24 oct. 2010

Aborto





"Todo lo que querés saber sobre cómo hacerse un aborto con pastillas. Lesbianas y Feministas por la Descriminalización del Aborto (comp.)"

El libro completo se descarga desde acá. Y me dicen que se consigue a extraordinario precio en librerías.

Sobre la Editorial El Colectivo, acá

35 comentarios:

REP dijo...

Gracias RG, muy buen aporte. A ver cuando aparecen los libros para suicidarse de manera efectiva y a prueba de errores. Haber sabido que era tan facil abortar y no tendria que andar lidiando con mis 3 crios ;)

Anónimo dijo...

Y ya no tarda en asomar su cabeza la inquisición con su sutil ironía...

Anónimo dijo...

roberto
Lo del misprostol, esta muy bien, pero pasa quue estos estan diciendo que se puede hacer hasta los 3 meses sin asistencia medica.
En algunos casos, es muy peligroso y puede producir la muerte del paciente conforme escuche a un ginecologo, en la charla que dio merchan con estos pibes.
Aplaudo la iniciativa. Abrazo

Laura dijo...

Lindo colectivo de mujeres, que cuando hay opiniones contrarias las revientas a bollos...
Muy bueno lo del aborto...en última instancia los conflictos sicológicos de la mujer se solucionan con terapia. Y para resucitar a la persona por nacer hace falta un mago jaja

Anónimo dijo...

RG, urgente un post sobre mackinon y su posición del aborto, no la entiende nadie!!!! No termino de descifrar si es una genia, quiere armar quilombo o lo que dice esta sesgado.

Bruno dijo...

A mí siempre me intrigó pensar cómo se relaciona la teoría de la justicia de Rawls con el aborto. En el fondo, hay un problema ontológico: es el feto una persona moral, que por tanto puede deliberar tras el velo de ignorancia? Rawls construye un modelo de racionalidad individual, pero no explica cómo hará para relacionar este modelo con los individuos de carne y hueso. Sin dudas, si el feto formara parte de la posición original, el aborto no debería permitirse. Sin embargo, en Political Liberalism Rawls mencionó que una sociedad razonable no prohibiría el aborto.
Alguien me aclararía mejor la posición de Rawls al respecto?

CV dijo...

Bruno:

No lo leí con detenimiento, pero acá tenés una discusión sobre Rawls y el aborto (aunque también vinculada a leyes que criminalizan el homicidio de fetos) y algunas referencias:

A Theory of Stability: John Rawls, Fetal Homicide, and Substantive Due Process
Luke M. Milligan

Lo encontrás acá:

http://www.bu.edu/law/central/jd/organizations/journals/bulr/volume87n5/

Saludos.

Anónimo dijo...

Me parece que en la Argentina el aborto todavía es un delito muchachos...

"ARTICULO 88. - Será reprimida con prisión de uno a cuatro años, la mujer que causare su propio aborto o consintiere en que otro se lo causare. La tentativa de la mujer no es punible."

Anónimo dijo...

Me parece que el diseño infantil resta todo tipo de seriedad al asunto, lo habrán pensado para hacerlo atractivo manual para niñas de 9, 10, 11, 12 años?

No me parece este un detalle
menor.

Un manual de como autoinflingirse no debería valerse de una estrategia de marketing tan baja, teniendo en cuenta los riesgos a la salud.

RG me parece una irresponsabilidad de tu parte promover y publicitar una cosa así, me defraudaste.

Bernardo M.

Anónimo dijo...

Para vos vamos a hacer el de Ken!!, siome a cuerda!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

Facil? Seguro? Barato? LLAME YA!

todas cuestiones muy positivas.. cuando no es el cuerpo propio..

Seguro? Quién afirma esto?
¿y los médicos? ¿algún Bioquímico? no encontré ninguna mención, ni matrícula habilitante, afirmar una cosa así es una irresponsabilidad absoluta.

Bernardo M.

Sebas dijo...

Muy bueno RG.

Rescato este párrafo:

"La información de este manual es para que entre todas podamos reducir los riesgos y daños de los abortos inseguros. Es información útil para personas que no tienen ninguna capacitación, y también para personas que sí tienen algo de capacitación médica formal."

Chris dijo...

Un mensaje a lxs lectorxs del blog de RG. Me pregunto si cuando discuten sobre cuestiones de filosofía del derecho y derecho constitucional lo hacen sin leer el material a debatir. Con excepción de Sebas que pasó por el interior del libro, el resto de la mayoría de los comentadores/as parece que no pasaron de la tapa y contratapa. Si no hubiera sido así, habrían encontrado todas las respuestas a sus preguntas, opiniones y mieditos en el texto. Porque la mayoría de los comentarios son producto de la falta de información. Por ejemplo: Bernardo M cree que las autoras del libro optaron por un diseño "infantil" para las niñas de 12 años. Aunque las niñas de 12 también abortan, Bernardo M hubiera entendido el mansaje político de la estética elegida para el libro si hubiera leido por lo menos la introducción. El mismo Bernardo M se queja de la consigna: "facil", "seguro", y "barato" , pero no es un invento de las compiladores, son los criterios que usa la OMS para definir un medicamento como esencial para la población. Porque la OMS, que no es justamente una organización anarco ni lesbo-feminista, incluyó el misoprostol en su lista de medicamentos esenciales. Y en cuanto al comentario de Anónimo sobre la peligrosidad del misoprostol dentro del primer trimestre de embarazo sería bueno que lea las fuentes científicas del manual, las cuales están todas en Internet y contradicen cientificamente su comentario basado en prejuicios y desinformación.
Ese es justamente el objetivo del libro: informar y reducir el daño de la desinformación sobre la salud y la vida de las mujeres.
A leer el manual antes de opinar y mandar fruta. Porque que uno podrá estar en contra del aborto o no, pero negarle a las mujeres sus derechos a la salud y a la vida es un cacho misógino e irresponsable.
No se qué diría Rawls al respecto?!
chris

CV dijo...

