23 oct. 2010

Jornadas

3 comentarios:

Sebaskur dijo...

el insoportable anti-izquierdismo que destila y promueve la burocracia sindical, hasta convertir la cuestión en sentido común al interior de sus agrupaciones
=================
Es, junto con la canalizacion institucional del resentimiento, lo que mas vive de lo que dejo Peron.

rg dijo...

hmm, lo primero lo seguiria diciendo, lo ultimo no lo suscribiria asi, creo que los resentimientos vienen cruzados

Anónimo dijo...

Efectivamente, el resentimiento exacerbado por el odio ciego viene de cada uno de los bandos/sectores que en el pasado estuvieron enfrentados. Hay sectores que AÚN no han hecho la propia autocrítica, tal vez porque les falte grandeza para dejar atrás una etapa que sirvió únicamente para desunir. No todo lo que generó Perón ha sido malo, al contrario, pero no podemos achacarle a él el hecho de que los sindicatos,-o algunos de ellos para no generalizar-, estén en manos de representantes que se enriquecen indebidamente o que pretenden generar un polo de poder tal que será imposible gobernar a todo aquel partido que no se avenga a sus imposiciones, rompiendo así el sano equilibrio que debe privar en cualquier sistema democrático.
Anonimus Tremens