, Zaffa? donde estan los argumentos -y los datos- que defienden su postura? No los vi. Don Zaffa sigue una argumentación del tipo "de a se sigue b con lo que Z queda demostrado" Don Nino le reclama los argumentos -y los datos- con la tranquilidad y serenidad propias de un investigador (que lo fue) y los dos parecen bailar con músicas diferentes.
Aunque de todos modos no lo descalifico a nuestro big Z. Es un juez tiene la pragmática de ver el día a día de las cárceles y yo estoy muy cerca de su postura de la pena mínima posible. Mínima eficiente diría yo, atendiendo a la miseria de las cárceles.
Por lo demás suscribo todos y cada unos de los puntos planteados por el Dr. Nino.
Una pena infinita su desaparición prematura. Que se le va ser.