Chris:

"Porque que uno podrá estar en contra del aborto o no"

Tu comentario implica que algunas personas estarían A FAVOR del aborto, lo cual no parece certero.

En general, están a favor de no criminalizar o descriminalizar, bajo ciertos presupuestos, la práctica de un aborto.

Pero eso no significa "estar a favor".

Para estar a favor, uno tendría que ver como moralmente no-problemático una "competencia de abortos": mujeres que tratan desesperadamente de quedar embarazadas (teniendo sexo o mediante fertilización asistida, eso es irrelevante) para luego abortar con misoprostol (o por otras medios; eso es, nuevamente, irrelevante).
Gana la que más abortos se realiza.

Yo hojeé un poquito el libro.

Algunas cosas me resultaron un tanto preocupantes (por ejemplo, entiendo que alguna gente se pueda sentir ofendida por la estética del libro), pero prefiero no opinar sin haberlo leído en forma completa.

Saludos.

Merian dijo...

Practicarse un aborto en la inmensa mayoría de los casos es un hecho traumático, ya sea en una clínica en pilar o en el baño de tu casa (en el que además tenés riesgo de muerte), hacer un librito al respecto con Barbie y sonrisitas y arcoiris no sólo me parece un espanto sino que ratifica mi idea acerca de cómo le pifian algunas organizaciones feministas al ángulo del tema. Hablan del aborto como si fuera ir a sacarse un lunar.
Sé que debe haber mucho escrito al respecto, yo no sigo el tema al detalle pero a diferencia del matrimonio gay (después del cual escuché mucho el "ahora vamos por el aborto"), en mi opinión la legalización del aborto en países como el nuestro pasa mucho más por una cuestión de salud pública que por el derecho a elegir. (De base me parece una batalla más fácil de ganar desde ese lado que desde el argumento "pro-choice", porque la legalización del aborto en argentina es pro-life).
No sé cuántas de las víctimas de muertes por abortos mal practicados (o hemorragias no atendidas) estarán en contacto con esta publicación, sinceramente.

GABRIEL dijo...

ESTOY ABSOLUTMANETE DE ACUERDO CON LA DESPENALIZACION. Y concuerdo con un comentarista que una cosa es estar a favor de la despenalizacion y otra muy distinta es que uno sea abortista.
Si se deberia poner en debate la despenalizacion para que dejen de morir mujeres en sucuchos infectos por abortos malogrados y complicaciones posteriores.
Cada uno lidiara despues con su conciencia y sus razones para paracticar uno o no, sean razones politicas o religiosas.

Pero este libro a mi entender, tiene una concepcion errada del debate.
Es un libro que esta reñido con la etica profesional medica y farmaceutica.
El farmaco en cuestion es una droga para recetarse en traumas gastroenterologicos (ulceras). El efecto abortivo es un EFECTO ADVERSO, por lo cual en lo indicado en el prospecto, no es para tal fin, sino que es un efecto no deseado.
Si un profesional recetara esa droga estaria recetando un medicamento para lo cual no es indicado, ademas de que el aborto esta penado, infligiendo la ley. Y eticamente seria irresponsable recetarlo a una persona que quiere abortar bajo el pretexto que tiene trastornos gastricos.
Luego el farmaceutico no deberia expenderlo sin receta ya que es un medicamento que se vende CON RECETA ARCHIVADA.

Y si la persona presenta un cuadro clinico que sea contrindicado con la droga, las complicaciones son severas. Y es logico pensar que en ese caso, la embarazada no lo sepa y entonces el problema es mayor.

Ahora si este libro es para generar polemica y poner sobre el debate la despenalizacion, me parece un medio inadecuado. Con el mismo discurso e idea del libro, se podria hacer un manual para linchar delincuentes para poner en debate la pena de muerte.

Saludos

Merian dijo...

Miré un poco más el pdf. Dice:

"Abortar es normal en la vida de las mujeres. Es raro conocer a una mujer que nunca haya abortado. Según el Ministerio de Salud de la Nación, cada año 500.000 mujeres se hacen abortos."
La estadística, en esa situación, no te sirve para nada. No es algo vivido como "normal en la vida de las mujeres".

Y con respecto a su responsabilidad: "Quienes atendemos la línea telefónica y hacemos este libro no somos
médicas/os ni reemplazamos a los/as médicos/as. No recomendamos, no indicamos tratamientos, no evaluamos casos particulares ni diagnosticamos.
Tampoco vendemos ni recetamos medicamentos. Difundimos información actualizada, de fuentes médicas, científicas, estatales y sociales para que las mujeres puedan tomar decisiones informadas y cuidar su salud."

¿No podían hablar con algún médico?

gelly y obes dijo...

Excelentes las observaciones de Merian. Está bien que el aborto sea legal, pero no hay por qué llamarlo "normal". Ni tan calvo ni dos pelucas!

Anónimo dijo...

Merian y Gelly: no pongan tanto misterio al asunto! El manual es para 3 meses o menos!!! a mí me parece re conservador !! dejen de hacer mirtalegrandismo con aquello de una "práctica traumática", etc etc... por favor!!! infórmense sobre el método antes de hablar de "hemorragias" y dessatres! Es el colmo que las propias mujeres le pongan tantos palos en la rueda al aborto!! son 3 meses!!! una mórula!!

Anónimo dijo...

"... Es el colmo que las propias mujeres le pongan tantos palos en la rueda al aborto ..."

Este argumento no es Mirtalegranesco? jaaa

Estimada envenenarse no es la unica forma de hacerse un aborto, no es que se este en contra del aborto -ni se le pongan "palos"- sino que por el contrario se critica que un manual escrito por nadie, sin una sola firma de autoridad en medicina/biologia que lo haya supervisado.

En ningun momento se barajo la negativa al aborto, me parece que esa postura esta clara, ahora si estoy en contra de folletos irresponsables sobre como envenenarse facil, rapido y seguro.

Y tambien estoy en contra de darle a un tema como el aborto una estetica "girly" para hacerlo comercialmente mas atractivo.

No quiero hablar de la intolerancia
de algunos comentaristas, prefiero referir a la incapacidad de comprender los contenidos y como resultado, una descarga de ira intolerante disfrazada de comentario.

Bernardo M.

Anónimo dijo...

Mi opinión al respecto es ¿por qué en vez de enseñar como abortar se enseña como prevenir a llegar a tener que abortar?? No entiendo.
No me parece que sea productivo, bah será que pase un aborto por tener un huevo muerto y retenido pero en aquellos casos donde la vida esta porque abortar??? ¿por qué no enseñar a no llegar a eso??? Me parece qe lo que se debe hacer es un libro de practica lectura donde les enseñe a los jovenes a poder prevenir esas siuaciones y no a como realizarlas...
Creo que la base esta en la prevención, en la educación y en como manejarse como personas adultas en esas situaciones.

federico dijo...

De un ideologo de la derecha , unas lineas muy sabias que despliegan un solida posicion progresista acerca del aborto. De Vargas Llosa , "El nasciturus".
Imperdible , aca:
El nasciturus

MARIO VARGAS LLOSA



El Congreso de los Diputados, en España, ha rechazado por un voto una ampliación de la ley del aborto que hubiera añadido, a las tres causales ya legitimadas para la interrupción del embarazo (violación, malformación del feto o peligro para la salud de la madre) un cuarto supuesto, social o psicológico, semejante al que, con excepción de Irlanda y Portugal, admiten todos los países de la Unión Europea, cuyas legislaciones, con variantes mínimas, permiten el aborto voluntario dentro de los tres primeros meses de gestación.

El resultado de la votación fue una gran victoria de la Iglesia Católica, que se movilizó en todos los frentes para impedir la aprobación de esta ley. Hubo un tremebundo documento de la Conferencia Episcopal titulado Licencia aún más amplia para matar a los hijos que fue leído por veinte mil párrocos durante la misa, rogativas, procesiones, mítines y lluvia de cartas y llamadas a los parlamentarios (campaña que resultó eficaz, pues cuatro de ellos, cediendo a la presión, cambiaron su voto).

Muchos intelectuales católicos, encabezados por Julián Marías -para quien la aceptación social del aborto es una de las peores tragedias de este siglo-, intervinieron en el debate, reiterando la tesis vaticana según la cual el aborto es un crimen perpetrado contra un ser indefenso, y, por lo mismo, una salvajada intolerable no sólo desde el punto de vista de la fe, también de la moral, la civilización y los derechos humanos.

federico dijo...

Está dentro de los usos de la democracia que los ciudadanos se alisten en acciones cívicas en defensa de sus convicciones, y es natural que los católicos españoles lo hayan hecho con tanta beligerancia, en un tema que afecta sus creencias de manera tan íntima. En cambio, quienes estaban a favor del cuarto supuesto -en teoría, la mitad de la ciudadanía- permanecieron callados o se manifestaron con extraordinaria timidez en el debate, trasluciendo de este modo una inconsciente incomodidad.

También es natural que sea así. Ocurre que el aborto no es una acción que entusiasme ni satisfaga a nadie, empezando por las mujeres que se ven obligadas a recurrir a él. Para ellas, y para todos quienes creemos que su despenalización es justa, y que han hecho bien las democracias occidentales -del Reino Unido a Italia, de Francia a Suecia, de Alemania a Holanda, de Estados Unidos a Suiza- en reconocerlo así, se trata de un recurso extremo e ingrato, al que hay que resignarse como a un mal menor.

La falacia mayor de los argumentos antiabortistas, es que se esgrimen como si el aborto no existiera y sólo fuera a existir a partir del momento en que la ley lo apruebe. Confunden despenalización con incitación o promoción del aborto y, por eso, lucen esa excelente buena conciencia de "defensores del derecho a la vida".

La realidad, sin embargo, es que el aborto existe desde tiempos inmemoriales, tanto en los países que lo admiten como en los que lo prohíben, y que va a seguir practicándose de todas maneras, con total prescindencia de que la ley lo tolere o no. Despenalizar el aborto significa, simplemente, permitir que las mujeres que no pueden o no quieren dar a luz, puedan interrumpir su embarazo dentro de ciertas condiciones elementales de seguridad y según ciertos requisitos, o lo hagan, como ocurre en todos los países del mundo que penalizan el aborto, de manera informal, precaria, riesgosa para su salud y, además, puedan ser incriminadas por ello.

Significa, también, reducir la discriminación que, de hecho, existe en este dominio. Donde está prohibido el aborto, la prohibición sólo tiene algún efecto en las mujeres pobres. Las otras, lo tienen a su alcance cuantas veces lo requieran, pagando las clínicas y los médicos privados que lo practican con la discreción debida, o viajando al extranjero. Las mujeres de escasos recursos, en cambio, se ven obligadas a recurrir a las aborteras y curanderos clandestinos, que las explotan, malogran, y a veces las matan.

Es absolutamente ocioso discutir sobre si el nasciturus, el embrión de pocas semanas, debe ser considerado un ser humano -dotado de un alma, según los creyentes- o sólo un proyecto de vida, porque no hay modo alguno de zanjar objetivamente la cuestión. Esto no es algo que puede determinar la ciencia; o, mejor dicho, los científicos sólo pueden pronunciarse en un sentido o en otro no en nombre de su ciencia, sino de sus creencias y principios, igual que los legos. Desde luego que es respetabilísima la convicción de quienes sostienen, guiados por su fe, que el nasciturus es ya un ser humano imbuido de derechos, cuya existencia debe ser respetada. Y también lo es que, coherentes con sus principios, los publiciten y traten de ganar adeptos para su causa.

federico dijo...

Está dentro de los usos de la democracia que los ciudadanos se alisten en acciones cívicas en defensa de sus convicciones, y es natural que los católicos españoles lo hayan hecho con tanta beligerancia, en un tema que afecta sus creencias de manera tan íntima. En cambio, quienes estaban a favor del cuarto supuesto -en teoría, la mitad de la ciudadanía- permanecieron callados o se manifestaron con extraordinaria timidez en el debate, trasluciendo de este modo una inconsciente incomodidad.

También es natural que sea así. Ocurre que el aborto no es una acción que entusiasme ni satisfaga a nadie, empezando por las mujeres que se ven obligadas a recurrir a él. Para ellas, y para todos quienes creemos que su despenalización es justa, y que han hecho bien las democracias occidentales -del Reino Unido a Italia, de Francia a Suecia, de Alemania a Holanda, de Estados Unidos a Suiza- en reconocerlo así, se trata de un recurso extremo e ingrato, al que hay que resignarse como a un mal menor.

La falacia mayor de los argumentos antiabortistas, es que se esgrimen como si el aborto no existiera y sólo fuera a existir a partir del momento en que la ley lo apruebe. Confunden despenalización con incitación o promoción del aborto y, por eso, lucen esa excelente buena conciencia de "defensores del derecho a la vida".

La realidad, sin embargo, es que el aborto existe desde tiempos inmemoriales, tanto en los países que lo admiten como en los que lo prohíben, y que va a seguir practicándose de todas maneras, con total prescindencia de que la ley lo tolere o no. Despenalizar el aborto significa, simplemente, permitir que las mujeres que no pueden o no quieren dar a luz, puedan interrumpir su embarazo dentro de ciertas condiciones elementales de seguridad y según ciertos requisitos, o lo hagan, como ocurre en todos los países del mundo que penalizan el aborto, de manera informal, precaria, riesgosa para su salud y, además, puedan ser incriminadas por ello.

Significa, también, reducir la discriminación que, de hecho, existe en este dominio. Donde está prohibido el aborto, la prohibición sólo tiene algún efecto en las mujeres pobres. Las otras, lo tienen a su alcance cuantas veces lo requieran, pagando las clínicas y los médicos privados que lo practican con la discreción debida, o viajando al extranjero. Las mujeres de escasos recursos, en cambio, se ven obligadas a recurrir a las aborteras y curanderos clandestinos, que las explotan, malogran, y a veces las matan.

Es absolutamente ocioso discutir sobre si el nasciturus, el embrión de pocas semanas, debe ser considerado un ser humano -dotado de un alma, según los creyentes- o sólo un proyecto de vida, porque no hay modo alguno de zanjar objetivamente la cuestión. Esto no es algo que puede determinar la ciencia; o, mejor dicho, los científicos sólo pueden pronunciarse en un sentido o en otro no en nombre de su ciencia, sino de sus creencias y principios, igual que los legos. Desde luego que es respetabilísima la convicción de quienes sostienen, guiados por su fe, que el nasciturus es ya un ser humano imbuido de derechos, cuya existencia debe ser respetada. Y también lo es que, coherentes con sus principios, los publiciten y traten de ganar adeptos para su causa.

federico dijo...

Está dentro de los usos de la democracia que los ciudadanos se alisten en acciones cívicas en defensa de sus convicciones, y es natural que los católicos españoles lo hayan hecho con tanta beligerancia, en un tema que afecta sus creencias de manera tan íntima. En cambio, quienes estaban a favor del cuarto supuesto -en teoría, la mitad de la ciudadanía- permanecieron callados o se manifestaron con extraordinaria timidez en el debate, trasluciendo de este modo una inconsciente incomodidad.

También es natural que sea así. Ocurre que el aborto no es una acción que entusiasme ni satisfaga a nadie, empezando por las mujeres que se ven obligadas a recurrir a él. Para ellas, y para todos quienes creemos que su despenalización es justa, y que han hecho bien las democracias occidentales -del Reino Unido a Italia, de Francia a Suecia, de Alemania a Holanda, de Estados Unidos a Suiza- en reconocerlo así, se trata de un recurso extremo e ingrato, al que hay que resignarse como a un mal menor.

La falacia mayor de los argumentos antiabortistas, es que se esgrimen como si el aborto no existiera y sólo fuera a existir a partir del momento en que la ley lo apruebe. Confunden despenalización con incitación o promoción del aborto y, por eso, lucen esa excelente buena conciencia de "defensores del derecho a la vida".

La realidad, sin embargo, es que el aborto existe desde tiempos inmemoriales, tanto en los países que lo admiten como en los que lo prohíben, y que va a seguir practicándose de todas maneras, con total prescindencia de que la ley lo tolere o no. Despenalizar el aborto significa, simplemente, permitir que las mujeres que no pueden o no quieren dar a luz, puedan interrumpir su embarazo dentro de ciertas condiciones elementales de seguridad y según ciertos requisitos, o lo hagan, como ocurre en todos los países del mundo que penalizan el aborto, de manera informal, precaria, riesgosa para su salud y, además, puedan ser incriminadas por ello.

Significa, también, reducir la discriminación que, de hecho, existe en este dominio. Donde está prohibido el aborto, la prohibición sólo tiene algún efecto en las mujeres pobres. Las otras, lo tienen a su alcance cuantas veces lo requieran, pagando las clínicas y los médicos privados que lo practican con la discreción debida, o viajando al extranjero. Las mujeres de escasos recursos, en cambio, se ven obligadas a recurrir a las aborteras y curanderos clandestinos, que las explotan, malogran, y a veces las matan.

Es absolutamente ocioso discutir sobre si el nasciturus, el embrión de pocas semanas, debe ser considerado un ser humano -dotado de un alma, según los creyentes- o sólo un proyecto de vida, porque no hay modo alguno de zanjar objetivamente la cuestión. Esto no es algo que puede determinar la ciencia; o, mejor dicho, los científicos sólo pueden pronunciarse en un sentido o en otro no en nombre de su ciencia, sino de sus creencias y principios, igual que los legos. Desde luego que es respetabilísima la convicción de quienes sostienen, guiados por su fe, que el nasciturus es ya un ser humano imbuido de derechos, cuya existencia debe ser respetada. Y también lo es que, coherentes con sus principios, los publiciten y traten de ganar adeptos para su causa.

federico dijo...

Está dentro de los usos de la democracia que los ciudadanos se alisten en acciones cívicas en defensa de sus convicciones, y es natural que los católicos españoles lo hayan hecho con tanta beligerancia, en un tema que afecta sus creencias de manera tan íntima. En cambio, quienes estaban a favor del cuarto supuesto -en teoría, la mitad de la ciudadanía- permanecieron callados o se manifestaron con extraordinaria timidez en el debate, trasluciendo de este modo una inconsciente incomodidad.

También es natural que sea así. Ocurre que el aborto no es una acción que entusiasme ni satisfaga a nadie, empezando por las mujeres que se ven obligadas a recurrir a él. Para ellas, y para todos quienes creemos que su despenalización es justa, y que han hecho bien las democracias occidentales -del Reino Unido a Italia, de Francia a Suecia, de Alemania a Holanda, de Estados Unidos a Suiza- en reconocerlo así, se trata de un recurso extremo e ingrato, al que hay que resignarse como a un mal menor.

La falacia mayor de los argumentos antiabortistas, es que se esgrimen como si el aborto no existiera y sólo fuera a existir a partir del momento en que la ley lo apruebe. Confunden despenalización con incitación o promoción del aborto y, por eso, lucen esa excelente buena conciencia de "defensores del derecho a la vida".

La realidad, sin embargo, es que el aborto existe desde tiempos inmemoriales, tanto en los países que lo admiten como en los que lo prohíben, y que va a seguir practicándose de todas maneras, con total prescindencia de que la ley lo tolere o no. Despenalizar el aborto significa, simplemente, permitir que las mujeres que no pueden o no quieren dar a luz, puedan interrumpir su embarazo dentro de ciertas condiciones elementales de seguridad y según ciertos requisitos, o lo hagan, como ocurre en todos los países del mundo que penalizan el aborto, de manera informal, precaria, riesgosa para su salud y, además, puedan ser incriminadas por ello.

Significa, también, reducir la discriminación que, de hecho, existe en este dominio. Donde está prohibido el aborto, la prohibición sólo tiene algún efecto en las mujeres pobres. Las otras, lo tienen a su alcance cuantas veces lo requieran, pagando las clínicas y los médicos privados que lo practican con la discreción debida, o viajando al extranjero. Las mujeres de escasos recursos, en cambio, se ven obligadas a recurrir a las aborteras y curanderos clandestinos, que las explotan, malogran, y a veces las matan.

Es absolutamente ocioso discutir sobre si el nasciturus, el embrión de pocas semanas, debe ser considerado un ser humano -dotado de un alma, según los creyentes- o sólo un proyecto de vida, porque no hay modo alguno de zanjar objetivamente la cuestión. Esto no es algo que puede determinar la ciencia; o, mejor dicho, los científicos sólo pueden pronunciarse en un sentido o en otro no en nombre de su ciencia, sino de sus creencias y principios, igual que los legos. Desde luego que es respetabilísima la convicción de quienes sostienen, guiados por su fe, que el nasciturus es ya un ser humano imbuido de derechos, cuya existencia debe ser respetada. Y también lo es que, coherentes con sus principios, los publiciten y traten de ganar adeptos para su causa.

federico dijo...

Está dentro de los usos de la democracia que los ciudadanos se alisten en acciones cívicas en defensa de sus convicciones, y es natural que los católicos españoles lo hayan hecho con tanta beligerancia, en un tema que afecta sus creencias de manera tan íntima. En cambio, quienes estaban a favor del cuarto supuesto -en teoría, la mitad de la ciudadanía- permanecieron callados o se manifestaron con extraordinaria timidez en el debate, trasluciendo de este modo una inconsciente incomodidad.

También es natural que sea así. Ocurre que el aborto no es una acción que entusiasme ni satisfaga a nadie, empezando por las mujeres que se ven obligadas a recurrir a él. Para ellas, y para todos quienes creemos que su despenalización es justa, y que han hecho bien las democracias occidentales -del Reino Unido a Italia, de Francia a Suecia, de Alemania a Holanda, de Estados Unidos a Suiza- en reconocerlo así, se trata de un recurso extremo e ingrato, al que hay que resignarse como a un mal menor.

La falacia mayor de los argumentos antiabortistas, es que se esgrimen como si el aborto no existiera y sólo fuera a existir a partir del momento en que la ley lo apruebe. Confunden despenalización con incitación o promoción del aborto y, por eso, lucen esa excelente buena conciencia de "defensores del derecho a la vida".

La realidad, sin embargo, es que el aborto existe desde tiempos inmemoriales, tanto en los países que lo admiten como en los que lo prohíben, y que va a seguir practicándose de todas maneras, con total prescindencia de que la ley lo tolere o no. Despenalizar el aborto significa, simplemente, permitir que las mujeres que no pueden o no quieren dar a luz, puedan interrumpir su embarazo dentro de ciertas condiciones elementales de seguridad y según ciertos requisitos, o lo hagan, como ocurre en todos los países del mundo que penalizan el aborto, de manera informal, precaria, riesgosa para su salud y, además, puedan ser incriminadas por ello.

Significa, también, reducir la discriminación que, de hecho, existe en este dominio. Donde está prohibido el aborto, la prohibición sólo tiene algún efecto en las mujeres pobres. Las otras, lo tienen a su alcance cuantas veces lo requieran, pagando las clínicas y los médicos privados que lo practican con la discreción debida, o viajando al extranjero. Las mujeres de escasos recursos, en cambio, se ven obligadas a recurrir a las aborteras y curanderos clandestinos, que las explotan, malogran, y a veces las matan.

Es absolutamente ocioso discutir sobre si el nasciturus, el embrión de pocas semanas, debe ser considerado un ser humano -dotado de un alma, según los creyentes- o sólo un proyecto de vida, porque no hay modo alguno de zanjar objetivamente la cuestión. Esto no es algo que puede determinar la ciencia; o, mejor dicho, los científicos sólo pueden pronunciarse en un sentido o en otro no en nombre de su ciencia, sino de sus creencias y principios, igual que los legos. Desde luego que es respetabilísima la convicción de quienes sostienen, guiados por su fe, que el nasciturus es ya un ser humano imbuido de derechos, cuya existencia debe ser respetada. Y también lo es que, coherentes con sus principios, los publiciten y traten de ganar adeptos para su causa.

federico dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
federico dijo...

Significa, también, reducir la discriminación que, de hecho, existe en este dominio. Donde está prohibido el aborto, la prohibición sólo tiene algún efecto en las mujeres pobres. Las otras, lo tienen a su alcance cuantas veces lo requieran, pagando las clínicas y los médicos privados que lo practican con la discreción debida, o viajando al extranjero. Las mujeres de escasos recursos, en cambio, se ven obligadas a recurrir a las aborteras y curanderos clandestinos, que las explotan, malogran, y a veces las matan.

Es absolutamente ocioso discutir sobre si el nasciturus, el embrión de pocas semanas, debe ser considerado un ser humano -dotado de un alma, según los creyentes- o sólo un proyecto de vida, porque no hay modo alguno de zanjar objetivamente la cuestión. Esto no es algo que puede determinar la ciencia; o, mejor dicho, los científicos sólo pueden pronunciarse en un sentido o en otro no en nombre de su ciencia, sino de sus creencias y principios, igual que los legos. Desde luego que es respetabilísima la convicción de quienes sostienen, guiados por su fe, que el nasciturus es ya un ser humano imbuido de derechos, cuya existencia debe ser respetada. Y también lo es que, coherentes con sus principios, los publiciten y traten de ganar adeptos para su causa.

Sería un atropello intolerable que, por una medida de fuerza, como ocurrió en la India de Indira Ghandi, o como ocurre todavía en China, una madre sea obligada a abortar. Pero ¿no lo es, igualmente, que sea obligada a tener los hijos que no quiere o no puede tener, en razón de creencias que no son las suyas, o que, siéndolo, impelida por las circunstancias, se ve inducida a transgredir? Ésta es una delicada materia, que tiene que ver con el meollo mismo de la cultura democrática.

La clave del problema está en los derechos de la mujer, en aceptar si, entre estos derechos, figura el de decidir si quiere tener un hijo o no, o si esta decisión debe ser tomada, en vez de ella, por la autoridad política. En las democracias avanzadas, y en función del desarrollo de los movimientos feministas, se ha ido abriendo camino, no sin enormes dificultades y luego de ardorosos debates, la conciencia de que a quien corresponde decidirlo es a quien vive el problema en la entraña misma de su ser, que es, además, quien sobrelleva las consecuencias de lo que decida. No se trata de una decisión ligera, sino difícil y a menudo traumática.

federico dijo...

Significa, también, reducir la discriminación que, de hecho, existe en este dominio. Donde está prohibido el aborto, la prohibición sólo tiene algún efecto en las mujeres pobres. Las otras, lo tienen a su alcance cuantas veces lo requieran, pagando las clínicas y los médicos privados que lo practican con la discreción debida, o viajando al extranjero. Las mujeres de escasos recursos, en cambio, se ven obligadas a recurrir a las aborteras y curanderos clandestinos, que las explotan, malogran, y a veces las matan.

Es absolutamente ocioso discutir sobre si el nasciturus, el embrión de pocas semanas, debe ser considerado un ser humano -dotado de un alma, según los creyentes- o sólo un proyecto de vida, porque no hay modo alguno de zanjar objetivamente la cuestión. Esto no es algo que puede determinar la ciencia; o, mejor dicho, los científicos sólo pueden pronunciarse en un sentido o en otro no en nombre de su ciencia, sino de sus creencias y principios, igual que los legos. Desde luego que es respetabilísima la convicción de quienes sostienen, guiados por su fe, que el nasciturus es ya un ser humano imbuido de derechos, cuya existencia debe ser respetada. Y también lo es que, coherentes con sus principios, los publiciten y traten de ganar adeptos para su causa.

Sería un atropello intolerable que, por una medida de fuerza, como ocurrió en la India de Indira Ghandi, o como ocurre todavía en China, una madre sea obligada a abortar. Pero ¿no lo es, igualmente, que sea obligada a tener los hijos que no quiere o no puede tener, en razón de creencias que no son las suyas, o que, siéndolo, impelida por las circunstancias, se ve inducida a transgredir? Ésta es una delicada materia, que tiene que ver con el meollo mismo de la cultura democrática.

La clave del problema está en los derechos de la mujer, en aceptar si, entre estos derechos, figura el de decidir si quiere tener un hijo o no, o si esta decisión debe ser tomada, en vez de ella, por la autoridad política. En las democracias avanzadas, y en función del desarrollo de los movimientos feministas, se ha ido abriendo camino, no sin enormes dificultades y luego de ardorosos debates, la conciencia de que a quien corresponde decidirlo es a quien vive el problema en la entraña misma de su ser, que es, además, quien sobrelleva las consecuencias de lo que decida. No se trata de una decisión ligera, sino difícil y a menudo traumática.

federico dijo...

Significa, también, reducir la discriminación que, de hecho, existe en este dominio. Donde está prohibido el aborto, la prohibición sólo tiene algún efecto en las mujeres pobres. Las otras, lo tienen a su alcance cuantas veces lo requieran, pagando las clínicas y los médicos privados que lo practican con la discreción debida, o viajando al extranjero. Las mujeres de escasos recursos, en cambio, se ven obligadas a recurrir a las aborteras y curanderos clandestinos, que las explotan, malogran, y a veces las matan.

Es absolutamente ocioso discutir sobre si el nasciturus, el embrión de pocas semanas, debe ser considerado un ser humano -dotado de un alma, según los creyentes- o sólo un proyecto de vida, porque no hay modo alguno de zanjar objetivamente la cuestión. Esto no es algo que puede determinar la ciencia; o, mejor dicho, los científicos sólo pueden pronunciarse en un sentido o en otro no en nombre de su ciencia, sino de sus creencias y principios, igual que los legos. Desde luego que es respetabilísima la convicción de quienes sostienen, guiados por su fe, que el nasciturus es ya un ser humano imbuido de derechos, cuya existencia debe ser respetada. Y también lo es que, coherentes con sus principios, los publiciten y traten de ganar adeptos para su causa.

Sería un atropello intolerable que, por una medida de fuerza, como ocurrió en la India de Indira Ghandi, o como ocurre todavía en China, una madre sea obligada a abortar. Pero ¿no lo es, igualmente, que sea obligada a tener los hijos que no quiere o no puede tener, en razón de creencias que no son las suyas, o que, siéndolo, impelida por las circunstancias, se ve inducida a transgredir? Ésta es una delicada materia, que tiene que ver con el meollo mismo de la cultura democrática.

La clave del problema está en los derechos de la mujer, en aceptar si, entre estos derechos, figura el de decidir si quiere tener un hijo o no, o si esta decisión debe ser tomada, en vez de ella, por la autoridad política. En las democracias avanzadas, y en función del desarrollo de los movimientos feministas, se ha ido abriendo camino, no sin enormes dificultades y luego de ardorosos debates, la conciencia de que a quien corresponde decidirlo es a quien vive el problema en la entraña misma de su ser, que es, además, quien sobrelleva las consecuencias de lo que decida. No se trata de una decisión ligera, sino difícil y a menudo traumática.

federico dijo...

Significa, también, reducir la discriminación que, de hecho, existe en este dominio. Donde está prohibido el aborto, la prohibición sólo tiene algún efecto en las mujeres pobres. Las otras, lo tienen a su alcance cuantas veces lo requieran, pagando las clínicas y los médicos privados que lo practican con la discreción debida, o viajando al extranjero. Las mujeres de escasos recursos, en cambio, se ven obligadas a recurrir a las aborteras y curanderos clandestinos, que las explotan, malogran, y a veces las matan.

Es absolutamente ocioso discutir sobre si el nasciturus, el embrión de pocas semanas, debe ser considerado un ser humano -dotado de un alma, según los creyentes- o sólo un proyecto de vida, porque no hay modo alguno de zanjar objetivamente la cuestión. Esto no es algo que puede determinar la ciencia; o, mejor dicho, los científicos sólo pueden pronunciarse en un sentido o en otro no en nombre de su ciencia, sino de sus creencias y principios, igual que los legos. Desde luego que es respetabilísima la convicción de quienes sostienen, guiados por su fe, que el nasciturus es ya un ser humano imbuido de derechos, cuya existencia debe ser respetada. Y también lo es que, coherentes con sus principios, los publiciten y traten de ganar adeptos para su causa.

Sería un atropello intolerable que, por una medida de fuerza, como ocurrió en la India de Indira Ghandi, o como ocurre todavía en China, una madre sea obligada a abortar. Pero ¿no lo es, igualmente, que sea obligada a tener los hijos que no quiere o no puede tener, en razón de creencias que no son las suyas, o que, siéndolo, impelida por las circunstancias, se ve inducida a transgredir? Ésta es una delicada materia, que tiene que ver con el meollo mismo de la cultura democrática.

federico dijo...

La clave del problema está en los derechos de la mujer, en aceptar si, entre estos derechos, figura el de decidir si quiere tener un hijo o no, o si esta decisión debe ser tomada, en vez de ella, por la autoridad política. En las democracias avanzadas, y en función del desarrollo de los movimientos feministas, se ha ido abriendo camino, no sin enormes dificultades y luego de ardorosos debates, la conciencia de que a quien corresponde decidirlo es a quien vive el problema en la entraña misma de su ser, que es, además, quien sobrelleva las consecuencias de lo que decida. No se trata de una decisión ligera, sino difícil y a menudo traumática.

Un inmenso número de mujeres se ven empujadas a abortar por ese cuarto supuesto, precisamente: unas condiciones de vida en las que traer una nueva boca al hogar significa condenar al nuevo ser a una existencia indigna, a una muerte en vida. Como esto es algo que sólo la propia madre puede evaluar con pleno conocimiento de causa, es coherente que sea ella quien decida.

Los gobiernos pueden aconsejarla y fijarle ciertos límites -de ahí los plazos máximos para practicar el aborto, que van desde las 12 hasta las 24 semanas (en Holanda) y la obligación de un periodo de reflexión entre la decisión y el acto mismo-, pero no sustituirla en la trascendental elección. Ésta es una política razonable que, tarde o temprano, terminará sin duda por imponerse en España y en América Latina, a medida que avance la democratización y la secularización de la sociedad (ambas son inseparables).

federico dijo...

Ahora bien, que la despenalización del aborto sea una manera de atenuar un gravísimo problema, no significa que no puedan ser combatidas con eficacia las circunstancias que lo engendran. Una manera importantísima de hacerlo es, desde luego, mediante la educación sexual, en la escuela y en la familia, de manera que mujer alguna quede embarazada por ignorancia o por no tener a su alcance un anticonceptivo. Uno de los mayores obstáculos para la educación sexual y las políticas de control de la natalidad ha sido también la Iglesia Católica, que, hasta ahora, con algunas escasas voces discordantes en su seno, sólo acepta la prevención del embarazo mediante el llamado "método natural", y que, en los países donde tiene gran influencia política -muchos todavía, en América Latina- combate con energía toda campaña pública encaminada a popularizar el uso de condones y píldoras anticonceptivas.

Se impone una última reflexión, a partir de lo anterior, sobre este delicado tema: las relaciones entre la Iglesia Católica y la democracia. Aquélla no es una institución democrática, como no lo es, ni podría serlo, religión alguna (con la excepción del budismo, tal vez, que es una filosofía más que una religión). Las verdades que ella defiende son absolutas, pues le vienen de Dios, y la trascendencia y sus valores morales no pueden ser objeto de transacciones ni de concesiones respecto a valores y verdades opuestos.

federico dijo...

Ahora bien: mientras predique y promueva sus ideas y sus creencias lejos del poder político, en una sociedad regida por un Estado laico, en competencia con otras religiones y con un pensamiento a-religioso o anti-religioso, la Iglesia Católica se aviene perfectamente con el sistema democrático y le presta un gran servicio, suministrando a muchos ciudadanos esa dimensión espiritual y ese orden moral que, para un gran número de seres humanos, sólo son concebibles por mediación de la fe. Y no hay democracia sólida, estable, sin una intensa vida espiritual en su seno.

Pero si ese difícil equilibrio entre el Estado laico y la Iglesia se altera y ésta impregna aquél, o, peor todavía, lo captura, la democracia está amenazada, a corto o mediano plazo, en uno de sus atributos esenciales; el pluralismo, la coexistencia en la diversidad, el derecho a la diferencia y a la disidencia.

A estas alturas de la historia, es improbable que vuelvan a erigirse los patíbulos de la Inquisición, donde se achicharraron tantos impíos enemigos de la única verdad tolerada. Pero, sin llegar, claro está, a los extremos talibanes, es seguro que la mujer retrocedería del lugar que ha conquistado en las sociedades libres a ese segundo plano, de apéndice, de hija de Eva, en que la Iglesia, institución machista si las hay,